+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Verónica Delgadillo García

Intervencion del día Martes 12 de febrero de 2019


Presenta Punto de Acuerdo

Proposiciones

De la Sen. Verónica Delgadillo García del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con punto de acuerdo que exhorta a la SADER, a la SEMARNAT y a la COFEPRIS a implementar las acciones necesarias para contrarrestar el colapso de las abejas en el país.

La Senadora Verónica Delgadillo García: Gracias, Presidenta.

Con su permiso.

Señoras y señores.

Compañeras y compañeros:

Sin abejas no hay vida, es una batalla que hemos dado desde hace más de tres años al lado de especialistas, de investigadores, de activistas, de apicultores de Jalisco y de diferentes estados de la República, primero, para conocer y entender el grave problema de la desaparición y muerte masiva de las abejas.

Y, en segundo lugar, para poner por primera vez en la agenda del debate público en nuestro país este grave problema, sus consecuencias, las consecuencias en México y las consecuencias en el planeta entero.

Miren, los factores que han provocado el colapso de las colmenas son diversos, sin duda, el más importante es el uso de plaguicidas altamente tóxicos y neonicotinoides que ya están prohibidos en otros países y se siguen vendiendo en México.

Por fortuna, hace un par de meses aquí, en este Senado, presentamos una iniciativa para prohibir la venta de estos productos en México, que están presenten en 3 mil productos a través de 183 componentes altamente tóxicos.

Por fortuna, más de 40 Senadoras y Senadores las suscribimos, y estoy convencida que con voluntad la vamos a sacar adelante muy pronto.

Pero es indispensable que  utilicemos todas las herramientas que están a nuestro alcance para poderle un alto a la muerte masiva y su desaparición de las abejas.

Y les quiero compartir un par de casos que deberían llamarnos toda nuestra atención.

Miren, en el último año, sólo en el estado de Yucatán, han muerto más de 16 millones 300 mil abejas, y esto debido al uso de los plaguicidas altamente tóxicos en los campos, y también, sin duda, es por la falta de regulación, la falta de voluntad y el desconocimiento del manejo de estos productos, pero, sobre todo, porque unos cuantos en este país quieren seguir haciendo negocio a costa de la vida de las personas, a costa de nuestra salud.

Miren, les quiero compartir un caso reciente.

Nos enteramos, gracias al trabajo de Andrea Vega, de Animal Político, que Marco Antonio Capul, un agricultor del ejido de Yucatán, en un solo día perdió las 91 colmenas que eran el sustento de su familia, y esto gracias a las fumigaciones aéreas que se hacen en este estado, que paradójicamente es el estado que más produce miel en México.

O el caso de Luis Alberto, un apicultor de Quintana Roo, que de igual forma gracias a la fumigación de un campo vecino perdió todos y cada uno de sus apiarios.

Y así podríamos mencionar otros ejemplos que se dan en Tamaulipas, en San Luis Potosí, en Michoacán, en Chihuahua, o como el caso de los apicultores de la Comarca Lagunera que también viven una profunda crisis por la desaparición de sus abejas y han calculado que en los últimos años han perdido el 53 % de sus colmenas.

Lo cierto es que lo que hoy vivimos no sólo afecta a estos estados o a estas regiones, lo que hoy vivimos nos afecta a todas y a todos, afecta porque en México se permite, como ya lo dije, la venta de plaguicidas altamente tóxicos, pero también porque hay un pésimo uso de los plaguicidas, porque en este país hay malas prácticas en el manejo de estos componentes.

Es por eso que el día de hoy presento este punto de acuerdo para hacer un llamado a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como a la Cofepris, para que implementen todas las acciones necesarias para contar con una regulación eficaz en el uso de plaguicidas, también para que realicen una capacitación, investigación e innovación en torno a este manejo que permita contrarrestar de manera seria la muerte y desaparición masiva de la abejas en México.

Y ya para terminar sólo quiero recordar en este espacio que el uso de los plaguicidas altamente tóxicos es un problema no sólo para las abejas, es un problema para todos nosotros y para todas nosotras, porque los plaguicidas son responsables de contaminar el aire que respiramos, el agua que tomamos, la tierra que nos brinda alimentos, los plaguicidas están presentes en las manzanas, en las papas, en los alimentos que nos llevamos a la mesa todos los días, pero también los plaguicidas altamente tóxicos están relacionados con graves enfermedades como leucemia, Alzheimer, cáncer, Parkinson, lo peor es que el uso de estos plaguicidas sigue cobrando la vida de los más vulnerables en nuestro país: personas que viven en el campo, personas indígenas, mujeres embarazadas y niños.

La ONU estima que en el año más de 200 mil muertes están directamente relacionadas con la intoxicación de los plaguicidas. Esto evidentemente no puede seguir así, es urgente que le pongamos un alto.

Y no puede seguir así, como lo dice la ONU, porque es hora de derrumbar el mito de que los plaguicidas son necesarios para alimentar al mundo.

¿Por qué es hora de ponerle un alto a los negocios de unos cuantos? Porque detrás de la venta de plaguicidas altamente tóxicos están los negocios de grandes empresas.

Es hora que México tome cartas en el asunto, que prohíba el uso de plaguicidas tóxicos que están matando a las abejas, que nos están matando a los seres humanos.

“Sin abejas no hay vida”.

Es cuanto.