Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Miércoles 13 de diciembre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Martes 7 de Octubre de 2014
Gaceta: LXII/3PPO-25/50572
Martes 7 de Octubre de 2014
Gaceta: LXII/3PPO-25/50572

De los Senadores Gabriela Cuevas Barrón y Jorge Emilio González Martínez, con proyecto de decreto por el que se expide la Ley General sobre Trato Digno y Respetuoso hacia los Animales y se reforman diversas disposiciones de la Ley Federal de Sanidad Animal y del Código Civil Federal.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE MEDIO AMBIENTE Y RECURSOS NATURALES, DE JUSTICIA Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, SEGUNDA.

Sen. Gabriela
Cuevas Barron
Sen. Jorge Emilio
González Martínez

La suscrita Senadora Gabriela Cuevas Barron, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional y el Senador Jorge Emilio González Martínez integrante del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, de conformidad con el artículo 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos artículos 8, numeral 1, fracción I y 164 del Reglamento del Senado de la República, someten a la consideración del Pleno, la siguiente Iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide la Ley General sobre Trato Digno y Respetuoso hacia los Animales y se reforman diversas disposiciones de la Ley Federal de Sanidad Animal y del Código Civil Federal, con base en la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Durante los últimos años, el término de bienestar animalse ha incluido como uno de los pilares de la protección y el cuidado de los animalestanto en el ámbito jurídico nacional como internacional. Dicho bienestar se basa en la idea de que el ser humano tiene la responsabilidad de tratar digna y respetuosamentea los animales, brindándoles las condiciones que les permitan lograr su pleno desarrollo.

Con el propósito de impulsar este importante tema, la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA, por sus siglas en inglés) elaboró la Declaración Universal sobre Bienestar Animal (DUBA), instrumento que establece principios básicos para crear una mayor conciencia a nivel individual y restringir las acciones que ejercemos sobre los animales. En esta Declaración se reconoce no sólo que los animales son seres que sienten y que, por tanto, merecen la debida consideración y respeto, sino también que los seres humanos coexistimos en este planeta junto con otras especies formando un ecosistema interdependiente.

En este sentido, los legisladores tenemos la responsabilidad de elaborar un marco legal de vanguardia que nos permita erradicar la crueldad animal y atender las necesidades de bienestar de estos seres. Como representantes populares, debemos pugnar por una sociedad más responsable hacia el trato de los animales, conscientes de que la cultura de un país se nota en el trato que se da a todos los seres vivientes.

Del análisis realizado por especialistas y organizaciones protectoras de animales se ha concluido que el tema del bienestar animal rebasa las cuestiones medioambientales y de salud pública para circunscribirse, principalmente, en la esfera de la ética ambiental y colectiva. En este sentido, las organizaciones que participaron en foros sobre protección y bienestar animal realizados durante la pasada Legislatura, convergen en la urgencia de contar con ordenamientos que propicien la convivencia armónica entre los seres humanos y la naturaleza, especialmente con disposiciones que regulen el trato digno y responsable de los animales tomando en cuenta los múltiples problemas que se generan por el maltrato de estos seres.

En los últimos años hemos observado incontables escenas de maltrato hacia todo tipo de animales, escenas en las que observamos cómo se les inflige dolor, sufrimiento y estrés, ya sea por la negligencia de los responsables que no les brindan los cuidados básicos (como la provisión de refugio, alimentación o atención veterinaria adecuada),o bien, por actos de tortura o mutilación cruel e intencional. Estas acciones -que por sí mismas son injustificables y moralmente reprochables- no sólo afectan a los animales, ya que también pueden conllevar perjuicios a la sociedad como los siguientes: la sobrepoblación de animales en la calle; y la violencia que entre las personas ocasiona el maltrato sistemático hacia los animales.

Respecto al tema de la sobrepoblación animal, es necesario mencionar que ésta puede generar no sólo problemas medioambientales, sino también de salud pública y de convivencia social, principalmente por los ataques que puede sufrir la gente por animales que no se encuentran bajo el cuidado de personas responsables. Además, se tiene conocimiento de la transmisión de diversas enfermedades zoonóticas que se generan por el contacto directo de personas con animales que no reciben una atención veterinaria adecuada. Tan sólo en la capital del país se atienden cada año a cerca de mil personas por mordeduras de perros y existen alrededor de 120,000 animales callejeros, los cuales producen cientos de toneladas mensuales de excremento que pueden ocasionar enfermedades respiratorias y gastrointestinales como asma, conjuntivitis, parasitosis y salmonelosis.

Por otro lado, es impotante decir que las acciones que se cometen en contra de los animales guardan cierta relación con la violencia que se ejerce hacia otras personas. De hecho, algunos estudios han hallado una relación entre la crueldad hacia los animales y la subsecuente violencia contra seres humanos. Esto hace ver que el cuidado de los animales no sólo es una cuestión ética o ambiental, sino un elemento más para evitar la cultura de la violencia.

Y una de las soluciones a los problemas arriba esbozados lo constituye la regulación del trato digno y respetuoso de los animales por parte de sus “guardianes” o “cuidadores”, quienesdeben encargarse de satisfacer sus necesidades físicas, psicológicas y ambientales, así como de prevenir cualquier riesgo que puedan ocasionar a la comunidad(bien sea una potencial agresión, la transmisión de enfermedades o daño a terceros).

La importancia de estas acciones las podemos dimensionar si consideramos lo siguiente: que el número de perros otorgados por sus dueños a los centros antirrábicos representa el 80 por ciento de los capturados; y que en el periodo 2010-2012, en el Distrito Federal se sacrificaron 110 mil animales de compañía por los Centros Antirrábicos Veterinariosque dependen de los Servicios de Salud Pública del Distrito Federal.

Cabe agregar que en 3 de cada 10 casas hay un perro confinado, amarrado o viviendo en la azotea, mientras que sólo el 10 por ciento tiene dueños responsables (el resto pasa la mayor parte del tiempo en la calle sin los cuidados ni las vacunas necesarias). En el Distrito Federal, por ejemplo, tan sólo en dos años (2010-2012) la Brigada de Vigilancia Animal atendió 6,304 denuncias relacionadas con el maltrato animal, animales agresivos, entregas voluntarias, rescate de animales y animales silvestres y de compañía que causan molestia a la población.

A lo anterior se suman maltratos como los infligidos a los animales que se utilizan en espectáculos públicos. Según datos de la organización Animal Defenders International (ADI), los animales que se utilizan en los circos padecen circunstancias como las siguientes: los caballos y ponis pasan hasta el 96 por ciento del tiempo atados a cuerdas de poca longitud; los tigres y leones pasan entre el 75 y el 99 por ciento del tiempo en jaulas situadas en los camiones; y los elefantes pasan desde el 58 al 98 por ciento del tiempo encadenados al menos de una pierna.

Todas estas problemáticas evidencian la necesidad de formular una legislación que, desde el ámbito federal, siente las bases para que las leyes locales y los gobiernos subnacionales  apliquen de manera coordinada y uniformelas mismas medidas de trato digno y respetuoso a los animales, fomentando así una nueva ética ambiental.

Marco jurídico actual

El Congreso de la Unión, en uso de sus facultades, ha reformado diversos ordenamientos para legislar en materia de protección y bienestar animal. Sin embargo, lo ha hecho sin un propósito claro ni una política homogénea. Por ejemplo, la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente establece que la preservación y aprovechamiento sustentable de la fauna silvestre debe considerar, entre otros criterios, el fomento del trato digno y respetuoso a las especies animales con el propósito de evitar la crueldad en su contra, tema que debe regularse por los tres órdenes de gobierno de acuerdo al artículo 87 Bis 2 de dicho ordenamiento.

Por su parte, la Ley Federal de Sanidad Animal fija las bases para el diagnóstico, la prevención, el control y la erradicación de las enfermedades y plagas que afectan a los animales. Asimismo, incluye disposiciones encaminadas a procurar el bienestar de los animales destinados al consumo humano, entendidoéste como el “conjunto de actividades encaminadas a proporcionar comodidad, tranquilidad, protección y seguridad a los animales durante su crianza, mantenimiento, explotación, transporte y sacrificio”.

De igual manera, la Ley General de Vida Silvestre tiene por objeto la conservación y el aprovechamiento sustentable de la vida silvestre, pero también contiene previsiones para regular las poblaciones ferales, es decir, aquellos ejemplares pertenecientes a especies domésticas que, al quedar fuera del control del hombre, se establecen en el hábitat natural de la vida silvestre y sobre las cuales se permite la aplicación de medidas para su control y erradicación. Por lo cual se hace necesario procurar dicho bienestar a todos aquellos animales, tanto domésticos, como para alimentación y de trabajo, entre otros.

Y no podemos pasar por alto que esta Cámara Alta ha aprobado reformas a la Ley General de Vida Silvestre,y a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, para definir lo que debe entenderse por “Trato Digno y Respetuoso”, “Crueldad” y “Maltrato Animal”. Sin embargo, debemos reconocer que si bien esta es una muestra de la sensibilidad y preocupación por atender este tema, dichas modificaciones no responden a una visión integral del bienestar que se debe procurar a todo tipo de animales, pues únicamente se enfocan en la fauna silvestre.

A toda esta dispersión y heterogeneidad de disposiciones debemos agregar las Normas Oficiales Mexicanas que han emitido las Secretarías de Saludy de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, a fin de regular el trato que se debe dar a los animales de compañía; aunque lo hacen desde un enfoque centrado en la sanidad animal: NOM-042-SSA2-2006 sobre especificaciones sanitarias para los centros de atención canina;NOM-033-ZOO-1995 sobre sacrificio humanitario de los animales domésticos; NOM-045-ZOO-1995 sobre características zoosanitarias para la operación de establecimientos donde se concentren animales para ferias, exposiciones, subastas, tianguis y eventos similares; y NOM-051-ZOO-1995 sobre trato humanitario en la movilización de animales.

Como puede observarse, las disposiciones vigentes parten de una visión muy restringida del bienestar animal y se enfocan únicamente en los temas de sanidad. Así que, además de ser confusos y ambiguos, los ordenamientos carecen de un hilo conductor que procure el trato humanitario de todos los animales y no únicamente de aquellos que sean utilizados para consumo humano o que sean considerados como silvestres.

A ello debemos agregar el interés que ha ido cobrando este tema entre los congresos estatales, pues tan sólo en 2013 se promulgaron 7 leyes estatales que están relacionadas con la protección de los animales. Desafortunadamente, las leyes locales que existen cubren aspectos diferentes y limitados de todo lo que conlleva el trato digno y respetuoso hacia los animales.

La mencionada heterogeneidad presenta obstáculos importantes. Evidencia de esto es que mientras algunas leyes están enfocadas a proteger a toda la fauna, otras contemplan únicamente a los animales domésticos. Además, estados como Oaxaca y Sinaloa no incluyen dentro de sus leyes vigentes un ordenamiento exclusivo para la protección y el trato digno de los animales, sino que incluyen estos temas en leyes enfocadas en el equilibrio ecológico.

Cabe decir que dentro de las diferencias que se observan entre las legislaciones estatales se encuentra el grado de prohibiciones que contemplan. Como ejemplo de esto podemos decir que la mayoría de los estados prohíbe las peleas de perros pero permite las peleas de gallos o las corridas de toros. Además, algunos estados prohíben que se regalen animales como propaganda, promoción comercial o como premio en juegos, ferias, sorteos y eventos similares, pero otros no establecen esta prohibición, ocasionando que los animales terminen en manos de personas que no necesariamente tienen el tiempo, la capacidad o el deseo de darles un trato digno y un ambiente propicio para su bienestar. Algunas leyes también contemplan y regulan el trato que debe procurarse a los animales que se encuentran en circos, (incluso Querétaro y el Distrito Federal han prohibido el uso de animales en estos espectáculos), pero hay otros estados que no contemplan disposiciones en este rubro.

La mayor diferencia entre legislaciones locales en lo que respecta a protección de los animales se encuentra en la parte de las sanciones. La heterogeneidad de las sanciones es un elemento importante que requiere de la atención del poder legislativo federal para que haya un criterio proporcional a la falta cometida y sea igual en todo el territorio nacional. La mayoría de los estados contemplan dentro de sus leyes sanciones administrativas que incluyen amonestaciones, multas, arresto administrativo hasta por 36 horas y penas como clausura de establecimientos o decomiso de ejemplares. Sonora incluye también tiempo en prisión que va desde seis meses hasta cuatro años.

La mayor diferencia radica, entre otras cosas, en la magnitud de las multas, pues mientras que en estados como Sonora y Zacatecas las multas llegan hasta los 400 salarios mínimos y hasta 500 en Aguascalientes y Veracruz, Yucatán impone una cantidad de 50,000 salarios mínimos como máxima multa, en tanto que en Nayarit es de 100 salarios mínimos y en Michoacán de 10 salarios mínimos. Es importante resaltar estas diferencias porque en muchos estados no se contempla una relación específica entre la falta cometida y su correspondiente sanción, sino que el margen de sanciones se decide sin criterios claros a quien transgreda cualquier disposición de la ley.

Otro problema que se encuentra en las leyes locales es que no todas contemplan las mismas agravantes para la imposición de las multas o sanciones. Algunos estados contemplan como agravante la reincidencia del delito pero tienen conceptos diferentes de lo que es “reincidir”, pues mientras que Chiapas define a los reincidentes como “quienes cometan una falta dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que hubieran sido sancionados”, Querétaro lo define dentro del plazo de un año y Aguascalientes de dos años.

Por todo lo anterior, la aprobación de una Ley General sobre Trato Digno y Respetuoso hacia los Animales debe considerarse como necesaria si se buscafomentar una nueva ética ambiental, dotando a las autoridades de los tres órdenes de gobierno de un marco jurídico eficaz que les permita sancionar debidamente aquellas conductas que afecten el bienestar de los animales.Sin embargo, para que pueda emitirse una Ley General en esta materia es necesario que exista una disposición constitucional que determine la concurrencia de los tres órdenes de gobierno y otra que obligue expresamente al Congreso de la Unión a emitir dicha ley. Por ello, junto con la presente iniciativa se presenta una reforma constitucional que propone reformar la fracción XXIX-G del artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos al tenor siguiente:

 “Único. Se reforma la fracción XXIX-G al artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

“Artículo 73. …

“I. a XXIX-F. ...

“XXIX-G. Para expedir leyes que establezcan la concurrencia del Gobierno Federal, de los gobiernos de los Estados y de los municipios, en el ámbito de sus respectivas competencias, en materia de protección al ambiente y de preservación y restauración del equilibrio ecológico; de vida silvestre; y de protección, bienestar y trato digno hacia los animales.

“XXIX-H a XXX. ...

“Transitorios

“Primero. El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

“Segundo. El Congreso de la Unión expedirá la ley a que se refiere el presente decreto a más tardar dentro de los 60 días siguientes a su entrada en vigor.

“Tercero. Las legislaturas de los estados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal deberán adecuar su legislación aplicable conforme a lo dispuesto en este decreto dentro de los 180 días siguientes de su entrada en vigor.”

Propuesta

El bienestar de los animales no sólo implica proveerles de los cuidados básicos como salud, alimentación adecuada y espacio de descanso que losresguarde de las inclemencias del tiempo. También comprende la adopción de medidas que les permitan desarrollar las actividades propias de su especie. Para ello, las personas deben asumir una serie de obligaciones que estén enfocadas a satisfacerlos requerimientos físicos, psicológicos y ambientales de los animales, previniendo al mismo tiempo las afectaciones que estos pueden ocasionar a la comunidad y al medio ambiente mediante agresiones, transmisión de enfermedades y daño a propiedad ajena.

Tomando en cuenta lo anterior, esta ley se inspira en varios principios. El primero de ellos, y el fundamental, es el reconocimiento de que el cuidado y la protección de los animales recae directamente en sus guardianes, desde su mantenimiento fisiológico hasta su consideración como ser vivo con el que se establece un vínculo que conlleva una serie de responsabilidades.

En específico, se proponen las siguientes medidas para asegurar el trato digno y respetuoso hacia los animales:

  • Se establece que los responsables de animales deben procurarles el mismo cuidado a todos, independientemente de que éstos sean domésticos, de trabajo o utilizados para exhibiciones. 
  • Se señalan las acciones que deben emprenderse para evitar la reproducción incontrolada de animales, enfatizando la importancia de las campañas de esterilización y adopción como las medidas más efectivas para solucionar el problema de la sobrepoblación.
  • Se prohíben los circos que utilizan animales.
  • Se prohíben las peleas de gallos, corridas de toros, novillos y becerros a partir de enero de 2016.
  • Se establecen prohibiciones como las siguientes: desollar animales vivos, implicarlos en peleas de cualquier clase, enajenarlos en la vía pública, sacrificarlos sin causa alguna, entre otras.
  • Se regula la entrega y venta de animales, así como los cuidados y el tratamiento que se debe dar a los que sean catalogados como abandonados.
  • Se regula la participación ciudadana en el cuidado y la protección de los animales.
  • Se responsabiliza a los padres o a quienes ejerzan la patria potestad o tutela de menores de edad por las faltas que estos cometan. Al respecto, es importante decir que algunas entidades ya cuentan con esta medida: Distrito Federal, Nuevo León, Baja California, Veracruz y Campeche.
  • Se regulan los establecimientos que por cualquier razón tienen contacto con animales. En especial, se reorienta el trabajo de los llamados Centros Antirrábicos por los Centros de Control y Atención Animal, los cuales buscarán una relación armónica entre la sociedad y los animales.
  • Se establece que los planes y programas de estudio de preescolar, primaria y secundaria incluyan contenidos que promuevan una cultura de respeto a los animales.
  • Se precisa que el uso de animales en la investigación o experimentación sólo se justifica cuando sea imprescindiblepara el estudio y avance de la ciencia, y siempre que no exista algún método alterno que los sustituya, tomando en cuenta que en la actualidad existen procedimientos avanzados como cultivos in vitro, películas, modelos en computadora, entre otros.

También se establece que para el manejo y la utilización de animales con fines de enseñanza e investigación, las instituciones deben desarrollar programas de capacitación en materia de protección y trato respetuoso a los animales, fomentando la sensibilización de estudiantes y profesores frente a la experimentación animal.

Se prohíbe el uso de animales en los cursos y materias que se impartan en la educación básica y media superior.

  • Se establecen restricciones para la posesión de especies exóticas o distintas a las consideradas de manera tradicional como animales de compañía. 
  • Se establece que las entidades federativas deberán asignar anualmente recursos suficientes para la operación del Centro de Control y Atención Animal a fin de que cumplan con las funciones señaladas en esta Ley.
  • Se regulan las denuncias anónimas que los ciudadanos podrán presentar por las infracciones que se cometan en contra de lo dispuesto por esta ley.
  • Se plantean reformas a leyes secundarias que regulan algunos aspectos del bienestar animal como la Ley Federal de Sanidad Animal y el Código Civil Federal.
  • Además, se tipifican como delito los actos de maltrato o crueldad animal, tomando como referente lo establecido en el Código Penal para el Distrito Federal. 

En síntesis, se vela por la protección de las “5 libertades” de los animales que se reconocen en la Declaración Universal sobre Bienestar Animal, es decir, que estén libres de hambre, de sed y malnutrición; de miedo y angustia; de incomodidad física y térmica; de dolor, heridas y enfermedades; y que sean libres de expresar patrones normales de comportamiento.

Además, se incluyen las tres “R’s” que sirven como guía para brindarles un trato adecuado: 1) Reducir la sobrepoblación de animales, 2)Refinar los métodos experimentales, y 3) Reemplazar a los animales con técnicas de vanguardia.

Por todo lo anteriormente expuesto,sometemos a la consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente:

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE EXPIDE LA LEY GENERAL SOBRE TRATO DIGNO Y RESPETUOSO HACIA LOS ANIMALES Y SE REFORMAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY FEDERAL DE SANIDAD ANIMAL Y DEL CÓDIGO CIVIL FEDERAL.

Artículo Primero. Se expide la Ley General sobre Tarto Digno y Respetuoso hacia los animales, para quedar como sigue:

LEY GENERAL SOBRE TRATO DIGNO Y RESPETUOSO HACIA LOS ANIMALES

TÍTULO I

Disposiciones generales

CAPÍTULO I

Del Objeto de la Ley 

Artículo 1.-La presente Ley es de orden público y de interés general, reglamentaria de los artículos 4 y 73 fracción XXIX-G de la Constitución. Su objeto es establecer la concurrencia de la federación, de las entidades federativas, de los municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal, en el ámbito de sus respectivas competencias, en materia de trato digno y respetuoso hacia los animales, para asegurar y promover la salud pública, la sanidad y el bienestar animal.

Para los efectos de esta Ley, quedan excluidos de la presente, los animales previstos en la Ley General de Vida Silvestre.

Artículo 2.- Las disposiciones de esta Ley tienen por objeto establecer las bases para:

  1. Proporcionar atención, salud y protección a los animales sujetos al control, cuidado, uso y aprovechamiento del ser humano;
  2. Garantizar el bienestar de los animales evitándoles enfermedades, estrés y sufrimientos innecesarios;
  3. Regular el trato digno y respetuoso hacia los animales controlando su reproducción mediante sistemas que eviten la crueldad;
  4. Fomentar la participación de los sectores público, social y privado en la promoción de una cultura de respeto por los animales y su bienestar;
  5. Promover el reconocimiento de la importancia social, ética, ambiental y económica que representa la procuración de niveles adecuados de protección y trato digno y respetuoso hacia los animales.
  6. Garantizar la participación corresponsable de las personas, en forma individual y colectiva, en la protección de los animales;
  7. Impulsar mecanismos de coordinación entre autoridades de la federación, entidades federativas, municipios y demarcaciones territoriales, así como entre éstas y los sectores social y privado, en materia de protección de los animales; y
  8. Garantizar el cumplimiento y la aplicación de esta Ley, así como la imposición de las sanciones administrativas que correspondan.

Artículo 3.- La presente Ley se refiere a la protección y al bienestar de los animales mediante el trato digno y respetuoso que hacia ellos deben tener las personas físicas o morales responsables, quienes deberán cumplir con lo dispuesto en la misma.

CAPÍTULO II

De las Definiciones

Artículo4.- Para los efectos de esta Ley, además de los conceptos definidos en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, la Ley General de Vida Silvestre, y la Ley Federal de Sanidad Animal, se entenderá por:

  1. Animal: organismo vivo, no humano, sensible, que posee movilidad propia y capacidad de respuesta a los estímulos del medio ambiente, perteneciente a una especie doméstica.  
  2. Animal abandonado: aquél que deambula libremente por la vía pública sin placa de identidad u otra forma de identificación y que en algún momento estuvo bajo el cuidado y protección de una persona
  3. Animales de compañía:cualquier animal que por sus características evolutivas y de comportamiento pueda convivir y hacer compañía a las personas en el hogar con fines lúdicos, educativos o sociales, sin poner en peligro la vida del ser humano;
  4. Animales domésticos: los animales que se crían y viven bajo la dependencia directa de las personas;
  5. Animal de trabajo: aquellos animales entrenados para realizar trabajos de terapia, asistencia, guardia, protección, detección de drogas o explosivos, búsqueda y rescate, así como tiro, carga y monta.
  6. Animales en exhibición: aquellos que se encuentran en cautiverio en aviarios, granjas didácticas y espacios similares de propiedad pública;
  7. Asociaciones protectoras de animales: las asociaciones legalmente constituidas cuyo objeto principal sea la defensa, asistencia, protección y el bienestar de los animales, así como la educación y concienciación de la sociedad.
  8. Bienestar Animal: estado en que los animales pueden satisfacer sus necesidades de salud, comportamiento y fisiológicas de acuerdo a su especie. También comprende la prevención y el tratamiento de los trastornos que les ocasiona el cautiverio;
  9. Centros de control y atención animal: los centros públicos destinados para la captura de animales abandonados o ferales, y que brindan la atención necesaria para velar por la protección y el bienestar de los animales como consulta externa, desparasitacióny el servicio de cirugía para la esterilización de mascotas
  10. Crueldad: acto de brutalidad, sádico o zoofílico contra cualquier animal, ya sea por acción directa o por negligencia;
  11. Ley: la Ley General sobre Trato Digno y Respetuoso hacia los Animales;
  12. Maltrato: todo hecho, acto u omisión del ser humano, que puede ocasionar estrés, dolor o sufrimiento a los animales, afectando su estado de salud, integridad física  comportamiento y vida;
  13. Responsable o guardián: la persona física o moral que tenga bajo su cuidado algún animal;
  14. Sacrificio animal adecuado: Procedimiento realizado por un médico veterinario zootecnista, por el cual se provoca la muerte al Animal sin sufrimiento, ya sea por métodos físicos o químicos;
  15. Sufrimiento: carencia de trato digno y respetuoso hacia los animales, que causa dolor, enfermedad, falta de atención a las necesidades fisiológicas, ocasionado por causa externa sin motivo razonable de quien lo provoca.
  16. Trato digno y respetuoso: Conjunto de medidas que se le brindan a los animales, para disminuir el estrés, enfermedad, deterioro físico, sufrimiento, lesión y dolor durante su posesión, captura, cautiverio, crianza, traslado, exhibición, cuarentena, comercialización, aprovechamiento, adiestramiento o sacrificio.

CAPÍTULO III

Principios de la política de protección animal

Artículo 5. Para la formulación y conducción de la política de protección animal, se observarán los siguientes principios:

  1. Los animales son seres vivos capaces de sufrir, sentir dolor y padecer estrés, por lo que se prescindirá todo acto de crueldad y maltrato;
  2. Cualquier persona física o moral que tenga bajo su dominio, posesión, cuidado o control directo a un animal, tiene la obligación de garantizar su atención, salud, protección y trato digno y respetuoso de conformidad con lo establecido por la presente Ley;
  3. Todo animal deberá tener un mantenimiento, alojamiento, traslado y movilización adecuados a sus necesidades biológicas y acordes a su especie;
  4. La comercialización de animales se realizará en los establecimientos mercantiles y sitios que  se  dediquen  a  la compraventa previamente regulados por la autoridad y en cumplimiento con la normatividad aplicable;
  5. El aprovechamiento de animales debe adoptar medidas de trato digno y respetuoso para evitar estrés, sufrimiento, traumatismo y dolor, así como, prescindir todo acto de crueldad y maltrato;
  6. La muerte de un animal, deberá ser instantánea, indolora y no generadora de angustia mediante el uso de técnicas y procedimientos aplicado por persona capacitada; y
  7. La participación ciudadana en la protección de los animales es de total relevancia por lo que, se suma de forma activa para alcanzar los fines tutelares y asistenciales que persigue esta Ley. 

TÍTULO II

Distribución de competencias y coordinación

Artículo 6. La Federación, las entidades federativas, los municipios y las demarcaciones territoriales del Distrito Federal ejercerán sus atribuciones en materia de trato digno y respetuoso hacia los animales, de conformidad con la distribución de competencias prevista en esta Ley y en otros ordenamientos legales.

Artículo 7. Son facultades de la Federación:

 

  1. Formular, conducir, operar y evaluar, con la participación que corresponda a las entidades federativas, la política nacional de protección y trato digno y respetuoso hacia los animales, así como la elaboración y aplicación de los programas y proyectos que se establezcan para ese efecto.  
  2. La aplicación de mecanismos para evitar el abandono, la pérdida, la sobrepoblación de animales y su sacrificio injustificado;
  3. El establecimiento de un Consejo Ciudadano para la Protección de los Animales que evaluará las políticas que se implementarán a nivel nacional;
  4. La supervisión de las políticas de protección de los animales de trabajo que se encuentren en las instalaciones de las dependencias o entidades de la Administración Pública Federal;
  5. La expedición de normas oficiales mexicanas y la vigilancia de su cumplimiento en las materias previstas en esta Ley;
  6. La promoción de la participación social en materia detrato digno y respetuoso hacia los animales;
  7. Promover una cultura de respeto, responsabilidad, protección y trato digno y respetuoso hacia todos los animales, así como difundir permanentemente información en esta materia;
  8. La realización de un censo que estará integrado al Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales para regular y controlar la población de las especies animales domésticas y abandonadas;
  9. La emisión de recomendaciones a autoridades federales, estatales,  municipales y demarcaciones territoriales, con el propósito de promover el trato digno y respetuoso hacia los animales;
  10. La vigilancia y promoción, en el ámbito de su competencia, del cumplimiento de esta Ley y los demás ordenamientos que de ella se deriven;
  11. La determinación de las características para la operación de establecimientos donde se concentren animales para ferias, exposiciones y eventos similares;
  12. La elaboración, ejecución y vigilancia de normas que regulen el uso de animales para la investigación y enseñanza;
  13. Fomentar programas de educación y capacitación en materia de protección y trato digno y respetuoso hacia los animales;
  14. Promover un registro de animales domésticos;
  15. Emitir los listados de especies de animales que no pueden ser considerados como animales domésticos;
  16. Promover el establecimiento de campañas de vacunación antirrábica, sanitarias para el control y erradicación de enfermedades zoonóticas, de desparasitación y de esterilización de animales domésticos;
  17. Promover los establecimientos, lugares e instalaciones destinados al mantenimiento, cuidado y alojamiento temporal o definitivo de los animales;
  18. Fomentar la creación de un registro de los establecimientos mercantiles y todo aquel lugar que  se  dedique  a  Ia compraventa de animales domésticos, así como, promover cumplan con la normatividad aplicable;
  19. Emitir certificados de adistramiento para guardia y defensa; y
  20. Las demás que esta Ley u otras disposiciones legales atribuyan a la Federación.

Artículo 8. Corresponde a los estados y al Distrito Federal:

  1. Formular, conducir, operar y evaluar Ia política local de protección y trato digno y respetuoso hacia los animales de su competencia;
  2. Instalar y operar, en coordinación con los municipios o delegaciones y las asociaciones protectoras, los Centros de control y atención animal, a fin de evitar el maltrato y el sacrificio injustificado, procurando en todo momento la protección, la preservación y el trato digno y respetuoso hacia los animales;
  3. Realizar campañas sanitarias permanentes para el control y erradicación de enfermedades zoonóticas, así como de desparasitación y de esterilización, en coordinación con los municipios o las delegaciones y las asociaciones protectoras de animale
  4. Instalar Consejos Ciudadanos que supervisen el trato que se proporcione en los Centros de control y atención animal, así como el debido cumplimiento de las disposiciones contenidas en esta Ley;
  5. Supervisar las políticas de protección de los animales de trabajo que se encuentren en las instalaciones de las dependencias o entidades de la Administración Pública local;
  6. Vigilar  que  no se utilicen animales en espectáculos;
  7. Celebrar convenios con instituciones públicas y privadas, de educación tecnológica y superior, para que brinden atención médica a los animales abandonados;
  8. Establecer y operar el padrón de las asociaciones protectoras de animales, y remitirla a la federación para que sea incorporada al Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales;
  9. Elaborar políticas para el manejo, control y remediación de los problemas asociados a los animales abandonados y callejeros;
  10. Promover Ia participación de Ia sociedad en materia de protección y trato digno y respetuoso hacia los animales, de conformidad con lo establecido en Ia presente Ley;
  11. Asignar en sus presupuestos de egresos correspondientes, recursos suficientes para la operación de Centros de Control y Atención Animal, con la finalidad de que cumplan con las funciones señaladas en esta Ley y en otros ordenamientos legales en la materia;
  12. Promover una cultura de respeto, responsabilidad,  protección y trato digno y respetuoso hacia todos los animales, así como difundir permanentemente información en esta materia;
  13. Efectuar y aplicar los programas de educación y capacitación en materia de protección y trato digno y respetuoso hacia los animales;
  14. Establecer, operar y actualizar un registro de animales domésticos, en coordinación con los municipios;
  15. Promover el establecimiento de campañas de vacunación antirrábica, sanitarias para el control y erradicación de enfermedades zoonóticas, de desparasitación, y de esterilización de animales domésticos;
  16. Establecer, regular y vigilar la operación de los establecimientos, lugares e instalaciones destinados al mantenimiento y cuidado temporal o definitivo de los animales, en coordinación con los municipios;
  17. Crear un registro de los establecimientos mercantiles y todo aquel lugar que  se  dedique  a  Ia compraventa de animales domésticos, así como, observar y vigilar en coordinación con los municipios, que cumplan con la normatividad aplicable; y
  18. Las demás que esta Ley u otras disposiciones legales les atribuyan.

Artículo 9. Corresponde a los Municipios y las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal:

  1. Emitir los bandos de policía y buen gobierno, los reglamentos, circulares y disposiciones administrativas que correspondan, para que en sus respectivas circunscripciones, se cumplan las previsiones del presente ordenamiento;
  2. Implementar operativos permanentes para supervisar la venta de animales en establecimientos mercantiles legalmente autorizados, así como evitar y sancionar su comercialización en la vía pública;
  3. Crear y operar el registro de los prestadores de servicios vinculados a la transformación, tratamiento, preparación, aprovechamiento y comercialización de ejemplares, partes y derivados de animales, así como supervisar que sus actividades se realicen con apego a esta Ley. Dicho padrón se remitirá a la Federación para que se incorpore al Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales;
  4. Autorizar los establecimientos vinculados al manejo, crianza, cuidado, adistramiento y producción de animales y actualizar el registro de los mismos, el cual será remitido a la Federación para que se incorpore al Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales;
  5. Recoger animales abandonados o ferales en la vía pública y canalizarlos a los Centros de Control y Atención Animal o a las asociaciones protectoras de animales que cuenten con instalaciones para el resguardo de animales;
  6. Implementar campañas permanentes y gratuitas de vacunación, esterilización y adopción de  animales de compañía;
  7. Realizar programas de formación ciudadana sobre trato digno y respetuoso hacia los animales;
  8. Implementar el sacrificio de animales en los términos establecidos en esta Ley y habilitar centros de incineración para animales debidamente establecidos y ponerlos a la disposición de las personas que lo requieran, así como disponer de los cadáveres y residuos biológicos peligrosos conforme a la normatividad vigente;
  9. Coadyuvar con la Federación para integrar al Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales el censo de las especies animales domésticas y abandonadas que se encuentren en su territorio;
  10. Supervisar las políticas de protección de los animales de trabajo que se encuentren en las instalaciones públicas locales;
  11. Verificar cuando exista denuncia sobre ruidos, hacinamiento, falta de seguridad e higiene y olores fétidos que se producen por la crianza o reproducción de animales en detrimento del bienestar animal y la salud humana;
  12. Atender las denuncias que se presenten e imponer las sanciones correspondientes en los términos de esta ley;
  13. Responder a situaciones de peligro por agresión animal;
  14. Establecer las obligaciones y derechos de los propietarios o poseedores de animales domésticos;
  15. Promover una cultura de respeto, responsabilidad,  protección y trato digno y respetuoso hacia todos los animales, así como difundir permanentemente información en esta materia;
  16. Aplicar los programas de educación y capacitación en materia de protección y trato digno y respetuoso hacia los animales, que para tal efecto formulen los Estados y el Distrito Federal;
  17. Establecer, crear y operar el Padrón de las Asociaciones Protectoras de Animales y de Organizaciones Sociales, debidamente constituidas y registradas, dedicadas al mismo objeto;
  18. Establecer, operar y actualizar un registro de animales domésticos;
  19. Establecer campañas de vacunación antirrábica, sanitarias para el control y erradicación de enfermedades zoonóticas, de desparasitación, y de esterilización de animales domésticos en coordinación con la Secretaría de Salud;
  20. Establecer, crear, regular, controlar y vigilar la operación de los establecimientos, lugares e instalaciones destinados al mantenimiento y cuidado temporal o definitivo de los animales;
  21. Autorizar que las instalaciones sean las adecuadas para procurar el bienestar de los animales en ferias, exposiciones y otros similares; y
  22. Las demás que esta Ley u otras disposiciones legales les atribuyan.

Artículo 10.- Las instancias gubernamentales que actúen en programas para la protección de los animales y para la preservación de la salud pública deberán establecer la coordinación correspondiente a fin de eficientar su actividad y cumplir con sus objetivos.

El Ejecutivo Federal establecerá los órganos y mecanismos de coordinación que cuenten con la participación de las Secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de Salud, con la finalidad de que exista uniformidad en las políticas de bienestar y protección animal. Estas dependencias tendrán la atribución de elaborar, modificar o cancelar las normas oficiales mexicanas en materia de esta Ley, de conformidad con lo señalado en la Ley Federal sobre Metrología y Normalización.

Las autoridades de los tres órdenes de gobierno implementarán acciones programáticas en materia de bienestar y protección animal en las zonas metropolitanas. También deberán participaren la capacitación y actualización de su personal en el trato, sociabilización, interacción y manejo de los animales a través de cursos, talleres, publicaciones y demás proyectos que contribuyan a dicho fin.

Artículo 11.- Con el propósito de vigilar el estricto cumplimiento de esta Ley, la federación y los gobiernos estatales contarán con las atribuciones señaladas en la misma y podrán celebrar acuerdos de coordinación.

Artículo 12.- Los Congresos de los Estados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, expedirán las disposiciones legales que sean necesarias para regular, en el ámbito de su competencia, las materias previstas en esta Ley.

Artículo 13.- En los términos de la Ley General de Educación, las autoridades educativas deberán incorporar en los planes y programas de estudio, así como en los libros de texto, contenidos que promuevan una cultura de respeto y trato digno y respetuoso hacia los animales, considerando la opinión de los diversos sectores sociales involucrados en la educación.

Para el manejo y la utilización de animales con fines de enseñanza e investigación, las instituciones deberán desarrollar programas de capacitación en materia de protección y bienestar animales, en coordinación con las autoridades educativas correspondientes y con las asociaciones protectoras de animales.

TÍTLULO III

Del trato digno y responsable

Capítulo I

Disposiciones Generales

Artículo 14.-Los responsables de animales domésticos deberán proporcionarles agua y alimento nutritivo en cantidad y calidad de acuerdo  a su especie, edad y estado fisiológico, además de los cuidados necesarios que les permitan realizar las actividades propias de su especie y etapa reproductiva, brindándoles la infraestructura necesaria para una estancia segura, higiénica y acorde a las necesidades de cada especie.

Los animales deberán estar sujetos a un programa de medicina preventiva bajo supervisión de un médico veterinario y deberán ser revisados y atendidos regularmente. También se les proporcionará atención inmediata en caso de enfermedad o lesión.

Para los efectos de este artículo, los responsables deberán contar con una cartilla que indique las vacunas que le han sido aplicadas al animal y deberá ser expedida por un médico veterinario.

Artículo 15.- Los responsables de animales tendrá las obligaciones siguientes:

  1. No les infligirán daño o maltrato alguno y les proporcionarán las condiciones higiénico-sanitarias necesarias para su desarrollo;
  2. Garantizarán que todo el tiempo existan medidas preventivas para protegerles en caso de cualquier accidente, contingencia ambiental o emergencia ecológica;
  3. Los animales cuyo modo de comportamiento es preferentemente grupal que se encuentren en instalaciones o lugares cerrados sólo podrán aislarse permanentemente por prácticas de manejo, en cuyo caso  se  les  deberá  permitir  que  establezcan  algún  grado de  contacto  visual, auditivo u olfativo ya sea con sus compañeros de grupo o con el ser humano;
  4. Tratándose de especies cuyo medio de vida total, parcial o temporal, sea el agua, los estanques y acuarios deberán proveer el espacio adecuado para el  número  de  animales  alojados,  estar  construidos  de un material resistente, contar con un sistema de filtración y Ia calidad del agua deberá satisfacer las necesidades  de pH, temperatura,  salinidad, saturación de oxígeno y limpieza de acuerdo  a  cada  especie,  de  conformidad  con  Ia  normatividad  vigente  en  Ia materia.

Artículo 16.- El responsable de un animal doméstico tiene las siguientes obligaciones:

  1. Proporcionarle mantenimiento, cuidado, alojamiento, atención, salud, protección y trato digno y respetuoso acorde con su especie;
  2. Colocar dependiendo de la especie un medio de identificación en la que constarán al menos los datos de identificación del responsable o poseedor;
  3. Reparar los daños y perjuicios que le ocasione a terceros;
  4. Inmunizar contra enfermedades de riesgo zoonótico o epizoótico así como, aplicar las vacunas propias de la especie;
  5. Tomar las medidas necesarias con el fin de no causar molestias a sus vecinos por ruido y malos olores;
  6. Tomar las medidas necesarias para que no escape o ponga en riesgo Ia seguridad y bienestar del ser humano, otros animales, ecosistemas, bienes o cultivos;
  7. Garantizar en caso de que los animales domésticos se reproduzcan, tanto para progenitores como crías el mantenimiento, cuidado, alojamiento, atención, salud, protección y trato digno y respetuoso acorde con su especie;
  8. Sujetar y controlar en todo momento al animal cuando se encuentre en Ia vía o espacio público; y
  9. Retirar excremento cuando el animal a su cargo defeque en Ia vía y espacios públicos.

Artículo 17.-El sacrificio de cualquier animal no destinado al consumo humano sólo estará justificado si su bienestar está comprometido por el sufrimiento que le cause un accidente, enfermedad, incapacidad física o trastorno senil, previo dictamen de un médico veterinario, con excepción de aquellas especies animales que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Secretaría de Salud consideren una amenaza para la salud animal o humana o para el medio ambiente.

Las autoridades federales emitirán normas oficiales mexicanas que establezcan las medidas, condiciones y procedimientos necesarios para la insensibilización y el sacrificio de animales, lo que se hará de una forma instantánea e indolora.

Artículo 18.- Queda prohibido a toda persona:

  1. El abandono de cualquier animal o comprometer su vida y salud al desatenderlos por períodos prolongados.;
  2. El maltrato o agresión física hacia cualquier animal;
  3. Conservar a un animal silvestre como doméstico;
  4. Cualquier mutilación, alteración de la apariencia física o modificación negativa de los instintos animales, excepto en aquellos casos en que sean precisas por motivos sanitarios o por suponer un beneficio futuro para el animal, lo que se realizará por un médico veterinario con cédula vigente;
  5. Provocar la muerte de animales por envenenamiento, asfixia, el uso de ácidos corrosivos e instrumentos punzo cortantes, golpes, así como el uso de métodos o procedimientos que causen dolor o prolonguen la agonía de éstos;
  6. Introducir animales vivos en líquidos calientes o en ebullición;
  7. Desollar animales vivos;
  8. La venta de animales en la vía pública o en cualquier establecimiento que no cuente con los requerimientos establecidos en la ley correspondiente;
  9. Realizar la eutanasia de animales en la vía pública, salvo por motivos de peligro inminente que ponga en riesgo la integridad de las personas, así como para evitar que se prolongue la agonía del animal cuando no sea posible su traslado inmediato a un lugar adecuado, y
  10. Utilizar animales en circos, así como celebrar peleas de gallos, corridas de toros, novillos y becerros.

Artículo 19.- A los responsables de animales domésticos les está prohibido:

  1. Darles muerte, excepto en los supuestos establecidos en el artículo 17 de la presente Ley; 
  2. Implicarlos en peleas de cualquier clase;
  3. Pasear a sus animales sin identificación, placa u otro medio de identificación, y sin el control debido para evitar afectaciones a las personas o a sus bienes;
  4. El comercio o el intercambio de animales, excepto en establecimientos debidamente autorizados por la autoridad competente;
  5. El obsequio de cualquier animal como propaganda, promoción comercial o como premio en juegos, ferias, sorteos y todo tipo de eventos;
  6. Dedicarse a la crianza de animales domésticos sin la correspondiente autorización para ello;
  7. Enajenar animales domésticos para la experimentación y otros fines científicos, a entidades no autorizadas o no reconocidas legalmente;
  8. Mantener animales atados o aislados durante la mayor parte del tiempo y/o con limitación de sus movimientos básicos;
  9. Dejar las heces fecales de los animales de compañía en aceras, jardines y, en general, en espacios públicos o privados de uso común;
  10. Dejarlos en medios de transporte cerrados y sin ventilación;
  11. Administrarles cualquier sustancia o darles algún tratamiento con el propósito de modificar su condición corporal;
  12. Colocarles collares eléctricos y de castigo;
  13. Utilizarlos en ritos, como obsequio, propaganda política, premios en sorteos o cualquier otra actividad análoga; y,
  14. Proporcionarles bebidas alcohólicas o suministrarles drogas.

Artículo 20.- Los Centros de Control y Atención Animaldeberán contar con un programa de educación al público sobre los riesgos potenciales de mantener animales silvestres en cautiverio. Además, deberán cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Contar con autorización correspondiente para tal fin;
  2. Cumplir con esta Ley y la normatividad que resulte aplicable;
  3. Garantizar que el responsable, el personal y el Médico Veterinario Zootecnista que tenga contacto directo con los animales, proporcione en todo momento protección y trato digno y respetuoso durante el tiempo que los animales permanezcan bajo su cuidado;
  4. Realizar evaluación a los animales en su llegada por un Médico Veterinario Zootecnista, con el objetivo de decidir su destino el cual podrá ser Ia reubicación con una familia, permanencia en el sitio previa esterilización o el sacrifico animal adecuado;
  5. Garantizar que si el animal bajo su custodia contrae alguna enfermedad infecto contagiosa se le comunicará de inmediato al responsable o propietario y a la autoridad correspondiente.
  6. Garantizar que los espacios destinados para alojar un animal temporal o definitivamente sean acordes a las necesidades y condiciones que cada especie así como, la amplitud que permita libertad de movimiento, descanso y recreación.
  7. Prever que el diseño y Ia construcción de los espacios para el mantenimiento, cuidado y alojamiento de los animales, deberán permitir el examen veterinario y Ia contención de los animales, incluyendo Ia separación de algún individuo del grupo al igual que, considerar que los animales deberán estar separados dependiendo de su especie, sexo, edad y condición y nunca en situaciones de hacinamiento que propicien peleas. Las hembras en avanzado estado de gravidez o en periodo de lactancia deberán mantenerse en instalaciones individuales acompañadas de sus crías.
  8. Garantizar que el manejo médico o quirúrgico, preventivo o terapéutico, que se realice dentro de estos espacios es proporcionado por un Médico Veterinario Zootecnista, y que se cumple siempre con los principios de asepsia y analgesia.

La vigilancia de las condiciones sanitarias de los Centros de Control y Atención Animal, así como los procedimientos de verificación y sanciones en dichas materias se sujetarán a lo dispuesto en la Ley General de Salud.

Artículo 21.- Los responsables de animales deberán adoptar las medidas necesarias para que éstos no puedan ocasionar molestias como ruido excesivo y malos olores, o suponer peligro, amenaza o daños a las personas, animales o cosas. También deberán adoptar las medidas necesarias para evitar su reproducción incontrolada y proceder a su esterilización.

Capítulo II

Del traslado y alojamiento de los animales

Artículo 22.- Los animales se deberán movilizar bajo las mejores condiciones posibles que permitan su bienestar, atendiendo a las características y necesidades propias de su especie.

Las autoridades competentes emitirán normas oficiales mexicanas a fin de implementar sistemas y diseños en los equipos de arreo, rampas, contenedores y vehículos utilizados para la movilización de cada especie animal en particular, incluyendo los tiempos máximos de trayecto, los cuales permitirán cumplir con los propósitos mencionados en esta ley.

Artículo 23.- Los responsables de movilizar animales tendrán las siguientes obligaciones:

  1. Mantenerlos tranquilos en todo momento, actuando sin brusquedad, evitando hacer ruido excesivo o dar gritos o golpes para que los animales no sufran tensión ni se lastimen, agredan o peleen;
  2. Debe tener certificado zoosanitario de movilización nacional que para tal efecto expide la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. 
  3. El responsable de traslado de animales debe tener certificado médico veterinario donde se mencione estado de salud, condiciones físicas y médicas que presenta, recomendaciones clínicas, y autorización para ser sujeto a movilización.
  4. El responsable de realizar el traslado de animales, deberá cumplir con las recomendaciones clínicas establecidas en certificado médico veterinario, brindar alimento, higiene, protección y trato digno y respetuoso, además de acatar lo establecido en el Titulo III de la Presente Ley y las normas oficiales mexicanas aplicables.
  5. El manejo previo, durante y después del traslado de los animales deberá realizarse tomando en cuenta las características y necesidades de cada especie, su estado médico y fisiológico y evitando condiciones de maltrato.
  6. El medio de transporte para el traslado de animales deberá protegerlos de condiciones climáticas e insalubres, cumplir con acondicionamientos propios de la especie a trasladar, contar con barreras de protección contra movimiento, tener señalización de presencia de animales vivos en su interior y de la posición en la que se encuentran. Se prohíbe el hacinamiento, la inmovilización y atadura que provoque lesión o dolor.

El embarque y desembarque de animales deberá realizarse utilizando medios que presenten absoluta seguridad y protección durante su movilización de acuerdo con las características de cada especie. En caso de ser necesario, se deberán instalar montacargas, rampas y puentes con pisos antiderrapantes y protección lateral para el ascenso y descenso que concuerden con los diferentes niveles de los medios de transporte o el anden. Queda prohibido embarcar o desembarcar animales vivos suspendiéndolos de los cuernos, las extremidades o cualquier otra parte del cuerpo.

Artículo 24.- Las autoridades competentes se coordinarán para que en los puntos de verificación e inspección zoosanitaria operen de conformidad con lo establecido en la Ley Federal de Sanidad Animal y revisen que las condiciones de traslado de los animales cumplan con lo previsto en Ia presente Ley, las normas oficiales mexicanas y demás disposiciones aplicables.

Los puntos de verificación sanitaria deberán proveer lo necesario para verificar Ia protección y el trato digno y responsable hacia los animales. En el caso de los puntos de entrada al país, deberán contar con Ia infraestructura adecuada para el alojamiento temporal de animales.

Artículo 25.- Cuando se trasladen varios animales en un mismo medio de transporte, estos deberán estar en compartimentos separados en los siguientes casos:

I. Los animales manifiesten estrés, alteración o nerviosismo;

II. Las hembras en celo, de los machos;

III. Los animales jóvenes, de los adultos;

IV. Los sementales;

V. Las hembras que viajen con sus crías;

VI. Animales de diferentes especies, por especie; y

VII. Los demás animales que determinen las normas oficiales mexicanas.

Artículo 26.- En el caso de que los medios de transporte terrestre en donde se trasladan animales vivos tengan que detenerse en el trayecto por descomposturas, accidentes, causas fortuitas o de fuerza mayor, se deberá desembarcar a los animales o solicitar un reemplazo del medio de transporte, siempre y cuando el certificado zoosanitario de movilización lo permita. La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación promoverá el establecimiento de puntos de descanso provistos de corrales para que los animales descansen cuando se realicen trayectos de más de 24 horas. Queda prohibido trasladar animales en medios de transporte de varios niveles.

Artículo 27.- Los medios de transporte destinados al traslado aéreo y marítimo de animales deberán contar con un número suficiente de cuidadores que puedan asegurar Ia protección y el trato digno y respetuoso hacia todos los ejemplares trasladados, diseñados de forma que los animales puedan ser examinados y se les proporcione los requerimientos necesarios.

Artículo 28.- En el caso de que los animales sean trasladados por vía marítima, éstos no deberán ir en Ia cubierta, salvo que se encuentren en contenedores debidamente estibados o en instalaciones que garanticen su protección del mar y Ia intemperie.

Artículo 29.- Los lugares e instalaciones en donde se encuentren animales alojados deberán contar con una amplitud que les permita libertad de movimiento y las condiciones necesarias para evitar causarles alguna lesión, enfermedad, angustia o estrés.

Las autoridades emitirán normas oficiales mexicanas a fin de regular el alojamiento de los animales domésticos, de trabajo, de compañía, exhibición y para espectáculos, procurando en todo momento su bienestar en los términos establecidos por esta Ley.

Artículo 30.- Las entidades federativas expedirán leyes para regular la operación de los Centros de Control y Atención Animal, así como las instalaciones de las asociaciones protectoras de animales para el resguardo de animales y cualquier establecimiento donde se encuentren de manera temporal animales domésticos y abandonados, con estricto apego a las disposiciones de esta Ley.

Artículo 31.- A su llegada al Centro de Control y Atención Animal, los animales deberán ser sometidos a una evaluación por un médico veterinario con el objetivo de decidir su destino, el cual podrá ser la reubicación con una familia, la permanencia en el centro o la muerte sin dolor ni sufrimiento. Esta evaluación se realizará con base en los criterios que determinen las autoridades competentes y todos los animales que lleguen al centro deberán ser esterilizados.

Artículo 32.- Los animales capturados que se encuentren en Centros de Control y Atención Animal que no sean reclamados por su guardián o responsable en el término de ciento veinte horas, serán entregados a las personas físicas que así lo soliciten o a las asociaciones protectoras de animales cuando medie petición expresa de parte de ellas y cumplan con lo dispuesto en el artículo 44 de esta ley. De lo contrario, se les dará muerte sin dolor ni sufrimiento en los términos del artículo 15 de esta Ley.

Para cumplir con lo anterior, los Centros de Control y Atención Animal divulgarán las fotografías e información disponible de cada uno de los animales en la página de internet que se diseñe para tal efecto.

Capítulo III

De los animales de trabajo y en exhibición

Artículo 33.- Las autoridades competentes supervisarán que los animales de trabajo y en exhibiciónse encuentren en perfecto estado físico y de salud para la realización de sus actividades. En caso de que los animales padezcan alguna enfermedad o lesión grave, los poseedores o propietarios que los obliguen a cumplir con sus funciones serán sancionados en los términos de esta Ley.

Artículo 34.- Toda persona que se dedique a la cría, venta o adiestramiento de animales, está obligada a contar con la autorización correspondiente y a valerse de los procedimientos más adecuados y disponer de todos los medios necesarios a fin de que los animales en su desarrollo reciban un trato digno y respetuoso, de conformidad con las normas oficiales mexicanas correspondientes.

Artículo 35.-Todo evento relacionado con ferias, exposiciones y otros similares, deberán contar con la autorización de la autoridad competente y estarán sujetos a supervisiones periódicas por parte de médicos veterinarios. Además, se contará durante todo el evento con médicos veterinarios, quienes estarán encargados de vigilar el estado de salud de los animales, así como el trato humanitario de los mismos.

Artículo 36.- Para que las autoridades autoricen la realización de ferias, exhibiciones y eventos similares, deberá efectuarse el siguiente procedimiento:

  1. Presentar solicitud de autorización del evento ante la autoridad competente, con un mínimo de 60 días previos al mismo; 
  2. El documento deberá señalar que el solicitante cuenta con las instalaciones adecuadas para procurar el bienestar de los animales, de conformidad con lo establecido en la norma oficial mexicana correspondiente;
  3. Lo anterior deberá ser verificado y determinado por el personal técnico oficial designado por la autoridad;
  4. Proporcionar mantenimiento, cuidado, alojamiento, atención, salud, higiene, descanso, protección y trato digno y respetuoso, tomando en cuenta características, necesidades y sano estado fisiológico de cada especie, de conformidad con lo establecido en IapresenteLey y las normas oficiales mexicanas aplicables;
  5. Disponer de un área de atención médica que cuente con material y equipo completo, así como con un Médico Veterinario Zootecnista capacitado y con experiencia; 
  6. Utilizar animales que se encuentren en sano estado fisiológico avalado por certificado médico;
  7. Practicar al término de la participación del animal una revisión médica por Médico Veterinario Zootecnista, el cual expedirá certificado médico del estado del animal;
  8. Mantener el área exhibición libre de toda clase de objetos o instrumentos que puedan provocar lesiones al animal;
  9. Programa de educación al público sobre Ia responsabilidad y los riesgos potenciales de mantener a estos animales en cautiverio, así como Ia situación y estatus de Ia especie;
  10. Asegurar que en todo tiempo existan medidas de precaución suficientes para proteger a los animales y al público en caso de cualquier accidente, contingencia ambiental o emergencia ecológica;
  11. Garantizar la seguridad de los asistentes y animales, procurando que exista una distancia considerable entre éstos. En caso de animales peligrosos se deberá colocar letreros de advertencia y proporcionar vigilancia permanente;
  12. Prohibir Ia entrada de animales ajenos a la colección o ejecutantes de un deporte;

En caso de negativa por la causa de instalaciones inadecuadas, el solicitante contará con un plazo perentorio para la corrección de las mismas, sujeta a una nueva verificación.

Artículo 37.- Los animales de trabajo podrán utilizarse para dar terapia, brindar seguridad a las personas y los bienes, detectar drogas o explosivos, realizar búsquedas y rescates, así como para tiro, carga y monta. La frecuencia de su uso no comprometerá su bienestar, por lo que no deberán trabajar por períodos de tiempo que rebasen su resistencia ni ocasionándoles dolor, sufrimiento, lesiones, enfermedad o la muerte, de conformidad con lo establecido en la norma oficial mexicana correspondiente.

Tendrán cubiertas sus necesidades fisiológicas y tiempo de descanso después de la jornada de trabajo, Ia cual no se reiniciará antes de transcurridas por lo menos 10 horas de reposo.

Artículo 38.- El entrenamiento de animales de trabajo deberá realizarse por entrenadores certificados, en lugar autorizado y con la asesoría de un médico veterinario, de conformidad con las normas oficiales mexicanas que al efecto expidan las autoridades competentes.

Artículo 39.-El adiestramiento para guardia y defensa deberá efectuarse por adiestradores que cuenten con certificado de capacitación expedido por la autoridad competente y con instalaciones y alojamientos adecuados desde el punto de vista higiénico-sanitario, de protección animal y seguridad pública.

Artículo 40.- Queda prohibido:

I. Administrar a los animales fármacos, drogas, enervantes, estupefacientes u otro tipo de sustancias, que comprometan la salud o vida del animal;

II. Aplicar castigos, golpes, mutilaciones, maltrato o cualquier forma de coacción que puedan causar lesión o comprometan la salud o vida del animal;

III. Privar de alimento o agua a un animal como parte del entrenamiento;

IV. Realizar el entrenamiento de animales en espacios públicos o en espacios privados de uso común sin las medidas adecuadas para evitar algún perjuicio a las personas o a sus bienes;

V. Utilizar animales silvestres;

VI. Utilizar animales vivos como señuelos u objetivos de ataque durante el entrenamiento de animales para guardia y protección;

VII. Utilizar hembras que se encuentren recién paridas o en el último tercio de Ia gestación, así como équidos que no hayan cumplido tres años de edad en actividades de tiro y carga;

VIII. Utilizar animales en condiciones físicas no aptas, enfermos, lesionados o desnutridos, así como en superficies abrasivas sin el herraje adecuado;

IX. Utilizar animales para guardia y protección en planteles escolares;

X. Vender, donar o abandonar una vez concluida Ia vida útil de animales adiestrados o utilizados para prestar servicios de guardia y protección o para Ia detección de drogas y explosivos. Deberán ser reubicados en centros de control y atención animal que garantice su protección y trato digno y respetuos y que no constituyan un riesgo para otros animales o el ser humano;

XI. Instar a los animales a forcejear entre sí o con un ser humano como parte de un espectáculo;

XII. Utilizar a un animal como parte de un espectáculo en el que se maltrate, se obligue, muestre violencia, atente contra su vida,  o realice actividades ajenas al de su propia naturaleza; 

XIII. Forzar a los animales a que realicen actos contrarios o exhaustivos a sus capacidades físicas y jornadas de trabajo que comprometan su salud.

Artículo 41.- Los responsables de animales que se utilicen en ferias, carreras de caballos, jaripeos, así como en la industria del cine y la televisión, deberán garantizar el bienestar de los animales antes y después de que se desarrolle el espectáculo, de acuerdo a lo establecido en la presente Ley.

Artículo 42.- Los responsables de animales en exhibición deberán mantenerlos en instalaciones que les permitan satisfacer sus necesidades de comportamiento, salud y fisiológicas, incluyendo exhibidores, alojamientos o albergues nocturnos, cuarentena, hospitalización, reproducción y crianza, a fin de evitar o disminuir la tensión, sufrimiento, traumatismo y dolor que pudiera ocasionárseles.

Articulo 43.- Aquellos lugares y servicios que tengan acceso al público, incluyendo establecimientos, comercios y cualquier tipo de servicio privado o público, estarán obligados a permitir el acceso a los animales que asistan a personas con alguna discapacidad, o que por prescripción médica deban acompañarse de algún animal. Dicha disposición deberá anunciarse en Ia entrada y en Iugar visible.

Capítulo IV

De la enajenación de animales

Artículo 44.- Las entidades federativas regularán los establecimientos mercantiles que se dediquen a la enajenación de animales domésticos, procurando en todo momento su bienestar.

Artículo 45.- Los responsables de establecimientos mercantiles y todo aquel lugar que  se  dedique  a  Ia compraventa de animales, tienen Ia obligación de informar por escrito a los compradores de las necesidades específicas para el mantenimiento, cuidado y alojamiento de los animales en cautiverio, con el fin de garantizar su atención, salud, protección y trato digno y respetuoso de conformidad con lo establecido en Ia presente Ley.

Artículo 46.- Los responsables de establecimientos mercantiles y lugares dedicados a la compraventa de animales entregarán al comprador tres certificados a saber, de venta, de salud y de vacunación, los dos últimos serán suscritos por médico veterinario zootecnista. 

a) El certificado de vacunación contendrá calendario de vacunación donde conste la aplicación de vacunas de rabia y desparasitación interna y externa, y pueda dar seguimiento el comprador.

b) El certificado de salud dará fe y constancia, de que el animal se encuentra libre de enfermedad y óptimo estado de salud.

c) El certificado de venta deberá contener por lo menos:

I. Animal de que se trate;

II. Sexo y edad del animal;

III. Procedencia;

IV. Datos de registro y autorización del establecimiento mercantil o lugar de compraventa; y

V. Las demás que establezca la normatividad aplicable.

Los establecimientos están obligados a integrar la información de los certificados expedidos a la Federación para que ésta lo integre al censo de especies animales domésticas del Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales. Asimismo, están obligados a otorgar al comprador un manual de cuidado, albergue y dieta del animal adquirido, que incluya los riesgos ambientales de su liberación al medio natural o urbano y las faltas a que están sujetos por el incumplimiento de las disposiciones de la presente Ley. Dicho manual deberá estar certificado por un médico veterinario zootecnista.

Las autoridades competentes de los municipios y los órganos político administrativos realizarán visitas para vigilar el cumplimiento de las disposiciones aplicables a estos establecimientos. 

Artículo 47.- Es obligación de los responsables de los animales que se encuentren sujetos a comercialización, asegurar que exista una distancia entre los animales y el público, estar efectivamente asegurados en jaulas o compartimientos con letreros de advertencia al público.

Artículo 48.- Toda persona que compre, adquiera o venda un animal está obligada a cumplir con las disposiciones de Ia presente Ley y demás disposiciones jurídicas aplicables.

Artículo 49.-  Queda prohibida a toda persona:

I. La venta de animales domésticos y de compañían la vía pública, vías generales de comunicación, ferias, tianguis y mercados ambulantes, con excepción de los animales para consumo humano, en cuyo caso se deberá contar con la autorización de la autoridad correspondiente;

II. Queda prohibida la enajenación de animales domésticos para la experimentación y otros fines científicos a entidades no autorizadas o no reconocidas legalmente;

III. La venta de animales a menores de edad, si no están acompañados por una persona mayor de edad, quien se responsabilice ante el vendedor, por el menor, de la atención, salud, protección y trato digno y respetuoso hacia el animal;

IV. La venta de animales silvestres;

V. La exhibición de animales para su venta en condiciones que les impida libertad de movimiento  o descanso.  En ningún momento podrán estar colgados  o bajo Ia luz solar directa.

VI. La venta de animales enfermos o con lesiones, fracturas, traumatismos o heridas;

VII. Realizar actividades de mutilación, sacrificio animal adecuado u otras similares, en presencia de los clientes o a Ia vista de menores de edad.

VIII. Que el público ofrezca  cualquier clase de alimentos  u objetos a los animales que se encuentran en exhibición;  y

IX. La manipulación de manera artificial o inducida el aspecto o las características físicas de los animales para promover su venta.

Capítulo V

De la enseñanza, investigación y experimentación

Artículo 50.- En la utilización de animales para la enseñanza, investigación y experimentación, se deberá garantizar en todo momento su salud y deberán utilizarse con Ia asistencia o bajo Ia supervisión de un Médico Veterinario Zootecnista certificado en animales de laboratorio. Además, se deberá acatar lo establecido en la presente Ley, su Reglamento y las normas oficiales mexicanas aplicables.

Los responsables de los animales que regula el presente Capítulo son personas físicas o morales, instituciones públicas o privadas y tienen Ia obligación de salvaguardar su salud, brindarle protección y el trato digno y respetuoso, como factores esenciales al planear y llevar a cabo actividad docente o experimental. El personal involucrado, deberá contar con Ia capacitación necesaria para el cuidado y manejo de los animales.

Artículo 51.- El uso de animales en la investigación o experimentación sólo se justifica cuando sea imprescindible para el estudio y avance de la ciencia, y siempre que no exista algún método alterno que los sustituya como esquemas, dibujos, modelos en computadora, cultivos in vitro, películas, fotografías, videocintas, materiales biológicos y genómicos o cualquier otro procedimiento análogo.

La federación expedirá una norma oficial mexicana para fomentar el cuidado de los animales utilizados en la experimentación, en tanto que los centros de investigación y enseñanza deberán expedir protocolos para supervisar el trato digno y respetuoso de los animales durante las investigaciones. Queda prohibido el uso de animales en la educación básica y media superior.

Artículo 52.- En el caso de que el uso de animales sea necesario para cumplir los  objetivos  de  planes  y programas de estudio de una institución de enseñanza superior o avances de la ciencia, o bien, se tenga como propósito obtener una aportación novedosa y útil al conocimiento de Ia salud y del bienestar de humanos y animales, se deberá procurar la utilización de cadáveres o la menor cantidad de ejemplares, el empleo de técnicas y prácticas que reduzcan o eliminen su dolor y sufrimiento, así como las medidas que aseguren su salud antes, durante y después de su uso.

Las autoridades emitirán normas oficiales mexicanas para regular esta materia.

Artículo 53.- La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación celebrará convenios de coordinación y de concertación, según corresponda, con instituciones públicas y privadas, docentes o investigadores que realicen enseñanza, investigación y experimentacion con animales con el objeto de:

I. Propiciar Ia creación de un registro;

II. Fomentar el establecimiento de foros de participación con personas y organizaciones de Ia sociedad interesada en Ia investigación con animales; y

III. Proponer que los planes y programas de estudio de instituciones de enseñanza promuevan una cultura sobre Ia importancia de salvaguardar Ia protección y el trato digno y respetuoso hacia los animales en toda actividad humana.

Artículo 54.- Durante el desarrollo de un proyecto de enseñanza, investigación y experimentación, se deberá evitar que el animal se someta a periodos prolongados de inmovilización. En caso de que así se requiera, se deberán tomar en cuenta las necesidades biológicas del animal. Si el animal muestra signos de dolor, sufrimiento o lesiones, se deberá modificar el método de inmovilización o retirar al animal del proyecto.

Artículo 55.- Los proyectos de enseñanza, investigación y experimentación que involucren el uso de substancias peligrosas en animales, así como Ia administración de organismos infecciosos o que por las características de las substancias u organismos empleados impliquen un riesgo al ser humano u otros animales, deberán ser debidamente aislados. Se deberá incluir las medidas de bioseguridad necesarias, así como un plan de contingencias para atender emergencias.

Artículo 56.- El proyecto de enseñanza, investigación y experimentación que requiera Ia muerte del animal, o si el animal sobrevive, pero como consecuencia del proyecto sufrió lesiones graves, alguna incapacidad física o padezca dolor que no pueda ser controlado con analgésicos, se le deberá aplicar el  sacrificio animal adecuado.

Artículo 57. En los casos en que a consecuencia del proyecto de enseñanza, investigación y experimentación el animal muera se deberán tomar las previsiones necesarias para Ia rápida eliminación sanitaria de los cadáveres y material de desecho, de conformidad con las normas que al efecto establezcan Ia Secretaría de Salud, Ia Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación y Ia Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Artículo 58.- Una vez finalizado el proyecto de enseñanza, investigación y experimentación, los animales empleados deberán recuperar su estado fisiológico y de salud.

Artículo 59.- Los responsables señalados en este capítulo tendrán las siguientes prohibiciones:

I. Realizar más de una cirugía en el mismo animal.

II. Capturar animales en su hábitat, en la vía o espacio público, en establecimientos, lugares e instalaciones destinados al mantenimiento, cuidado y alojamiento temporal o definitivo, centros de trabajo, espectáculo o exhibición, para utilizarlos en actividades de enseñanza , investigación y experimentación;

III. Aplicar y utilizar técnicas de identificación en los animales que provoquen lesiones, pérdida de una parte sensible del cuerpo, alteración de Ia estructura ósea y problemas de salud en la posteridad.

IV. Maltratar, lesionar, matar o provocar dolor a un animal para realizar experimentos, prácticas o demostraciones, incluyendo las vivisecciones, en instituciones de todos los niveles y tipos, granjas didácticas o lugares e instalaciones en donde se usen animales con fines educativos. Dichos planteles deberán recurrir a Ia utilización de modelos plásticos, videos y demás material disponible;

V. Utilizar un animal en más de un experimento que comprometa su salud en la posteridad ya sea que se trate o no del mismo proyecto de enseñanza, investigación y experimentación.

VI. Suministrar durante el transcurso de las investigaciones agentes paralizantes de las placas motoras de los músculos. En caso de utilizar relajantes musculares, éstos deberán emplearse simultáneamente con un anestésico.

CAPITULO VI

Sacrificio animal adecuado de los animales

Artículo 60.- Las disposiciones del presente Capítulo regulan el sacrificio animal adecuado de los animales. La persona que lo realice deberá estar certificado en Ia utilización y aplicación de diversas  técnicas  y procedimientos para provocar Ia muerte del animal instantánea e indolora de conformidad con lo establecido en las normas oficiales mexicanas que para tal efecto emita la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Artículo 61.- El sacrificio animal adecuado requerirá de Ia opinión de un Médico Veterinario Zootecnista y procederá en los siguientes casos:

  1. Padecer una enfermedad incurable o se encuentre en fase terminal;
  2. Sufrir lesiones graves que comprometan su salud;
  3. Tener incapacidad física o sufra de dolor que no pueda ser controlado;
  4. Padecer estrés crónico irresoluble;
  5. Sufrir problemas conductuales irreversibles que representen un riesgo para las personas, otros animales y el propio animal;
  6. Padecer sufrimiento provocado por un accidente;
  7. Sufrir trastornos seniles; 
  8. Cuando se encuentren en una instalación de alojamiento temporal y el número de animales exceda Ia capacidad de operación de éste, comprometiendo Ia salud del animal y los demás ejemplares;
  9. Cuando haya nacimientos a pesar de que los animales se encuentren en un programa de control reproductivo;
  10. Por medida sanitaria, situación de emergencia, epidemias, epizootias de conformidad con Ia Ley General de Salud y las normas oficiales mexicanas aplicables;
  11. Por contingencias ambientales y emergencias ecológicas, siempre y cuando los métodos empleados cumplan con las disposiciones que establece Ia presente Ley y de conformidad con lo establecido en Ia Ley Federal de Sanidad Animal y las normas oficiales mexicanas aplicables;
  12. Por falta de reclamación de animales capturados que se encuentren en establecimientos, lugares e instalaciones destinados al mantenimiento temporal o definitivo, en término de 15 días;
  13. Por agresión reincidente a animales o personas;
  14. Por orden expresa de Ia autoridad ministerial o jurisdiccional, debidamente fundada y motivada;

Artículo 62.- Queda prohibido:

I. Provocar Ia muerte de animales por envenenamiento, asfixia, el uso de ácidos corrosivos e instrumentos punzocortantes, corriente eléctrica, golpes, así como el uso de métodos o procedimientos que causen dolor o prolonguen Ia agonía de éstos.

II. lntroducir animales vivos en líquido hirviendo o caliente;

Ill. Desollar o desplumar animales vivos;

IV. Realizar el sacrificio animal adecuado de animales en Ia vía pública,  salvo por motivos de peligro inminente que ponga en riesgo Ia integridad de las personas, así como para evitar que se prolongue Ia agonía del animal, cuando no sea posible su traslado inmediato a un Iugar adecuado;

V. Realizar eI sacrificio animal adecuado de hembras en el último tercio de gestación, salvo en los casos que este en peligro su salud o que se trate de medidas de control animal o restauración ecológica;

VI. Permitir que los menores de edad observen el sacrificio animal adecuado de animales; y

VII. Permitir que los animales presencien eI sacrificio animal adecuado de otros.

Artículo 63.- Únicamente se podrá provocar Ia muerte por sacrificio animal adecuado previa insensibilización de los animales, salvo que el método elegido para provocar Ia muerte garantice por sí mismo una muerte sin dolor y sin sufrimiento, el cual deberá estar previsto en las normas oficiales mexicanas.

La muerte de hembras,  visiblemente  gestantes, sólo podrá ser inducida mediante el uso de anestésicos.

CAPITULO VII

De la participación ciudadana

Artículo 64.- Las asociaciones protectoras de animales podrán proporcionar servicios de atención médico-veterinaria en los Centros de Control y Atención Animal, siempre que cuenten con médicos veterinarios que tengan cédula profesional.

Artículo 65.- Para la elaboración de las normas oficiales mexicanas a que se refiere esta Ley, las autoridades competentes tomarán en cuenta la opinión de los ciudadanos de conformidad con lo dispuesto en la Ley Federal sobre Metrología y Normalización.

Artículo 66.- Las autoridades competentes podrán celebrar convenios de concertación con las asociaciones protectoras de animales para apoyar en la captura de los animales abandonados y ferales en los espacios públicos y remitirlos a los Centros de Control y Atención Animal o, en su caso, a las instalaciones para el resguardo de animales de las asociaciones protectoras de animales, siempre y cuando cuenten con la infraestructura necesaria y el personal capacitado debidamente autorizado por la autoridad competente para dicho fin.

También podrán celebrar convenios en los que se establezca el destino que se dará a los animales que no sean reclamados por su guardián o responsable en los términos del artículo 25 de esta ley.

Los Centros de Control y Atención Animal promoverán la adopción de animales abandonados y, en general, la educación ambiental basada en el trato digno y respetuoso de los animales. Los animales que sean dados en adopción deberán ser esterilizados previamente.

Artículo 67.- Los Centros de Control y Atención Animalproporcionarán la atención médica y alimenticia necesaria a los animales domésticos o abandonados que se encuentren bajo su cuidado. También estarán obligados a retirar de la vía pública y de las áreas de uso común de inmuebles sujetos al régimen de propiedad en condominio, a los animales cuyo bienestar se encuentre comprometido ante la ausencia de una persona responsable de su cuidado sin que se condicione dicho servicio al pago previo del mismo.

Artículo 68.- Las autoridades competentes autorizarán la presencia de representantes de las asociaciones protectoras de animales que así lo soliciten, cuando se realicen actos de sacrificio humanitario de animales en las instalaciones públicas destinadas para dicho fin. También se permitirá la presencia de observadores cuando se realicen visitas de verificación a establecimientos públicos y privados que manejen animales.

Los animales muertos en los domicilios o en la vía pública deberán ser llevados en bolsas de polietileno o contenedores herméticamente cerrados a los centros de inhumación o disposición final autorizados o establecidos por los municipios y los Órganos Político-Administrativos del Distrito Federal.

Artículo 69.- Los Consejos Ciudadanos para la Protección de los Animales serán órganos de vinculación y enlace con instituciones públicas y privadas, organizaciones académicas y asociaciones protectoras de animales, para coadyuvar en el diseño y evaluación de las políticas que sobre protección y bienestar animal se implementen a nivel nacional y estatal.

La integración y el funcionamiento de este Consejo se regirán conforme a lo que establezca el reglamento correspondiente.

Artículo 70.-Toda persona tiene derecho a que las autoridades competentes pongan a su disposición la información que les solicite en materia de protección, trato digno y respetuoso a los animales, en los términos previstos en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.

Artículo 71.- Los ciudadanos en lo individual o en lo colectivo fomentarán en Ia sociedad, Ia protección y el trato digno y respetuoso hacia los animales y los valores que sustentan esta Ley.

TÍTULO IV

De las medidas de seguridad, de las sanciones, de los delitos y de las denuncias

CAPÍTULO I

Disposiciones Generales 

Articulo 72.- Las autoridades, en el ámbito de sus facultades, tienen la obligación de realizar las investigaciones correspondientes ante cualquier denuncia de maltrato o sacrificio injustificado de animales y, en general, antecualquier hecho, acto u omisión derivado del incumplimiento de la presente Ley, su reglamento y demás disposiciones jurídicas aplicables, así como emitir y aplicar las sanciones correspondientes.

Artículo 73.- Las entidades federativas determinarán, en los términos de sus respectivas leyes, las infracciones, sanciones, procedimientos y recursos en materia de protección y bienestar animal, de conformidad con lo establecido en esta Ley.

Artículo 74.- Las violaciones a los preceptos de esta Ley, su reglamento y demás disposicionesque emanen de ella, serán sancionadas administrativamente por las autoridades correspondientes, sin perjuicio de las penas que correspondan cuando sean constitutivas de delitos.

 CAPÍTULO II

Medidas de Seguridad

Artículo 75.-De existir riesgo inminente, ante flagrancia, o se estén llevando a cabo actividades, prácticas, hechos u omisiones, que alteren Ia protección, trato digno y respetuoso y Ia salud de un animal, Ias autoridades competentes, fundada y motivadamente, podrá ordenar inmediatamente las siguientes medidas de seguridad:

  1. Clausura temporal de los establecimientos, instalaciones, servicios o lugares donde se tengan, utilicen, exhiban y comercien animales donde no se cumpla con la legislación correspondiente;
  2. El aseguramiento precautorio de animales cuya salud y vida esté en peligro. En este caso, la autoridad podrá designar un depositario que garantice el bienestar del animal de conformidad con lo establecido en la presente Ley; y
  3. Clausura definitiva cuando exista reincidencia en los casos que haya motivado una clausura temporal o cuando se trate de hechos, actos u omisiones cuyo fin primordial sea el de realizar actos prohibidos por la presente Ley.

Podrán ser designados como depositarios las sociedades protectoras de animales que cuenten con instalaciones para el resguardo de animales. El presunto infractor será responsable por los gastos en que incurra el depositario en el cuidado del animal.

Artículo 76.- Cuando la autoridad administrativa ordene alguna de las medidas de seguridad previstas en esta Ley, indicará al interesado las acciones que deberá llevar a cabo para subsanar las irregularidades que motivaron la imposición de dichas medidas, así como los plazos para su realización a fin de que una vez cumplidas éstas se ordene el retiro de la medida de seguridad impuesta.

CAPÍTULO III

De las Sanciones

Artículo 77.- Es responsable de las faltas previstas en esta Ley cualquier persona que participe en Ia ejecución de las mismas o induzca directa o indirectamente a cometerlas.

Artículo 78.- Las violaciones a los preceptos de esta Ley serán sancionadas administrativamente por las autoridades competentes con las siguientes sanciones, independientemente de las sanciones penales a que haya lugar en su caso:

  1. La violación a las disposiciones contenidas en los artículos 14, 15, 16, 22, 29, 33, 34, 37, 38 con multa de 10 a 1,000 días de salario mínimo;
  2. La violación a lo dispuesto en las fracciones II,III, VIII, IX y X del artículo 18 y en las fracciones  II, VII, XI y XIV del artículo 19, con arresto administrativo hasta por 36 horas, el decomiso de los animales, la clausura definitiva del lugar donde se realice el espectáculo y multa de 10 a 3,000 días de salario mínimo;
  3. La violación a lo dispuesto en los artículos 23 y 25 con multa de 50 a 1,000 días de salario mínimo;
  4. La violación a lo dispuesto en el artículo 35 con clausura temporal o definitiva del lugar donde se realice el espectáculo;
  5. La violación a lo dispuesto en las fracciones IV a XIII del artículo 36con una multa de 100 a 2,000 días de salario mínimo, así como clausura temporal o definitiva del lugar donde se realice la exhibición;
  6. La violación a lo dispuesto en las fracciones  IV, V, VII, VIII, IX y X del articulo 40 y el artículo 50 con una multa de 100 a 2,000 días de salario mínimo, así como clausura temporal o definitiva del lugar donde se realice el entrenamiento;
  7. La violación a lo dispuesto en las fracciones I, II, III, VI XI, XII y XIII del artículo 40 con arresto administrativo hasta por 36 horas, el decomiso de los animales y multa de 1,000 días 3,000 días de salario mínimo;
  8. La violación a lo dispuesto en los artículos 45 y 46con una multa de 100 a 2,000 días de salario mínimo, así como, clausura temporal o definitiva de los establecimientos mercantiles y todo aquel lugar que  se  dedique  a Ia compraventa de animales;
  9. La violación a lo dispuesto en el artículo 49 con una multa de 4,000 días de salario mínimo, arresto administrativo hasta por 36 horas, el decomiso de los animales y la clausura definitiva del lugar.
  10. La violación a lo dispuesto en loa artículos 59 y 62, con una multa de 300 a 3,000 días de salario mínimo.

En caso de reincidencia, el monto de la multa podrá ser hasta por el doble de la sanción pecuniaria correspondiente.

En los casos en que se imponga como sanción la clausura temporal, la autoridad competente deberá indicar al infractor las medidas correctivas y acciones que debe llevar a cabo para subsanar las irregularidades que motivaron dicha sanción, así como los plazos para su realización.

Los animales decomisados podrán ser donados a establecimientos que tienen animales en exhibición, o bien, a las asociaciones protectoras de animales, quienes deberán garantizar la existencia de las condiciones adecuadas para el bienestar de los animales.

Artículo 79.- Para la imposición de las sanciones por infracciones a esta Ley, se tomará en cuenta:

  1. La gravedad de la infracción;
  2. Las condiciones económicas del infractor;
  3. La reincidencia, si la hubiere;
  4. El carácter intencional o negligente de la acción u omisión constitutiva de la infracción; y
  5. El beneficio directamente obtenido por el infractor por los actos que motiven la sanción.

Para efectos de la presente Ley, se reincide cuando habiendo quedado firme una resolución que imponga una sanción se cometa una nueva falta posterior a aquélla.

Artículo 80.- Para el caso de violaciones que realicen los laboratorios científicos, las instituciones educativas o quienes ejerzan la profesión de médico veterinario, el monto de la multa se incrementará hasta en un treinta por ciento, independientemente de la responsabilidad civil, penal o administrativa en que incurrieran.

Artículo 81.-Del dinero que se recaude por concepto de multas derivadas de violaciones a esta Ley, las autoridades destinarán el cincuenta por ciento de los montos recaudados a los municipios o delegaciones para atender las acciones relacionadas con las atribuciones que esta Ley les confiere.

Artículo 82.- Las resoluciones dictadas con motivo de la aplicación de esta Ley podrán ser impugnadas en los términos previstos por las leyes de procedimiento administrativo correspondientes.

CAPÍTULO IV

DELITOS COMETIDOS POR ACTOS DE MALTRATO O CRUELDAD EN CONTRA DE ANIMALES

Artículo 83.- Las autoridades de procuración e impartición de justicia, así como de ejecución de sanciones de las entidades federativas, conocerán y resolverán de los delitos o ejecutarán las sanciones y medidas de seguridad a que se refiere este capítulo.

Artículo 84.-Al que intencionalmente realice actos de maltrato o crueldad en contra de cualquier especie animal, causándole lesiones evidentes, sin que pongan en peligro la vida del animal, se le impondrá de seis meses a dosaños de prisión. Esta pena se aplicará a quien transgreda lo establecido en las fracciones II, IV, VI, VII y X del artículo 18, fracciones II, XI, XIII y XIV artículo 19, fracciones I, II, III, VII, XI, XII y XIII artículo 40, fracciones V y IX artículo 49, fracciones I, III, V, VI artículo 59  de esta ley.

Si las lesiones ponen en peligro la vida del animal no humano se incrementarán en una mitad las penas señaladas.

Artículo 85.-Al que intencionalmente cometa actos de maltrato o crueldad en contra de cualquier especie animalprovocándole la muerte, se le impondrán de dos a cuatro años de prisión.En caso de que se haga uso de métodos que provoquen un grave sufrimiento al animal previo a su muerte, la pena seaumentará en una mitad.Esta pena se aplicará a quien transgreda loestablecido en las fracciones V y IX artículo 18, fracción I artículo 19, fracción VI artículo 40, fracción VII artículo 49 y fracción IV artículo 59 de esta Ley.

Se entenderá por métodos que provocan un grave sufrimiento todos aquellos que lleven a una muerte no inmediata y prolonguen la agonía del animal, como la muerte por envenenamiento, asfixia, el uso de ácidos corrosivos e instrumentos punzo cortantes, golpes, así como el uso de líquidos calientes o en ebullición.

CAPÍTULO V

De las Denuncias

Artículo 86.- Toda persona, ya sea física o moral, podrá denunciar de manera anónima ante las autoridades competentes aquellos actos u omisiones que puedan constituir infracción o violación a las disposiciones de la presente Ley.

Si por la naturaleza de los hechos denunciados se tratare de asuntos de competencia de otra autoridad, quien reciba la denuncia deberá turnarla a la autoridad competente.

La autoridad está obligada a informar al denunciante sobre el trámite que recaiga a su denuncia y en el plazo de 15 días hábiles le notificará personalmente las medidas que se hayan tomado y, en su caso, la imposición de la sanción respectiva.

Artículo 87.- La denuncia deberá presentarse por escrito y contener al menos:

  1. Los actos, hechos u omisiones denunciados; 
  2. Los datos que permitan identificar al presunto infractor; y
  3. Las pruebas que en su caso ofrezca el denunciante.

En situaciones de emergencia, la autoridad competente procederá a realizar una visita de verificación en términos de las disposiciones legales correspondientes, a efecto de determinar la existencia o no de la infracción o violación motivo de la denuncia.

Una vez calificada el acta levantada con motivo de la visita de verificación referida en el párrafo anterior, la autoridad correspondiente procederá a dictar la resolución que corresponda.

Sin perjuicio de la resolución señalada en el párrafo anterior, la autoridad dará contestación en un plazo de treinta días hábiles, la que deberá notificar personalmente al denunciante y en la cual se informará del resultado de la verificación, de las medidas que se hayan tomado y, en su caso, de la imposición de la sanción o pena respectiva.

La autoridad está obligada a informar al denunciante sobre el trámite que recaiga a su denuncia y sobre las medidas adoptadas para garantizar el bienestar de los animales que fueron objeto de cualquier maltrato.

Si fuese una denuncia ciudadana, derivada de un espectáculo público o algún deporte, bastará que el denunciante se presente ante la instancia correspondiente a manifestar los hechos de su denuncia, a través de una comparecencia o fe de hechos. La autoridad correspondiente ejecutará el procedimiento de verificación y vigilancia a efecto de aplicar las sanciones y medidas de seguridad que correspondan, de acuerdo a esta Ley y demás disposiciones que correspondan.

Artículo Segundo.- Se reforma el párrafo décimo primero del artículo 4, el párrafo primero del artículo 20 y el párrafo primero del artículo 21; se deroga el párrafo segundo del artículo 21; todos de la Ley Federal de Sanidad Animal para quedar como sigue:

Artículo 4.-

…Bienestar animal: lo establecido en laLey General para la Protección de Animales…

Artículo 20.- La Secretaría en términos de esta Ley y su Reglamento, emitirá las disposiciones de sanidad animal que definirán los criterios, especificaciones, condiciones y procedimientos para salvaguardar el bienestar de los animales conforme a lo establecido en la Ley General para la Protección de Animales. Para la formulación de esos ordenamientos se tomarán en cuenta, entre otros, los siguientes principios básicos.

I. a V. …

Artículo 21.- Los propietarios o poseedores de animales domésticos o silvestres en cautiverio tendrán las obligaciones que establece la Ley General para la Protección de Animales.

Derogado

Artículo Tercero.- Se reforman los artículos 874 y 2470 del Código Civil Federal para quedar como sigue:

Artículo 874.- La apropiación de los animales domésticos se rige por las disposiciones contenidas en el Título de los bienes mostrencos así como en la Ley General para la Protección de Animales.

Artículo 2470.- El arrendatario está obligado a proteger el bienestar del animal en los términos señalados en la Ley General para la Protección de Animales, sin poder cobrar nada al dueño.

TRANSITORIOS

PRIMERO.- La presente ley entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO.- Se derogan todas aquellas disposiciones que contravengan lo dispuesto en esta Ley.

TERCERO.- Las legislaturas de los Estados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal emitirán las disposiciones para regular las materias que este ordenamiento dispone dentro de los ciento ochenta días siguientes a su entrada en vigor. Asimismo, reformarán las leyes correspondientes para definir las unidades administrativas que se encargarán de su aplicación.

CUARTO.- El Ejecutivo Federal expedirá las disposiciones reglamentarias correspondientes dentro de los ciento ochenta días naturales a la fecha de entrada en vigor del presente Decreto.

QUINTO.- Las peleas de gallos y corridas de toros, novillos y becerros a que se refiere la fracción X del artículo 18 quedarán prohibidas a partir del primero de enero de 2016.

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República a los seis días del mes de octubre de dos mil catorce.

__________________________

Sen. Gabriela Cuevas Barron

__________________________

Sen. Jorge Emilio González Martínez

 


Para mayor referencia de estas enfermedades véase: Maguiña Vargas, Ciro, et al., Enfermedades de mascotas en humanos. Revisión actualizada, Revista de la Sociedad Peruana de Medicina Interna, 17(1), 2004.

Los Servicios de Salud Pública del Distrito Federal estiman que “de 1,200,000 animales que anualmente se les aplica la vacuna antirrábica, un 10% (120,000), son callejeros, sin especificar si son gatos o perros”. Respuesta a la Solicitud de Información Pública No. 0321500008813.

Estos términos son práctica común en otros países para hacer referencia a los poseedores de algún animal, enfatizando que sus vidas deben ser custodiadas y protegidas por los humanos.

Respuesta de los Servicios de Salud Pública del D.F. a la solicitud de información pública No. 0321500008813.

Respuesta de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal a la solicitud de información bajo el número de folio 0109000018013.

Animals In Traveling Circuses: The Science on Suffering, 2006. Citado en: http://www.animanaturalis.org/p/1375/cautividad_y_transporte#nota1.

Dichas entidades fueron: Baja California Sur, Coahuila, Durango, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora y Tabasco.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=50572