+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Indira Kempis Martínez

Intervencion del día Martes 16 de octubre de 2018


Intervención

Comparecencia del Dr. Alfonso Navarrete Prida, Secretario de Gobernación, en el marco del Análisis del VI Informe de Gobierno del Presidente de la República, en materia de Política Interior

La Senadora Indira Kempis Martínez: Con el permiso de la Presidencia.

Buenas tardes a todos y todas.

Es innegable que hoy nuestro país vive una grave violencia y violaciones a los derechos humanos.

Tan sólo unas cifras de sangre: 110 mil homicidios, 15 mil feminicidios, 35 mil desaparecidos y desaparecidas duelen, porque no son cifras, tienen nombre, tienen familia.

Tenemos un sistema de justicia ineficaz que sigue perpetuando a la impunidad y un Sistema de Atención a Víctimas insuficiente que le sigue negando la verdad a millones de mexicanos y mexicanas.

Ante esta crisis, el Gobierno Federal decidió darle continuidad a una estrategia fallida de seguridad.

Las muestras, sólo en condición de la Ley de Seguridad Interior y la cancelación de la necesaria reforma para el fortalecimiento de las policías, a esto se suma el debilitamiento de las instituciones, principalmente las de seguridad y procuración de justicia, y el intento de imponer a un fiscal carnal, interviniendo para ese propósito en la vida e independencia del Poder Legislativo.

Por esto nos hacemos dos preguntas:

La primera. ¿A qué obedece que el Gobierno Federal le diera continuidad a una estrategia que no nos ha permitido alcanzar la paz mínima?

¿Por qué el gobierno federal decidió renunciar a su responsabilidad de Estado, de fortalecer y mejorar las policías y las instituciones civiles de seguridad pública de los tres órdenes de gobierno, cuando ésta es la tarea más importante que tenía en sus manos?

Segundo tema, la migración.

En esta materia organizaciones como Amnistía Internacional nos colocan en el mismo nivel que Estados Unidos.

Hace unos meses esta organización señaló que “México y los Estados Unidos continúan discutiendo formas de aumentar las detenciones y deportaciones de familias y personas que huyen de países golpeados por la violencia, como El Salvador, Nicaragua, Venezuela, Honduras”.

También Amnistía Internacional ha evidenciado que el gobierno mexicano no está cumpliendo con sus obligaciones establecidas en los tratados de derecho internacional que estipulan el pleno respeto de los derechos de las personas migrantes.

El Sexto Informe de Gobierno señala que se han llevado a cabo diferentes acciones de ayuda humanitaria; sin embargo, lo que también nos revela es la visión del Estado mexicano que tiene sobre los migrantes, ya que las acciones que presume se encuentran bajo el título de fortalecer la inteligencia del Estado mexicano para identificar, prevenir y contrarrestar riesgos y amenazas a la seguridad nacional, es decir, que nos hemos adoptado de la misma filosofía de Donald Trump que utiliza contra los mexicanos para discriminar y abusar de los migrantes en nuestro propio territorio nacional al considerarlos y considerarlas como amenazas.

Un claro ejemplo de esta política migratoria es como lo documentó la BBC que las autoridades migratorias mexicanas detuvieron a más de 138 mil menores migrantes durante la administración de Enrique Peña Nieto, 73 mil acompañados y 65 mil sin ninguna compañía, quienes fueron trasladados a alguna de las seis estaciones concentradoras donde en algunos casos fueron separados de sus padres y donde su estancia pudo alargarse durante meses, generando condiciones y consecuencias similares a la de los infantes migrantes en Estados Unidos.

No podemos dar lo que no tenemos.

La Secretaría de Gobernación, según la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la instancia responsable de la política migratoria y, por lo tanto, la pregunta, la segunda pregunta es:

¿Con qué argumento podemos exigirle a Estados Unidos el respeto a los derechos de nuestros connacionales en ese país, si aquí actuamos con las mismas prácticas discriminatorias y violatorias de los derechos humanos de los migrantes?

Y, por último, una pregunta adicional que como saben me gusta hacerle a cada funcionario público y me la hago como Senadora.

¿Cómo evalúa Alfonso Navarrete su ética frente a los retos de su gestión?

Es cuanto.