Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Lunes 21 de mayo de 2018
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 11 de Abril de 2013
Gaceta: LXII/1SPO-121/40312
Jueves 11 de Abril de 2013
Gaceta: LXII/1SPO-121/40312

De la Sen. Martha Elena García Gómez, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, la que contiene punto de acuerdo para que se incorpore la protección integral, promoción y garantía de los derechos de las niñas, niños y adolescentes en el Pacto por México.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE ATENCIÓN A GRUPOS VULNERABLES.

Sen. Martha Elena
García Gómez

SEN. ERNESTO CORDERO ARROYO

PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA DE LA

CÁMARA DE SENADORES DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN.

P R E S E N T E.

La que suscribe, MARTHA ELENA GARCÍA GÓMEZ, Senadora del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional de la LXII Legislatura, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8, numeral 1, fracción II, 108 y 276 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración del Pleno de esta Soberanía, la siguiente proposición con punto de acuerdo de urgente resolución para que se incorpore la protección integral, promoción y garantía de los derechos de las niñas, niños y adolescentes en el Pacto por México , al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

En México, niñas, niños y adolescentes representan aproximadamente el 37 por ciento de la población mexicana, lo cual indica que este sector constituye una importante proporción de la población, que incide de manera directa e indirecta en el desarrollo del país.

La UNICEF en México [1] proporciona cifras que reflejan que aproximadamente 4 de cada 10 habitantes en México son niños y adolescentes, más de 3 millones de niños y niñas entre 5 y 17 años no van a la escuela, y finalmente 6 de cada 10 niños, niñas y adolescentes en México han vivido directamente alguna forma de violencia en casa o en la escuela.

En el ámbito educativo la UNICEF señala que en 2008, más de 357 mil niños y niñas entre 5 y 11 años de edad no asistían a la escuela debido a diversas causas. La principal causa se relaciona con la pobreza y el trabajo infantil: en 2007, se estimó que 556 mil niñas y niños entre los 5 y los 11 años trabajaban.

Una problemática más, es la violencia que sufren principalmente las niñas, esto de conformidad con el Estudio Nacional Sobre Fuentes, Orígenes y Factores que Producen y Reproducen la Violencia contra las Mujeres [2], el cual señala que a lo largo de 30 años (1980-2010), los homicidios entre las niñas menores de cinco años representan 7.4 por ciento del total de homicidios ocurridos en todos los grupos de edad.

Con lo referente al ejercicio de la titularidad de los derechos de la niñez y la adolescencia, la Encuesta Nacional sobre la Discriminación en México 2010 menciona que seis de cada diez personas opina que los niños deben tener los derechos que les da la Ley, mientras que tres de cada diez consideran que deben tener los derechos que sus padres les quieran dar. Poco más de tres por ciento considera que los niños no tienen derechos porque son menores de edad.

Por otro lado, nuestro andamiaje jurídico contempla en el artículo 4º Constitucional que a la letra dice, “en todos las decisiones y actuaciones del Estado se velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Este principio deberá guiar el diseño, ejecución seguimiento y evaluación de la políticas públicas dirigidas a la niñez”, no obstante, resulta importante puntualizar que lo establecido en el artículo 1º constitucional, en un sentido amplio respecto a la reforma de derechos humanos, es complementario del artículo 4º y por tanto, ofrece en efecto una concepción integral de los derechos humanos de la niñez y la adolescencia, y su reconocimiento a partir de la Convención sobre Derechos del Niño.

Además, de lo establecido en la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes con el objeto de garantizar la tutela y el respeto de sus derechos fundamentales, sin embargo, resulta de trascendental importancia la armonización de la legislación y plantear una agenda de la mano con los diferentes órdenes de gobierno respecto a los derechos de los niños, las niñas, y los adolescentes atendiendo los principales retos y problemáticas como: la falta de acceso a los servicios de salud, el embarazo en adolescentes, la mortalidad materna, la deserción escolar, el trabajo infantil, la pobreza en la niñez y la violencia en el núcleo familiar y en el ámbito comunitario, especialmente en el escolar, el abuso sexual infantil, entre otras.

Es así que resulta pertinente que la protección integral, promoción y garantía de los derechos de las niñas, niños y adolescentes sea colocada en la agenda nacional, como un tema de relevancia para México.

En ese sentido, el Pacto por México, es el resultado de un consenso político manifestado en un acuerdo que más allá de las diferencias políticas, coloca los intereses de la ciudadanía por encima de cualquier interés partidario.

Este nuevo acuerdo es necesario para realizar cambios en la forma en que la sociedad transita para lograr el crecimiento económico, la transición democrática, la disminución de la pobreza y la desigualdad social.

En este marco resulta adecuado, referirnos a la situación de la niñez y la adolescencia en México, que lejos de gozar de un estado de derecho y la protección integral de los derechos que se consagran en el marco jurídico nacional e internacional, vive una situación de pobreza, desigualdad y discriminación que lacera profundamente su dignidad como personas.

La evidencia nos muestra que con mayor frecuencia la infancia se encuentra concentrada en las grandes y pequeñas ciudades, que si bien encuentran ciertas bondades cercanas a los servicios de salud, de educación y de instalaciones recreativas, también se enfrentan a situaciones de desigualdad social y niveles de pobreza que sitúan a la niñez en un plano de vulnerabilidad que desestabiliza la formación de las futuras generaciones y visibiliza la falta de servicios tan esenciales como la electricidad, el agua potable, atención a la salud, entre otros.

No obstante, para contribuir a garantizar las demandas que la infancia presenta, resulta necesario comprender la magnitud y la naturaleza de cómo las niñas, los niños y los adolescentes resultan gravemente afectados por fenómenos como la pobreza, la exclusión y la discriminación. Sin embargo, también resulta necesario eliminar los obstáculos que atentan contra la inclusión de las personas menos favorecidas; garantizar acciones tendientes a prevenir, reducir y eliminar la discriminación, la pobreza y la desigualdad, así como que se satisfagan las necesidades e intereses que demanda la infancia.

La reforma constitucional en materia de derechos humanos, introduce en el marco jurídico mexicano, la visión fundamental del ser humano y la obligación del Estado Mexicano de velar por los derechos de la niñez y de la adolescencia, principalmente por el principio del interés superior de la niñez, consagrado en el artículo 4º constitucional. No obstante, obliga al Estado para dar cumplimiento con el andamiaje jurídico contemplado en la Convención sobre los Derechos del Niño, sus protocolos facultativos y con los demás tratados internacionales.

Por otro lado, hoy más que nunca existe la conciencia de los retos para la protección de los niños, las niñas y los adolescentes, esto es así, que en septiembre de 2000 en la Cumbre del Milenio, se acordaron  diversos objetivos que incorporan metas específicas relacionadas con la infancia, como lo son la  reducción de la pobreza extrema en la niñez hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA, la reducción de la mortalidad mundial de niños menores de cinco años en dos terceras partes, y el logro de la educación básica universal para el 2015.

México, definitivamente requiere del respeto, la promoción y la defensa de los derechos humanos, el actuar responsable y comprometido de quienes fungimos como representantes o gobernantes es necesario para llevar a cabo un consenso que permita que el tema de la niñez y de adolescencia se encuentre inmerso en la agenda pública en todos los ámbitos de la vida.

El cumplimiento de la reforma de derechos humanos, es apenas el piso mínimo que la infancia requiere y necesita del compromiso de las autoridades en los tres ámbitos de gobierno y de la sociedad organizada, sólo así podremos consolidar una política de Estado desde el enfoque de los derechos humanos, cuya plataforma garantice las necesidades y demandas más apremiantes de una parte de la población más vulnerable.

La inclusión  del tema de la niñez en la agenda pública, es un ejercicio de voluntad, de responsabilidad y de compromiso frente a la situación de discriminación y desigualdad que viven en México, cientos de niñas, niños y adolescentes.

Es así que resulta importante incluir la protección integral, promoción y garantía de los derechos de las niñas, niños y adolescentes en el Pacto por México, toda vez que se  requiere de un esfuerzo coordinado en aras de incorporar el tema de manera prioritaria y de esta manera lograr el efectivo ejercicio de estos derechos.

Considerando que el Consejo Rector del Pacto por México es el responsable de articular las negociaciones centrales de las reformas del Pacto, así como determinar las mesas de trabajo por materia y/o reforma, y que será el Congreso de la Unión el que se encargará de su discusión, es que se propone exhortar a dicho Consejo para que considere e incluya el tema de referencia al Pacto.  

Compañeras y Compañeros Senadores:

Una sociedad que se mire justa y democrática, no puede serlo, sino antes se establecen las condiciones necesarias para que la niñez y la adolescencia se desarrollen en un ambiente en el que se de efectividad a sus derechos con igualdad, no discriminación y un espacio libre de violencia.

Por lo expuesto, de conformidad con los artículos 8, numeral 1, fracción II, 108 y 276 del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración y aprobación del Pleno de la Honorable Cámara de Senador el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO DE URGENTE RESOLUCIÓN

ÚNICO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente al Titular del Ejecutivo Federal, al Consejo Rector del Pacto por México, y a los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión, a que sea incorporada la protección integral, promoción y garantía de los derechos de las niñas, niños y adolescentes en el Pacto por México.

Dado en el salón de Sesiones del Senado de la República, a los días 20 del mes de marzo de 2013.

SEN. MARTHA ELENA GARCÍA GÓMEZ


[1] UNICEF México,2009

[2] Estudio Nacional Sobre Fuentes, Orígenes y Factores que Producen y Reproducen la Violencia contra las Mujeres, 2012, Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

http://www.senado.gob.mx:80/?ver=sp&mn=2&sm=2&id=40312