+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención del Senador Emilio Álvarez Icaza Longoria



Sen. Emilio
Álvarez Icaza Longoria


Sin Grupo
Ciudad de México
Senador Electo por el Principio de Primera Minoría
Suplente: Rogelio Alberto Gómez Hermosillo Marín

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 5 Oficina 16, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 5345 3000 Ext. 5210

E-mail: emilio.alvarezicazal@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Martes 16 de octubre de 2018


Inpugnar Artículo

Comparecencia del Dr. Alfonso Navarrete Prida, Secretario de Gobernación, en el marco del Análisis del VI Informe de Gobierno del Presidente de la República, en materia de Política Interior

El Senador Emilio Álvarez Icaza Longoria: Buenas tardes.

Señor Secretario, bienvenido.

Junto con su equipo sean bienvenidos, un diálogo vital para la República.

Muchas gracias por su presencia.

Hace seis años, el 28 de mayo de 2012, en el Diálogo por la Paz de las Víctimas de las Violencias con la y los candidatos a la Presidencia de la República, mismo que voy a honrar parafraseando en distintas ocasiones.

Se hizo un primerísimo diagnóstico de lo que podría representar el entonces candidato, luego Presidente, Enrique Peña Nieto. Hoy prácticamente ex titular en funciones del Ejecutivo Federal.

La verdad de las cosas, Secretario, es que ese diagnóstico se cumplió.

Cito lo que se decía en ese momento: “se dijo que representaba el regreso al origen de la corrupción de las instituciones, que ya desbordadas desde entonces por todas partes y cuyo rostro no era sólo la violencia, el dolor, la impunidad y la guerra, sino la imposición de una Presidencia imperial de uso patrimonialista de la Nación y de la manipulación mediática frente a las legítimas protestas de la miseria y moral, la arrogancia y los intereses de los monopolios de comunicación”, Termino la cita.

Debo decir, Secretario, que sí hubo expectativas al inicio, la aprobación de la Ley de Víctimas, el Plan Nacional de Desarrollo, o incluso algunos programas sectoriales como, por ejemplo, el de la Prevención Social de la Violencia, que luego quedó sin recursos, o el de Derechos Humanos, son prueba de ello.

Pero también quiero decirle, señor Secretario, que su gobierno se traicionó a sí mismo.

Su gobierno se traicionó a sí mismo y a la confianza depositada.

A partir de la crisis ética, producto de esa naturaleza de este sistema que hoy usted está representando aquí, señor Secretario.

Y la verdad es que este sexenio tuvo un quebranto ético en dos de los ejes icónicos más importantes de la vida pública: derechos humanos y corrupción, ahí estuvo el quiebre que llevó a una caída precipitada en la confianza y en la credibilidad en este gobierno.

En materia de derechos humanos se presentaron violaciones gravísimas, citaré sólo la tardía y luego artificiosa respuesta en la desaparición de los 43 jóvenes de Ayotzinapa y múltiples casos más.

Y, por supuesto, se suma todo un raudal de violaciones graves de más de 37 mil personas desaparecidas, cientos de personas torturadas, también cientos de miles de personas desplazadas internamente que ni siquiera se reconoce o, por ejemplo, las más de 200 mil personas ejecutadas, y su espejo en personas sin identificar que llenan servicios forenses, tráiler o campos, fosas en cualquier lugar de la patria.

La verdad, señor Secretario, este sexenio deja una estela de violaciones a los derechos humanos, su insensibilidad ante la crisis humanitaria ha sido fábrica de víctimas y, además, se ha recrudecido en los pobres.

En materia de corrupción, que fue la otra gran crisis de este gobierno, la verdad es que la protección al sistema de corrupción, en el que incluso se ha presumido o se presume el directo involucramiento del titular del Ejecutivo, por ejemplo, en los casos de Grupo Higa, la Casa Blanca, Odebrecht, OHL, el socavón, la estafa maestra, y a saber cuántos más, según los informes que nos pueda presentar la Auditoría Superior de la Federación.

Este sexenio, señor Secretario, será recordado por los 43, por la Casa Blanca, pero, sobre todo, por dejar crecer las redes de Macrocriminalidad que han generado, sí, un sustento para un pacto de impunidad que mucho nos ha dañado.

La verdad es que terminamos en un estado de emergencia con un vacío donde el vacío del Estado es enorme.

Y la verdad difiero un poco lo que usted ha dicho, señor Secretario, su administración no escuchó el corazón dolido de la gente como lo demandaron las víctimas de la violencia, de la impunidad y de la corrupción, de la marginalidad y la pobreza en aquel 2012 y de manera subsecuente.

Quiero formularle cinco preguntas, señor Secretario:

1. ¿Qué tiene que pasar para que el gobierno que usted representa entienda que vivimos una emergencia nacional en materia de violaciones a los derechos humanos?

2. ¿Qué hará para que el mecanismo de defensa de personas defensoras y periodistas, radicado en su Secretaría, tenga los recursos suficientes para terminar el año y no dejar en la desprotección a más de las 700 personas defensoras que protege?

3. ¿Por qué al llegar a la Secretaría de Gobernación en lugar de fortalecer el nuevo Sistema de Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes lo degradó restando la importancia, entre otras cosas, a la capacidad de interlocución con todas las instancias del Estado?

Esa decisión, señor Secretario, representa la más acabada expresión del interés inferior del niño y de la niña contrario a lo que dice la Convención.

4. ¿Qué esperan para detener a César Duarte, su palabra empeñada vale algo?

5. ¿Por qué en lugar de amenazar a los migrantes que vienen de Honduras no utiliza usted las facultades establecidas en la Ley de Migración, donde se cita al menos 19 veces el concepto humanitario o, por ejemplo, invocar la fracción III, artículo 37, inciso e), para otorgar visas humanitarias a quien viene viajando en una condición donde hoy hay más muertos por día en Centroamérica que cuando las guerras civiles?

Termino, Senador Presidente.

Es fundamental reconocer que hay una emergencia nacional, y ustedes entregan un país en emergencia nacional, y es vital también que el nuevo gobierno tenga absoluta claridad de ese contexto para el diseño de política pública, acciones gubernamentales porque si no el desencanto será mayor por la expectativa; pero tenemos que partir de asumir que hay una emergencia nacional.

Y por eso no hay que cometer el mismo error, señor Secretario.

La verdad es que en estos casos queda absolutamente necesario marcar ni perdón, ni olvido, sino exigir justicia.

Por su atención, muchísimas gracias.