+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Angélica De la Peña Gómez



Sen. Angélica
De la Peña Gómez


Grupo Parlamentario del
Partido de la Revolución Democrática
Lista Nacional
Senadora Electa por Representación Proporcional Basado en el Capítulo II, Sección I Artículo 56
de la CPEUM
Suplente: Adriana Noemí Ortíz Ortega

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 03 Oficina 07, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 53-45-30-00 Ext. 3127, 3519

E-mail: angelicadelapena@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Martes 07 de noviembre de 2017


Presentación de Iniciativa

Proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal de Trabajo.

La Senadora Angélica de la Peña Gómez: Con su venia, señor Presidente.

Señoras Senadoras, señores Senadores:

La presente iniciativa que voy a tener el honor de leer está signada por las Senadoras Diva Hadamira Gastélum, Martha Elena García, Marcela Torres Peimbert y Pilar Ortega Martínez.

Es una iniciativa que está diseñada, discutida y tiene también la pluma de Conapred, particularmente tengo que reconocer y agradecer siempre el apoyo, la dinámica que le caracteriza a la Presidenta del Consejo de Conapred, Alexandra Hass, que ha destacado con una gran relevancia entre otras iniciativas importantes que están en Conapred particularmente esta iniciativa.

Igual agradezco la presencia de Marcelina Bautista que dirige el Sindicato de Trabajadoras del Hogar.

Como se sabe, el trabajo doméstico no es la primera ocasión que lo tratamos en el Senado de la República, hemos insistido en diversas ocasiones que se tiene que reformar la Ley Federal del Trabajo para que se reconozca este trabajo remunerado, porque es además una de las principales fuentes de trabajo a nivel internacional. Hemos insistido también solicitándole y citándole al titular del Ejecutivo Federal que envíe a este Senado de la República para su revisión y aprobación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo.

Nos parece muy importante destacar que este trabajo es un trabajo feminizado que se caracteriza además de su precariedad por tener condiciones discriminatorias que normalizan la exclusión de este importante sector de mujeres principalmente, el 97 % son trabajadoras del hogar, y se les excluye de sus derechos laborales más elementales.

No existe, por ejemplo, obligación de un contrato, se excluye de prestaciones entre otras, la del Seguro Social, no hay una regulación de la jornada laboral ni de su salario, entre otras situaciones que es importante cambiar.

El principal reto que tiene México es el reconocimiento de los derechos de las trabajadoras y de los trabajadores domésticos que están inscritos en la ratificación necesaria e imprescindible que tenemos que impulsar del Convenio 189, pero además también de la recomendación 201 de la Organización Internacional del Trabajo, sobre el trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos.

La Organización Internacional del Trabajo adoptó en 2011 el convenio sobre  las trabajadoras y trabajadores domésticos y además la recomendación que lo acompañe que se conoce como la Recomendación 201, estos dos documentos contienen una serie de normas y directrices, que, de ser puestas en operación por los países que se adhieren contribuirán a restituir derechos  y a mejorar las condiciones laborales y de vida de las trabajadoras y los trabajadores domésticos.

En el país, de acuerdo con cifras de Inegi  existen más de 2 millones de empleadas domésticas, quienes sufren discriminación múltiple por sus condiciones, ya he dicho que el 97 % son mujeres, y es que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Discriminación de 2010, este sector es uno de los más frecuentes vulnerados de sus derechos, y específicamente tengo que destacar el de los derechos laborales.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación ha señalado recientemente que 14 % del total de mujeres que están empleadas se desempeñan como trabajadoras del hogar, una quinta parte de las mujeres que ejercen esta profesión, tienen menos de 20 años de edad, y alrededor del 30 % de las personas que trabajan en este sector, sólo cuenta con estudios de primaria.

Hasta 2015, 22 países habían ratificado el convenio, más de la mitad son países latinoamericanos, la ratificación sin duda implica que el país se compromete a aplicar el convenio en su territorio y hacer susceptible de la supervisión en la Organización Internacional del Trabajo.

México, como sabemos, no lo ratifica todavía, aunque ha manifestado en distintas ocasiones su intención de sumarse a él, pero aún no se toman acciones contundentes para eliminar los elementos de discriminación que obstaculizan que las trabajadoras del hogar puedan inscribirse dentro de la seguridad social y contar, por ejemplo, con una base salarial estándar mínima y prestaciones de ley.

La Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social deben modificarse para armonizar sus preceptos a los estándares de la Organización Internacional del Trabajo.

En esto, algunos países nos llevan ventaja. Voy a mencionar, por ejemplo, el caso de Brasil, que ya reconoce en su Constitución que iguala los derechos laborales de las trabajadoras domésticas. Filipinas que acaba de promulgar una ley especial que es la Ley de Trabajadores Domésticos o lo que está haciendo, por ejemplo, Uruguay, Argentina donde ya se reconocen los derechos laborales, y están teniendo mucho éxito, nos parece que en México son experiencias importantes que nosotros debiéramos aprender de ellas.

Su aprobación obligaría a una armonización legislativa, además de la modificación a la Ley Federal del Trabajo  y la general del IMSS para que podamos hacer valer estos derechos  como lo hemos estado reiterando, como es el caso de la seguridad social, salarios justos, contratos, etcétera.

Permitiría, con estas reformas  establecer la obligación para inspeccionar a  las instituciones públicas en la regulación de las relaciones obrero-patronales que no se hace respecto a este trabajo, y daría la pauta para que se homologuen los derechos de este tipo de empleos.

Voy a mencionar rápido la encuesta nacional de uso de tiempo que establece que casi dos millones de hogares declaran que contratan trabajo del hogar, en estos hogares viven 4 millones 854 mil personas que se benefician de las labores remuneradas del hogar.

Por su parte, una estimación con base únicamente en la proporción del número de hijos e hijas y el estado civil de la trabajadora del hogar que se levantaba en Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, del año pasado nos acerca a una cantidad de 9 millones 400 mil personas que se beneficiarían de los ingresos percibidos por las trabajadoras del hogar cuando sean reconocidas como tales y, por supuesto, tengan acceso a un empleo digno, decente y bien remunerado.

A raíz de la conmemoración del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, el pasado 30 de marzo, se renovaron votos y voluntades por los derechos laborales de las trabajadoras, y se instaló la mesa interinstitucional para la ratificación del Convenio 189 del OIT, dicha mesa está conformada por Senadoras y Senadores de diferentes partidos políticos.

Como yo decía al principio, esta iniciativa la estamos signando la Senadora Diva Hadamira Gastélum, la Senadora Martha Elena García, la Senadora Marcela Torres Peimbert y la Senadora Pilar Ortega, aquí está acompañando en esta presentación, ojalá que le den uso de la palabra, señor Presidente para que apoye esta iniciativa, sería muy emblemático, por las características del resultado de esta iniciativa que le puedan dar la voz a la Senadora Diva Hadamira Gastélum, porque, miren, este es un ejercicio de Parlamento Abierto.

Esta mesa además, cuento con la presidencia de la unidad de género del Senado, de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, de Inmujeres, de Conapred, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de IMSS, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la Secretaría de Gobernación, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar, la Organización Hogar Justo Hogar, el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, ONU-Mujeres y también de la OIT como observador.

De esta mesa se derivó un grupo  conformado por los equipos técnicos de las y los Senadores participantes, el Conapred y el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir.

La finalidad es elaborar esta iniciativa que hoy estoy poniendo a su consideración a nombre de todas nosotras y de todas estas organizaciones que además de reformar algunos artículos de la Ley Federal del Trabajo, también adiciona otros, y eventualmente deroga otros.

¿Qué caracteriza esta iniciativa?

Define como trabajadora del hogar a toda persona que de manera remunerada realice actividades de aseso, asistencia y demás propios o inherentes al hogar en el marco de una relación laboral y no  lucrativa, que no importe para el patrón, beneficio económico directo, conforme a las horas o jornadas semanales establecidas en la ley.

Se establecen tres modalidades: Las personas que trabajan para un patrón y residen en el domicilio, o lo que comúnmente se le ha denominado de “planta”; las personas que trabajan para un patrón y no residen en el domicilio, de entrada por salida, y de las personas trabajadoras del hogar que trabajan con diferentes patrones y no residen en el domicilio en ninguna de ellas.

Prohíben la contratación de personas menores de 15 años. Tenemos que recordar que el trabajo doméstico infantil es una forma de trata y esta forma de trata por desgracia está ahí, oculta, invisible. La ley tiene que prohibir que se contraten a personas menores de 15 años. Y a quienes son mayores de 15 años y menores de 18, siempre que sigan estudiando y dependiendo siempre el trabajo que tenga que realizar.

Se establece que el trabajo del hogar deberá fijarse mediante un contrato escrito. Se dota a las personas trabajadoras migrantes de protección y seguridad a no ser discriminados. Es algo que también estamos observando mucho, mujeres que vienen de Centroamérica, que están buscando trabajo o que no pueden pasar a Estados Unidos, se quedan acá, buscan trabajo. ¿Dónde? El trabajo doméstico, y sufren una gran discriminación precisamente por la situación en la que se encuentran.

Para las personas trabajadoras del hogar que residen en el domicilio, las jornadas de trabajo no podrán exceder de ocho horas diarias.

En caso de ser aprobada la presente iniciativa, las personas trabajadoras del hogar contarán con las prestaciones establecidas en esta ley, tales como vacaciones, prima vacacional, pago de días de descanso, acceso a seguridad social, a aguinaldo.

Las distintas propuestas de reforma, por obviedad de tiempo, señor Presidente, señoras Senadoras y Senadores, no las voy a leer, las conocen ustedes porque lo tienen en el Diario de los Debates y han circulado.

Y entonces lo que llamamos la atención, todas nosotras y todas estas organizaciones, es que realmente nos sentemos a reformar esta ley. Nos parece que  lo que aquí está inscrito en estas reformas, no tiene desperdicio, tienen un gran proceso atrás de involucramiento de distintas instituciones, y por supuesto también tienen el visor, tienen la clara determinación de que se está de acuerdo por parte de las trabajadoras del hogar que hoy están constituyendo sus propias formas de organización sindical.

Es cuanto.

Gracias a todas ustedes y a todos ustedes por su atención.