+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

De la Sen. Patricia Mercado Castro, del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con proyecto de decreto que reforma diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Reglamentaria del Apartado B, del artículo 123 Constitucional.

SE TURNó A LAS COMISIONES UNIDAS DE TRABAJO Y PREVISIóN SOCIAL; Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, SEGUNDA.


Propone que se otorgue permiso de paternidad, el cual será prenatal y postnatal. El trabajador contará con dos semanas prenatales y seis semanas postnatales laborables con goce de sueldo.

En caso de adopción, el trabajador gozará de ocho semanas de permiso de paternidad, que se contarán a partir del acta que determine la adopción, o, a falta de ésta, la resolución judicial definitiva que autorice la adopción.

Iniciativa que reforma diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Reglamentaria del Apartado B del Artículo 123 de la Constitución Federal, presentada por la Senadora Patricia Mercado Castro, integrante del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano .

La suscrita, senadora Patricia Mercado Castro, integrante del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con fundamento en el artículo 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y el artículo 8, fracción I del Reglamento del Senado de la República, sometemos a consideración la siguiente iniciativa que reforma diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Reglamentaria del apartado B, del artículo 123 Constitucional, conforme a la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El trabajo de cuidado es un asunto que concierne a los derechos humanos no sólo porque posibilita que las personas disfrutemos de un bienestar integral, sino también porque el reparto desigual de estas responsabilidades produce una violación estructural de derechos, especialmente de las mujeres.

Las mujeres son quienes, independientemente de su situación laboral, dedican más tiempo diario al cuidado de otras personas, en comparación con los hombres. Son mujeres quienes más dificultades enfrentan para contar con un mínimo ingreso o salario, a veces de medio tiempo, para así poder hacerse cargo del cuidado de sus hijas, hijos, ancianos y otras personas dependientes. Son ellas las que renuncian a obtener ingresos y otras prestaciones laborales para dedicar su tiempo al cuidado.

¿Cuál es el costo de oportunidad en que incurren las mujeres en estas actividades es decir, aquello que dejan de hacer para cuidar a otras personas? Entre otros, cuidar significa menor tiempo para el aprendizaje, la especialización, el ocio, la participación social y política, o el cuidado personal; mayores dificultades para insertarse en un trabajo fuera del hogar; mayores obstáculos para avanzar en las carreras educativas y laborales;  participación en trabajos de menor valoración y menores ingresos, así como mayor participación en el trabajo informal, en el cual las mujeres pueden tener cierto control sobre su tiempo, aunque este tipo de trabajo no les brinde seguridad social ni otros componentes de un trabajo digno.

Por estas razones, es necesario comenzar por reconocer el derecho al cuidado como parte de la agenda de derechos humanos. Cuidarse, cuidar y ser cuidado se relaciona con el derecho al trabajo remunerado, digno o decente, libre de discriminación, en condiciones saludables. Además implica el derecho al goce del tiempo libre, de los beneficios de la cultura, pero también con la posibilidad de participación social, comunitaria y política. Esto sólo será posible mediante la coordinación estructurada de las políticas públicas en un sistema de cuidados.

La discriminación laboral por género en México es un problema que sigue pendiente de resolver a nivel legislativo y en la implementación de políticas públicas. Si bien ocupamos el segundo lugar en el ranking de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) - después de Suecia- con el mayor número de participación de la mujer en el Poder Legislativo a nivel nacional, aún existen brechas en distintos ámbitos que deben combatirse. El ámbito laboral es uno de ellos.

En su libro “La discriminación en el empleo en México”, Estefanía Vela Barba menciona que ser mujer en México no sólo implica menores oportunidades para acceder a un trabajo (según el INEGI 8 de cada 10 hombres mayores de 15 años son económicamente activos, en comparación con 4 de cada 10 mujeres) , sino que constituye un factor importante para ser víctima de discriminación (directa o indirecta) dentro el ámbito laboral.

Existen distintas condiciones que impactan de manera directa la participación económica de las mujeres, una de ellas es el número de hijos. Las mujeres sin hijos tienen una mayor participación económica que las mujeres con hijos; sin embargo, las estadísticas indican que ésta tiende a disminuir conforme aumenta el número de hijos. Para mujeres con uno o dos hijos, la tasa es de 50.1%, pero si el número de hijos es de tres a cinco, la tasa disminuye a 42% (inferior al promedio nacional) y tratándose de seis o más, disminuye hasta un 23.9%. Es decir; entre más hijos, existe mayor probabilidad que las mujeres se queden en casa para dedicarse a su cuidado.

En el caso de prestaciones laborales, Vela Barba identifica grandes diferencias; del 43% de la población que cuenta con algún tipo de prestación laboral, el 60.4% son hombres y el 39.6% mujeres.

En este mismo sentido, la OCDE ha señalado que los resultados de México en cuestión de igualdad de género son todavía deficientes: menos de la mitad del 47% de las mujeres mexicanas mayores de edad participa de forma productiva en cuestiones laborales, en comparación con el promedio de los hombres, que es del 82%.

Si se desagrega la información por actividad según la condición de su unión, se encuentran contrastes entre jefes y jefas de hogares familiares. Los hombres se encuentran mayoritariamente en actividades económicas independientemente de su unión, pues 83.5% de los unidos y 66.1% de los no unidos son económicamente activos. En las mujeres esta proporción se invierte, ya que las unidas son mayormente no activas (57.5%), y las no unidas participan más en actividades económicas (51.1%).

Tras una importante labor de diagnóstico interno, la Suprema Corte de Justicia de la Nación fue una de las instituciones pioneras en responder a este problema, al incluir desde el año 2008 el derecho de sus personas trabajadoras a obtener licencias con goce de sueldo por el nacimiento o adopción de un hijo o hija, la cual se denominó “licencia de paternidad”, anticipándose a la Ley Federal de Trabajo que lo reconoció hasta 2012 de la siguiente manera:

Artículo 132.- Son obligaciones de los patrones:

… 

XXVII Bis. Otorgar permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo, a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos y de igual manera en el caso de la adopción de un infante; y

Lo anterior da cumplimiento a los compromisos que México ha adquirido para garantizar los derechos de las mujeres y la igualdad de género dentro del marco de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer; en donde se aprobó la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing (PAB) que reconoce explícitamente la plena realización de los derechos de las mujeres y las niñas como la piedra angular y condición sine qua non para lograr el desarrollo económico, la democracia, la paz y la igualdad de género.

Esta medida es un paso importante del Estado Mexicano y, como bien señala la ministra Margarita Luna Ramos, su importancia radica:

“Es el reconocimiento de la responsabilidad compartida de madres y padres en la crianza, cuando y atención de las personas recién nacidas, así como la importancia de propiciar las condiciones laborales necesaria para que los vínculos entre quienes componen las familias se fortalezcan. Esto es establecer relaciones familiares equitativas, en que la distribución de tareas en el hogar y el cuidado de los hijos, su educación y desarrollo, se dé en igualdad de circunstancias, fomentando una paternidad participativa y responsable, bajo la premisa fundamental de que la conciliación de la vida laboral y familiar de ser para hombres y mujeres.”

Sin embargo, el periodo de cinco días en la actualidad es demasiado breve en comparación con el promedio de ocho semanas de los países que integran la OCDE. En 25 de los 34 países existe algún ordenamiento jurídico relacionado con la licencia de paternidad, y 12 de ellos otorgan una licencia de más de nueve semanas. Por ejemplo, el Estado en Noruega otorga 10 semanas de descanso, Islandia 13 semanas, Bélgica 19 semanas, Francia 26 semanas o Corea del Sur se encuentra en el primer lugar con 53 semanas.

En los países nórdicos y en Portugal, hasta el 40% de los padres hacen uso de esta figura, pero en contrapartida países como Australia, República Checa y Polonia la proporción es de uno entre cincuenta padres. Además, debemos tomar en cuenta que el resto de los países de este grupo cuenta con mayores periodos de vacaciones con goce de sueldo (México es el país con mayor número de horas laboradas por año en promedio), de los que pueden hacer uso las personas trabajadoras en caso de necesidades de cuidado o para la convivencia y descanso con sus familias.

En lo que respecta a México, de acuerdo con el análisis de Early Institute, de los 2.3 millones de niños que nacen en México al año, sólo un aproximado de 600 mil madres tienen acceso a la licencia de maternidad. Pero el número de permisos por paternidad ni siquiera se conoce, debido a que está a cargo del patrón y la estadística no es registrada por instituciones de seguridad social.

Además, el poco tiempo que se otorga a los hombres propicia desigualdad entre el hombre y la mujer, además de que no contribuye a una crianza igualitaria entre el padre y la madre, como lo señala la constitucionalista Geraldina González de la Vega:

“La licencia de paternidad tiene como objetivo la distribución de tareas en el hogar y del cuidado de los hijos. Cinco días son muchos para contemplar al bebé, pocos para realmente realizar las tareas de cuidado y atención que se requieren en una familia con un bebé recién nacido”.

Lo anterior implica que los hombres sólo se toman aquellos permisos de paternidad que son intransferibles y pagados: ni siquiera funciona como un incentivo para modificar comportamientos preestablecidos y normalizados, pues las mujeres seguirán asumiendo más del doble del tiempo. Sólo un permiso exactamente igual para hombres y mujeres permitiría que el empleo femenino no resintiera la maternidad; que las mujeres no fueran vistas (por el entorno y por ellas mismas) como las inevitables y únicas cuidadoras familiares; que los hombres aprendieran a hacerse cargo de sus hijos en soledad, lo cual contribuiría a disminuir la violencia familiar, según varios estudios.

Es el momento de revisar el concepto de cuidados parentales y el papel de las personas en éstos, estudiar cuáles son las similitudes y diferencias a nivel local para aplicar políticas que puedan tener un impacto. Una vez que comience esta tarea, podremos construir una nueva figura de hombres cuidadores, que incluya permisos mixtos para el cuidado de familiares en los hospitales y clínicas, el acceso igualitario de las hijas e hijos de personas trabajadoras a las guarderías, el goce de servicios e instalaciones de cuidado para personas en trabajos eventuales, a distancia, en vía pública y de autoempleo, entre otras formas que no están contempladas en la cobertura actual de nuestros sistemas de seguridad social.

Esto es una medida posible, está a nuestro alcance y cambiaría la realidad de forma notable, al lograr un verdadero avance con miras a garantizar condiciones de equidad. Además, nos encontramos en una coyuntura política e institucional favorable al tema, ya que se ha colocado colocadoo en un sitio relevante en la agenda pública, como resultado de años de presión del movimiento feminista, la academia, las organizaciones sociales, los medios de comunicación, así como de un fuerte respaldo de organismos internacionales como la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONUMujeres), la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que han ayudado a delinear los principales desafíos para la igualdad sustantiva y la transformación de la vida cotidiana de las mujeres.

Así, y bajo el principio de ampliar los derechos se plantea reformar la Ley Federal del Trabajo en esta materia, a fin de incluir que los hombres trabajadores puedan gozar de una licencia de paternidad suficiente, en el caso del nacimiento de un hijo y que dicha licencia sea otorgada, también, para el caso de adopción.

La presente iniciativa pretende ampliar un derecho fundamental, bajo la perspectiva de igualdad y equidad entre el hombre y la mujer, en materia de trabajo; el derecho de paternidad, que hoy en día prevalece en el marco jurídico, es inferior a la recomendación propuesta por la OCDE que, por lo menos, señala deben de ser 8 semanas. Imprimir este cambio en nuestra Ley Federal del Trabajo, propiciará que se fomenten programas y políticas que respeten y garanticen condiciones de la igualdad, además de que aumentará la calidad de vida de las personas y de las familias.

Por todo lo anteriormente expuesto se somete a su consideración, la presente iniciativa con proyecto de:

DECRETO

Que reforma diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Reglamentaria del apartado B del artículo 123 de la Constitución Federal.

ARTÍCULO PRIMERO.- Se reforma la fracción XXVII Bis del Artículo 132, y la fracción V del artículo 170, ambas de la Ley Federal del Trabajo, para quedar como sigue:

Artículo 132.- [...]

XXVII Bis. Otorgar permiso de paternidad, el cual será prenatal y postnatal. El trabajador contará con dos semanas prenatales y seis semanas postnatales laborables con goce de sueldo.

Las semanas prenatales se disfrutarán una vez el trabajador tenga conocimiento de la fecha próxima del parto; a partir de la fecha del nacimiento de los hijos, iniciarán las seis semanas postnatales.

En caso de adopción, el trabajador gozará de ocho semanas de permiso de paternidad, que se contarán a partir del acta que determine la adopción, o, a falta de ésta, la resolución judicial definitiva que autorice la adopción.

El patrón otorgará el permiso de paternidad con goce de sueldo una vez que el trabajador haya comprobado el estado de gravidez por conducto de la licencia de maternidad o certificado médico, que anuncie o precise la fecha próxima del parto.

El permiso de paternidad será en todo momento un derecho irrenunciable;

Artículo 170.- Las madres trabajadoras tendrán los siguientes derechos:

I. … IV.

V. Durante los períodos de descanso a que se refieren las fracciones II y III, percibirán su salario íntegro;

VI. …. VII.

ARTÍCULO SEGUNDO.- Se adicionan un párrafo segundo y uno tercero al artículo 28, de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Reglamentaria del apartado B, del artículo 123 Constitucional, para quedar como sigue:

Artículo 28.- [...]

Los hombres trabajadores tendrán un permiso de paternidad, obligación que el patrón otorgará a éstos con goce de sueldo laborable. Este permiso no podrá ser menor a ocho semanas, de las cuales dos serán prenatales y seis postnatales. Las semanas prenatales se disfrutarán una vez que el trabajador tenga conocimiento de la fecha próxima del parto y a partir de la fecha del nacimiento de los hijos iniciarán las seis semanas postnatales.

En caso de adopción, el trabajador gozará de ocho semanas de permiso de paternidad, que se contarán a partir del acta que determine la adopción, o, a falta de ésta, la resolución judicial definitiva que autorice la adopción.

TRANSITORIOS

PRIMERO. El presente decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO. En un máximo de 90 días naturales siguientes a la publicación del presente decreto, el Ejecutivo deberá realizar las adecuaciones a las normas y/o reglamentos correspondientes en ejercicio de sus atribuciones, a fin de hacer efectivo el ejercicio de este derecho.

ATENTAMENTE

Senadora Patricia Mercado Castro

Integrante del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano

Senado de la República

LXIV Legislatura

Febrero de 2019

OCDE, Construir un México inclusivo”, consultado en: https://www.oecd.org/centrodemexico/medios/Estudio%20G%C3%A9nero%20M%C3%A9xico_CUADERNILLO%20RESUMEN.pdf

Vela, Estefania. “La discriminación en el empleo en México”. Instituto Belisario Domínguez (2017).

Ibid.

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ”Construir un México inclusivo” consultado en: https://www.oecd.org/centrodemexico/medios/Estudio%20G%C3%A9nero%20M%C3%A9xico_CUADERNILLO%20RESUMEN.pdf

INEGI, “Estadística a propósito del día de la familia”, consultado en: http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2017/familia2017_Nal.pdf

Luna Ramos, Margarita, “Licencia de paternidad SCJN”,  El Universal, consultado en http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/articulo/margarita-luna-ramos/nacion/2016/02/9/licencia-de-paternidad

Organización de las Naciones Unidas, “En acción para la igualdad de género en México”, consultado en: http://www.onu.org.mx/wp-content/uploads/2015/11/Igualdad-de-genero.pdf

Luna Ramos, Margarita, “Licencia de paternidad SCJN”,  El Universal, consultado en http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/articulo/margarita-luna-ramos/nacion/2016/02/9/licencia-de-paternidad

“Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), “Parental leave: Where are the fathers?”, consultaldo en: https://www.oecd.org/policy-briefs/parental-leave-where-are-the-fathers.pdf

Ibid.

Redacción Animal Político, “Permiso de paternidad en México es desigual y castiga a la familia sobre todo a la mujer”, Anima Político, consultado en: http://www.animalpolitico.com/2017/06/permiso-de-paternidad-desigual/

González de la Vega, Geraldina, “La licencia de paternidad un tema importante”, Animal político consultado en: http://www.animalpolitico.com/blogueros-treinta-y-siete-grados/2012/09/28/reformalaboral-la-licencia-de-paternidad-un-tema-importante/#axzz2wzYRKccT

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ”Construir un México inclusivo” consultado en: https://www.oecd.org/centrodemexico/medios/Estudio%20G%C3%A9nero%20M%C3%A9xico_CUADERNILLO%20RESUMEN.pdf