+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención del Senador



Sen.


Senador Electo por el Principio de Primera Minoría
Suplente:
Integración en Comisiones.

Intervencion del día Jueves 04 de abril de 2019


Intervención

Sesión Solemne

Para recibir la visita del Sr. Roberto azevedo, Director General de la Organización Mundial de Comercio.

El Director General de la Organización Mundial de Comercio, Roberto Azevêdo: Senador Martí Batres, Presidente del Senado.

Doctora Graciela Márquez  Colín, Secretaria de Economía.

Diputada Padierna Luna, Vicepresidente de la Cámara de Diputados.

Excelencias.

Señoras y señores:

Buenas tardes y muchas gracias por su amable invitación, es un honor verdaderamente para mí estar aquí hoy con ustedes.

México es uno de los estados fundadores de la Organización Mundial del Comercio y sigue desempeñando un papel muy importante en nuestra labor.

Yo quiero agradecerles su apoyo a la OMC y su compromiso con la mejora de la cooperación económica entre las naciones.

Me complace tener hoy la oportunidad de reforzar aún más nuestras relaciones.

En el curso de mi visita me he reunido con el Presidente, con la Secretaria de Economía y con representantes del mundo académico y de la comunidad empresarial.

Me ha impresionado el afán de México por seguir integrándose en la economía mundial y su apoyo decidido a la OMC, y eso es muy importante.

El comercio, complementado por políticas adecuadas, contribuye a generar puestos de trabajo.

El comercio ayuda a reducir los precios a los consumidores y permite ofrecer una mayor selección de productos impulsando el crecimiento y el desarrollo.

El Congreso, claro está, desempeña un papel fundamental a ese respecto.

El Poder Legislativo es esencial para orientar el futuro del país.

Así que hoy estoy aquí para decirles que pueden contar con la OMC para apoyar sus objetivos económicos y de desarrollo.

(Aplausos)

La OMC es la única organización que se ocupa de las normas comerciales en el plano global, actualmente abarca cerca del 98 % del comercio mundial.

La OMC establece los principios comunes en que se sustentan las prácticas comerciales en el mundo entero y con eso sienta las bases del comercio mundial, es el único foro multilateral en que se puede deliberar y debatir sobre cuestiones comerciales; ofrece los mecanismos que permite a los países vigilar y examinar sus respectivas políticas comerciales y proporciona los medios para solucionar las diferencias que puedan surgir.

Este sistema de normas comunes ha demostrado ser esencial para el crecimiento y el desarrollo mundiales.

La organización ha supervisado un proceso histórico de apertura de los mercados e integración de las economías.

Las negociaciones que llevaron al establecimiento de la OMC dieron lugar a una reducción de los aranceles del 40 %.

El sistema ha aportado estabilidad y previsibilidad en el comercio mundial y ha resistido incluso a la crisis financiera de 2008 y sus consecuencias posteriores.

Todo ello ha facilitado la consolidación de relaciones económicas pacíficas entre las naciones, eso ha ayudado a las empresas mexicanas y a los gobiernos a planificar la actividad económica y con confianza.

Si la OMC no existiera había que inventarla; sin embargo, estos tiempos están demostrando ser tiempos difíciles para el comercio y para el sistema de comercio.

Las tensiones actuales entre importantes actores comerciales están poniendo seriamente a prueba a toda la comunidad internacional.

Los riesgos son reales y sus repercusiones económicas también lo son. Estamos siendo testigos de una desaceleración del crecimiento del comercio.

Esta semana hemos publicado nuevas cifras sobre el comercio y nuestros economistas prevén que la tasa de crecimiento del volumen del comercio de mercancías caerá en 2019 hasta 2.6 %.

En 2018 ese crecimiento fue de 3 %. En 2017 alcanzó el 4.6 %.

O sea, en dos años, en dos años nada más salimos de un crecimiento de 4.6 para una perspectiva de crecimiento de 2.6 %, y esta es una mala noticia para todo el mundo, debemos responder a esa situación.

De hecho, entre los últimos acontecimientos positivos del panorama internacional, figura una firma del nuevo acuerdo comercial T-MEC entre México, Estados Unidos y Canadá, en la entrada en vigor del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífica.

Sin embargo, en otras esferas, sigue habiendo retos importantes que también afectan a México.

En interés de todas las partes debemos trabajar para mejorar las perspectivas del comercio mundial y para revitalizar el crecimiento del comercio, y estamos adoptando medidas para ello.

Estamos trabajando de manera urgente para rebajar las tensiones, facilitamos el diálogo entre los miembros acerca de las cuestiones fundamentales complementando, por supuesto, los esfuerzos bilaterales y ayudamos a los miembros a solucionar sus diferencias.

También estamos trabajando para reformar la arquitectura del comercio y asegurarnos de que pueda responder a una economía en proceso de cambio.

Los miembros están debatiendo cómo mejorar el funcionamiento del sistema de comercio. Por supuesto, evolucionar no significa tirar por la borda lo que ya tenemos, el sistema representa los mejores esfuerzos de los gobiernos de todo el mundo que han trabajado juntos por más de 70 años y debemos valorizarlo.

Sin la OMC el mundo sería la Ley de la Selva, ¿y a qué me refiero exactamente cuando digo esto?

Imaginen  un escenario en que el comportamiento no cooperativo sea la norma, en que fuera posible aumentar los aranceles sin restricciones y sin aviso previo, y en que no existieran disciplinas comunes sobre las subvenciones, sobre los servicios, o sobre la propiedad intelectual, ni foro alguno en el que solucionara las diferencias comerciales.

Las empresas no tendrían certitud, la inversión disminuiría, el comercio disminuiría, el crecimiento disminuiría y se destruirían puestos de trabajo.

Algunos conflictos técnicos menores se convertirían rápidamente en guerras comerciales, y las guerras comerciales suelen tener consecuencias políticas, afortunadamente no es esa  la realidad de hoy.

Cuando llegó la crisis, en 2018, el proteccionismo, 2008, perdón, el proteccionismo pudo contenerse, lo que limitó el daño económico.

Gracias a este sistema que tenemos, de normas comunes, los miembros eran conscientes de sus compromisos y sabían dónde estaban las líneas rojas en gran medida.

No es necesario tratar de imaginar qué habría sucedido si este sistema no hubiera existido, basta con observar lo que ocurrió en la guerra, en la Gran Depresión de los años treinta, en aquel momento no contábamos con el sistema, no contábamos con la OMC o con un sistema multilateral como mecanismo de seguridad y la crisis se agravó rápidamente.

Se establecieron obstáculos comerciales que hicieron desapareceré dos tercios del comercio mundial, necesitamos el sistema, pero por supuesto hay  margen de mejora y estamos trabajando en ello, existe un verdadero impulso tras este debate.

Los líderes del G-20 pidieron que se tomasen medidas para mejorar y reformar la OMC, y México ha prestado un gran apoyo en este frente.

Se están presentando nuevas ideas para reforzar el sistema, mejorar la transparencia, agilizar las negociaciones y resolver los desafíos del sistema de solución de diferencias y el debate sigue en curso.

Cualesquiera que sean las medida concretas que los miembros deseen adoptar, es evidente que debe mejorar, actuar con más rapidez y ofrecer respuestas más eficaces a los desafíos de la actualidad.

Debemos seguir alcanzando nuevos acuerdos, en los últimos años hemos alcanzado una serie de  dispositivos importantes, como el Acuerdo de Facilitación del Comercio, el Acuerdo sobre Tecnología de la Información Ampliado y el Acuerdo para Eliminar las Subvenciones de la Exportación en el Sector Agrícola.

Y México ha desempeñado  un papel importante a este respecto a través del Embajador Mateo, que presidió el Consejo General de la OMC, en 2015, y ayudó a dirigir nuestra labor preparatoria de la Conferencia Ministerial celebrada en Nairobi, donde se alcanzó este Acuerdo Agrícola.

Actualmente estamos trabajando para aplicar estos importantes acuerdos y los miembros están debatiendo la forma de avanzar en otras esferas.

Por ejemplo, los miembros están trabajando intensamente a fin de cumplir el plazo de 2019, para cerrar un acuerdo sobre las subvenciones de la pesca, este es un importantísimo valor, México, en verdad está presidiendo estas negociaciones bajo la dirección del Embajador Zapata, el representante de México en la OMC, que está aquí con nosotros hoy.

Otras cuestiones objeto de debate son: la agricultura, la seguridad alimentaria, la reglamentación nacional en materia de servicios, el desarrollo.

Además algunos grupos de miembros están desplegando una intensa actividad en torno a diversas esferas que tienen cada día más importancia económica.

En particular existen iniciativas relacionadas con la facilitación de las inversiones, las micro, pequeñas y medianas empresas, el empoderamiento económico y de las mujeres y el comercio electrónico, un ámbito en el que tenemos algunas noticias  muy importantes.

En enero de este año 76 miembros de la OMC anunciaron su propósito de iniciar negociaciones  sobre esa cuestión, que evidentemente tiene una importancia trascendental para todas las economías, es decir que no se trata solamente de iniciar negociaciones.

Y México participa en todas estas iniciativas, son temas que tienen una importancia de primer orden para la economía mexicana, y lo que es más importante, esas iniciativas, todas están abiertas a cualquiera que quiera sumarse a ellas o participar en sus debates.

Hay una verdadera ambición detrás de unas de las cuestiones que he mencionado hoy, pero la cooperación internacional  no es fácil, exige un compromiso continuo, exige diplomacia, negociación, diálogo, la tentación de tomar las riendas y tratar de resolver las cosas por uno mismo  sin tener que pasar por dolores del multilateralismo, estar siempre presentes, pero como he señalado hoy, con un enfoque no cooperativo todos perdemos, así que debemos de redoblar nuestros esfuerzos para resolver todas esas cuestiones  y debemos trabajar por el sistema, cuento con el liderazgo de México a este respecto.

Aprovechemos esta oportunidad para reforzar la OMC y el comercio basado en normas  permisibles y actualizadas en beneficio de las generaciones venideras.

Yo no tengo dudas de que la intervención  y el apoyo de México serán muy importantes para hacer avanzar este diálogo.

Muchas gracias, una vez más.