+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

Del Sen. Joel Padilla Peña, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con proyecto de decreto por el que se crea el Banco Nacional para el Bienestar. (Reforma el artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos).

SE TURNó A LAS COMISIONES UNIDAS DE PUNTOS CONSTITUCIONALES Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA.


De las Senadoras y los Senadores del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo por la que se crea el Banco Nacional para el Bienestar

De las Senadoras y los Senadores del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo de la LXIV Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los Artículos 71, Fracción II y 135 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y 8 fracción I, 164, 169, 171 fracción I, y 172 del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta Asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, conforme a los siguientes:

Antecedentes

Pasada la lucha revolucionaria en nuestro país, la economía nacional entró en crisis. Los mexicanos no tenían dinero para comprar los productos básicos, muchos negocios quebraron por la falta de financiamiento y porque el ambiente político y social generó una inestabilidad económica que contrajo el mercado interno, los bancos comerciales encarecieron las tasas de interés de los crétitos que otorgaban a las pocas personas que lograban acreditar su solvencia.

En 1924 se expidió la Ley de Instituciones de Crédito y en ella se reguló la figura de la banca especializada con bancos de descuento y depósito, hipotecarios, refaccionarios, de fideicomiso, agrícolas e industriales, orientados a la pequeña y mediana empresa. El gobierno por su parte, creó bancos de desarrollo para apoyar a sectores productivos de la población que necesitaban financiamiento accesible y a tasas bajas para poder reactivar sus negocios o iniciar proyectos productivos que les generaran ingresos y crearan empleos en un ambiente poco propicio para ello. Así, a la vez que se estabilizaba la economía del país, se creaban condiciones económicas para generar empleos, productos y estabilidad social.

Con el objeto de apoyar al sector social de la economía, principalmente a los ejidatarios, se creó en 1926 el Banco Nacional de Crédito Agrícola y nueve bancos regionales. Los primero créditos se destinaron principalmente a sociedades cooperativas agrícolas, las cuales encontraron un mecanismo para comprar materia prima, maquinaria y granos para su siembra. El crédito rural se fortaleció. Posteriormente el crédito se empezó a otorgar a productores individuales.

Desde que se fundó el Banco Nacional de Crédito Agrícola, primero especializado en financiamiento a productores del campo en México, se han creado, fusionado o liquidado diversas instituciones públicas para este fin: en 1935 el Banco Nacional de Crédito Ejidal; en 1965 el Banco Nacional de Crédito Agropecuario; en 1975 el Banco Nacional de Crédito Rural (Banrural), y en el 2003 Financiera Rural. Además, desde 1954 opera FIRA en el Banco de México, enfocado al segundo piso.

La década de los treinta se caracterizó, tratándose del tema de la banca de desarrollo, por la influencia de las ideas keinesianas del Estado de Bienestar, y por la política implementada por los presidentes de apoyar intensamente los proyectos productivos relacionados con el campo y con la industria. En tal sentido, por un parte el Estado buscó tener el control de las instituciones financieras y, por otra, fortaleció las instituciones de la banca de desarrollo y creó nuevas, como el Banco Nacional Hipotecario Urbano y de Obras Públicas que sirvió para financiar los proyectos de construcción de carreteras, vías férreas e industrias; y el Banco Obrero de Fomento Industrial para “fomentar la actividad productiva y contribuir al desenvolvimiento industrial del país.”

Se advierte así, que los bancos de desarrollo en nuestro país, desde su origen constituyen un instrumento estratégico utilizado por el Estado para apoyar con recursos financieros y servicios complementarios aquellos sectores y actividades económicas consideradas prioritarias con el objetivo de impulsar su desarrollo.

Exposición de Motivos

Desde que inició la implementación del modelo neoliberal hasta la fecha, la economía mexicana ha permanecido estancada con un crecimiento promedio del 1 al 2 % del Producto Interno Bruto anual. El sector más afectado ha sido el social: ejidatarios, organizaciones de trabajdores y cooperativas estuvieron excluidos del crédito y sólo accedían a él a tasas altas de interés y con requisitos  que volvían inaccesibles los mismos. Una vez más, fue el Estado, a través de la banca de desarrollo que permitió y apoyo el financiamiento de los proyectos y de las actividades económicas de este sector de la economía.

A diferencia de los bancos comerciales que realizan su principal función financiera, la de otorgar créditos, con dinero ajeno, con el dinero de sus ahorradores, y que cobran altas tasas de interés y comisiones muchas veces sólo justificadas por su ambición de lucrar con los créditos al consumo y con las necesidades de quien necesita financiar algún proyecto producitvo; la banca de desarrollo busca financiar y promover sectores productivos importantes por su contribución al crecimiento económico del país, generando así empleos y crecimiento y desarrollo económicos.

Es de suma importancia el apoyo de la banca de desarrollo a la planta productiva, principalmente de sectores que representan alto riesgo cuyos proyectos y actividades son necesarios para el desarrollo del país por su alto grado de rentabilidad social. Proyectos sociales que no son atendidos por la banca comercial pues los consideran poco rentables y con una tasa de retorno muy baja.

De acuerdo a la Ley de Instituciones de Crédito, la banca de desarrollo es parte del Sistema Bancario Mexicano y son consideradas entidades de la Administración Pública Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propios, constituidas con el carácter de sociedades nacionales de crédito, cuyo objetivo fundamental es el de facilitar el acceso al financiamiento a personas físicas y morales; así como proporcionarles asistencia técnica y capacitación en los términos de sus respectivas leyes orgánicas.

Las principales diferencias entre la banca de desarrollo respecto a la banca comercial se encuentra en: en el plazo de amortización de los créditos; la banca de desarrollo provee de financiamiento a plazos más largos que los disponibles en la banca comercial; colocación de recursos ya que la banca comercial coloca sus recursos en el público en general, en tanto que la banca de desarrollo se especializa en otorgar créditos a sectores específicos de la economía; la banca comercial obtiene sus recursos de los depósitos que realiza el público en general, sean personas físicas o morales, nacionales o extranjeras, en tanto que la fuente de recursos de la banca de desarrollo está constituida por recursos presupuestarios del gobierno federal, el mercado interno, recursos de organismos financieros internacionales, entre otros.

Aunado a lo anterior, los bancos de desarrollo son entidades de la Administración Pública Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propios, constituidas con el carácter de Sociedades Nacionales de Crédito mediante una ley del Congreso de la Unión. Su objeto fundamental es, de acuerdo a la Ley de Instituciones de Crédito, “facilitar el acceso al crédito y los servicios financieros a personas físicas y morales, así como proporcionarles asistencia técnica y capacitación en términos de sus respectivas leyes orgánicas con el fin de impulsar el desarrollo económico.Así mismo, atenderán las actividades productivas que el Congreso de la Unión determine como especialidad de cada una de ellas en sus respectivas leyes orgánicas.

En nuestro país actualmente existen siete instituciones de Banca de Desarrollo con objetos específicos: Banjército que tiene como objeto otorgar apoyos financieros a los miembros del Ejército, Fuerza Aérea y Armada; Bancomext, cuyo objeto es financiar el comercio exterior del país así como participar en la promoción de dicha actividad; Banobras, su objeto el financiar proyectos de infraestructura y servicios públicos a los gobiernos municipales, estatales y sus organismos desconcentrados; promover la inversión y el financiamiento privado en proyectos de infraestructura y servicios públicos; Nafinsa que promueve el ahorro y la inversión así como la canalización de apoyos financieros y técnicos al fomento industrial y en general al desarrollo económico y regional del país; Bansefi, que con la entrada en funciones de nuestro presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, propuso que este Banco de Desarrollo cambiara su nombre a Banco de Bienestar y que se agregaran a sus funciones originales, otras en la orientación de fortalecer la economía social y familiar. Al día de hoy, aún no se crea la Ley Orgánica del nuevo Banco ni se hacen las reformas a la del Bansefi, en consecuencia, se mantiene vigente la Ley Orgánica del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros, que mantiene como objeto principal del mismo, el promover y facilitar el ahorro, el acceso al financiamiento, la inclusión financiera, el fomento de la innovación, la perspectiva de género y la inversión entre los integrantes del Sector, ofrecer instrumentos y servicios financieros de primer y segundo piso entre los mismos, así como canalizar apoyos financieros y técnicos necesarios para fomentar el hábito del ahorro y el sano desarrollo del Sector y en general, al desarrollo económico nacional y regional del país, así como proporcionar asistencia técnica y capacitación a los integrantes del Sector; Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (antes Financiera Rural), que tiene como objeto el  coadyuvar a realizar la actividad prioritaria del Estado de impulsar el desarrollo de las actividades agropecuarias, forestales, pesqueras y todas las demás actividades económicas vinculadas al medio rural, con la finalidad de elevar la productividad, así como de mejorar el nivel de vida de su población; y Sociedad Hipotecaria Federal que busca impulsar el desarrollo de los mercados primario y secundario de crédito a la vivienda, mediante el otorgamiento de crédito y garantías destinadas a la construcción, adquisición y mejora de vivienda, preferentemente de interés social en los términos de esta Ley, así como al incremento de la capacidad productiva y el desarrollo tecnológico, relacionados con la vivienda.

Con la presente iniciativa buscamos apoyar al sector social de la economía así como a los migrantes con el envío de sus remesas, a las personas que deseen ahorrar su dinero en un banco y a quienes deseen acceder a un crédito para activar algún proyecto productivo, con la constitución y funcionamiento del una institución financiera de banca de desarrollo que será el Banco Nacional para el Bienestar.

La economía social es el conjunto de las actividades económicas y empresariales que llevan a cabo entidades que persiguen el interés colectivo de sus integratantes, así como el interés general económico o social. Nuestra Constitución establecer que este sector lo comprenden los ejidos, las organizaciones de trabajadores, las cooperativas, las comunidades, las empresas que pertenezcan mayoritaria o exclusivamente a los trabajadores y, en general, de todas las formas de organización social para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios.

Con la creación del Banco Nacional para el Bienestar se pretende financiar la promoción, fomento y fortalecimiento de la actividad económica del sector social de la economía. Aunado al crédito, se les proporcionará asistencia técnica, capacitación, asesoría en la compra de materia prima, tecnología e infraestructura; y apoyo para la colocación de sus productos en el mercado, en términos de la respectiva Ley Orgánica del Banco Nacional para el Bienestar a con el fin de impulsar el desarrollo económico.

Tandas del bienestar. Un acercamiento al apoyo de la economía social.

A mediados de enero de este año, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el programa social denominado Tandas para el Bienestar, mediante el cual se otorgarán créditos a propietarios de micros y pequeños negocios del país.

El programa tiene dos modalidades: una es para solicitantes en general y otra es para pobladores que solicitan el crédito y que viven en zonas mineras. En ambos casos, los préstamos serán por seis mil pesos y se otorgarán sin aval.

Los solicitantes pueden destinar los recursos para comprar equipo que ayude a la operación de su negocio. Se les otorgan tres meses de gracia antes de comenzar a pagar montos de 500 pesos mensuales y, al año de que terminen de pagarlo, podrán recibir otro crédito por un monto mayor para seguir fortaleciendo su negocio.

Estos apoyos se entregarán de manera directa, sin intermediarios, y serán en beneficio de distintos sectores de la población como los jóvenes, adultos mayores y estudiantes de distintos niveles educativos. Con este programa se busca fortalecer la confianza en el comerciante y fomentar la cultura del pago, mediante el otorgamiento de créditos a un millón de pequeños comerciantes y pequeños empresarios. Así, se apoya de manera directa la economía de las familias mexicanas y se da un paso en el apoyo a la economía social.

La banca de desarrollo y el depósito de las remesas de los migrantes

Las remesas que envían los migrantes a nuestro país representan la segunda  fuente de ingresos de nuestro país, sólo después de los ingresos petroleros y antes de la inversión extranjera directa y del turismo.

De acuerdo al Banco de México (Banxico), durante 2018 las remesas de los mexicanos en el exterior sumaron 33 mil 480.55 millones de dólares, que representó un crecimiento de 10.52 por ciento respecto al 2017.

Banxico sostiene que en los 12 meses del año anterior se registraron 103.96 millones de operaciones, 5.99 por ciento más que en 2017, por un monto promedio de 322 dólares.

Durante el mes de diciembre, las remesas su ubicaron en 2 mil 604 millones de dólares, lo que significó un incremento de 11.1 por ciento en comparación de diciembre de 2016. Así, diciembre se convirtió en el segundo mes con mayor cantidad de envíos de trabajadores, sólo por debajo del mes de octubre, donde se recibieron 2 mil 642 millones de dólares.

Según el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), México recibió en 2016 más de 28 mil 500 millones de dólares de remesas y a nivel global esos flujos alcanzaron los 445 mil millones de dólares, lo que significó un incremento del 51 por ciento en comparación con 2007.

El reporte destacó que en 2016 los principales países latinoamericanos beneficiarios fueron México (con 28 mil 542 millones de dólares), Guatemala (siete mil 427 millones), República Dominicana (cinco mil 534 millones), Colombia (cuatro mil 904 millones) y El Salvador (cuatro mil 581 millones).

En lo que se refiere al porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) que las remesas significaron para cada país, el principal beneficiario de América Latina fue Haití, pues los envíos representaron el 24.7 por ciento de su PIB, seguido por Honduras (18 por ciento), Jamaica (17 por ciento), El Salvador (17 por ciento) y Guatemala (10 por ciento). En México las remesas equivalieron al 2.3 por ciento de su PIB y en Colombia al 1.6 por ciento.

El 80 por ciento de las remesas son recibidas por 23 países y los cinco principales son China, India, Filipinas, México y Pakistán.

Las remesas no representan únicamente una de las principales fuentes de ingreso de nuestro país sino también un importante mecanismo de contención social y de apoyo al fortalecimiento del mercado interno.

De los más de 33 480 millones de dólares que ingresaron a nuestro país por remesas, el 97.7% se recibieron por transferencias electrónicas; 1.8% se enviaron en efectivo o en especie y 0.5% por otros medios. Estas tres modalidades de remesas son las que se buscan captar a través del Banco Nacional del Bienestar, para que las familias no sufran ningún menoscabo económico derivado del esfuerzo y sacrificio que les implica trabajar en el extranjero. El Banco Nacional del Bienestar estará al servicio de los sectores desprotegidos y agraviados cotidianamente por las instituciones autorizadas para recibir y entregar las remesas.

Del 100 por ciento de remesas recibidas en nuestro país, el 71.7% se realiza a través de tiendas de autoservicios y farmacias, y el 28.3 por ciento a través de los bancos.

No obstante lo anterior, hay una muy sentida queja ciudadana en el sentido de que resulta muy gravoso para los migrantes que envían remesas las altas comisiones que les cobran las insitutuciones financieras y las empresas intermediarias; en consecuencia, lo que se busca es que el Banco Nacional del Bienestar reciba las divisas que envían los migrantes del extranjero, con ello se busca que las remesas no lleguen a su destinatarios reducidas en una tercera parte que representan el cobro de las comisiones, logrando así que la economía de los migrantes y sus familias se robustezcan y no pierda su capacidad adquisitivo.

Características del Banco Nacional para el Bienestar

El Banco Nacional para el Bienestar que proponemos crear mediante la aprobación de esta iniciativa, otorgará créditos a una tasa de interés blanda que tome como referencia la Unidad de Medida y Actualización (UMA) con la finalidad de que representen financiamientos accesibles, con una tasa de retorno alta y con la posibilidad de que el beneficiario pueda adquirir lo necesario para activar su proyecto productivo, esto garantizará que el presupuesto destinado a esta banca de desarrollo sea sustentable. La tasa de interés blanda se fijará en la Ley Orgánica del Banco Nacional para el Bienestar.

Asimismo, el Banco Nacional para el Bienestar tendrá como objetivo prioritario financiar la promoción, fomento y fortalecimiento de la actividad económica del sector social de la economía, en los términos que establezca la Ley secundaria.

De igual manera, recibirá el ahorro ciudadano y las remesas de los migrantes; fortalecienco con ello las remesas bancarias en franca crítica a las remesas que las instituciones financieras han bancarizado y debilitado en términos reales. Se crea así un modelo finaciero de la economía social puesto al servicio de la economía social. Con ese propósito se busca también que el Banco financie con ese capital social proyectos productivos orientados a la generación de empleo,  fondeos de negocios y fortalecimiento de la capacidad productiva de la economía social.

La Cuarta Transformación busca que el sector social de la economía se apoye con financiamientos a tasa cero, con créditos enfocados en la producción y no en el consumo, se busca fortalecer una economía social que sea alternativa a la economía privada. Buscamos crear un modelo de banca de desarrollo sustentable y que apoye la producción social. Una banca de desarrollo que dé seguimiento al crédito apoyando en capacitación técnica, compra de materia prima, colocación en el mercado de los productos. Una banca que que ayude a nuestros connacionales en el extranjero en el envío de sus remesas sin costo alguno.

Con el Banco Nacional para el Bienestar se busca promover el crecimiento económico e impulsar el financiamiento de largo plazo para apoyar la competitividad y capitalización de los integrantes del sector social. La meta es poner al Estado al servicio de la sociedad y de su economía. 

Finalmente, para explicar el sentido y alcance de las reformas propuestas, se presenta un cuadro comparativo entre la legislación vigente y la presente propuesta de reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

Texto actual

Propuesta

Artículo 25. (…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

La ley establecerá los mecanismos que faciliten la organización y la expansión de la actividad económica del sector social: de los ejidos, organizaciones de trabajadores, cooperativas, comunidades, empresas que pertenezcan mayoritaria o exclusivamente a los trabajadores y, en general, de todas las formas de organización social para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios.

(…)

(…)

Artículo 25. (…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

La ley establecerá los mecanismos que faciliten la organización y la expansión de la actividad económica del sector social, así como el funcionamiento del Banco Nacional para el Bienestar de la economía social, como institución responsable del financiamiento público: de los ejidos, organizaciones de trabajadores, cooperativas, comunidades, empresas que pertenezcan mayoritaria o exclusivamente a los trabajadores y, en general, de todas las formas de organización social para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios.

(…)

(…)

Por lo motivos antes expuestos, someto a esta Soberanía la presente iniciativa con proyecto de:

DECRETO POR EL QUE SE REFORMA EL ARTÍCULO 25 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, PARA CREAR EL BANCO NACIONAL PARA EL BIENESTAR.

ARTÍCULO ÚNICO.- Se reforma el párrafo octavo del artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

Artículo 25. (…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

La ley establecerá los mecanismos que faciliten la organización y la expansión de la actividad económica del sector social, así como el funcionamiento del Banco Nacional para el Bienestar de la economía social, como institución responsable del financiamiento público: de los ejidos, organizaciones de trabajadores, cooperativas, comunidades, empresas que pertenezcan mayoritaria o exclusivamente a los trabajadores y, en general, de todas las formas de organización social para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios.

(…)

(…)

ARTÍCULOS TRANSITORIOS

PRIMERO.- El presente decreto entrará en vigor un día después de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO.- El Congreso de la Unión, en un plazo no mayor a 180 días siguientes a la entrada en vigor del presente Decreto, deberá promulgar la Ley Orgánica del Banco Nacional para el Bienestar.

TERCERO.- Se derogan todas las disposiciones que contravengan el presente.

Dado en el Salón de Plenos de la Cámara de Senadores a cinco de marzo de dos mil diceinueve.

Senadoras y Senadores del Grupo Parlamentario

del Partido del Trabajo

Merino Juárez, Gustavo. La Banca de Desarrollo y el Financiamiento al Campo. Periódico El Economista, 18 de abril de 2011.

El papel de la banca de desarrollo en México, en http://www.economia.unam.mx/secss/docs/tesisfe/SanchezRDM/cap3.pdf