+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Elvia Marcela Mora Arellano



Sen. Elvia Marcela
Mora Arellano


Grupo Parlamentario del
Partido Encuentro Social
Lista Nacional
Senadora Electa por Representación Proporcional Basado en el Capítulo II, Sección I Artículo 56
de la CPEUM
Suplente:

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 4 Oficina 29, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 5345 3000 Ext. 3597

E-mail: marcela.mora@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Jueves 21 de marzo de 2019


Intervención

Efemérides

Efeméride relativa al Natalicio de Benito Juárez García.

La Senadora Elvia Marcela Mora Arellano: Con el permiso de la Mesa Directiva.

Buenas tardes a todos y todas.

En el natalicio del Benemérito de las Américas, además de hacer una apología de su biografía fascinante, por cierto, la de la voz considera repensar su legado a la luz del trabajo legislativo.

Primero, traer a la tribuna de esta alta Cámara uno de los pilares de la ética juarista, la honrosa medianía que debe regir la vida de todo funcionario público.

Don Benito Juárez señalaba, como elemento básico de convivencia y respeto entre la sociedad, la igualdad entre gobernantes y gobernados. Recordar que nosotros, las y los aquí presentes, somos exactamente iguales al conjunto de ciudadanos y ciudadanas que representamos, es una dignidad que abona a la construcción de un México más justo.

Ha pasado más de un siglo y medio desde que el Presidente Juárez señaló con dura condena lo que entonces y penosamente hoy representa el principal problema, y el reto de este, mi México: la corrupción.

No solo expuso los desvíos de recursos en el ejercicio público, también habló de la corrupción legalizada o legitimada en salarios y compensaciones que altos funcionarios de todos los niveles y de todos los poderes perciben.

El Presidente Senador Martí Batres Guadarrama: Silencio, por favor y atención a la oradora.

Adelante.

La Senadora Elvia Marcela Mora Arellano: En un país donde el salario mínimo es de 102 pesos y 68 centavos es obsceno que un alto funcionario gane cinco mil veces esa misma cantidad, aunque debemos reconocer que las medidas de austeridad adoptadas hoy por el Poder Ejecutivo y Legislativo han abonado al ideario juarista que no paren este tipo de acciones, y que pronto el Poder Judicial haga lo propio.

Sello juarista y atributo de casi todas las repúblicas es la laicidad del Estado. Don Benito defendía que los gobiernos civiles no deberían tener religión, pues el gobierno, a efecto de no ser sectario, debería garantizar la libertad de creencia de cualquier culto, producto de su deísmo zapoteco.

La razón de los pueblos originarios demandó su escucha ante la conquista católica a través de él. Por otro lado, la nacionalización de bienes eclesiásticos, la desamortización de bienes, la institución del Registro Civil, que dio ciudadanía y visibilidad a tantos nadie, además de la clara delimitación entre el Estado y la Iglesia, mostraron la voluntad del gobierno juarista de concretar las ideas republicanas y laicas en México; problemática por la cual se enfrentó al poder fáctico más importante de la época: la Iglesia católica.

La libertad de pensamiento y promoción de la educación fueron puntos medulares en las acciones oficiales del Presidente Juárez. México era un país con un alto grado de analfabetismo y pues más de 30 años después de concluida la Guerra de Independencia, no había rumbo claro en el establecimiento de una política educativa, y él se propuso y ejecutó un plan que sentó las bases para la creación de la formación cívica.

Nuestro maestro, don Benito, señaló: “libre y para mí sagrado es el derecho de pensar. La educación es fundamental para la felicidad social, es el principio en el que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos; la importancia de la educación como la vía áurea del desarrollo social en cualquier país”, pensamiento que retomaría un juarista, confeso o discreto, pero siempre impecable, 75 años después, don Lázaro Cárdenas Del Río.

Don Benito Juárez fue el arquitecto de la República, sentó las bases para las libertades que hoy gozamos. La Revolución de Ayutla y la brillantísima generación de la reforma, con el estadista Juárez al frente, proclaman la Constitución de 1857 y las leyes de reforma, cuyos fines concretos eran eliminar las caducas estructuras coloniales y construir un Estado jurídico-político de corte moderno, de acuerdo con las corrientes liberales predominantes de entonces.

Aunque estas transformaciones nacionales provocaron reacciones negativas, como la Guerra de los Tres Años, la intervención extranjera y el segundo imperio, porque desgraciadamente, señoras y señores, siempre habrá quien defienda sus intereses y privilegios, incluso en detrimento de la propia Nación. Apátridas, se les dice.

A pesar de las inercias conservadoras sí se logró la separación de la Iglesia y el Estado, y la legitimación y consolidación de México como Nación independiente. Las leyes de reforma y su incorporación al texto constitucional, reafirman estos momentos históricos en la configuración política del país.

Su pensamiento e ideales siguen vigentes, al igual que muchos de los problemas que les dieron origen. Pienso que la mejor manera de celebrarlo es promoviendo la ejecución de los valores liberales, progresistas y democráticos que siempre defendió, resumidos, por cierto, en la carta que le escribe a Maximiliano de Habsburgo, la cual les invito a leerla, donde sentencia con firmeza y absoluta claridad:

“Es dado al hombre atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad; hacer de sus virtudes un crimen y de los vicios una virtud. Pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad y es el fallo tremendo de la historia, y ella será quien nos juzgue”.

Recordemos hoy el pensamiento juarista “por la salud, la fuerza y la unión de nuestro México”.

Es cuanto.

(Aplausos)

El Presidente Senador Martí Batres Guadarrama: Gracias, Senadora Marcela Mora.