+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Angélica De la Peña Gómez



Sen. Angélica
De la Peña Gómez


Grupo Parlamentario del
Partido de la Revolución Democrática
Lista Nacional
Senadora Electa por Representación Proporcional Basado en el Capítulo II, Sección I Artículo 56
de la CPEUM
Suplente: Adriana Noemí Ortíz Ortega

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 03 Oficina 07, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 53-45-30-00 Ext. 3127, 3519

E-mail: angelicadelapena@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Martes 10 de octubre de 2017


Posicionamiento Gpo. Parlamentario en Comparecencia.

Comparecencia del Titular de la Secretaria de Relaciones Exteriores. Análisis del V informe de Gobierno. Política Exterior.


Dr. Luis Videgaray Caso.


Intervenciones de Grupos Parlamentarios.

La Senadora Angélica de la Peña Gómez: Con su venia, señor Presidente.

Doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Relaciones Exteriores.

El análisis del contenido del Quinto Informe de Gobierno constituye en los hechos la última evaluación sobre el estado de la nación que haremos quienes hoy nos encontramos en estas funciones. 

De ahí la relevancia de que el grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática exprese un planteamiento claro y contundente en torno a lo que ha sido la política exterior de nuestro país en el último año y de la administración del Presidente Peña.

Por ello, más allá del simple recuento estadístico o anecdótico de los 13 viajes internacionales o de la visita a nuestro país de siete jefes de estado o de gobierno que tuvieron lugar a lo largo de los últimos 12 meses, el análisis del Quinto Informe de Gobierno representa una oportunidad inmejorable para evaluar la política internacional del gobierno al que usted representa.

Usted no sólo es el responsable de lo acontecido en la Cancillería a partir de su nombramiento en enero de este año. Usted también es el responsable de la principal crisis de credibilidad que ha sufrido la institución presidencial en las últimas décadas.

Según el texto de la presentación del informe, el cual está suscrito personalmente por usted, y leo entre comillas.

“La política exterior es la herramienta principal del Estado mexicano para afirmar la soberanía nacional y fomentar el desarrollo económico y social por medio de las interacciones con el exterior”.

Sin embargo, usted convirtió la política exterior de nuestro país en una herramienta al servicio de sus intereses particulares y del grupo político que usted representa, comprometiendo la soberanía y lesionando drásticamente la dignidad y de las y los mexicanos que hoy en día aún le reprochamos el haber invitado a nuestro país, y tratado como Jefe de Estado, a pesar de su odio y hostilidad, a quien entonces era un mediano candidato del Partido Republicano.

Episodios como éste llevarán a cualquier análisis serio y objetivo a la conclusión de que durante los últimos cinco años las relaciones de México con el mundo se han consolidado como uno de los rubros con mayor debilidad y ausencia de rumbo.

Las prioridades se encuentran dispersas en el simple recuento estadístico, y a cinco años de distancia, en lugar de avanzar hemos retrocedido cada día más en el escenario internacional.

En ese contexto, si algo nos ha dejado claro el estudio del Quinto Informe de Gobierno en materia de política exterior, es precisamente la certeza colectiva mayoritaria de que al actual gobierno le faltó fortaleza, capacidad, voluntad, imaginación para hacer un alto en el camino de manera humilde y corregir el rumbo, replantear los objetivos y ajustar la estrategia.

En México el Titular del Poder Ejecutivo tiene el monopolio exclusivo de la definición de la conducta internacional de nuestro país. Pero también ha sido posible, y esto hay que reconocerlo aquí en este Senado de la República, de que eso ha sido posible gracias a la complacencia, complicidad o ausencia de visión, o falta de disposición, o carencia de autonomía de un Poder Legislativo que no ha sabido, y en ocasiones no ha querido, ejercer a cabalidad sus facultades constitucionales de control y que se ha resistido a modificar y actualizar dicho modelo para hacerlo compatible con el nuevo contexto de diversidad y pluralidad política y social que caracteriza a nuestro país en estos días.

Necesitamos fortalecer el ejercicio cotidiano de nuestras facultades constitucionales en materia de política exterior, claro, entre otras, pero hoy nos ocupa la materia exterior, y redefinir todo aquello que sea necesario para ejercer una verdadera tarea de corresponsabilidad y un mayor contrapeso democrático.

En la democracia de América, de Alexis de Tocqueville, escribió que es precisamente la conducción de los asuntos exteriores en donde los regímenes democráticos parecen decididamente más inferiores a los demás, y México no es la excepción.

Demandamos una política exterior que refleje los intereses de las mayorías y no sólo los de la élite o la minoría gobernante, una política exterior que tenga clara sus prioridades, que defina claramente cuál es el lugar que queremos que ocupe México en el mundo, y que siente las bases para la reinserción internacional de nuestro país en los próximos años y décadas.

Hemos sido simples testigos de la consolidación de la tendencia, que ha permitido que países como China y otras economías en desarrollo tomen ventaja y se coloquen en una mejor posición en el escenario global y regional de nuestro tiempo.

China ha terminado de desplazarnos como socio comercial de los Estados Unidos, y Brasil también, con todo y sus problemas políticos sigue siendo el país más visible y con mayor liderazgo en América Latina.

De igual forma, hemos llegado tarde y seguimos muy lejos de regiones como Asia-Pacífico y África, sin olvidar que aún no logramos aprovechar al máximo el potencial de nuestras relaciones con regiones como la Unión Europea.

Seguimos sin recuperar espacios reales y significativos con América Latina y el Caribe, y la dependencia hacia los Estados Unidos nos ha mostrado como una nación cada vez más vulnerable.

Como consecuencia, la percepción internacional sobre México es que somos un país ensimismado en su problemática interna sin rumbo, y particularmente extraviado en sus relaciones con el mundo.

Hoy padecemos un contexto definido y caracterizado por la crisis de confianza en la relación con los Estados Unidos, al igual que por el estrepitoso fracaso de la estrategia nacional y bilateral de lucha contra el narcotráfico.

De esta forma, en este último año, el gobierno de la República no sólo nos ha sumido en la peor crisis de seguridad en la que hayamos tenido conciencia, también al país, en una de las situaciones de mayor debilidad y subordinación frente a los Estados Unidos.

Por ello el gobierno decidió que era buena idea declarar persona no grata y expulsar al Embajador de Corea del Norte de México.

Por primera ocasión escuché a usted, hace rato, decirnos que era para proteger a Japón, y ello demuestra que nuestro gobierno ha sido incapaz de presentar una posición digna frente al embate cotidiano y sistemático del presidente Trump.

En el grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática sostenemos que el fracaso de la estrategia nacional de lucha contra la delincuencia y la aceptación de esquemas de cooperación injerencistas y asistencialistas, es responsabilidad exclusiva del titular del gobierno Federal.

De aquí que lo más importante sea buscar redefinir los actuales esquemas de cooperación vigentes entre México y Estados Unidos.

Necesitamos un modelo de interacción bilateral y verdaderamente responsable y corresponsable, porque la agenda bilateral más importante para nuestro país sigue dominada por los temas de interés de los Estados Unidos.

No hemos visto que el gobierno mexicano haya sido capaz de colocar los temas de interés para México como prioridades del diálogo bilateral, temas como la migración, el desarrollo regional, la construcción de una verdadera vecindad siguen brillando por su ausencia.

Ha llegado el momento, pues, de decidir si queremos seguir siendo una nación cuyo destino se encuentre subordinado al de la potencia vecina, o si nos definimos a ser una nación cuyo destino dependa fundamentalmente de nosotros mismos.

Por cierto, la principal medalla que presenta el Poder Ejecutivo en este Quinto Informe de Gobierno es la celebración en nuestro país del Período de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, encuentro que será recordado gracias a que usted, de manera directa y personal, emprendió una embestida contra Venezuela apartándose de las formas más elementales y los principios que históricamente han permitido a nuestro país incidir y juzgar el papel de actor protagónico en escenarios similares de polarización y conflicto.

Qué bueno que hoy Venezuela nos está invitando para que participemos en este diálogo. La verdad, era innecesario lo que se perpetró desde la OEA. Además no nos fue bien, porque perdimos, perdió usted, ni modo. 

Concluyo señalando que el texto del Quinto Informe de Gobierno, al igual que el de los cuatro anteriores, ha sido una simple recopilación y enumeración de fechas, encuentros, viajes, buenos deseos y acciones sin contenido o resultados visibles.

Por lo tanto, la discusión de fondo, más allá de cifras y recuentos, sigue siendo la principal y urgente redefinición del papel que nuestro país juega en el escenario internacional.

Hay que discutir, por cierto, más respecto a lo de Cataluña, tenemos algunas diferencias, y todas estriban en no repetir el mismo asunto de Venezuela. No hay que meternos en los asuntos internos de los países.

Bueno, yo le escuché, sería bueno que nos la aclarara. Bueno, en fin.

Me parece que también sería importante, y por obviedad del tiempo voy a terminar, señor Presidente, simplemente recordando que no se trata de apoyar o no apoyar a ningún gobierno.

No nos equivoquemos, no es así. ¡No! México nunca ha tenido una intromisión en los asuntos internos de los países. Tengamos cuidado con eso.

Nos guste o no nos guste, estemos de acuerdo o no estemos de acuerdo, o nos preocupe, incluso, lo que está haciendo Corea del Norte, incluso aun cuando nos preocupe.

Me parece que tengo alguna referencia que me preocupa respecto a lo que puede ser este gobierno, el único que no ha suscrito un tratado internacional. Ojalá que no pase eso, y en la historia tengamos a este sexenio como un sexenio que se ha resistido a seguir reconociendo los tratados internacionales.

Y no me queda claro por qué, qué fue lo que dijo respecto al reconocimiento del Comité  sobre Desaparición Forzada.

Ojalá que nos pongamos de acuerdo y el Ejecutivo, la Cancillería  pueda enviar los tratados internacionales que México necesita probar.

Gracias, señor por su atención.