+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención del Senador Antonio García Conejo



Sen. Antonio
García Conejo


Grupo Parlamentario del
Partido de la Revolución Democrática
Michoacán
Senador Electo por el Principio de Primera Minoría
Suplente: Marco Trejo Pureco

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 5 Oficina 27, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 5345 3000 Ext. 5422

E-mail: antonio.garciac@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Martes 26 de febrero de 2019


Presentación de Iniciativa

Iniciativas

Del Sen. Antonio García Conejo, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con proyecto de decreto que reforma el artículo 267 de la Ley de Amparo, Reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El Senador Antonio García Conejo: Muchas gracias, Presidente.

Con tu autorización y de la Mesa.

Queridas Senadoras, queridos Senadores.

Medios de comunicación, público presente.

El día de hoy vengo ante ustedes a presentar una iniciativa que me parece de mucha importancia, vamos a hablar de uno de los instrumentos más necesarios para la sociedad, un recurso extraordinario, como es el recurso de amparo, pero que debe de ser este recurso bien equilibrado, cuidado, ya que es un instrumento que permite garantizar los derechos de todas y todos sin distinción alguna.

A nombre del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática y del mío propio, me voy a permitir en presentar ante todos ustedes esta iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 267 de la Ley de Amparo.

También la reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Y bajo el tenor de las siguientes consideraciones:

Desde su origen el juicio de amparo tuvo como objetivo garantizar de forma efectiva la protección de los derechos humanos ante la vulneración perpetrada por parte de autoridades.

Lamentablemente, a pesar de que fue una institución de vanguardia que se adelantó a su tiempo, con el paso de los años el amparo se fue haciendo cada vez más técnico y su aplicación cada vez más rigurosa.

En ese sentido, el proceso de cumplimiento de las resoluciones de amparo toma una importante relevancia, ya que ello permite restituir y hacer respetar al quejoso el derecho o derechos que se estima le fue o le fueron violentados.

Pero como ocurre normalmente en la actividad jurisdiccional, no siempre todos los casos de improcedencia o sobreseimiento aplicados a los particulares son jurídicamente sustentables, ni todos los casos de sanción de desacato por parte de las autoridades que son legítimamente viables e imputables a las mismas, ya que en algunas ocasiones el cumplimiento de las sentencias de amparo implica la intervención de otras instituciones ajenas a la voluntad de las autoridades responsables.

Tal es el caso de los municipios de Pedro Escobedo, Querétaro, donde la presidenta municipal fue destituida de su cargo por el incumplimiento a la sentencia de amparo, donde se ordenaba la devolución a una empresa el dinero que pagó por el servicio de alumbrado público sin que tuviera los fondos para ello.

En Emiliano Zapato, Morelos, el alcalde y la tesorera municipal fueron destituidos por el incumplimiento a la sentencia de amparo que le ordenaba la devolución de impuestos sobre la adquisición de un inmueble a un ciudadano. Nuevamente sin que tuviera los fondos para ello.

Lo mismo sucedió en el municipio de Coacalco, Estado de México, donde el alcalde fue destituido junto con trece regidores.

La misma medida se tomó en los municipios de Paraíso, Tabasco; Tlacotepec, Puebla, donde los alcaldes, funcionarios y el cabildo fueron destituidos.

De igual manera, el caso de la Delegación de Venustiano Carranza, o el delegado de Venustiano Carranza, donde, pues el delegado fue destituido a pesar de que cumplió con el pago y la restitución del daño, se pudiera decir así, que venía desde dos, tres administraciones, cuatro administraciones anteriores, pero le exigían que les entregaran una tarjeta que no estaba a su alcance, una tarjeta que los acreditaba como verificadores.

Pues fue  el caso que fue prácticamente destituido y no sólo eso, prácticamente condenado a pasar más de 5 años en prisión.

Así pudiera seguir mencionando un sinnúmero de casos, que es necesario, querida Senadora y Senadores, que le pongamos atención, especial, obviamente siendo muy respetuosos, respetuosas de la decisión y de los órganos autónomos y en este caso de un Poder de la Unión.

En ese sentido consideramos que la sanción penal que contempla la Ley de Amparo en comento, para el caso del incumplimiento de una sentencia de amparo  y en concreto el artículo 267, es excesiva, desproporcional en comparación con la comisión de otros delitos similares, máxime que la gravedad de la pena debe ser proporcional a la del hecho antijurídico y del grado de afectación al bien jurídico protegido, de acuerdo con la interpretación de la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Las penas más graves deben ser  dirigidas, deben dirigirse a los tipos penales que protegen los bienes jurídicos más importantes, y como señalé anteriormente, el cumplimiento de una resolución de amparo puede implicar la participación de diversos factores administrativos o jurídicos que pueden estar lejos  de la voluntad responsable y en la aplicación dela sanción.

Debe valorarse esta circunstancia.

La Ley de Amparo desde el 2013 se incorporó en el artículo 267, se incorporó al artículo 267 donde se establecen severas sanciones para  los servidores públicos que no cumplan con la sentencia de amparo, las cuales son desproporcionados e incongruentes con otras sanciones aplicadas a tipos penales de índole similar y que no garantiza una mayor eficiencia en la ejecución de las sentencias, porque el incremento de la pena no siempre es la mejor forma de atender una problemática.

Dela revisión del dispositivo de referencia, se observa que la pena de prisión señalada en el artículo 167 de la Ley de Amparo, es equivalente a las penalidades aplicables en los delitos previstos  en el artículo 148 Ter sobre  terrorismo internacional; 164, asociación delictuosa; 201, corrupción  de menores; 234, falsificación de moneda y; 254 Bis, delitos contra el consumo de la riqueza nacionales, del Código Penal Federal.

Y mucho mayor que las penas aplicables a algunos delitos que se consideran  más dañinos a la sociedad como son los delitos cometidos contra funcionarios públicos, donde se prevé pena de tan  sólo uno a seis años de prisión.

Pongo el delito de coalición de servidores públicos, que amerita una pena de 2 a 7 años de prisión, además el dispositivo en comento, omite considerar excluyente de responsabilidad en caso de fuerza mayor, caso fortuito, o agravantes y atenuantes para imposición de la pena como sí  ocurre en los delitos más graves.

Las penas privativas de la libertad aplicables al incumplimiento de una sentencia de amparo no respetan el principio de proporcionalidad de la pena  o actos u omisiones  similares tipificados y sancionados por la legislación penal, en vigor.

Por ello es que se propone la homologación, homologarlas a los tipos penales que establece el Código Penal, sin embargo, a fin de que esta reforma no sirva de excusa para que los funcionarios vulneren las determinaciones de la autoridad jurisdiccional, también consideramos que debe hacerse mayor énfasis en las sanciones  pecuniarias, tomando en consideración  que el incumpliendo sancionado en la Ley de Amparo en cuestión, puede dar lugar al procedimiento administrativo sancionador donde ya se encuentra prevista la posible destitución del servidor público.

Por ello, se propone modificar la redacción del artículo 267, de la Ley de Amparo, a efecto de  que la punibilidad de las conductas sea acorde a la afectación generada al bien jurídico tutelado por la norma y que los mínimos  y máximos de la pena privativa de la libertad sean acordes a las sanciones aplicadas a conductas similares tipificadas en la normatividad penal, respetando el  contenido adicional  de dicho artículo, sobre todo en la sanción de destitución e inhabilitación, por lo que someto a consideración de esta Asamblea, la siguiente iniciativa con:

Proyecto de Decreto.

Único.- Se reforma el artículo 267 de la Ley de Amparo, reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

Artículo 267.- Se impondrá pena de 3 a 5 años de prisión, multa de 50 a 500 unidades  de medida y actualización, en su caso, destitución e inhabilitación  de 5 a 10 años para desempeñar otro cargo, empleo o comisión públicos a la autoridad que dolosamente:

1.- Incumpla una sentencia de amparo o no la haga cumplir.

2.- Repita el acto reclamado.

3.- Omita cumplir cabalmente con la resolución que establece la existencia  del exceso o defecto, y

4.-. Incumpla la resolución en el incidente que estime incumplimiento sobre declaratoria general  de inconstitucionalidad.

Las mismas penas que se señalan en este artículo, serán impuestas, en su caso,  al superior de la autoridad responsable que no haga cumplir una sentencia de amparo. 

Por su atención, muchas gracias, queridas Senadoras,  Senadores y público presente.

(Aplausos)

El Presidente Senador Martí Batres Guadarrama: Gracias, Senador.