Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Jueves 19 de octubre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 20 de Octubre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-32/66657
Jueves 20 de Octubre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-32/66657

Del Sen. Jesús Casillas Romero, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto que adiciona un párrafo al artículo 77 bis 1 de la Ley General de Salud.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE SALUD Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.

Sen. Jesús
Casillas Romero

El suscrito, Senador Jesús Casillas Romero, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en esta LXIII Legislatura del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, con fundamento en los artículos 4, 8, fracción I y 164 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta honorable Cámara de Senadores, Iniciativa con Proyecto de Decreto que ADICIONA UN PÁRRAFO AL ARTÍCULO 77 BIS 1 DE LA LEY GENERAL DE SALUD, PARA INCORPORAR LA CONSULTA MÉDICA EN LÍNEA EN LOS SERVICIOS DE SALUD DEL PAÍS,de conformidad a la siguiente:

EXPOSICION DE MOTIVOS

 

La Salud estriba en que el organismo de una persona, mantenga buenos estándares de funcionamiento y pueda realizar las diferentes actividades que están en su rutina diaria.Su valor es tal, que es el principal elemento para que una persona pueda llevar una buena calidad de vida en todos sus diversos aspectos.

Congruente con ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la salud está más que la ausencia de afecciones o enfermedades, considerándolo integralmente como un estado de bienestar físico, mental y hasta social.

Por elementales razones, que de acuerdo al artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la protección a la salud es un derecho fundamental que el Estado debe garantizar para todas las personas, sin distinción de ninguna índole.

Como derecho constitucional y a fin de su debida garantía, el Estado Mexicano cuenta con una ley reglamentaria del derecho a la protección de la salud, esto es, la Ley General de Salud, que establece las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general.

Para tales efectos, en dicha legislación se crea el Sistema Nacional de Salud, entre otros, con el objetivo de “proporcionar servicios de salud a toda la población y mejorar la calidad de los mismos, atendiendo a los problemas sanitarios prioritarios y a los factores que condicionen y causen daños a la salud, con especial interés en la promoción, implementación e impulso de acciones de atención integrada de carácter preventivo, acorde con la edad, sexo y factores de riesgo de las personas”.

El sistema lo constituyen las dependencias y entidades de la Administración Pública, tanto federal como local, y las personas físicas o morales de los sectores social y privado, que presten servicios de salud, así como por los mecanismos de coordinación de acciones, y tiene por objeto dar cumplimiento al derecho a la protección de la salud, esto, de conformidad al artículo 5 de dicha ley.

De lo anterior, es de destacar entre las dependencias y mecanismos, las relativas a la seguridad social y el Sistema de Protección Social en Salud. Este último que inició como un programa piloto en el año 2002, mejor conocido como Seguro Popular, y que se convirtió en política pública de Estado mediante reformas a la Ley General de Salud.

Por otra parte, en cualquiera que sea el caso, también es de destacar la necesidad en los servicios mínimos de atención médica, los relativos a la consulta externa.Este servicio de atención médica, que forma parte de cualquier instanciacomo atención primaria o primer nivel de atención.

No aparenta mayor nivel de complejidad, pero es por demás sabido el cúmulo de pacientes que asisten, por ejemplo, al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde las quejas por largas horas de espera para lograr una consulta externa son la constante.

Esto debido a la tradicional consulta presencial, que ocasiona congestionamiento en las instancias de salud, pérdidas de tiempo y costos de traslado y hasta laborales para los pacientes. El problema es latente de manera acentuada en instancias públicas, principalmente en las relativas a la seguridad social, como es el IMSS y también las atingentes del Seguro Popular, del referido Sistema de Protección Social en Salud.

Ello, no obstante que existen casos en los que la presencia del paciente puede no resultar indispensable para consultar al médico. Me refiero a la posibilidad de realizar consultas externas a través de medios electrónicos y plataformas de internet para que en ciertos casos, el paciente pueda consultar a su médico a distancia, ya sea por medio de chat o video consulta.

Es por demás sabido que la tecnología actual proporciona amplias posibilidades de interactividad, por ejemplo el internet, herramienta mediante la cual los usuarios de la red pueden lograr respuestas a una enorme gama de necesidades, de las que no escapa y ya se ha venido desarrollando desde algunos años, la consulta médica en línea.

Este tipo de servicios a través de la red están siendo explorados de una manera en la que se utilizan sustancialmente las tecnologías multimedia, para lograr que las consultas en línea adquieran un potencial que permita una forma práctica y eficiente de consulta médica sin necesidad de acudir a un consultorio o centro hospitalario.Claro está, que el principal desarrollo de estas posibilidades no lo es en nuestro país.

Si esta opción que la tecnología ofrece fuese utilizada en México, las posibilidades de mejoría en la atención serían más que evidentes. Es más, resultaría congruente con el servicio de digitalización que está implementando el IMSS, mediante el cual los derechohabientes serán beneficiados al dejar de acudir personalmente a las instalaciones a hacer trámites, entre ellos, cambio de clínica, altas y bajas patronales o cambios de domicilio, con el fin de agilizar la atención de derechohabientes.

Tal vez, una de las limitantes podría ser la necesidad de la expedición de recetas médicas para poder acceder a ciertos medicamentos, sin embargo, esto bien puede ser superado por la tecnología. El caso más ejemplar lo es el de la expedición de facturas electrónicas, incluso, el uso y aprovechamiento de la firma electrónica.

Por ello, es importante abrir las puertas a las nuevas posibilidades que la tecnología ofrece y aprovecharlas para optimizar los servicios públicos, en este caso, los servicios de salud a través de la consulta externa; como un proyecto de bien social tanto para el paciente, como para la optimización de los servicios médicos.

En este aspecto, el de las consultas médicas, lo más que se ha optimizado en el IMSS es el programa de servicios de atención de consulta externa mediante cita telefónica. Sin embargo, no exime de las enormes esperas, pues no se puede dejar de lado la gran cantidad de pacientes que acuden a primeras horas del día a los consultorios médicos.

La idea es explorar al máximo las tecnologías de la comunicación, al grado de establecer un contacto directo y continuo con el paciente, sin necesidad de acudir de manera presencial.

Tan sólo en el IMSS se beneficiarían más de 24 millones de derechohabientes, cifra más que duplicada por el Seguro Popular, que supera los 57 millones de afiliados; además de los servicios privados.

Por ello, la propuesta concreta es incorporar la posibilidad de consultas médicas a distancia, en base a las posibilidades que la tecnología ofrece. Para tales efectos, se sugiere incorporar en la Ley General de Salud dicha opción, con facultades reglamentarias para la Secretaría de Salud, como coordinadora del Sistema Nacional de Salud.

Esto, por la necesidad de particularizar meticulosamente en esta área, pues por ejemplo, no todos  los casos podrían ser susceptibles de tratarse en este forma, como también, la necesidad de garantizar la seguridad y confiabilidad del uso de recetas digitales, en las que habría de tomarse muy en cuenta sus alcances, por destacar un caso,el del artículo 226 de la Ley General de Salud.

La propuesta se sugiere en una adición al artículo 77 bis 1, que trata específicamente del Sistema de Protección Social en Salud y sus contenidos mínimos, incluyendo la consulta externa, con la anotación expresa de aplicación a todas las instancias, como ya se dijo, en base a la reglamentación que se expida, incluso, a través de Normas Oficiales.

Así las cosas, la propuesta en concreto consistiría en la sugerida en los términos de la siguiente…

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO

MEDIANTE LA CUAL ADICIONA UN PÁRRAFO AL ARTÍCULO 77 BIS 1 DE LA LEY GENERAL DE SALUD, PARA INCORPORAR LA CONSULTA MÉDICA EN LÍNEA EN LOS SERVICIOS DE SALUD DEL PAÍS.

ARTÍCULO ÚNICO.- Se adicionaun párrafo al artículo 77 bis 1 de la Ley General de Salud, para quedar como sigue:

Artículo 77 bis 1.- Todos los mexicanos tienen derecho a ser incorporados al Sistema de Protección Social en Salud de conformidad con el artículo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sin importar su condición social.

La protección social en salud es un mecanismo por el cual el Estado garantizará el acceso efectivo, oportuno, de calidad, sin desembolso al momento de utilización y sin discriminación a los servicios médico-quirúrgicos, farmacéuticos y hospitalarios que satisfagan de manera integral las necesidades de salud, mediante la combinación de intervenciones de promoción de la salud, prevención, diagnóstico, tratamiento y de rehabilitación, seleccionadas en forma prioritaria según criterios de seguridad, eficacia, costo, efectividad, adherencia a normas éticas profesionales y aceptabilidad social. Como mínimo se deberán contemplar los servicios de consulta externa en el primer nivel de atención, así como de consulta externa y hospitalización para las especialidades básicas de: medicina interna, cirugía general, ginecoobstetricia, pediatría y geriatría, en el segundo nivel de atención.

Las disposiciones reglamentarias establecerán los criterios necesarios para la secuencia y alcances de cada intervención que se provea en los términos de este Título.

La consulta externa podrá implementar modalidades en línea, mediante la cual, se pueda llevar a cabo consultas médicas a través de medios electrónicos y portales de internet en los casos y términos que las disposiciones reglamentarias así lo permitan. En estos casos, las recetas médicas se expedirán en forma digital de acuerdo a dichas disposiciones, de manera que se garantice su autenticidad. Esta modalidad podrá ser implementada por las dependencias y entidades, tanto públicas como privadas del Sistema Nacional de Salud, sujetándose  las normas reglamentarias y oficiales mexicanas que emita la Secretaría de Salud.

T R A N S I T O R I O

ÚNICO.- El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el “Diario Oficial de la Federación”.

A T E N T A M E N T E

SENADOR JESÚS CASILLAS ROMERO

Dado en el Salón de Sesiones, a los 18 días del mes de octubre del 2016.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=66657