+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Patricia Mercado

Intervencion del día Martes 16 de octubre de 2018


Intervención

Sesión solemne en conmemoración del 65 aniversario del Derecho al Voto de las Mujeres en México

La Senadora Patricia Mercado Castro: Muchas gracias.

Primero, bienvenidas todas ustedes, compañeras de muchos años de lucha y que seguramente lo que hoy festejamos es producto del trabajo de todas ustedes y también de nosotras.

Con su permiso, Presidenta Senadora Mónica Fernández, y con su permiso también Senadora Martha Lucía Micher, Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género, que hoy nos acompaña presidiendo esta sesión.

Hace 15 años cuando cumplimos 50 años de haber logrado el derecho al voto, hicimos un gran pacto las mujeres, hicimos un gran pacto, una primera reunión de mujeres rurales, diversas y ese pacto se reflejó, nombramos a una mujer que hablara por todas nosotras en ese evento, ese pacto era para, ok, ya logramos el voto, 50 años, pero no tenemos suficientes espacios de poder, pensando el poder como el espacio de toma de decisiones sobre reformas legislativas, sobre acuerdos legislativos y de política pública, y nombramos a la Ministra Olga Sánchez Cordero para que fuera nuestra voz, y lo que dijo ella en ese evento, que me parece que estos 15 años hemos honrado ese grito de acuerdo de todas, fue: “que se oiga fuerte y lejos, las mujeres queremos el poder”.

(Aplausos)

En estos 15 años creo que se ha oído fuerte y lejos que queremos el poder, ese poder de influencia de toma de decisión que no pueden ser ya solamente los hombres desde su formación de género los que tomen las decisiones, la sociedad es mixta, 50 y 50 % y de esa manera tenemos que representamos.

Este año tenemos una buena nueva, tenemos que festejar, tenemos que felicitarnos, puesto que es la primera vez, llegamos este año con la primera vez que usamos el derecho constitucional a la paridad y este Senado y la Cámara de Diputados son, es un Senado, es una Cámara de Diputados paritaria.

Cuando hicimos este pacto, que llamó mucho la atención, cómo mujeres tan distintas, con diferencias, porque las mujeres tenemos diferencias; no por tener el cuerpo de mujer pensamos igual, somos biológicamente iguales, pero política, ideológicamente, con visiones distintas.

Salió una revista muy importante, que no les voy a decir cuál, y en uno de sus números tenía una portada de tres hombres con mucho poder y el título era: “Juegos de Poder”, y había toda una investigación; dos semanas después, la misma portada, el mismo tipo de foto con tres mujeres, con mucho poder en ese momento, y el título  era: “El aquelarre”, es decir, no eran juegos de poder, sino eran pues las brujas que siempre hemos sido, haciendo ahí nuestro menjurje para,  ¡sabe qué! Realmente muy desagradable.

Pero es un poco esa concepción de que las mujeres vienen en las luchas sociales, vienen a luchas civiles, o bien, en el territorio de las mejores causas para la sociedad mexicana, pero no en el poder.

También decirles que en ese momento recordamos que una de las primeras Senadoras en 1964, doña María Lavalle Urbina, cuando le preguntaron ella llegó en este año, después de haber ganado el voto y dijo ella: “Los hombres me  dan la silla. Pásele, siéntese, pero no me dan el lugar”.  Y creo que ahora nosotros podemos decir: “Nos ganamos la silla y el lugar, pero todavía no el poder”.

(Aplausos)

Las mujeres no tenemos el suficiente poder político, ya muchos datos se han dicho acá, no tenemos poder militar, no tenemos poder eclesiástico, no tenemos poder económico.

Entonces la paridad, ¿para qué?

¿Para qué estamos aquí también tantas mujeres, aquí en la Cámara de Senadores?

Hay un para qué, tenemos que seguir trabajando por ello. Necesitamos paridad en otros ámbitos, la paridad política es para ganar, paridad educativa, no podemos seguir siendo servidoras, en el trabajo social,  nosotras trabajadoras sociales, ellos  abogados, no podemos, ellas enfermeras, ellos médicos, es decir, necesitamos que en el terreno educativo lograr que se abran las puertas para las niñas y las adolescentes en todos los espacios de la educación, es la manera que vamos a lograr mayor igualdad en el terreno económico del trabajo de los ingresos y también, por supuesto paridad en las responsabilidades familiares.

No podemos comernos el mundo con nuestra paridad en lo público y seguir teniendo casi exclusividad en las responsabilidades del cuidado de los vulnerables niños enfermos, personas con discapacidad y personas adultas mayores que necesitan cuidado.

Eso no se puede, eso habla de que las mujeres tenemos hambre de tiempo, precisamente por esta carga.

Entonces, la paridad política para lograr esas dos paridades, además de todo lo que se ha dicho también acá, y termino, desde que empezamos este Senado, que nos ha tocado a nosotros acá, de verdad, todas las mujeres de todas las fracciones, hemos pasado aquí a proponer una iniciativa legislativa que implica un nuevo derecho, desde el derecho a, por supuesto, definir sobre nuestro cuerpo y la legalización y despenalización del aborto hasta la paridad en los consejos de administración, por ejemplo  en la banca de desarrollo, pasando por muchas otras iniciativas.

Creo que sabemos las personas que estamos acá, por la lucha de muchas otras que nos han precedido y dispuestas, por supuesto a seguir haciendo los pactos con nuestros compañeros para avanzar en los derechos.

Así es que yo decido y termino, falta mucho por hacer, hay mucha simulación, hay violencia política, son nuevos temas que tenemos que enfrentar, pero tenemos  que felicitarnos como sociedad mexicana por esta  reforma política que construyó la paridad y bueno, aquí estamos las Senadoras haciendo buenos pactos con nuestros compañeros Sanadores para impulsar los derechos que todas ustedes en la calle están trabajando, están luchando con grandes capacidades y nosotros aquí ser la voz para hacer las reformas legislativas pertinentes.

Muchísimas gracias.