+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

De la Sen. Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con proyecto de decreto para elevar a rango constitucional el principio de Austeridad Republicana, eje medular de la Cuarta Transformación de la vida política del país. (Adiciona el artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos).

SE DIO TURNO DIRECTO A LAS COMISIONES UNIDAS DE PUNTOS CONSTITUCIONALES Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA.


De la senadora Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre, con proyecto de decreto para elevar a rango constitucional el principio de AUSTERIDAD republicana, eje medular de la Cuarta Transformación de la vida política del país.

De la suscrita Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre, Senadora de la República de la LXIV Legislatura del H. Congreso de la Unión, Coordinadora del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 71 fracción II y 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 8° fracción I, 164 numeral 1, 169 numeral 1, y demás relativos del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente iniciativa con proyecto de decreto mediante el cual se adiciona el artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con la finalidad de elevar a rango constitucional el principio de AUSTERIDAD republicana, eje medular de la Cuarta Transformación de la vida política del país, de conformidad con la siguiente:

EXPOSICIÓN  DE MOTIVOS

Los gobiernos no pueden ser opulentos ni despilfarradores. No puede haber gobierno rico con pueblo pobre. El actual Presidente de la República, lo ha dicho de manera reiterada en las plazas, en las asambleas populares, en cada rincón del vasto territorio de México. Es la buena nueva para un pueblo empobrecido, marginado, excluido por una minoría rapaz, voraz, sin escrúpulos.

Del hartazgo de la clase política que venía desempeñándose con superficialidad, opulencia, frivolidad, banalidad, lejanía del pueblo, surge un principio, en una persona que sabe del dolor del pueblo, porque ha estado con él;que reivindica a la Rex publica, al servicio público y al gobierno: LA AUSTERIDAD. Como otrora el poeta Víctor Hugo refirió de Juárez, en su misiva que éste enviara pidiendo por la vida de Maximiliano en 1867: “México se ha salvado por un principio y por un hombre. El principio es la República; el hombre sois vos”. En este momento de la vida política del país el principio es la AUSTERIDAD republicana; el hombre, Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué significa la austeridad republicana?

Cifras del CONEVAL estiman que en México existen 53.4 millones de personas en pobreza [*] ; en contraste, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, los servidores públicos, esa minoría rapaz que tanto daño le ocasionó al país, se beneficiaban de toda clase de dispendios no importándoles la precariedad, la pobreza, en que viven mexicanas y mexicanos (donde, estudios de la Dra. Julieta Morales, catedrática de nuestra Máxima Casa de Estudios, la UNAM, asevera que la pobreza vulnera más al género femenino; por lo que hay que hablar de feminización de la pobreza). A decir del derroche del gasto público recordemos los viajes lujosos del entonces Presidente de la República o los suntuosos vestidos de su entonces esposa, Angélica Rivera, o los festines y celebraciones conmemorando la Independencia del país, o los famosos bonos y estímulos, las camionetas de lujo blindadas y la seguridad privada. Privilegios que más corresponden a una Monarquía absolutista que a una República.

México es país con enormes cuotas de pobreza, rezago, en extremo desigual y vulnerable y se debe, en parte, a los anteriores gobiernos que se encontraban en la opulencia mientras la mayoría de mexicanas y mexicanos sin tener siquiera para alimento. La OCDE ha sostenido que “México puede reactivar el crecimiento al replantear la prioridad del gasto público respecto de infraestructura, capacitación, salud y reducción de la pobreza” [*] . Enfrentar el problema desde la raíz, por eso la necesidad de elevar a rango constitucional el principio de austeridad republicana que conduzca a este nuevo gobierno.

La austeridad republicana significa dignificar el servicio público, una obligatoria reingeniería institucional. Debe por antonomasia combatir el derroche, la opulencia y el dispendio. Será un principio constitucional que guiará a la administración y eje medular del gasto público. Será de observancia obligatoria. Dará armonización y fundamento constitucional a leyes secundarias que, por cierto, ya se han presentado iniciativas ante el Congreso de la Unión: Iniciativa que expide la Ley  de Austeridad Republicana, propuesta por Diputados de Morena; Iniciativa que Expide la Ley Federal de Austeridad Republicana del Estado, del Diputado Benjamín Huerta Corona, del Grupo Parlamentario de Morena, entre otras. Significa no más opulencia en los gobiernos de cualquier orden: federal, estatal y municipal.

Aquí, en la Cámara de Senadores, el 1 de septiembre de 2018, aprobamos un Acuerdo por el que se establecen Criterios y Medidas de Austeridad presupuestal en el Senado de la República, donde señalamos en sus considerandos 25 y 26 lo siguiente:

25. Que el artículo 134 constitucional, dispone que los recursos económicos de que disponga la Federación, se administrarán con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que estén destinados.
26. Que es convicción de las senadoras y los senadores de la República que el ejercicio de los recursos públicos se administre bajo criterios de legalidad, honestidad, eficiencia, eficacia, economía, racionalidad, austeridad, transparencia, control y rendición de cuentas. [*]
Asimismo, en el ACUERDO, se específica lo siguiente:
PRIMERO. El objeto del presente acuerdo es establecer la coordinación entre la Junta de Coordinación Política, la Mesa Directiva y la Comisión de Administración en el proceso de toma de decisiones presupuestales y aquellas relacionadas con el ejercicio y aplicación de recursos humanos, materiales y económicos, que sustentan el trabajo legislativo y parlamentario, así como establecer medidas de austeridad presupuestal en la Cámara de Senadores.
SÉPTIMO. Los criterios y acciones concretas en el Senado de la República enmarcadas en un plan de austeridad en el gasto, tienen como finalidad que este se ejerza en forma transparente y con mecanismos de rendición de cuentas y combate frontal a la corrupción.

Este Acuerdo, además de estar fundamentado en los artículos 77, fracción I, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 66, 80, 82 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos; 275 del Reglamento del Senado de la República; con pleno apego a los principios que marca el artículo 134 -legalidad, honestidad, eficiencia, eficacia, economía, racionalidad, austeridad, transparencia, control y rendición de cuentas-, debe, no obstante, encontrar su fundamento en el principio constitucional de la austeridad. De ahí que se derive el demás engranaje jurídico secundario. Por eso la necesidad que este principio de austeridad esté contemplado en el artículo 134 de nuestro máximo ordenamiento jurídico.

No debemos olvidar que los servidores públicos son, ante todo, servidores del pueblo, al que nos debemos. La austeridad es por ende una obligación del Estado frente a quienes detentan la soberanía, el pueblo: las y los mexicanos. “La sociedad es el componente más importante del Estado, de la que surgen, a la que sirven y deben rendir cuentas las autoridades”. [*]

La austeridad no significa perjudicar los derechos ni los programas sociales sino maximizarlos, darles su verdadero sentido combatiendo los gastos superficiales y opulentos que se tenían anteriormente y que, por cierto, menoscaban el principio de progresividad contemplado en el artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Contribuir a un Estado de Bienestar donde se comiencen a ejercer los DESC para toda persona, como los especifica el artículo 26 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos [*] que a la letra dice:
Los Estados Partes se comprometen a adoptar providencias, tanto a nivel interno como mediante la cooperación internacional, especialmente económica y técnica, para lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la Organización de los Estados Americanos, reformada por el Protocolo de Buenos Aires, en la medida de los recursos disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados.

Ya no más derroche. Es velar por el pueblo, por el interés colectivo, en detrimento de intereses particulares voraces. Por eso mismo se debe de hablar de empobrecidos y no de pobres; ellos, esa minoría rapaz, han empobrecido al pueblo. Solo mediante la construcción de una sociedad más equitativa e incluyente se podrá aspirar a un crecimiento económico sostenido, que será un factor para garantizar la estabilidad política y la consolidación de las instituciones democráticas. México, “es un país rico, ubicado entre las economías de los G20 por su nivel de producción, pero un país pobre, porque las desigualdades sociales y económicas se reproducen y persisten en el tiempo […] Entre las carencias que muestran un estancamiento, se encuentra, en primer lugar, la seguridad social, siendo la más importante carencia de la población mexicana en general. Aproximadamente el 60% de la población no cuenta con ella, sin que exista, hasta la fecha, política pública capaz de reducirla.” [*] Recordemos que nuestra Constitución de 1917 fue una de las primeras en consagrar los derechos sociales, hagámoslos efectivos.

A decir del Coordinador del Programa Universitario de Estudios de Desarrollo de la Máxima Casa de Estudios, Rolando Cordera Campos, “como punto de partida indispensable, es necesario subrayar la prioridad que lo social debería tener en lo político, hoy entendido sobre todo por su impronta democrática, y para las políticas que deban proponer –y proponerse- los gobiernos emergidos del nuevo contexto competitivo y pluralista que define a la democracia representativa mexicana. Para lo político, la reforma social del Estado debería estar presente como una de las prioridades más altas de las agendas partidarias, articulando y dando sentido a compromisos específicos cuya racionalidad debiera estar ordenada por propósitos de equidad enfilados a darle realismo a la propuesta esencial de la democracia: igualdad más allá de las urnas.” [*]

Gerardo Esquivel acierta en decir que ya “es hora de cambiar las reglas del juego, tanto económicas como políticas, que benefician a unos cuantos. La desigualdad se puede revertir a partir de la colaboración entre actores políticos, sociedad civil y sector privado. México necesita un gran pacto nacional por la IGUALDAD en donde la acción de la ciudadanía es clave para la construcción de un Estado más eficaz. México necesita un Estado que trabaje para los muchos y no para los pocos, en donde se gaste con sentido en educación, salud y servicios básicos. Que impulse políticas para que las personas no trabajen para seguir siendo pobres, para que paguen más los que más tienen y para hacer un Estado más transparente” [*] . Solo agregaría, hacer un Estado que privilegie la austeridad y combata la opulencia y el dispendio. Como se dijo al comienzo, no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.

Lamentablemente los servidores públicos de gobiernos anteriores demostraron, entre tantos males, una falta de sensibilidad para con su otredad empobrecida, la distancia inicua que tiñe nuestra convivencia social. Por eso se habla de élite política, que se encuentra en el polo opuesto del pueblo mexicano empobrecido. Recordemos que todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos. Así lo establece nuestro bloque de constitucionalidad.

“Hacen falta políticos en México de la talla del emperador-filósofo estoico, Marco Aurelio, quien gobernó con austeridad, humildad y sabiduría, el imperio más grande y poderoso en la historia” [*] . Y es así como se desempeña el actual presidente de la República: cercano a las personas y a sus necesidades; en contra de la banalidad y el privilegio.

El objetivo del Estado, desde su concepción, es la protección de la persona, esto es, el Estado siempre al servicio de cada mexicana y mexicano.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a su consideración la siguiente:

Iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma y adiciona el  artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

ARTÍCULO ÚNICO. Se reforma el párrafo primero del artículo ciento treinta y cuatro de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Artículo 134. Los recursos económicos de que dispongan la federación, las entidades federativas, los Municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, se administrarán con austeridad, eficiencia, eficacia, economía, rendición de cuentas, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que estén destinados.

T R A N S I T O R I O

ARTÍCULO ÚNICO. El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el Salón de Sesiones de la Cámara de Senadores a los veintiséis días del mes de marzo de dos mil diecinueve.

A T E N T A M E N T E

Sen. Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre

[*] Véase en la página electrónica de la Cámara de Senadores: http://infosen.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/64/1/2018-09-04-1/assets/documentos/Acuerdo_JCP_Medidas_Austeridad.pdf
(Fecha de consulta 01/03/2019).

[*] Cervantes Andrade, Raúl, La Constitución Mexicana y el constitucionalismo de principios, en Cien Ensayos para el Centenario, México, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2017, pág. 53.

[*] Teruel, Graciela, México: País de pobres y no de clases medias, México, Fundación Konrad Adenauer, 2017, pág. 19.

[*] Cordera Campos, Rolando, coordinador, Percepciones, pobreza, desigualdad. Encuesta Nacional de Pobreza, México, UNAM, IIJ,  2015, pág. 29.

[*] Esquivel Hernádez, Gerardo, Desigualdad extrema en México, México, Oxfam, 2015, pág. 6.

[*] Pazos, Luis, EPN: el retroceso, Editorial Planeta Mexicana, México, 2017, pág. 91.