+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Verónica Delgadillo García

Intervencion del día Miércoles 10 de abril de 2019


Presentación de Iniciativa

Iniciativas

De la Sen. Verónica Delgadillo García, del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones al Código Penal Federal.

 

La Senadora Verónica Delgadillo García: Con el permiso, Presidenta.

La Presidenta Senadora Mónica Fernández Balboa: Adelante.

La Senadora Verónica Delgadillo García: Señoras y señores.

Senadoras y Senadores:

“Hace unos minutos salí a pasear a mi perro, un buey empezó a seguirme masturbándose. No pude perderlo, así que le pedí ayuda a un vecino que pasaba, para que no me siguiera hasta mi casa”.

“Me gusta mucho usar faldas y shorts cortos, con el tiempo lo he dejado de hacer. Cada vez tolero menos los gritos y las miradas en la calle, cada vez me da más miedo, más coraje, más repulsión”.

Estos dos mensajes que acabo de leer están en las redes sociales, son denuncias de dos mujeres, denuncias de acoso sexual, acoso sexual que vivimos las mujeres todos los días en este país, en todos los espacios.

Y yo quiero preguntarles a mis compañeras que están aquí, y también a las que nos ven a través del Canal del Congreso y en las redes sociales:

¿A quién no le ha pasado algo así?

¿A quién no le ha pasado algo como lo que acabo de compartir?

¿Quién no ha caminado por las calles con miedo, con inseguridad, con el temor a ser perseguidas, acosadas, secuestradas, lastimadas o laceradas de alguna forma?

Y la pregunta va a ser:

¿A quién no?

Porque lamentablemente la mayoría de nosotras hemos sido acosadas en algún momento de nuestra vida.

Yo les quiero compartir mi caso. Yo era adolescente, a la otra cuadra de mi casa había una abarrotera y al señor, el dueño de la abarrotera, le gustaba ver a las niñas. Cuando yo salía el señor se me quedaba viendo con una mirada que parecía que me iba a desnudar, que era profundamente lacerante y dolorosa, y además me decía una serie de cosas que me lastimaban.

Yo era una niña valiente. ¿Qué hacía cuando tenía tiempo? Rodeaba la manzana para no encontrarme con ese señor; otras veces que no podía rodear la manzana atravesaba frente a esa tienda con la mirada clavada en el piso, con el nudo en la garganta y con el coraje en el estómago.

¿Cuántas como yo pasaron por esa calle y nunca pasó nada?

Con el tiempo, me aterra pensar que alguna de las niñas que cruzábamos por ahí haya sido expuesta a algo mucho peor.

¿Cuántas de ustedes han vivido algo así? ¿Cuántas?

Triste, y lo digo así, triste e indignantemente, en México el acoso está normalizado y su normalización permite que esto se convierta en uno de los principales ingredientes para que siga creciendo la escala de violencia hacia las mujeres, hacia todas nosotras.

Y aquí he mencionado muchas veces cifras, cifras que voy a repetir hasta que nos taladre en la cabeza y nos quede muy claro que nacer en México y nacer siendo mujer es un grave peligro, porque, sí, óiganlo bien, compañeras y compañeros, México está dentro de los 25 países con las tasas más altas de feminicidios en el mundo, porque todos los días en este país le arrebatan la vida a nueve mujeres por cuestiones de género, porque todos los días hay 99 denuncias de delitos sexuales en México, más de 36 mil al año y solo son las que denuncian; porque todos los días hay 43 casos de abuso sexual, porque todos estos casos guardan muchos más, porque no se atreven a denunciar.

¿Y por qué no denunciamos las mujeres? ¿Por qué no denuncian las mujeres?

Claro que por miedo.

¿Por qué?

Porque vas con las autoridades y te revictimizan, te exponen y te hacen sentir culpable de lo que pasó, porque a nosotras sí se nos juzga cómo nos vestimos, qué hacemos, cómo andamos, a la hora que estamos en la calle y por dónde vamos circulando, porque siempre parece que la violencia que se ejerce hacia nosotras las mujeres es nuestra culpa y nuestra responsabilidad.

Y también muchas mujeres no denuncian.

¿Por qué? Porque aquí en México no pasa nada, porque los responsables de los que ejerce la violencia con nosotras, hacia nosotras, están libres.

En este país, con estas cifras tan tremendas, de verdad es muy lamentable que las mujeres estemos en constante peligro.

Y además resulta indignante y también inverosímil que todavía el acoso sexual en este país no esté tipificado como un delito con el Código Penal Federal.

Y eso no puede seguir así, en este Senado necesitamos entender que hay que hacer acciones claras y contundentes para cambiar esta realidad.

Por eso el día de hoy presento una iniciativa para que el acoso sexual sea agregado al Código Penal Federal y que sea tipificado bajo las siguientes características.

A quien cometa acoso sexual con fines lascivos hacia otra persona de cualquier sexo.

El delito de acoso sexual puede ser reconocido si se llevó a cabo en un espacio público o privado, pero también si se cometió a través de algún medio informático, por ejemplo, las redes sociales. El delito de acoso sexual puede causar intimidación, degradación o una posible humillación.

Miren, además proponemos que se interponga una pena de uno a cinco años de prisión y hasta mil días de multa a quien resulte responsable del delito de acoso sexual. Y en casos donde esté el responsable involucrado, un servidor público, que la pena sea el doble.

Miren, compañeras y compañeros.

El acoso sexual es un grave problema en nuestro país.

El acoso sexual atenta contra la dignidad de nosotras las mujeres, atenta contra nuestra seguridad y no lo podemos olvidar, no lo podemos ocultar y mucho menos lo podemos solapar.

Hoy yo y millones de mujeres les pedimos que por favor suscriban esta iniciativa, que apoyen esta propuesta para que hagamos lo que nos toca y para que comencemos a erradicar las diferentes formas de violencia que experimentamos las mujeres.

Yo sólo quiero concluir mandando un mensaje a todos los rincones del país.

No, no son piropos.

No, no son halagos.

No, no son bromas.

No, no es normal, es acoso sexual.

Y el acoso, el acoso es cosa seria, es violencia y las mujeres, las mujeres estamos hartas de sufrirlo todos los días.

Te necesitamos, los necesitamos para acabar con el acoso.

Ni una menos.

Porque vivas, vivas nos queremos.

Es cuanto.