+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención del Senador Salomón Jara Cruz



Sen. Salomón
Jara Cruz


Movimiento Regeneración Nacional
Oaxaca
Senador Electo por el Principio de Mayoría Relativa
Suplente: Adolfo Gómez Hernández

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 4 Oficina 5, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 5345 3000 Ext. 3598

E-mail: salomon.jara@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Jueves 25 de octubre de 2018


Presentación de Iniciativa

Iniciativas

Del Sen. Salomón Jara Cruz, del Grupo Parlamentario Morena, con proyecto de Ley General para el Derecho a la Alimentación y la Soberanía Alimentaria.

El Senador Salomón Jara Cruz: Muchas gracias señor Presidente.

Con el permiso de todos ustedes.

Me es grato presentar ante ustedes la iniciativa de la Ley General de Derecho a la Alimentación y la Soberanía Alimentaria.

Afortunadamente fui parte de la LXI Legislatura cuando se aprobó la reforma constitucional que adiciona ambos párrafos del artículo 4º y a la fracción XX del artículo 27 de nuestra Carta Magna.

La reforma es muy enfática al reconocer este derecho. Toda persona tiene derecho a la alimentación adecuada para su bienestar y su desarrollo físico, emocional  e intelectual, el Estado lo garantizará.

Y, por otra parte, el desarrollo rural integral y sustentable tendrá entre sus fines que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca.

Cuando aprobamos esta reforma pusimos fin a 17 años de debate legislativo, a más de 40 iniciativas en un constante ir y venir de dictámenes entre ambas Cámaras, pero sobre todo porque con su promulgación pudimos después de varias décadas de neoliberalismo legislativo establecer nuevas y sustanciales atribuciones para el Estado. Ahí se establece que el Estado garantizará este derecho a la alimentación.

Lamento que después de siete años de su promulgación este derecho siga sin aplicación por la carencia de su  ley reglamentaria hasta el día de hoy.

Por ello quiero insistir en la presente aprobación de esta iniciativa para respaldar esta urgencia, permítame mencionar algunos datos de la difícil situación alimentaria que se vive en el país, y deshacer con ello el mito de que somos una gran potencia alimentaria.

Si bien, el saldo en la balanza se ha tornado positivo, en los últimos años eso no trae beneficios para la población si no tenemos una adecuada aplicación del derecho a la alimentación.

Solo para anotar los datos más relevantes.

Primero.  El año pasado importamos 16.3 millones de toneladas de maíz en grano, constituyéndonos el país que más importa este producto, que es originario de nuestro territorio. Con ello nos constituimos en el país que más importa alimentos en el mundo, ya que el país se convirtió en el grano con más producción y consumo.

Según datos del Inegi en México, existen 58 millones de mexicanos en condiciones de pobreza, e acuerdo con los datos de la Auditoría Superior de la Federación las importaciones de alimentos significan ya el 42 % de consumo nacional total de alimentos.

Las importaciones por productos significan que importamos el 95 % de soya, que consumimos; el 98 % del arroz; el 55 % del maíz; el 63 % de trigo; el 30 % de frijol; el 40 % de la carne de res y puerco, y, el nada honroso primer lugar como importador de leche en polvo.

Segundo.  Tenemos el primer lugar en obesidad y sobrepeso en el mundo con las consecuencias de la salud que se presentan a tal grado que hace unos meses la Secretaría de Salud decretó una emergencia sanitaria sobre diabetes.

Quizás la única emergencia que no se debe a plagas, epidemias o contagios, como estábamos acostumbrados, sino al tipo de alimentos que consumimos, a tal grado de que se han multiplicado los casos de diabetes, hipertensión y demás males cardiovasculares.

No olvidemos que la salud, como siempre, va de la mano de la buena alimentación.

Lo que es verdaderamente preocupante que el 40 % de nuestros niños vean afectados su futuro por la obesidad, si no hacemos nada al respecto, pues la presencia prolongada de obesidad de la niñez predice que estos niños tendrán menos nivel de vida adulta, ya que la comida chatarra sigue siendo un grave problema para la niñez.

Tercero. Ocupamos el primer lugar mundial en consumo de refrescos, llegando al grado de ingerir 180 litros per cápita de estos líquidos. Son las empresas dueñas de las marcas y su publicidad las causantes de la obesidad y los problemas de salud en  nuestro país, de tal forma que, en los lugares más recónditos y alejados del país, donde no hay agua, existen los refrescos que todos conocemos.

Cuarto. Somos grandes importadores de desechos alimentarios tales como sebos, vejigas, trozos de carne, pancita, hígados, patas, pescuezos, estómagos, grasas, a tal grado que entran al país 6 millones 350 mil toneladas de esos productos; el 16 % de productos que importamos son desechos, con un importe de 61 mil 037 millones de pesos, cantidad superior a todo el gasto productivo que nuestro país destina a la producción de alimentos.

En resumen, significa que cada mexicano se come 50.7 kilogramos per cápita por año de desperdicios y desechos importados mezclados en quesos, lácteos, productos procesados y comida chatarra.

Esto es, cinco veces más del consumo per cápita de frijol en México.

Quinto. Constituimos el corredor migratorio más grande del mundo.

Sexto. Según los indicadores de pobreza alimentaria en México, tenemos casi el doble de porcentaje mundial, mientras que en el mundo, según la FAO, 1 de cada 7 habitantes del planeta padecen hambre, 14.28 %.

En México 1 de cada 4 mexicanos o sea el 23.6 % de la población.

El hambre pues, tiene un claro rostro rural en donde 20 de los 28 millones de mexicanos considerados en pobreza alimentaria viven en el campo, y en más de 190 mil comunidades rurales con una población menor a 5 mil habitantes, donde viven 32.4 millones de personas el 50 % de ellas viven en poblaciones menores de mil habitantes.

Existen razones bien fundamentadas para argumentar que se requieren políticas públicas alimentarias para combatir dos grandes contrasentidos, que el modelo agro importador sea impuesto en nuestro país, uno de ellos que ahora gastamos más en importar alimentos, que en producirlos, ya que en el 2014 las importaciones agroalimentarias significaron 27 mil 560 millones de dólares, o sea, 476 mil 236 millones de pesos, monto que es 8.5 veces mayor que el presupuesto ejercido como gasto productivo de nuestro país.

Y lo otro, es una gran aberración que siendo el campo en donde se producen los alimentos, sea ahí donde se concentre el 80 % de la población con hambre.

Entre las principales características que tendrá la ley, sólo quiero señalar algunas importantes.

La iniciativa considera los principales acuerdos y consideraciones sobre el derecho a la alimentación que se ha tomado en la FAO, así como en el Parlatino, en Frente Parlamentario Contra el Hambre, Capítulo México y el Frente para América Latina y el Caribe, tales como establecer un derecho progresivo, definir los principios de este derecho como la universalidad, la igualdad y la no discriminación, entre otros.

La legislación también va a acorde la versión que tuvimos en México, las llamadas “garantías individuales hacia un esquema de derechos”, que se reflejó en la Constitución de nuestro país.

Y en la iniciativa también se incorpora lo que históricamente se ha reconocido al derecho a la alimentación como un derecho humano, considerado como un derecho fundamental y básico para la conservación y desarrollo de vida, tal y como se estable en el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que reconocen todas las naciones de la tierra, y es la carta fundamental de constitución de las Naciones Unidas.

Se incorporan también algunas recomendaciones de los acuerdos internacionales para solucionar el problema alimentario, tales como la Cumbre de la Alimentación, realizada en 1996, en Roma; los objetivos del Milenio suscritos en el año 2000; los objetivos para el desarrollo sustentable, suscritos en el 2015, que entre sus 17, destaca su meta número 2, que plantea erradicar el hambre en el año 2030.

Fue ahí donde, precisamente, se destaca que se desperdician en el mundo el 30 % de los alimentos.

Por eso, el Papa Francisco expresó: “En el mundo hay suficientes alimentos, pero no todos comen”.

Por ello, hoy propongo incorporar las siguientes cuatro políticas públicas para su posterior implementación en los programas y sus reglas de operación.

1.- Promover y favorecer con los programas públicos la producción social y local de alimentos. Esto significa cambiar el paradigma y la perspectiva de que será el mercado internacional quien nos dé la solución a la crisis alimentaria, lo que permitirá recuperar formas y modelos de producción local que faciliten que la producción familiar multimodal, multifuncional y campesina, produzcan sus propios alimentos.

2.- Apoyarse en la Organización Social para la Autosuficiencia Alimentaria.

3.- Realizar una conversión del gasto asistencia, que actualmente es la mayoría hacia el gasto productivo.

4.- Fortalecer la coordinación de políticas y programas y acciones institucionales, lo que permitirá avanzar en la construcción de una profunda reforma institucional.

La iniciativa propone quitar el carácter clientelar a los programas alimentarios. Caracteriza como delito el uso electoral de los programas públicos y penaliza a los funcionarios que realicen un uso político de una carencia como el hambre.

La iniciativa también limita a los funcionarios de programas sociales…

El Presidente Senador Martí Batres Guadarrama: Concluya, por favor, Senador.

El Senador Salomón Jara Cruz: Para postularse a puestos de elección popular hasta ver pasar un período de tres años.

Quiero concluir, señor Presidente, y una disculpa. Es muy importante esta ley.

Quiero solicitarle, señor Presidente, que pueda incorporarse en el Diario de los Debates todo lo que hoy presento como iniciativa.

Muchas gracias a todos.