+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Verónica Delgadillo García

Intervencion del día Martes 16 de octubre de 2018


Presentación de Iniciativa

Iniciativas

De la Sen. Verónica Delgadillo García, a nombre de los Senadores del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con proyecto de decreto que adiciona el artículo 137 y reforma la fracción II del artículo 76 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La Senadora Verónica Delgadillo García: Con su venia, Presidenta.

Señoras y señores Senadoras y Senadores:

La existencia de todos los seres que habitan en este planeta depende del bienestar de la propia naturaleza.

La naturaleza al contrario de lo que muchos creen no le pertenece a nadie, es un bien común que tenemos que proteger y preservar no sólo para la propia supervivencia del ser humano, sino también por una responsabilidad ética y moral, porque si hablamos del respeto a la vida y a los derechos, tenemos que hablar necesariamente del respeto a la naturaleza.

México durante los últimos años ha avanzado en la construcción y modificación de leyes entorno a la protección de la naturaleza; sin embargo, hoy seguimos teniendo grandes pendientes.

Lamentablemente hoy en México las políticas que se han desarrollado no han sido suficientes por una sencilla razón, que la política medioambiental en este país ha permanecido bajo los intereses de unos cuantos y ha sido reducida a una moneda de cambio de favores, sólo así se explica lo que hemos visto durante los últimos años, y les voy a poner algunos ejemplos.

En Tajamar, donde se destruyó todo un manglar y mató a cientos de miles de especies.

Vimos también cómo la política nacional en torno al medio ambiente realmente no ha permitido ni la conservación ni la protección ni la ampliación de áreas naturales protegidas.

Hemos visto cómo los programas de medio ambiente son constantemente observados por la Auditoría Superior de la Federación por los malos manejos que se hacen de los recursos públicos.

También hemos visto cómo se deteriora el medio ambiente, la calidad del aire, del suelo, de los recursos y del patrimonio natural ante los graves problemas que enfrentan nadie hace nada. Y ahí les puedo mencionar que está el caso de la Isla Espíritu Santo, que fue publicado hace algunos días en Animal Político, y también los constantes derrames de Pemex.

Lamentablemente para muchas autoridades lo más sencillo es voltear la cara y cerrar los ojos, porque parece que con eso se resuelve el problema.

En Movimiento Ciudadano lo hemos dicho en muchísimas ocasiones, cuando hablamos de naturaleza nos referimos al aire que respiramos, al agua que tomamos, a los alimentos que consumimos y al espacio que habitamos. Por eso, no nos podemos quedar con los brazos cruzados.

Es por ello que junto con mis compañeros Senadores de Movimiento Ciudadano hoy presento esta iniciativa que forma parte de toda una agenda que busca reconocer los derechos de la naturaleza. Es parte de una serie de esfuerzos que busca que esta Legislatura se caracterice por una agenda avanzada en términos de la naturaleza y la protección del medio ambiente.

Nuestra propuesta es muy concreta, adicionar el título décimo en la Constitución Política para que estemos convencidos de que el respeto y el cuidado a la naturaleza tiene un efecto transversal en la protección y el ejercicio de los derechos de todas y de todos.

Reconocer los derechos de la naturaleza en la Carta Magna tiene implicaciones que no son solamente simbólicas o retóricas, sino que desde luego tiene implicaciones muy profundas, y aquí les puedo enumerar algunas de ellas.

La primera, que busca establecer obligaciones concretas para que el Estado y la población garanticen los derechos de la naturaleza, particularmente en su responsabilidad de mantener en equilibrio con las políticas de desarrollo y la protección del medio ambiente.

Instaurar bases para que el cuidado del suelo, del aire, del agua y de la biodiversidad, así como la preservación del patrimonio natural, sea considerado como prioridad de interés público nacional.

También diseñar las bases para que los ciudadanos defiendan los derechos de la naturaleza y puedan exigir las reparaciones de los daños ocasionados, porque si ya reconocemos el derecho humano a un medio ambiente sano que está declarado en el artículo 4° constitucional, ahora le tendríamos que dar a los ciudadanos las herramientas para que hagan valer este derecho.

Quinto. También buscamos que el que ocupe la titularidad de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales deba ser ratificado por la Cámara de Diputados.

Miren, reconocer los derechos de la naturaleza hará mucho más difícil dejar en total impunidad el deterioro ambiental, permitirá construir una nueva política nacional para la protección de nuestro medio ambiente. Con esta propuesta buscamos que la política medioambiental de México esté en el nivel que merece y que nunca se le ha dado.

Quiero terminar mi participación citando una parte del discurso de Francia Márquez, una colombiana que ganó el Goldman Prize al Nobel de Medio Ambiente, que dice lo siguiente:

“Ser parte de quienes alzan la voz para parar la destrucción de los ríos, bosques y páramos, de aquellos que sueñan en que un día los seres humanos vamos a cambiar el modelo económico de muerte, para darnos paso a construir un modelo que garantice la vida. Es momento de entender que los derechos no se negocian, que los derechos no se regatean y el derecho a un medio ambiente sano no le debe pertenecer a unos cuantos, sino a todos los mexicanos”.

Alcemos la voz y hagamos que valga.

Es cuanto.