+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

Del Sen. Manuel Añorve Baños, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal, a través del Secretario de Relaciones Exteriores, a que fije una postura diplomática de apoyo al pueblo venezolano, condenando los violentos acontecimientos provocados por el gobierno de Nicolás Maduro y auxiliando los trabajos de ingreso de ayuda humanitaria al territorio de Venezuela.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA COMISIóN DE RELACIONES EXTERIORES.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA AL TITULAR DEL PODER EJECUTIVO FEDERAL, A TRAVÉS DEL SECRETARIO DE RELACIONES EXTERIORES, A QUE FIJE UNA POSTURA DIPLOMÁTICA DE APOYO AL PUEBLO VENEZOLANO, CONDENANDO LOS VIOLENTOS ACONTECIMIENTOS PROVOCADOS POR EL GOBIERNO DE NICOLÁS MADURO Y AUXILIANDO LOS TRABAJOS DE INGRESO DE AYUDA HUMANITARIA AL TERRITORIO DE VENEZUELA, A CARGO DEL SENADOR MANUEL AÑORVE BAÑOS DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRI.

HONORABLE ASAMBLEA:  

El suscrito, Senador integrante del Grupo Parlamentario del PRI, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 108,109, 110 y 276, numerales 1) y 2) del Reglamento del Senado de la República, nos permitimos someter al Pleno, la siguiente proposición con punto de acuerdo al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

El pasado 10 de enero, Nicolás Maduro juró como Presidente de la República Bolivariana por un nuevo período de seis años, aún y cuando su “legitimidad” emana del proceso electoral del 20 de mayo de 2018, mismo que no ha sido reconocido como válido tanto por la oposición, como por observadores internacionales y la mayoría de las democracias actuales.

Como es del conocimiento público, ante las manifestaciones y protestas en contra del Régimen de Nicolás Maduro, el pasado 23 de enero, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, declaró vacante la Presidencia y, de acuerdo a lo que dice la Constitución venezolana, él asumiría las responsabilidades del Poder Ejecutivo de manera interina, para poder convocar a elecciones libres y restaurar el sistema democrático del país suramericano.

Frente a este anuncio, la mayoría de los países del continente americano enviaron mensajes de apoyo y reconocieron a Juan Guaidó como el Presidente Interino de Venezuela.

Incluso la Unión Europea, aunque no reconoció explícitamente a Guaidó, si reclamó la ilegitimidad de Maduro y le exigió que se realicen nuevas elecciones, libres y transparentes.

Por su parte, Maduro solo recibió respaldo de regímenes autocráticos como Rusia, Turquía y China; de los pocos socios que le quedan en el Continente: México, Bolivia, Cuba, Nicaragua y El Salvador; y de fuerzas políticas aliadas como el PT de Brasil y el kirchnerismo en Argentina; todos los cuales calificaron de “golpe de estado” la proclamación de Juan Guaidó como presidente Interino.

Pero, contrario a lo que aseguran los que apoyan a Maduro, el Golpe de Estado lo protagonizó el régimen chavista el 23 de diciembre de 2016, cuando modificó por completo la composición del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, mediante un procedimiento exprés, que violó todos los plazos administrativos, provocando una crisis institucional, ya que cualquier ley aprobada por la Asamblea venezolana, en su mayoría opositora, era impugnada por el Poder Ejecutivo con el respaldo del TSJ, completamente afín a Maduro.

En marzo de 2017, hubo otro golpe de estado orquestado por el Presidente Nicolás Maduro, con la convocatoria a la elección de una Asamblea Nacional Constituyente, sin ajustarse a ninguno de los procedimientos legales aplicables y la que fue conformada con personas afines al gobierno; además de que no buscó reformar la constitución venezolana, sino que, desde su conformación, funciona como una Asamblea Legislativa paralela a la Asamblea Nacional, electa popularmente y con mayoría opositora.

Aunado a estos graves atropellos a la democracia de Venezuela, el régimen chavista ha provocado una crisis humanitaria en ese país, que roza la de países en conflictos armados.

La mala administración gubernamental ha provocado una crisis económica monumental, que se traduce en escasez de productos, hiperinflación y fallos frecuentes en la prestación de los servicios públicos.

Debido a la grave escasez de medicamentos e insumos médicos, para muchos venezolanos es sumamente difícil obtener atención médica esencial, además de provocar que enfermedades, que se habían erradicado en la región, resurjan, como: la poliomielitis, la malaria o el sarampión.

De igual manera, la escasez severa de alimentos y otros artículos, hacen que muchas personas tengan una crisis de desnutrición y muchas veces no puedan atender las necesidades básicas de sus familias.

A todo esto, también tenemos que sumar el éxodo de millones de venezolanos, que se han visto obligados a abandonar su país, en búsqueda de mejores condiciones, ya que la respuesta de las autoridades venezolanas ha sido totalmente inadecuada, ya que no se han articulado ni implementado políticas efectivas para mitigar la crisis y las acciones para obtener la asistencia humanitaria internacional, ha sido muy limitada.

Más recientemente, la crisis social y humanitaria de Venezuela sumó un nuevo episodio trágico. Un enfrentamiento entre indígenas de la comunidad Kumarakapay y la Guardia Nacional Bolivariana dejó como saldo dos personas muertas y, al menos, 14 heridos.

Actualmente, en las zonas fronterizas de Venezuela se vive un clima de enorme tensión, debido a que los ciudadanos se movilizaron para posibilitar el ingreso de ayuda humanitaria. De hecho, Juan Guaidó, el presidente interino de Venezuela, se trasladó al límite con Colombia, apoyando el proceso de ingreso de mercadería.

Pero, lamentablemente, la respuesta del Régimen de Maduro fue nuevamente la represión y la violencia. El fin de semana del 23 y 24 de febrero de 2019 se presentaron varios episodios violentos, incluyendo la quema de camiones que transportaban ayuda humanitaria y la represión de los grupos de voluntarios que intentaban ingresar dicha ayuda a territorio venezolano.

Ante la crisis humanitaria que viven nuestros hermanos venezolanos, en el Grupo Parlamentario del PRI creemos que la posición del Gobierno Federal de México no puede ser de pasividad, por el contrario, creemos que debe asumir un papel protagónico en la resolución de esta situación, tanto en la posibilidad de prestar ayuda humanitaria, como en el impulso a una solución pacífica a la crisis política, que lleve al restablecimiento de la Democracia en ese país.

Hemos escuchado preocupados la postura del Canciller y del Presidente sobre este tema, privilegiando el principio diplomático de no intervención, pero abandonando por completo la responsabilidad histórica de México en el continente latinoamericano y, más importante aún, dando la espalda al pueblo venezolano que está sufriendo en estos momentos.

Por las razones anteriormente vertidas, se somete al pleno la siguiente proposición con Punto de:

ACUERDO

ÚNICO. El Senado de la República exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal, a través del Secretario de Relaciones Exteriores, a que fije una postura diplomática de apoyo al pueblo venezolano, condenando los violentos acontecimientos provocados por el Gobierno de Nicolás Maduro y auxiliando los trabajos de ingreso de ayuda humanitaria al territorio de Venezuela.

ATENTAMENTE

SEN. MANUEL AÑORVE BAÑOS