+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge



Sen. Gina Andrea
Cruz Blackledge


Grupo Parlamentario del
Partido Acción Nacional
Baja California
Senadora Electa por el Principio de Primera Minoría
Suplente: Iraís María Vázquez Aguiar

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 6 Oficina 1, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 5345 3000 Ext. 3388

E-mail: gina.cruz@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Miércoles 19 de junio de 2019


Fundamentar el Dictamen

 

Dictámenes a Discusión y Votación

De las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores; de Puntos Constitucionales; de Economía; y de Relaciones Exteriores América del Norte, con opinión de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, el que contiene proyecto de decreto que aprueba el Protocolo por el que se sustituye el Tratado de Libre Comercio de América del Norte por el Tratado entre los Estados Unidos Mexicanos, Estados Unidos de América y Canadá, hecho en Buenos Aires, el 30 de noviembre de 2018, así como los seis acuerdos paralelos entre el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y el Gobierno de los Estados Unidos de América.

 

La Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge: Gracias, Presidente.

Que representan el 7 % a la población mundial donde se genera el 28 % del PIB mundial y se realiza el 16 % del comercio global.

En México se dio la transformación competitiva de nuestro sector exportador, el cual ha sido el de mayor dinamismo en la economía en los últimos años, ha impulsado el desarrollo de varias regiones del país, ha sido el motor de la creación de empleos y la atracción de inversiones.

Al respecto, y como evidencia del beneficio de este Tratado, algunos indicadores en materia de comercio e inversión son:

Primero. El intercambio comercial de México con el mundo, se multiplicó 6.5 veces al pasar de 117 millones de dólares en 1993 a 761 mil millones de dólares al cierre del 2016. De cada 100 dólares de intercambio comercial que México realiza con el mundo, 66 dólares son resultado de nuestro comercio con Estados Unidos y Canadá.

El promedio anual de inversión extranjera directa pasó de 2.5 mil millones de dólares antes del TLCAN a 19.8 mil millones de dólares entre 1994 y 2012.

En el período de 2013 a 2017 este promedio se elevó a 34 mil millones de dólares.

El nuevo acuerdo comercial con los Estados Unidos de América y Canadá se da en un contexto complejo de tendencia al aislamiento y al proteccionismo, lo cual exige medidas de gran trascendencia, políticas de Estado articuladas y voluntad entre las partes para hacer que prevalezca la apertura, el diálogo permanente y las condiciones justas de competencia en la región.

Estamos en un mundo en el que la integración comercial es irreversible, tratar de regresar a economías cerradas o entrar en guerras comerciales son prácticas estériles que perjudican a las naciones, limitan sus posibilidades de crecimiento y afectan el futuro de sus ciudadanos. Por lo que la aprobación del nuevo tratado, mejor conocido como T-MEC, es una señal clara que damos al mundo de que el camino correcto para las economías del presente es el de la mayor integración comercial y la competitividad internacional.

El tratado es una importante actualización de los términos en los que se debe dar la relación comercial de América del Norte, lo que conlleva a retos importantes y obligaciones irrenunciables.

México deberá dar pasos importantes firmes para armonizar sus leyes, fortalecer sus instituciones, profesionalización sus cuadros administrativos en invertir de manera decidida en ciencia y en tecnología.

Hoy el gobierno federal está obligado a realizar todos los cambios necesarios para prepararnos hacia un futuro en el que la magnitud de los restos nos está rebasando.

Compañeras y compañeros:

No seremos competitivos si no hacemos de la transparencia y el combate a la corrupción algo más que banderas de campaña o meros argumentos retóricos.

No seremos competitivos si ante la necesidad de abrirnos al mundo nos cerramos al cancelar una obra de infraestructura que ampliaba de manera importante la capacidad de recibir viajeros, inversionistas y mercancías de todo el mundo.

El T-MEC exige mucho más de lo que estamos haciendo en estos momentos, demanda que México dé pasos seguros hacia el futuro, con políticas públicas que atiendan nuestros problemas más urgentes, acompañadas de señales claras de que estamos apostando por el mañana en lugar de mirar nostálgicamente al pasado.

El tratado, que en unos momentos vamos a votar, representa una importante apuesta al futuro, es un instrumento que nos da esperanza en que habrá inversiones, empleos dignos y salarios competitivos.

A lo largo de los 34 capítulos y seis cartas paralelas, las naciones de América del Norte adquieren compromisos ineludibles y se obliga a realizar cambios institucionales importantes.

En materia de agricultura nos hemos comprometido a impulsar la innovación en materia de biotecnología, los precios de garantía representan una medida regresiva ante la necesidad de mejorar la ventaja competitiva de nuestros productos, no podemos competir hoy adoptando políticas del siglo pasado.

Las reglas de origen para automóviles y camionetas imponen un reto importante para una de nuestras más vigorosas ramas exportadoras, el objetivo es llegar al 75 % de componentes originarios para todas las partes de vehículos.

En el sector textil tendrá una oportunidad privilegiada para producir los materiales de las diversas prendas internamente, sustituyendo las importaciones de Asia, lo que permitirá generar más empleos y tener beneficios económicos.

En materia de administración aduanera debemos llevar a cabo esfuerzos inéditos para mejorar la infraestructura, promover la seguridad y agilizar los pasos fronterizos. En este apartado el T-MEC se incluyen disposiciones que nos  obligan a prevenir y eliminar obstáculos al comercio, transparentar los procesos aduaneros e intercambiar información.

El apartado de medidas sanitarias y fitosanitarias nos compromete a realizar fuertes inversiones en ciencia y tecnología para evaluar riesgos bajo principios científicos.

El capítulo de obstáculos técnicos al comercio impulsará buenas prácticas regulatorias en el desarrollo, la adopción e implementación de normas, reglamentos técnicos y procedimientos de evaluación para dar certeza a los consumidores.

A lo largo de los diversos capítulos del tratado encontramos múltiples disposiciones en materia de transparencia, eso nos obliga a tener un gobierno abierto que en todas sus decisiones y acciones haga prevalecer el principio constitucional de máxima publicidad, y que mejore de manera permanente sus procesos y prácticas administrativas.

Un gobierno electrónico modernizado, transparente, abierto no es una alternativa, es nuestra única opción.

La industria farmacéutica enfrentará grandes retos, como la incorporación de figuras claves para la innovación médica y para la salud pública, además de que modernizará nuestro sistema de propiedad intelectual, que tiene más de 25 años sin una revisión integral.

En el ámbito de contrataciones públicas se prevé que nuestro país realizará importantes esfuerzos para combatir la corrupción. Eso nos obliga a acatar el precepto constitucional que manda que la licitación sea el mecanismo que privilegie el estado en la materia.

En materia de telecomunicaciones a raíz del tratado habrá más competencia, ya que se facilita la inclusión de nuevos operadores ante un mercado que el día de hoy sigue siendo un monopolio.

La introducción de un capítulo sobre comercio digital es una importante novedad que introduce el           T-MEC, el capítulo nos obliga a modernizar procesos gubernamentales para hacer realizar el comercio electrónico.

En materia laboral hemos realizado ya una importante reforma para garantizar una mayor transparencia y libertad sindicales, ahora debemos transitar de un modelo de control corporativo a un sindicalismo libre, democrático y auténticamente representativo.

El medio ambiente será un reto mayor, ya que debemos acatar una serie de disposiciones en los tres órdenes de gobierno y en los Poderes de la Unión. México debe transitar de manera definitiva a un modelo de energías renovables, limpias para combatir la emisión de gases de efecto invernadero que detonan el cambio climático.

Especial mención merece el capítulo anticorrupción, que obliga a luchar contra el soborno, la malversación y el peculado. Necesitamos medidas urgentes en la materia para pasar de los discursos de campaña a los hechos de gobierno.

Senadoras y Senadores:

Este es el tamaño de nuestros retos y la dimensión de la problemática que enfrentamos y buscamos una mayor integración comercial, por lo que los integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores, América del Norte, confiamos plenamente en la aprobación de este tratado que da una señal clara a nuestros socios comerciales de que México dará certidumbre al comercio internacional y buscará estar a la vanguardia en materia de apertura económica, con la convicción del fortalecimiento de nuestras instituciones y mejora de nuestro orden jurídico, así como de las regulaciones internas.

Cabe hacer mención que desde este Senado de la República reconocemos la ardua labor de negociaciones que encabezaron los titulares de la Secretaría de Economía y de Relaciones Exteriores, así como de diversos funcionarios de la anterior administración, de la actual administración, así como del Consejo Coordinador Empresarial y del llamado cuarto inteligencia, porque sin estos actores fundamentales no habríamos dado tan importante paso para la historia de nuestro país.

Es cuanto, señor Presidente.

Por su atención, muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Martí Batres Guadarrama: Gracias, Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge.