+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Ficha Técnica

De la Sen. Xóchitl Gálvez Ruiz, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con punto de acuerdo que exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal, para que remita a esta Soberanía el convenio sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos de la Organización Internacional del Trabajo (Convenio 189 de la OIT) y su recomendación 201, para efectos de lo dispuesto en el artículo 76, fracción I, párrafo segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.


Senadora Mónica Fernández Balboa

Presidenta de la Mesa Directiva

Senado de la República

P r e s e n t e

La suscrita senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8 numeral 1, fracción II, y 276 numeral 1, fracción I, todos del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración del Pleno la siguiente PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA AL TITULAR DEL PODER EJECUTIVO FEDERAL, PARA QUE EN EL ÁMBITO DE SUS ATRIBUCIONES Y CON EL AUXILIO DE LAS DEPENDENCIAS DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL QUE SEAN COMPETENTES, SE REMITA URGENTEMENTE A ESTA SOBERANÍA EL CONVENIO SOBRE EL TRABAJO DECENTE PARA LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES DOMÉSTICOS, DE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO (CONVENIO 189 DE LA OIT) Y SU RECOMENDACIÓN 201, PARA EFECTOS DE LO DISPUESTO EN EL ARTÍCULO 76, FRACCIÓN I, PÁRRAFO SEGUNDO, DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, conforme a los siguientes:

                                                    A n t e c e d e n t e s

El 16 de junio de 2011, la Conferencia Internacional del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptó el Convenio sobre el Trabajo Decente para las Trabajadoras y los Trabajadores Domésticos 189, comúnmente conocido como Convenio 189 de la OIT.

Dicho Convenio define claramente quiénes son trabajadoras y trabajadores domésticos, al conceptuarlos como “toda persona que realice el trabajo doméstico dentro de una relación de trabajo”, es decir, que pueden trabajar de tiempo completo o tiempo parcial, con una familia o varias, residiendo en la casa del empleador o en su propia casa. Asimismo, el Convenio define al trabajo doméstico como aquél que “es realizada para o dentro de un hogar o varios hogares”, lo que permite incluir todas las actividades que pueden ser desarrolladas en ese marco espacial.

De igual forma, el Convenio establece un piso mínimo de derechos que deben ser respetados y garantizados en todos los países integrantes de la OIT. Estos derechos son considerados derechos humanos y su observancia es obligatoria para la comunidad internacional que integra esa organización. México no es la excepción.

Entre los derechos que se reconocen en el Convenio 189 se encuentran los siguientes:

  • Promoción y protección de los derechos humanos de todas y todos los trabajadores domésticos;  
  • Libertad de asociación y reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva?  
  • Eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio? 
  • Abolición del trabajo infantil; 
  • Eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación; 
  • Protección efectiva contra todas las formas de abuso, acoso y violencia;  
  • Condiciones justas de empleo incluyendo una vivienda digna; 
  • Información sobre los términos y condiciones de empleo; 
  • Contrato escrito; 
  • Igualdad de trato entre trabajadores domésticos y trabajadores en general con respecto a las horas normales de trabajo; 
  • Compensación por horas extras; 
  • Períodos de descanso diario y semanal; 
  • Vacaciones pagadas anuales; 
  • Período de descanso semanal de al menos 24 horas consecutivas; 
  • Reglamento de horas con disponibilidad inmediata; 
  • Salario mínimo; 
  • Pago en efectivo y en intervalos regulares de no más de un mes; 
  • A un trabajo seguro y un ambiente laboral saludable; 
  • Protección social, seguridad social, incluyendo prestaciones de maternidad;  
  • Condiciones que no sean menos favorables que las aplicables a los demás trabajadores; 
  • Edad mínima de ingreso al trabajo doméstico; 
  • A la educación obligatoria y formación profesional; 
  • A la privacidad; 
  • Libertad para llegar a un acuerdo con sus empleadores sobre si residir o no en el hogar;  
  • Prohibición de la obligación de permanecer en el hogar o con sus miembros durante los períodos de descanso o permiso; 
  • Derecho a mantener sus documentos de identidad y de viaje en su posesión; 
  • Acceso efectivo a tribunales y a la justicia. 

El Convenio 189 constituye, con este cuerpo de derechos mínimo, el corazón normativo de los derechos laborales de las personas que se dedican de manera profesional al trabajo doméstico y, por lo tanto, es de vital importancia que los países miembros de la OIT ratifiquen sus disposiciones.

Al respecto, es importante recordar que el artículo 19 de la Constitución de la OIT, establece que todos los Estados Miembros tienen la obligación de someter los convenios al examen de las autoridades nacionales competentes dentro del plazo de un año a partir de la clausura de la reunión de la Conferencia, o bien, en el caso de los Estados federales, en un plazo no superior a los 18 meses a partir de la clausura de la reunión de la Conferencia. Es claro que, en el caso de México, nos encontramos en falta, pues el término de 18 meses antes señalado feneció en el año 2013, es decir, llevamos más de seis años incumpliendo la obligación de examinar el Convenio 189 para, posteriormente, determinar su ratificación o no.

En ese sentido, es dable recordar que el artículo 89, fracción X, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece textualmente, lo siguiente:

Artículo 89. Las facultades y obligaciones del Presidente, son las siguientes:

I a IX. …

X. Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, así como terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos, sometiéndolos a la aprobación del Senado. En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales;

XI a XX. …”

Es el titular del Poder Ejecutivo Federal quien tiene la atribución para dirigir la política exterior y para celebrar tratados internacionales o para formular reservas a los mismos, con la aprobación del Senado de la República; es decir, quien debe ponderar, en primera instancia, los términos, condiciones, modalidades y derechos que se establecen en el Convenio 189 de la OIT, es el presidente de la República, auxiliado por las dependencias de la Administración Pública Federal que sean competentes, observando en todo momento que en ese Convenio se respete, proteja y promocione los derechos humanos.

En tal contexto, el artículo 76, fracción I, segundo párrafo, de la propia Constitución, otorga al Senado de la República la atribución siguiente:

Artículo 76. Son facultades exclusivas del Senado:

I. Analizar la política exterior desarrollada por el Ejecutivo Federal con base en los informes anuales que el Presidente de la República y el Secretario del Despacho correspondiente rindan al Congreso.

Además, aprobar los tratados internacionales y convenciones diplomáticas que el Ejecutivo Federal suscriba, así como su decisión de terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos;

II a XIV. …”

Así las cosas, la ratificación del Convenio 189 de la OIT implica tres momentos perfectamente distinguibles: 1.- el presidente de la República debe analizarlo para someterlo a la aprobación del Senado de la República; 2.- el Senado debe estudiarlo también para, en su caso aprobarlo y 3.- el Estado Mexicano deberá depositar el instrumento de ratificación ante la OIT. Ninguno de estos tres pasos se ha llevado a cabo.

Por ello, es importante subrayar algunos datos que reflejan un poco de la realidad que las personas que se dedican al trabajo doméstico enfrentan:

  • 2’227,225 personas se dedican al trabajo doméstico en México, lo que constituye el 4.1% de la población económicamente activa; 
  • 94.8% de esas personas son mujeres; 
  • Trabajan, en promedio, 36.2 horas a la semana; 
  • 32.7% de ellas percibe menos de un salario mínimo, mientras que 41.3% percibe entre uno y dos salarios mínimos; 
  • 40.1% solo cuenta con educación primaria; 
  • 50.7% son pobres o extremadamente pobres; 
  • 99.8% no cuenta con un contrato escrito; 
  • 98.3% no cuenta con seguridad social ni acceso a servicios de salud; 
  • 71.3% no cuenta con prestaciones laborales; 
  • Solo 26.5% recibe pago de aguinaldo; 
  • Solo 8.5% goza de vacaciones con goce de sueldo. [*]  

En contraste, los empleadores de las personas que se dedican al trabajo doméstico, presentan una situación socioeconómica mucho más desahogada y cómoda:

  • 1’588,082 hogares contratan personas para trabajo doméstico;  
  • 93.8% las contrata en modalidad “de entrada por salida”; 
  • 50.1% de los hogares pertenece al 10° decil de ingresos; 
  • Tienen sueldos promedio de 39,789 pesos; 
  • 62.1% cuenta con licenciatura; 
  • 48.6% tiene acceso a servicios de salud; 
  • 90.8% tiene prestaciones laborales; 
  • 76.7% tiene contrato de base o por tiempo definido. [*]  

Estos indicadores no hacen más que demostrarnos que la injusticia que sufren las personas que se dedican profesionalmente al trabajo doméstico es insostenible e injustificable, pues mantienen un sistema opresivo y violatorio de derechos humanos sobre un segmento poblacional altamente vulnerable. El trabajo doméstico sin derechos perpetúa la pobreza y reproduce estereotipos discriminatorios por género, raza y condición socioeconómica que están prohibidas por el Convenio 189 de la OIT, que México no ha querido analizar y, en su caso, ratificar.

Ahora bien, hay que destacar que poco más del 23% de las personas que se dedican profesionalmente al trabajo doméstico lo hacen en el Estado de México (15%) y en la Ciudad de México (8%). Al sumar a Veracruz (7%), Jalisco (6%), Puebla (6%), Guanajuato (5%) y Nuevo León (4%) [*] , se obtiene la residencia y lugar de trabajo de más de 50% de personas trabajadoras domésticas, lo que focaliza este segmento poblacional a nivel nacional. Esto podría ser una ventaja, pues, de ejercerse acciones decididas para garantizar los derechos de estas personas, entre las que se encuentran la profundización de las reformas legales necesarias y la ratificación del Convenio 189 de la OIT, se podría obtener resultados positivos en un corto plazo.

Al respecto, se hace indispensable resaltar que en los países de América Latina que han ratificado el Convenio 189 de la OIT se han visto transformaciones muy positivas en las condiciones que viven las personas trabajadoras domésticas, pues ello ha dirigido los esfuerzos institucionales hacia la garantía de esos derechos y el consecuente fortalecimiento de la respuesta institucional a sus demandas y necesidades.

Baste revisar los casos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica y Uruguay [*] , para constatar que la ratificación del Convenio 189 de la OIT es un parteaguas en materia de derechos laborales de las personas que se dedican profesionalmente al trabajo doméstico, aumentando sus ingresos, generando mayor protección del Estado para estas personas, desarrollando políticas públicas que permiten una mayor capacitación para este segmento poblacional y para evitar, prevenir y erradicar actos de discriminación, así como para asegurar que el trabajo doméstico se encuentre en condiciones de equidad frente a las demás actividades productivas.

Este Senado de la República ha demostrado su compromiso con los derechos de las personas trabajadoras domésticas al aprobar, en el periodo ordinario pasado, la reforma a las leyes Federal del Trabajo y del Instituto Mexicano del Seguro Social, en materia de derechos laborales y de seguridad social de las personas que se dedica

n al trabajo doméstico remunerado, pero ello no debe desviar nuestra atención sobre la importancia de la ratificación del Convenio 189 y la aplicación de la Recomendación 201, de la OIT.

Por ello, es indispensable que esta Soberanía ejerza su facultad de excitativa para que el titular del Poder Ejecutivo Federal valore la remisión del Convenio 189 de la OIT a esta Cámara para su análisis, discusión y, en su caso, aprobación, con el objetivo de que el Estado Mexicano lo ratifique y, con ello, fortalecer los derechos laborales y a la seguridad social de las personas que se dedican al trabajo doméstico remunerado en nuestro país.

Por lo anteriormente expuesto, someto el presente instrumento parlamentario a consideración del Pleno, con el siguiente resolutivo:

Punto de acuerdo

Único- El Senado de la República exhorta respetuosamente al Titular del Poder Ejecutivo Federal, para que en el ámbito de sus atribuciones y con el auxilio de las dependencias de la Administración Pública Federal que sean competentes, se remita urgentemente a esta Soberanía el Convenio sobre el Trabajo Decente para las Trabajadoras y los Trabajadores Domésticos, de la Organización Internacional del Trabajo (Convenio 189 de la OIT) y su Recomendación 201, para efectos de lo dispuesto en el artículo 76, fracción I, párrafo segundo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

          Dado en el Salón de Sesiones,

a los diez días del mes de septiembre del año dos mil diecinueve.

     Sen. Xóchitl Gálvez Ruiz


[*] Trabajo remunerado del hogar en México. Situación y desafíos. Organización Internacional del Trabajo y Nacional Monte de Piedad. Disponible en la página electrónica de la OIT https://www.ilo.org/travail/whatwedo/publications/WCMS_711761/lang--es/index.htm

[*] Idem

[*] Trabajo remunerado del hogar en México. Contexto global, características y recomendaciones. Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Nacional Monte de Piedad. Disponible en https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_protect/---protrav/---travail/documents/publication/wcms_711755.pdf

[*] Idem