+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Intervención del Senador Tereso Medina Ramírez



Sen. Tereso
Medina Ramírez


Grupo Parlamentario del
Partido Revolucionario Institucional
Coahuila
Senador Electo por el Principio de Primera Minoría
Senador(a) Suplente del Senador(a): Braulio Manuel Fernández Aguirre
Av. Paseo de la Reforma 135, Edif. del Hemiciclo
Integración en Comisiones.

Intervencion del día Jueves 07 de diciembre de 2017


Presentación de Iniciativa

Proyecto de decreto por el que se expide la Ley del Instituto Federal de Conciliación y Registro Laborales; y se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo; de la Ley Federal de Entidades Paraestatales; de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; de la Ley del Seguro Social y de la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, en materia de justicia laboral.

El Senador Tereso Medina Ramírez: Con su permiso, señor Presidente.

Antes de fijar este posicionamiento de esta iniciativa, le hago de su conocimiento que este posicionamiento, de acuerdo a la Junta de Coordinación Política, decidimos presentarlo en dos partes, el primero es el que va a ser el de la voz, y el segundo, si en el caso de que estuviera el Senador Isaías González, también hará uso de la palabra en esta tribuna, igualmente, están los Senadores del sector obrero, Jesús  Priego Calva y el Senador don Armando Neyra.

Señoras y señores Senadoras y Senadores, también con la presencia del Presidente de la Comisión del Trabajo, el Senador Miguel Ángel Chico Herrera.

Como es de su conocimiento, el 24 de febrero del 2017, fue publicado en el Diario Oficial de la Federación, el decreto por el que se declaran reformadas y adicionadas diversas disposiciones de los artículos 107 y 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de justicia laboral.

Entre los puntos más importantes de la reforma constitucional, destaco el traslado de la impartición de la justicia laboral, de las Juntas de Conciliación y Arbitraje a los Tribunales Laborales del Poder Judicial de la Federación, o de las entidades federativas.

La obligación de acreditar que se cuenta con la representación de los trabajadores, cuando se trate de obtener la celebración de un contrato colectivo de trabajo, así como el establecimiento de la función conciliatoria, a cargo de centros de conciliación especializados en el orden local y en un organismo público descentralizado, en un orden federal, el que además contaría con la competencia exclusiva para conocer sobre el registro de contratos colectivos de trabajo y sindicatos, entre otras facultades especiales, como las de capacitación y adiestramiento, seguridad e higiene, obligaciones patronales en materia educativa o aplicación de disposiciones laborales en conflictos entre dos o más entidades federativas.

Los retos que se impusieron al Poder Legislativo, una vez aprobada y publicada la reforma constitucional, fueron números e imperativos. 

El primero, instituir los tribunales laborales dependientes del Poder Judicial de la Federación y de las entidades federativas que eventualmente sustituirán a las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

El siguiente es instituir los centros de conciliación especializados federales, y de las entidades federativas, como organismos descentralizados con personalidad jurídica y patrimonios propios, con plena autonomía técnica, operativa, presupuestaria de decisión y de gestión.

Para ello, de conformidad con el Transitorio Segundo, el Congreso de la Unión y las legislaturas de las entidades federativas debían realizar adecuaciones legislativas, dentro del año siguiente a la entrada en vigor del mismo.

Como efecto del establecimiento del organismo descentralizado federal, la tarea inmediata sería la designación de su titular, para lo cual el Ejecutivo someterá una terna a la consideración de la Cámara de Senadores, la cual, previa comparecencia de las personas propuestas, realizará eventualmente la designación correspondiente.

Otro más para que las autoridades competentes y las Juntas de Conciliación y Arbitraje transfieran los expedientes y documentación que en el ámbito de sus respectivas competencias tengan bajo su atención o resguardo, el organismo descentralizado.

Todo este imperativo ordenado por la reforma, condicionó la necesidad de dictaminar la Ley Reglamentaria del Apartado A del artículo 123 constitucional, la Ley Federal del Trabajo, a fin de adecuar los cambios aprobados por el Congreso y las legislaturas en los estados.

El día de hoy se presentó en el Senado de México, el decreto por el que se expide la Ley del Instituto Federal de Conciliación y Registro Laborales, y reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, de la Ley Federal de Entidades Paraestatales, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, de la Ley de Amparo, de la Ley del Seguro Social y de la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, en materia de justicia laboral.

Los temas centrales que constituyen la presentación de dicho decreto son:

Por un lado, la creación del organismo público descentralizado, denominado Instituto Federal de Conciliación y Registro Laborales, la reforma, adición y el derogamiento de diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, de la de la Ley Federal de Entidades Paraestatales, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, de la Ley de Amparo, de la Ley del Seguro Social y de la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, con el propósito de hacerlas afines con la reforma constitucional aprobada.

Para el diseño de la iniciativa que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, fueron analizadas, entre otros temas, la filosofía de los nuevos tribunales, a fin de conservar su naturaleza social y su carácter tutelar de los derechos de los trabajadores, así como su adecuación en las leyes orgánicas que darán sustento a su integración, organización y funcionamiento, su asignación presupuestal, los mecanismos de incorporación de especialistas en materia de conciliación, a fin de transformarla en una verdadera y profesional intervención con pleno conocimiento de las  normas de trabajo integral, la adecuación de la Ley de Amparo, el proceso de transición, la revisión del procedimiento ordinario y la creación de procedimientos especiales que sustentan los cambios, considerando como elemento esencial de todos éstos, en el acceso a una justicia cercana, objetiva, imparcial y eficiente.

De manera importante, se analizó el procedimiento para el registro de los sindicatos y de los contratos colectivos de trabajo, reconociendo una plena libertad sindical y de negociación, alineando este último con el requisito de representación que diera certeza a la nueva norma constitucional.

No podemos dejar de mencionar la creación de Tribunales Especializados en materia de seguridad social, que resolvieran de manera inmediata los conflictos individuales de seguridad social que se encuentran adicionados, relacionados con el reconocimiento de derechos o el otorgamiento de prestaciones en dinero o en especie, derivadas de los diversos seguros que componen el régimen obligatorio del Seguro Social, organizado y administrado por el Instituto Mexicano del Seguro Social y de aquellas que conforman la Ley del Seguro Social y la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, deban cubrir el Instituto y el Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y las Administradoras de Fondos para el Retiro.

Finalmente, la presente iniciativa considera, además, aspectos sustantivos de la Ley Federal del Trabajo. Todo este compromiso y esfuerzo se ve reflejado en este proyecto de decreto que será analizado por la soberanía de este Congreso de la Unión y que dará la pauta para el cambio constitucional aprobado.

Seguro de que estaremos atentos a cualquier observación, comentario, señalamiento, ¿Por qué no decirlo también? Cuestionamientos que se hagan a su formulación por parte de legisladores del Poder Judicial, de especialistas en materia de los sectores involucrados en el mundo del trabajo, de instituciones académicas, profesionales del derecho o de la sociedad, que permitan enriquecer y perfeccionar su contenido en beneficio de los factores de la producción y en beneficio de este gran país.

Señoras y señores Senadores:

Esta iniciativa, agrego, no tiene, a mi juicio personal, ninguna procedencia desde el punto de vista partidista, es un tema de México, para México y para los trabajadores de México, para que por esa vía los trabajadores mexicanos o cualquier sector productivo que nos involucre en el manejo de la relaciones laborales responsables en este país, y que acuda a los tribunales a garantizar el derecho a la justicia, tomando como base que el derecho laboral es un derecho humano, está escrita esta iniciativa en ese pensamiento.

Los trabajadores de México lo que desean es tener sindicatos, cuya existencia y representación y su razón de ser sean preferentemente y únicamente los trabajadores mexicanos, así lo opinaron los trabajadores de México.

También, esta iniciativa tiene como destinatario, en el sentido de que nuestro país cada día tiene una economía más abierta, pues tenemos que dar las normas constitucionales del derecho para garantizar, de aquí en adelante, en la hora presente, no solamente el reto de generar los empleos que muchos trabajadores que me están escuchando en este momento lo necesitan y lo reclaman con su justo derecho, sino además de conservar los empleos y garantizarles los mismos, también garantizarles mejores condiciones de vida, mejores salarios.

Porque consideramos que la competitividad de México no puede darse sobre la base de bajos salarios, la competitividad de nuestro país y en nuestras empresas tiene que darse sobre la base de respetar los derechos laborales de los trabajadores, de respetar los derechos humanos y de pensar también que las empresas exitosas tengan también, como lo merecen, trabajadores exitosos.

Está también inscrita esta reforma en el otro reto fundamental que estamos en el país de alguna manera diseñando este gran proyecto de nación, que es ligar los salarios a la productividad para que de ahí en adelante sea otra de las vías para mejorarle la calidad de vida a los trabajadores, ligando los esfuerzos que representan los incrementos de la productividad para lograr mejoras económicas salariales para nuestros trabajadores mexicanos.

El otro tema también cuando le preguntamos a los trabajadores de México ¿cómo querían su relación laboral entre sindicato y empresa? ellos expresaron tres cosas: queremos una relación laboral justa, equitativa y flexible para que permanezca con el tiempo, pero queremos una relación laboral y queremos una ley laboral que le quede a México, que le quede a los trabajadores de México, que son los auténticos generadores de esta gran riqueza nacional.

En pocas palabras, nos estamos incluyendo en este momento en el arranque y por eso pido, solicito, el apoyo de todos los Senadores de este Pleno, de esta Cámara, sin partidos políticos, que le abramos la ventana a México para asegurarle una verdadera y auténtica aplicación de la justicia laboral en estas vías en donde está inscrita la iniciativa, y en ese sentido podríamos pensar que estamos abriendo esta etapa, compañeras y compañeros, para darle a México un sindicalismo responsable para los trabajadores, un sindicalismo para la generación de empleos, un sindicalismo responsable para el crecimiento con justicia para nuestros compañeros trabajadores, un sindicalismo responsable, y termino, que tenga tres compromisos al mismo tiempo: libertad para el hombre, justicia para el pueblo e independencia para la nación.

Por su atención, muchas gracias.

Y está aquí el Senador Isaías González que me antecede la palabra.