+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Ficha Técnica


De los Senadores Joel Padilla Peña y Alejandro González Yáñez, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con proyecto de decreto con la que se crea el Banco Nacional para el Bienestar de la Economía Social.


Propone la creación del Banco Nacional para el Bienestar, cuyo interés prioritario será financiar la promoción, fomento y fortalecimiento de la actividad económica del sector social de la economía. El artículo Transitorio Segundo propone que en caso de aprobarse, el Congreso de la Unión realice las reformas necesarias a la Ley de la Economía Social Solidaria, Reglamentaria del Párrafo Octavo del Artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

De los senadores Joel Padilla Peña y Alejandro González Yáñez con proyecto de decreto con la que se crea el Banco Nacional para el Bienestar de la Economía Social

De los senadores Joel Padilla Peña y Alejandro González Yáñez, iintegrantes del Grupo Parlamentario del Partido del trabajo de la LXIV Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los Artículos 71, Fracción II y 135 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y 8 fracción I, 164, 169, 171 fracción I, y 172 del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta Asamblea la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA Y ADICIONA EL ARTÍCULO 25 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, CONFORME A LOS SIGUIENTES:

Antecedentes

Después de la Revolución Mexicana y ante las crisis económica, política y social en que se encontraba el gobierno, el presidente Alvaro Obregón procuró restablecer los bancos expropiados y devolver a sus dueños los activos líquidos sustraídos. “Una vez pacificado el país, convocó a la Primera Convención Bancaria, reunida en febrero de 1924, para discutir los dictámenes sobre la Ley de Instituciones de Crédito expedida ese año. Dicha Ley, reconocía la figura de banca especializada con bancos de descuento y depósito, hipotecarios, refaccionarios, de fideicomiso, agrícolas e industriales, orientados a la pequeña y mediana empresa.”

Durante este periodo se crearon bancos gubernamentales como un mecanismo paralelo a la banca comercial con el propósito explícito de apoyar al incipiente aparato productivo, para satisfacer las necesidades financieras de los campesinos, de los pequeños industriales y de los gobiernos locales.

En 1926 se creó el Banco Nacional de Crédito Agrícola, se suponía que este banco financiaría a los ejidatarios a fin de remediar una falla de mercado reflejada en la imposibilidad de obtener acceso al crédito. Sin embargo, 85% de su capital inicial favoreció a empresas privadas, algunas de ellas propiedad de políticos de la época, como los expresidentes Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles.

En los años treinta, la banca de desarrollo mexicana se vio fuertemente influida por las ideas keynesianas del Estado de Bienestar, donde es el Estado quien deben tener bajo su mando el control de las instituciones que regulan y ejecutan las principales actividades económicas y sociales públicas.

El gobierno del presidente Lázaro Cárdenas promovió el desarrollo de manera muy activa y creó un circuito financiero alternativo al privado, mediante la banca gubernamental. Después de la Revolución, la ideología nacionalista imperante condujo a un proceso de “mexicanización” del sistema financiero. De ahí que la Ley de Instituciones de Crédito de 1932 impidiera la propiedad de bancos por parte de extranjeros. En 1937, el presidente Lázaro Cárdenas constituyó el Banco Obrero de Fomento Industrial para “fomentar la actividad productiva y contribuir al desenvolvimiento industrial del país”. El propio Cárdenas decretó en 1936 la formación de un Fondo de Fomento Industrial, que fue entregado en fideicomiso al Banco Nacional Hipotecario Urbano y de Obras Públicas para “proporcionar a la industria los elementos necesarios para su desarrollo.”

Durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas inicia la etapa de crecimiento económico conocida como “el milagro mexicano”, que duró hasta los primeros años de la década de los años 80 y que se caracterizó por ser de un crecimiento sostenido y fue el cambio hacia la formación de una nación moderna e industrializada. En este periodo el papel que jugó la banca de desarrollo fue muy importante para que accedieran a crédito fácil y barato muchos sectores sociales que antes no habían gozado de ningún tipo de financiamiento.

“La actividad económica nacional creció una tasa promedio del 6% anual, en el período de cerca de 50 años que van de la segunda mitad de los años treinta, a los primeros años de la década de los años ochenta. En este proceso, la banca de desarrollo jugó un papel importante en el financiamiento del mismo.”

Exposición de Motivos

De banca especializada a banca de servicios múltiples

Antes de 1975 las instituciones bancarias eran especializadas, es decir, únicamente prestaban un servicio a la vez: depósitos, ahorro, crédito hipotecario, etc. Es a partir de ese año en que se crea la banca múltiple, denominada así porque ofrecían al público diversos servicios: depósitos, ahorro, crédito hipotecario, seguros, operaciones de intermediario como caja de seguridad, fideicomiso o pago de servicios (luz, agua, teléfono), etc.

Desde 1982 se constituye la Banca de Desarrollo como Sociedades Nacionales de Crédito, fortaleciendo así la infraestructura y el sistema productivo con el desarrollo de programas y otorgamiento de créditos que la banca múltiple no realiza.

La Banca de Desarrollo forma parte del Sistema Bancario Mexicano, tal como se establece en el artículo 3° de la Ley de Instituciones de Crédito. En este marco, las instituciones de Banca de Desarrollo son entidades de la Administración Pública Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propios, constituidas con el carácter de sociedades nacionales de crédito, cuyo objetivo fundamental es el de facilitar el acceso al financiamiento a personas físicas y morales; así como proporcionarles asistencia técnica y capacitación en los términos de sus respectivas leyes orgánicas.

La Banca de Desarrollo se ha caracterizado por una política de complementariedad con el sector privado financiero, constituyéndose como una herramienta de política económica fundamental para promover el desarrollo, resolver los problemas de acceso a los servicios financieros y mejorar las condiciones de los mismos para aquellos sectores que destacan por su contribución al crecimiento económico y al empleo: micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), infraestructura pública, vivienda para familias de bajos recursos, y el financiamiento a los productores rurales de ingresos bajos y medios.

Tipos de Banca en México: múltiple y de desarrollo

De acuerdo al artículo 2 de la Ley de Instituciones de Crédito, el servicio de banca y crédito sólo podrá prestarse por instituciones de crédito, que podrán ser: I. Instituciones de banca múltiple, y II. Instituciones de banca de desarrollo. De acuerdo a esta Ley, se considera servicio de banca y crédito la captación de recursos del público en el mercado nacional para su colocación en el público, mediante actos causantes de pasivo directo o contingente, quedando el intermediario obligado a cubrir el principal y, en su caso, los accesorios financieros de los recursos captados.

En nuestro país el Sistema Bancario estará integrado por el Banco de México, las instituciones de banca múltiple, las instituciones de banca de desarrollo y los fideicomisos públicos constituidos por el Gobierno Federal para el fomento económico que realicen actividades financieras, así como los organismos auto regulatorios bancarios.

El artículo 4º de la Ley citada ordena que “El Estado ejercerá la rectoría del Sistema Bancario Mexicano, a fin de que éste oriente fundamentalmente sus actividades a apoyar y promover el desarrollo de las fuerzas productivas del país y el crecimiento de la economía nacional, basado en una política económica soberana, fomentando el ahorro en todos los sectores y regiones de la República y su adecuada canalización a una amplia cobertura regional que propicie la descentralización del propio Sistema, con apego a sanas prácticas y usos bancarios.

Las instituciones de banca de desarrollo atenderán las actividades productivas que el Congreso de la Unión determine como especialidad de cada una de éstas, en las respectivas leyes orgánicas.”

La Banca múltiple tiene como características las siguientes:

  1. Son instituciones privadas constituidas con el carácter de autorización las Sociedades Anónimas de Capital Fijo.
  2. Para organizarse y operar requiere autorización del Gobierno Federal, que compete otorgar discrecionalmente a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, previo acuerdo de su Junta de Gobierno y opinión favorable del Banco de México.
  3. Su objeto es la prestación del servicio de banca y crédito, en los términos de la Ley de Instituciones de Crédito (LIC).
  4. El capital social de las instituciones de banca múltiple estará formado por una parte ordinaria y podrá también estar integrado por una parte adicional. El capital social ordinario de las instituciones de banca múltiple se integrará por acciones de la serie "O". En su caso, el capital social adicional estará representado por acciones serie "L", que podrán emitirse hasta por un monto equivalente al cuarenta por ciento del capital social ordinario, previa autorización de la Comisión Nacional de Valores.

           
Por su parte, la Banca de Desarrollo se caracteriza por lo siguiente:

  1. Son entidades de la Administración Pública Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propios, constituidas con el carácter de Sociedades Nacionales de Crédito (SNC).
  2. Son constituidas mediante una ley del Congreso de la Unión.
  3. Su objeto fundamental es, de acuerdo a la Ley de Instituciones de Crédito, “facilitar el acceso al crédito y los servicios financieros a personas físicas y morales, así como proporcionarles asistencia técnica y capacitación en términos de sus respectivas leyes orgánicas con el fin de impulsar el desarrollo económico.Así mismo, atenderán las actividades productivas que el Congreso de la Unión determine como especialidad de cada una de ellas en sus respectivas leyes orgánicas.
  4. Su capital social está determinado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y está representado en Certificados de Aportación Patrimonial (CAPS), que son títulos de crédito que confiere el derecho a participar en las utilidades de la SNC y en la cuota de liquidación.
  5. Los CAPS pueden ser de dos tipos: Serie “A” emitidos mediante un título único, que es intransferible, suscrito por el Gobierno Federal y que representa el 66% del capital social; Serie “B”, son de libre suscripción salvo por personas extranjeras o bien sociedades mexicanas con inversión extranjera; representan el 34% del capital social y son emitidos en uno o más títulos.
  6. El capital mínimo será el que establezca la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mediante disposiciones de carácter general, el cual estará íntegramente pagado.
  7. La administración de las instituciones de banca de desarrollo estará encomendada a un consejo directivo y a un director general, en los términos de sus propias leyes orgánicas. El consejo directivo deberá contar con un comité de auditoría, que tendrá carácter consultivo.

Bancos de Desarrollo en México

En nuestro país actualmente existen siete instituciones de Banca de Desarrollo con objetos específicos:
A) Banjército, que de cuerdo a la Ley Orgánica del Banco Nacional del Ejército, Fuerza Aérea y Armada, tiene como objeto otorgar apoyos financieros a los miembros del Ejército, Fuerza Aérea y Armada.

B) Bancomext, cuya Ley Orgánica del Banco Nacional de Comercio Exterior establece que su objeto es financiar el comercio exterior del país así como participar en la promoción de dicha actividad.

C) Banobras, que en la Ley Orgánica del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos menciona como su objeto el financiar proyectos de infraestructura y servicios públicos a los gobiernos municipales, estatales y sus organismos desconcentrados; promover la inversión y el financiamiento privado en proyectos de infraestructura y servicios públicos.

D) Nafinsa, que en Ley Orgánica de Nacional Financiera sostiene que su objeto es promover el ahorro y la inversión así como canalizar apoyos financieros y técnicos al fomento industrial y en general al desarrollo económico y regional del país.

E) Bansefi. Con la entrada en funciones de nuestro presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, propuso que este Banco de Desarrollo cambiara su nombre a Banco de Bienestar y que se agregaran a sus funciones originales, otras en la orientación de fortalecer la economía social y familiar. Al día de hoy, aún no se crea la Ley Orgánica del nuevo Banco ni se hacen las reformas a la del Bansefi, en consecuencia, se mantiene vigente la Ley Orgánica del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros, que mantiene como objeto principal del mismo, el promover y facilitar el ahorro, el acceso al financiamiento, la inclusión financiera, el fomento de la innovación, la perspectiva de género y la inversión entre los integrantes del Sector, ofrecer instrumentos y servicios financieros de primer y segundo piso entre los mismos, así como canalizar apoyos financieros y técnicos necesarios para fomentar el hábito del ahorro y el sano desarrollo del Sector y en general, al desarrollo económico nacional y regional del país, así como proporcionar asistencia técnica y capacitación a los integrantes del Sector.

Su ley orgánica menciona que por Sector debe entenderse “Al conformado por las personas físicas y morales que, de acuerdo con los criterios definidos por el Consejo Directivo, tengan acceso limitado a los servicios financieros por su condición socioeconómica o ubicación geográfica, y a las personas morales a que se refieren la Ley de Ahorro y Crédito Popular y la Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo.”

F) Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (antes Financiera Rural), la Ley Orgánica de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero; establece que es su objeto el  coadyuvar a realizar la actividad prioritaria del Estado de impulsar el desarrollo de las actividades agropecuarias, forestales, pesqueras y todas las demás actividades económicas vinculadas al medio rural, con la finalidad de elevar la productividad, así como de mejorar el nivel de vida de su población.

G) Sociedad Hipotecaria Federal cuya Ley Orgánica menciona que su objeto es impulsar el desarrollo de los mercados primario y secundario de crédito a la vivienda, mediante el otorgamiento de crédito y garantías destinadas a la construcción, adquisición y mejora de vivienda, preferentemente de interés social en los términos de esta Ley, así como al incremento de la capacidad productiva y el desarrollo tecnológico, relacionados con la vivienda.

Como se advierte de este apartado, el papel de los bancos de desarrollo en la  arquitectura financiera nacional es clave debido a que ayudan a superar las fallas de mercado, facilitando financiamiento de largo plazo y de forma contracíclica; crean mercados e instrumentos financieros orientados a una clientela inicialmente propia, pero que luego está llamada a relacionarse con la banca comercial tradicional, y proveen servicios financieros y no financieros (servicios promocionales, de asistencia técnica, u otros complementarios al crédito para nuevas empresas y para empresas ya existentes) a sectores excluidos.

En general la oferta de instrumentos de financiamiento ofrecido por los bancos de desarrollo son:
1) préstamos: líneas de crédito, prestamos concesionales, garantías;
2) aportes: para desarrollo de proyectos, asistencia para investigación y desarrollo, aportes financieros no reembolsables, y asistencia técnica;
3) capital propio: capital privado y público y capital de riesgo;
4) mercados de carbono: financiamiento de carbono; y
5) mezzanine: capital de riesgo.

Experiencia Internacional

A continuación se describen algunas de las iniciativas de los Bancos Nacionales de Desarrollo de la región de Latinoamérica y el Caribe.
a) Brasil
El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) es el principal Agente de Desarrollo en Brasil. Desde su fundación en 1952, el BNDES desempeña un papel clave en el fomento de la expansión de la industria y la infraestructura del país. A lo largo de su historia, su actuación ha evolucionado de acuerdo a los desafíos socioeconómicos brasileños, llegando a cubrir el apoyo a la exportación, a la innovación tecnológica, al desarrollo socioambiental sostenible y a la modernización de la gestión pública.

El Banco ofrece varios mecanismos de apoyo financiero a las empresas brasileñas de todos los tamaños y entidades públicas, que permite la inversión en todos los sectores económicos. En cualquier negocio apoyado, desde la fase de análisis inicial hasta el acompañamiento, el BNDES hace hincapié en tres factores estratégicos a ser llevados en cuenta: la innovación, el desarrollo local y el desarrollo del medio ambiente.

b) Perú 
La Corporación Financiera de Desarrollo, es el banco de desarrollo del Perú, fue fundado en 1971 y desde 1992 se desarrolla como banco de segundo piso. Su función es otorgar financiamientos a las personas naturales y jurídicas que se dediquen a actividades productivas y de servicios, a través de las empresas y entidades del sistema financiero y entidades de fomento que apoyen eficazmente a la actividad económica rural y a los pequeños empresarios en general.

El banco estatal tiene la misión de fomentar el desarrollo sostenible y descentralizado en beneficio de los diversos agentes económicos de Perú al financiar inversiones y el desarrollo de los mercados financiero y de capitales. El Estado, representado por el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe), es el socio mayoritario del banco con una participación de 98%.

c) Uruguay
El Banco de la República Oriental del Uruguay , fundado en 1896, es el banco más importante en Uruguay. Desde su creación, ha jugado en forma ininterrumpida, un rol decisivo en el desarrollo económico del país apoyando con el otorgamiento de financiamiento a diversos sectores de la sociedad con el objetivo de que puedan impulsar y fortalecer sus diversas actividades productivas para generar empleo y crecimiento económico.

El Banco de la República Oriental del Uruguay, más conocido en Uruguay como Banco República o simplemente BROU (por sus iniciales) desde su creación, ha funcionado de forma ininterrumpida, atravesando varias crisis económicas del país que determinaron la quiebra de otros bancos.

d) Costa Rica
El Banco Popular de Desarrollo Comunal es un banco cooperativo de derecho público cuya propiedad y gestión depende de sus propios trabajadores y trabajadoras. Todo aquel trabajador que haya tenido una cuenta de ahorro durante un año continuo tiene derecho a la copropiedad. La entidad combina funciones comerciales y de desarrollo, con una cartera de clientes que incluye a trabajadores, campesinos, microempresas y pequeñas y medianas empresas, así como asociaciones comunales, cooperativas y de desarrollo municipal.

Desde 2000, el banco se ha convertido en un gran conglomerado financiero (la tercera mayor entidad bancaria de Costa Rica) y oferta una gama completa de servicios bancarios, pensiones, valores bursátiles, fondos de inversión y seguros. El banco goza de un sistema único de capitalización permanente: los empleadores aportan el 0,5 % y los trabajadores el 1 % del salario mensual. Después de un año, el 1,25 % de ese “ahorro obligatorio” se transfiere al fondo de pensiones individual de cada trabajador o trabajadora. El BPDC conserva el 0,25 % restante como aportación de capital.

e) El Salvador
El Banco Multisectorial de Inversiones (BMI) de El Salvador BMI es una entidad bancaria de segundo piso que figura entre los principales proveedores de fondos a largo plazo para instituciones financieras del país, sobre todo de tamaño medio.

El BMI tiene como su principal objetivo promover el desarrollo de proyectos de inversión del sector privado, a fin de contribuir a: a) Promover el crecimiento y desarrollo de todos los sectores productivos;  b) Promover el desarrollo y la competitividad de las empresas; c) Propiciar el desarrollo de la micro y pequeña empresa; d) La generación de empleo; y e) Mejorar los servicios de educación y salud.

Banco Nacional para el Bienestar
La economía social se refiere al “conjunto de las actividades económicas y empresariales que (…) llevan a cabo aquellas entidades que persiguen bien el interés colectivo de sus integratantes, bien el interés general económico o social, o ambos. Integra a las mutualidades, a las cooperativas, las asociaciones y a las fundaciones.”

Al sector social de la economía se refiere el párrafo octavo del artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: “La ley establecerá los mecanismos que faciliten la organización y la expansión de la actividad económica del sector social: de los ejidos, organizaciones de trabajadores, cooperativas, comunidades, empresas que pertenezcan mayoritaria o exclusivamente a los trabajadores y, en general, de todas las formas de organización social para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios."

El sector social de la economía funciona como un sistema socioeconómico creado por organismos de propiedad social, basados en relaciones de solidaridad, cooperación y reciprocidad, privilegiando al trabajo y al ser humano, conformados y administrados en forma asociativa, para satisfacer las necesidades de sus integrantes y comunidades donde se desarrollan.

Se advierte de lo anterior que la economía social se basa en organizaciones o empresas que tienen un doble propósito económico y social, que producen bienes y servicios bajo principios y prácticas de cooperación, asociación, solidaridad y de satisfacción de las necesidades básicas.

Las organizaciones incluyen no solamente formas tradicionales de organización cooperativas o sociedades mutuales, sino también asociaciones de trabajadores por cuenta propia, organizaciones y redes de comercio justo y de consumidores ‘éticos’, grupos de mujeres de autoayuda, empresas sociales, iniciativas comunitarias forestales, ONGs que comienzan a generar ingresos a través de actividades económicas, e iniciativas financieras comunitarias.

Con la creación del Banco Nacional para el Bienestar se pretende financiar la promoción, fomento y fortalecimiento de la actividad económica del sector social de la economía. Así, se facilitará el acceso al crédito y los servicios financieros a personas físicas y morales pertenecientes al sector social de la economía; se les proporcionará asistencia técnica, capacitación, asesoría en la compra de materia prima, tecnología e infraestructura; y apoyo para la colocación de sus productos en el mercado, en términos de la respectiva Ley Orgánica con el fin de impulsar el desarrollo económico.

Tandas del bienestar. Un acercamiento al apoyo de la economía social.
A mediados de enero de este año, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el programa social denominado Tandas para el Bienestar, mediante el cual se otorgarán créditos a propietarios de micros y pequeños negocios del país.

El programa tiene dos modalidades: una es para solicitantes en general y otra es para pobladores que solicitan el crédito y que viven en zonas mineras. En ambos casos, los préstamos serán por seis mil pesos y se otorgarán sin aval.

Los solicitantes pueden destinar los recursos para comprar equipo que ayude a la operación de su negocio. Se les otorgan tres meses de gracia antes de comenzar a pagar montos de 500 pesos mensuales y, al año de que terminen de pagarlo, podrán recibir otro crédito por un monto mayor para seguir fortaleciendo su negocio.

Estos apoyos se entregarán de manera directa, sin intermediarios, y serán en beneficio de distintos sectores de la población como los jóvenes, adultos mayores y estudiantes de distintos niveles educativos. Con este programa se busca fortalecer la confianza en el comerciante y fomentar la cultura del pago, mediante el otorgamiento de créditos a un millón de pequeños comerciantes y pequeños empresarios. Así, se apoya de manera directa la economía de las familias mexicanas y se da un paso en el apoyo a la economía social.

La banca de desarrollo y el depósito de las remesas de los migrantes
Las remesas que envían los migrantes a nuestro país representan la segunda  fuente de ingresos de nuestro país, sólo después de los ingresos petroleros y antes de la inversión extranjera directa y del turismo.

De acuerdo al Banco de México (Banxico), durante 2018 las remesas de los mexicanos en el exterior sumaron 33 mil 480.55 millones de dólares, que representó un crecimiento de 10.52 por ciento respecto al 2017.

Banxico sostiene que en los 12 meses del año anterior se registraron 103.96 millones de operaciones, 5.99 por ciento más que en 2017, por un monto promedio de 322 dólares.

Durante el mes de diciembre, las remesas su ubicaron en 2 mil 604 millones de dólares, lo que significó un incremento de 11.1 por ciento en comparación de diciembre de 2016. Así, diciembre se convirtió en el segundo mes con mayor cantidad de envíos de trabajadores, sólo por debajo del mes de octubre, donde se recibieron 2 mil 642 millones de dólares.

Según el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), México recibió en 2016 más de 28 mil 500 millones de dólares de remesas y a nivel global esos flujos alcanzaron los 445 mil millones de dólares, lo que significó un incremento del 51 por ciento en comparación con 2007.

El reporte destacó que en 2016 los principales países latinoamericanos beneficiarios fueron México (con 28 mil 542 millones de dólares), Guatemala (siete mil 427 millones), República Dominicana (cinco mil 534 millones), Colombia (cuatro mil 904 millones) y El Salvador (cuatro mil 581 millones).

En lo que se refiere al porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) que las remesas significaron para cada país, el principal beneficiario de América Latina fue Haití, pues los envíos representaron el 24.7 por ciento de su PIB, seguido por Honduras (18 por ciento), Jamaica (17 por ciento), El Salvador (17 por ciento) y Guatemala (10 por ciento). En México las remesas equivalieron al 2.3 por ciento de su PIB y en Colombia al 1.6 por ciento.

El 80 por ciento de las remesas son recibidas por 23 países y los cinco principales son China, India, Filipinas, México y Pakistán.

Las remesas no representan únicamente una de las principales fuentes de ingreso de nuestro país sino también un importante mecanismo de contención social y de apoyo al fortalecimiento del mercado interno.

De los más de 33 480 millones de dólares que ingresaron a nuestro país por remesas, el 97.7% se recibieron por transferencias electrónicas; 1.8% se enviaron en efectivo o en especie y 0.5% por otros medios. Estas tres modalidades de remesas son las que se buscan captar a través del Banco Nacional del Bienestar, para que las familias no sufran ningún menoscabo económico derivado del esfuerzo y sacrificio que les implica trabajar en el extranjero. El Banco Nacional del Bienestra estará al servicio de los sectores desprotegidos y agraviados cotidianamente por las instituciones autorizadas para recibir y entregar las remesas.

Del 100 por ciento de remesas recibidas en nuestro país, el 71.7% se realiza a través de tiendas de autoservicios y farmacias, y el 28.3 por ciento a través de los bancos.

No obstante lo anterior, hay una muy sentida queja ciudadana en el sentido de que resulta muy gravoso para los migrantes que envían remesas las altas comisiones que les cobran las insitutuciones financieras y las empresas intermediarias; en consecuencia, lo que se busca es que el Banco Nacional del Bienestar reciba las divisas que envían los migrantes del extranjero, con ello se busca que las remesas no lleguen a su destinatarios reducidas en una tercera parte que representan el cobro de las comisiones, logrando así que la economía de los migrantes y sus familias se robustezcan y no pierda su capacidad adquisitivo.

Características del Banco Nacional para el Bienestar
El Banco Nacional para el Bienestar que proponemos crear mediante la aprobación de esta iniciativa, otorgará créditos a tasa cero al sector social de la economía social compuesta por los ejidos, organizaciones de trabajadores, cooperativas, comunidades, empresas que pertenezcan mayoritaria o exclusivamente a los trabajadores y, en general, de todas las formas de organización social para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios.

Asimismo, el Banco Nacional para el Bienestar tendrá como objetivo prioritario financiar la promoción, fomento y fortalecimiento de la actividad económica del sector social de la economía, en los términos que establezca la Ley secundaria.

De igual manera, recibirá el ahorro ciudadano y las remesas de los migrantes; fortalecienco con ello las remesas bancarias en franca crítica a las remesas que las instituciones financieras han bancarizado y debilitado en términos reales. Se crea así un modelo finaciero de la economía social puesto al servicio de la economía social. Con ese propósito se busca también que el Banco financie con ese capital social proyectos productivos orientados a la generación de empleo,  fondeos de negocios y fortalecimiento de la capacidad productiva de la economía social.

La Cuarta Transformación busca que el sector social de la economía se apoye con financiamientos a tasa cero, con créditos enfocados en la producción y no en el consumo, se busca fortalecer una economía social que sea alternativa a la economía privada. Buscamos crear un modelo de banca de desarrollo sustentable y que apoye la producción social. Una banca de desarrollo dé seguimiento al crédito apoyando en capacitación técnica, compra de materia prima, colocación en el mercado de los productos. Una banca que que ayude a nuestros connacionales en el extranjero en el envío de sus remesas sin costo alguno.

Con el Banco Nacional para el Bienestar se busca promover el crecimiento económico e impulsar el financiamiento de largo plazo para apoyar la competitividad y capitalización de los integrantes del sector social. La meta es poner al Estado al servicio de la sociedad y de su economía. 

Finalmente, para explicar el sentido y alcance de las reformas propuestas, se presenta un cuadro comparativo entre la legislación vigente y la presente propuesta de reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:
 

Texto actual

Propuesta

Artículo 25. (…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

A fin de contribuir al cumplimiento de los objetivos señalados en los párrafos primero, sexto y noveno de este artículo, las autoridades de todos los órdenes de gobierno, en el ámbito de su competencia, deberán implementar políticas públicas de mejora regulatoria para la simplificación de regulaciones, trámites, servicios y demás objetivos que establezca la ley general en la materia.

Artículo 25. (…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

El Estado tendrá un Banco Nacional para el Bienestar cuyo objetivo prioritario será financiar la promoción, fomento y fortalecimiento de la actividad económica del sector social de la economía, en los términos que establezca la Ley.

(…)

A fin de contribuir al cumplimiento de los objetivos señalados en los párrafos primero, sexto y décimo de este artículo, las autoridades de todos los órdenes de gobierno, en el ámbito de su competencia, deberán implementar políticas públicas de mejora regulatoria para la simplificación de regulaciones, trámites, servicios y demás objetivos que establezca la ley general en la materia.

Por lo motivos antes expuestos, someto a esta Soberanía la presente iniciativa con proyecto de:

DECRETO POR EL QUE SE REFORMA Y ADICIONA EL ARTÍCULO 25 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, PARA CREAR EL BANCO NACIONAL PARA EL BIENESTAR

ARTÍCULO ÚNICO.- Se reforma el actual párrafo décimo, se adiciona un párrafo noveno y se recorren los subsecuentes en su orden, todos del artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

Artículo 25. (…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

(…)

El Estado tendrá un Banco Nacional para el Bienestar cuyo objetivo prioritario será financiar la promoción, fomento y fortalecimiento de la actividad económica del sector social de la economía, en los términos que establezca la Ley.

(…)

A fin de contribuir al cumplimiento de los objetivos señalados en los párrafos primero, sexto y décimo de este artículo, las autoridades de todos los órdenes de gobierno, en el ámbito de su competencia, deberán implementar políticas públicas de mejora regulatoria para la simplificación de regulaciones, trámites, servicios y demás objetivos que establezca la ley general en la materia.

ARTÍCULOS TRANSITORIOS

PRIMERO.- El presente decreto entrará en vigor un día después de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
SEGUNDO.- El Congreso de la Unión, en un plazo no mayor a 180 días, realizará las reformas necesarias a la Ley de la Economía Social y Solidaria, Reglamentaria del Párrafo Octavo del Artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en lo referente al sector social de la economía, para constituir y regular el funcionamiento del Banco Nacional para el Bienestar. 
TERCERO.- Se derogan todas las disposiciones que contravengan el presente.

Dado en el Salón de Plenos de la Cámara de Senadores a 21 de febrero de 2019.

Senador Joel Padilla Peña         Senador Alejandro González Yáñez
 Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo

Huidobro Ortega, Marco Alberto. Breve historia de la banca de desarrollo mexicana. Revista Análisis Económico, # 65, vol. XXVII, primer cuatrimestre, México, 2012, p. 181.

Ibidem

Anaya Mora, Miguel Luis. La banca de desarrollo en México. CEPAL, Unidad de Estudios del Desarrollo, División de Desarrollo Económico, Santiago de Chile, 2007, p. 8.

https://www.bndes.gov.br/SiteBNDES/bndes/bndes_es/Institucional/BNDES/

http://www.cofide.com.pe/COFIDE/

https://www.brou.com.uy/institucional/el-banco

www.tni.org/en/node/23697

https://www.iic.org/es/proyectos/el-salvador/es3370a-01/banco-multisectorial-de-inversiones

Fernández Dávalos, David. La economía social: el acento latinoamericano, en Miradas sobre la economía social y solidaria en México. Leïla Oulhaj, et al. Universidad Iberoamericana, Puebla-CIIIESS.

Peter Utting, Economía Social Solidaria: Un Camino hacia un Modelo de Desarrollo Alternativo?