+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Verónica Delgadillo García

Intervencion del día Jueves 29 de noviembre de 2018


Presentación de Iniciativa

Iniciativas

De la Sen. Verónica Delgadillo García, del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con proyecto de decreto que reforma y adiciona distintas disposiciones de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

La Senadora Verónica Delgadillo García: Con el permiso de la Presidenta.

Señoras y señores;

Senadoras y Senadores:

Los feminicidios son la última expresión de una cadena de violencias que vivimos las mujeres, que sin duda comienza, comienza con el uso de lenguaje machista, misógino y sexista.

Como con un: “Se la metimos doblada”, una frase desagradable que perpetua la violencia, el sometimiento, y que también fomenta la cultura de la violación en un país como el nuestro, en un país en el que cada 24 horas se cometen mil 643 delitos sexuales.

La violencia inicia, inicia también en el lenguaje. Y digo esto porque, de verdad, miren, no es un secreto que en México las mujeres nos estamos enfrentando a esto, a la violencia todos los días, porque estoy segura que las mujeres que estamos aquí, más de alguna vez nos hemos enfrentando a estas formas de violencia, tanto verbales o de conducta por personas anónimas en la calle, pero también por funcionarios públicos, pero también por instituciones que se supone tendrían que ser las encargadas de velar por nosotros.

Además, algo muy pertinente en el contexto que estamos viviendo en la renovación de un instituto tan importante para la cultura de nuestro país.

Y yo quiero aquí dejarles claro que no estoy hablando sólo de la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres, que en México es del 20 %.

Que también no estoy hablando del acoso al que nos enfrentamos todos los días en las calles, más de un millón 400 mil mujeres en México.

Estoy hablando de una violencia estructural y sistemática que ha provocado que en este país se esté asesinado a las mujeres, y lo digo así, porque en México las mujeres no nos estamos muriendo, las mujeres no estamos siendo encontradas sin vida, como si por arte de magia la hubiéramos perdido.

Tenemos que decirlo con todas sus letras. En México, las mujeres estamos siendo asesinadas, porque fíjense que en nuestro país, cada día 9 mujeres mueren. ¡No! son asesinadas por cuestiones de género, porque en nuestro país, prácticamente, 200 mujeres al mes son asesinadas; porque en lo que va de 2000 a 2018, 33 mil mujeres han sido asesinadas.

Yo les pregunto. ¿Serán estos los números totales? Yo creo que hay muchos más, porque incluso las autoridades no cuentan bien los números, y ante todo esto, en este país no pasa nada.

Tantas mujeres asesinadas por cuestiones de género, y no hay una renuncia de algún funcionario. Algún Secretario de Gobierno ya habría tenido que salir a pedir disculpas, a proponer mecanismos reales para proteger la vida de las mujeres, pero aquí, aquí es más fácil revictimizar a las mujeres, culparnos por cómo nos vestimos, porque andábamos solas en la calle, porque andábamos en malas compañías. Es decir, la responsabilidad siempre es de nosotros.  

En México ya contamos con un mecanismo de emergencia para combatir los feminicidios, que es la alerta de género, pero un mecanismo que necesita ser reforzado para que realmente pueda velar por la vida y la integridad de las mujeres en nuestro país.

Y les quiero dar algunos ejemplos. Desde que existe la alerta de género se han hecho 26 solicitudes de la declaratoria, y sólo ha procedido en 13 ocasiones y de manera parcial, y en algunos municipios, como si la violencia que vivimos sólo se experimentara en pequeñas zonas.

 Además, en siete ocasiones ha decido que no se active la alerta de género, porque siguieron alguna recomendaciones y, miren nada más. Para no decretar la alerta de género, es suficiente tener, por ejemplo, un reglamento de lenguaje incluyente en las instituciones.

Por eso, el día de hoy vengo a presentar una iniciativa para hacer cambios profundos a la alerta de género, para que se combata de manera integral la violencia que todos los días experimentamos las mujeres, que se implementen, primero, mecanismos de diagnóstico, seguimiento y evaluación sobre las acciones que ya se van a tomar, las acciones preventivas de seguridad y justicia.

Segundo.- Para que no pasen más de seis meses para que se aplique la alerta, es decir, que haya plazos claros. Y

Tercero.- Para que todas las instancias y los órdenes de gobierno se involucren en resolver la crisis de violencia que vivimos las mujeres.

Compañeras y compañeros:

Acabamos de pasar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, y muchos se llenan la boca con elogios y grandes discursos, pero muy pocos toman la decisión de hacer algo que realmente les sirva a las mujeres en nuestro país.

Por eso, yo quiero invitarlos a que se sumen a esta iniciativa, a que nos ayuden a defender a las mujeres en nuestro país, porque cuando defendemos a una mujer, defendemos a México entero. Y que al sumarnos a esta iniciativa y a sacarla adelante, juntos digamos: “Ni una más”.

Es cuanto.