+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

Del Sen. J. Félix Salgado Macedonio, del Grupo Parlamentario Morena, con proyecto de decreto que reforma y adiciona los artículos 80 y 89, fracción VI de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

SE TURNó A LAS COMISIONES UNIDAS DE PUNTOS CONSTITUCIONALES Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.


Propone establecer en el texto constitucional que el Presidente de la República fungirá como Jefe de Estado, Jefe de Gobierno y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

REFORMA AL ARTÍCULO 80 Y 89

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS                             

Ciudad de México, a 29 de noviembre de 2018.

MARTÍ BATRES GUADARRAMA

PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA

CÁMARA DE SENADORES

J. FÉLIX SALGADO MACEDONIO,, INTEGRANTE DE LA LXIV LEGISLATURA DEL CONGRESO DE LA UNIÓN, POR EL PARTIDO MORENA, CON FUNDAMENTO EN LOS ARTÍCULOS 71 FRACCIÓN II, 73 FRACCIÓN XXIX-M Y 135 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS; 8.1 FRACCIÓN II, 164, 169, 171 Y 172 DEL REGLAMENTO DEL SENADO DE LA REPÚBLICA; SOMETO A LA CONSIDERACIÓN DE ESTA SOBERANÍA, LA PRESENTE INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONA Y REFORMA LOS ARTÍCULOS 80 Y 89 FRACCIÓN VI DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, AL TENOR DE LA SIGUIENTE: 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

  1. ANTECEDENTES

La Constitución de Cádiz de 1812. Título IV del Rey. Capítulo I.- De la inviolabilidad del Rey y de su autoridad. Previene en su artículo 171. Octava.- Mandar los ejércitos y armadas, y nombrar los generales. Novena.- Disponer de la fuerza armada, distribuyéndola como más convenga.  

Desde la Constitución de 1824 hasta la actual, promulgada en 1917, se establecieron   disposiciones relativas al uso de las fuerzas militares para la seguridad de la Nación mexicana.

En los artículos 49, 50 Y 110 de la Constitución Federal de 1824, se estableció que las  leyes del Congreso tendrán por objeto, entre otros, sostener independencia nacional, y proveer la conservación y seguridad de la nación sus relaciones exteriores; asimismo, se estipuló que la declaración de guerra corresponde al Presidente, previa ley que expidiera el

Congreso, conforme a los datos que el propio Presidente presentará; así como disponer de la fuerza armada de mar y tierra para la seguridad interior y defensa exterior de la Nación.

En las Leyes Tercera y Cuarta de la Constitución promulgada en 1836, prevaleció la misma regulación.

Posteriormente, al promulgarse la Constitución denominada “Las Bases Orgánicas de la Republica” en 1843, se mantuvo la regulación respecto de las facultades del Presidente de declarar la guerra con aprobación del Congreso y de disponer de la fuerza armada del mar y tierra para preservar la seguridad.

Ya en la Constitución de 1857, la regulación se amplió hacia el ámbito estatal, estableciendo prohibiciones a los Estados al respecto. En primer lugar se señaló en el artículo 29, la suspensión de garantías por parte del Presidente, en acuerdo con el consejo de ministros y con la aprobación del Congreso de la Unión o de la diputación permanente, en los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o cualquiera que pusiera a la sociedad en peligro o conflicto.

Asimismo, se mantuvieron las facultades del Presidente de declarar la guerra con aprobación del Congreso y de disponer de la fuerza armada de mar y tierra para la seguridad interior y defensa exterior de la Nación, artículo 85, y se añadió la de disponer de la Guardia Nacional para el mismo fin, con el consentimiento del Congreso.

Tratándose de los Estados, los artículos 112 y 116 señalaban que los propios Estados no podrían sin consentimiento del Congreso, hacer la guerra por sí a otra potencia extranjera, salvo casos de invasión o de peligro tan inminente, que no admitiera demora, en los cuales deberían dar cuenta inmediatamente al Presidente de la Republica e indicaban la obligación de los Poderes de la Unión de proteger a los Estados contra toda invasión o violencia exterior y también en caso de sublevación o trastorno interior, siempre que fueran excitados por la legislatura del Estado o por su Ejecutivo, si aquella no estuviere reunida.

Como puede observarse, en este documento fundamental se sentaron las bases de las disposiciones que hoy en día nos rigen, en la especie.

La Constitución de 1917, hizo prevalecer los mismos principios de la Constitución de 1857, en los artículos 29, 73, 89, 118 y 122.                  

Aunque los artículos que contienen tales principios han sido reformados en diversas ocasiones, las bases mencionadas relativas al manejo del ejército y la seguridad, han permanecido prácticamente inalteradas: el presidente es el jefe supremo del Ejército.

Sin embargo, estas bases no se referían expresamente a la seguridad nacional, por lo que mediante reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 05 de abril de 2004, se adiciono la fracción XXIX-M al artículo 73, en la que se estableció como facultad del Congreso la de expedir leyes en materia de seguridad nacional, y se reformó la fracción VI del artículo 89, que señala como atribución del Presidente, la preservación de la seguridad nacional, en los términos de la Ley de la materia, a través de la disposición de las fuerzas armadas. Como puede observarse, esta reforma resultó de gran trascendencia en materia de seguridad, sin embargo, la facultad del presidente como Mando Supremo se mantiene.

Consecuentemente, el 21 de enero de 2005 el Congreso expidió la Ley de Seguridad Nacional, en la que se crea el Consejo de Seguridad Nacional, la Red Nacional de Investigación y se actualiza el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen 1989), que lógicamente impacta en la operación y disposición de las fuerzas armadas para preservar la seguridad interior y defensa exterior de la federación como facultad del Presidente de la República.

  1. REFORMAS A LA FRACCIÓN VI DEL ARTÍCULO 89     (1857/2004)
  1. CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA MEXICANA, 1857.

PUBLICACIÓN ORIGINAL. 12/02/1857.- IGNACIO COMONFORT

Sección II.- Del Poder Ejecutivo.

Artículo 85.- Las facultades y obligaciones del presidente, son las siguientes:

VI.- Disponer de la fuerza armada permanente de mar y tierra para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación.

  1. CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, 1917.

PUBLICACIÓN ORIGINAL. 05/02/1917.- VENUSTIANO CARRANZA.

Capítulo III.- Del Poder Ejecutivo.

Artículo 89.- Las facultades y obligaciones del presidente, son las siguientes:

VI.- Disponer de la fuerza armada permanente de mar y tierra para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación.

  1. CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, 1917 PUBLICACIÓN 10/02/1944.-   MANUEL ÁVILA CAMACHO.

Capítulo III.- Del Poder Ejecutivo.

Artículo 89.- Las facultades y obligaciones del presidente, son las siguientes:

VI.- Disponer de la totalidad de la fuerza armada permanente o sea del ejército terrestre, de la marina de guerra y de la fuerza aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación.

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, 1917

PUBLICACIÓN 05-04-2004.- VICENTE FOX QUEZADA.

Capítulo III.- Del Poder Ejecutivo.

Artículo 89.- Las facultades y obligaciones del presidente, son las siguientes:

VI. Preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente o sea del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación.

3. CRÓNICA  

De esta forma, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Capítulo III Del Poder Ejecutivo en el artículo 89 de las facultades y obligaciones del Presidente fracción VI, le obliga al Presidente, a disponer de la totalidad de las Fuerzas Armadas del país para la seguridad interior y la defensa exterior de la Federación. El enunciado constitucional tiene implícito, el carácter de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

La disposición que faculta al Presidente de la República para el mando de las Fuerzas Armadas, comprendida en el artículo 89, se ha mantenido vigente desde la formación del Estado mexicano, a través de diversas reformas hechas al mismo numeral, pues desde su asiento original donde el Rey disponía del ejército como lo señala la Constitución Monárquica de Cádiz 1812, hasta 1917 las constituciones destacan y aprueban que es facultad del Presidente, disponer de la fuerza armada permanente para mantener la seguridad interior y defensa exterior de la nación, pero sin declararlo explícitamente.

Esta facultad digamos sobreentendida de disponer el mando de la fuerza armada para la defensa de la federación se asienta tal cual en la Constitución Federal de 1857, es retomada por el constituyente de 1917 en los mismos términos, y la primera reforma a la fracción VI del artículo 89 se efectuó mediante el decreto publicado el 10 de febrero de 1944, por Manuel Ávila Camacho. La modificación a la función presidencial, establece que el Presidente de la República puede: “Disponer de la totalidad de la fuerza armada permanente o sea del ejército terrestre, de la marina de guerra y de la fuerza aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la federación”.

El 5 de abril de 2004, se publicó en el Diario Oficial de la Federación una segunda reforma que adiciona a la fracción VI del artículo 89, con la que se concretó el texto en forma actual, según el cual es facultad del Presidente: “Preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente o sea del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la federación”.

Como se puede apreciar, las reformas implementadas en la fracción VI del artículo 89, han mantenido la esencia de la función presidencial en lo que respecta a la disposición y mando  de las fuerzas armadas del país. Sin embargo, no queda en forma manifiesta que el presidente sea el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas o tenga el mando supremo.  

No obstante que, la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, estipula que: “El mando supremo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, corresponde al presidente de la República, quien lo ejercerá por sí o a través del secretario de la Defensa Nacional; para el efecto, durante su mandato se le denominará Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.” (Art. 11 LOEFAM). Sin embargo, la ley militar carece de sustento constitucional. 

Reformar el texto constitucional en el artículo 80 y 89 fracción VI, para que el presidente de la República se reconozca explícitamente como el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, reviste gran importancia, ya que la declaración expresa en el máximo ordenamiento, dé dicho carácter al Presidente, supone una mayor relevancia en su atribución de disponer y conducir al cuerpo armado del Estado para preservar la seguridad de la nación.

Elevar a rango constitucional las facultades del presidente de la República como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, tiene como propósito: Dar a la Constitución jerarquía sobre todo el ordenamiento del cuerpo de leyes militares; Reconocer la supremacía del poder civil en la definición de la política de defensa; Concentrar en la rama del ejecutivo la administración y conducción de las fuerzas armadas para la preservación del Estado y la defensa de la República; Establecer una relación civil-militar democrática en la conducción y administración de las fuerzas armadas.

Mando Supremo de las Fuerzas Armadas en las Constituciones Nacionales

En la Constitución de Estados Unidos de América, origen del sistema presidencialista, establece en su artículo II, Segunda Sección: El presidente será comandante en jefe del ejército y la marina de Estados Unidos y de la milicia (Guardia Nacional) de los diversos Estados cuando se le llame al servicio activo de Estados Unidos.

Francia

En la Constitución francesa de 1985 expresa en el artículo 15: El presidente de la República es el jefe de las Fuerzas Armadas. Presidirá los consejos y los comités superiores de defensa nacional.

Rusia

En la Constitución de la Federación Rusa, dice el artículo 87: El presidente de la Federación Rusa es comandante en jefe de las Fuerzas Armadas del país.

Argentina

La Constitución de la República Argentina establece en el artículo 99, numeral 12: El presidente de la nación tiene las siguientes atribuciones, es comandante en jefe de todas las Fuerzas Armadas de la nación.

Brasil

La Constitución Política de la República Federativa del Brasil señala en el artículo 142: Las Fuerzas Armadas, constituidas por la Marina, por el Ejército y por la Fuerza Aérea son instituciones nacionales permanentes y regulares, organizadas con base en la jerarquía y la disciplina, bajo la autoridad suprema del presidente de la República, y que tienen como misión la defensa de la patria, la garantía de los poderes constitucionales y, por iniciativa de cualquiera de estos, de la ley y del orden.

Colombia

La Constitución Política de Colombia dispone en el artículo 189/3: Corresponde al presidente de la República como jefe de Estado, jefe del Gobierno y suprema autoridad administrativa; dirigir la fuerza pública y disponer de ella como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la República.

El Salvador

Constitución de la República de El Salvador, Art. 157: El Presidente de la República es el Comandante General de la Fuerza Armada.

Guatemala

La Constitución Política de la República de Guatemala dispone en el artículo 183: Son funciones del presidente de la República, ejercer el mando de la Fuerzas Armadas de la Nación con todas las funciones y atribuciones respectivas.

Honduras

La Constitución Política de Honduras determina en su artículo 277: El presidente de la Republica, ejercerá el mando directo de las Fuerzas Armadas en su carácter de Comandante General conforme a esta Constitución, a la Ley Constitutiva de las Fuerzas Armadas y a las demás leyes aplicables.

Nicaragua

La Constitución Política de la República de Nicaragua establece en su artículo 144: El Poder Ejecutivo lo ejerce el presidente de la República, quien es jefe de Estado, jefe de gobierno y jefe supremo del Ejército de Nicaragua.

Perú

La Constitución Política del Perú establece en el artículo 167: El presidente de la República es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional.

Uruguay

La Constitución de la República del Uruguay contiene en su artículo 168/2: Al presidente de la República, le corresponde el mando superior de todas las fuerzas armadas.

  1. Fundamento

El fundamento y soporte de tal designación al Presidente de la República, como Jefe o Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, en todas las constituciones nacionales con sistema presidencial, se debe a que en este tipo de gobierno, la conducción de la guerra supone encauzar un esfuerzo común para la defensa, y el poder de guiar y utilizar la fuerza común constituye una porción normal y esencial de la definición de la autoridad ejecutiva. Por tanto, para esos efectos la autoridad militar se concentra en él solo.

CONSIDERANDO

Que nuestro país se constituye es una República, Democrática, Representativa, Laica, y Federal, características de un  gobierno presidencial;

Que implícitamente la Constitución General mandata al Presidente de la República, se  instituya según la circunstancia para desempeñarse como jefe de Estado, jefe de Gobierno y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas;

Que el cuerpo de leyes y el ordenamiento jurídico nacional, de toda índole, deviene y tiene como fuente y origen la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos;

Que toda norma que no devenga de la Carta Magna, es nula de pleno derecho y por tanto inconstitucional;

Que la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos en su Artículo 11 sanciona que, “El Mando Supremo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, corresponde al Presidente de la República…”, única reglamentación en todo el ordenamiento jurídico nacional, ley militar que carece de sustento constitucional;  

Que en la situación de inseguridad que vive el país, y el reclamo social de un cambio de régimen, es necesario elevar a rango constitucional las facultades y obligaciones que para  Presiente de la República, mandata la Carta de la Nación, como jefe de Estado, jefe de Gobierno y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas;

Que elevar a rango constitucional las facultades del presidente de la República como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, tiene como propósito: Dar a la Constitución jerarquía sobre todo el ordenamiento del cuerpo de leyes militares; Reconocer la supremacía del poder civil en la concepción de la política de defensa; Concentrar en la rama del ejecutivo la administración y conducción de las fuerzas armadas para la preservación del Estado y la defensa de la República; Establecer una relación civil-militar democrática en la conducción y administración de las fuerzas armadas.

En base a los hechos y consideraciones descritas, se emite la siguiente:

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONA Y REFORMA RESPECTIVAMENTE, LOS ARTÍCULOS 80 Y 89 FRACCIÓN VI DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS:

PRIMERO: Se adiciona el artículo 80 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; y

SEGUNDO: Se reforma la fracción VI del artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Para quedar como sigue:

Capítulo III. Del Poder Ejecutivo

Artículo 80. Se deposita el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo de la Unión en un solo individuo, que se denominará “Presidente de los Estados Unidos Mexicanos”, quien fungirá como jefe de Estado, jefe de Gobierno y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Artículo 89. De las facultades y obligaciones del Presidente 

VI. Ejercer el mando de la fuerza armada permanente de tierra, mar y aire para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación. En los términos que establece esta Constitución.

TRANSITORIO

PRIMERO.  Se abrogan todas las disposiciones que se contrapongan al cumplimiento de este Decreto.

SEGUNDO. El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

_____________________

CUADRO COMPARATIVO

ADICIÓN Y REFORMA A LOS ARTÍCULOS 80 Y 89 FRACCIÓN VI

RESPECTIVAMENTE DE LA

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

DICE

DEBE DECIR

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

Capítulo III. Del Poder Ejecutivo

Artículo 80. Se deposita el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo de la Unión en un solo individuo, que se denominará "Presidente de los Estados Unidos Mexicanos”. 

Artículo 89. Las facultades y obligaciones del Presidente, son las siguientes: 

VI. Preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente o sea del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación.

Fracción reformada

 DOF 10-02-1944, 05-04-2004

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

Capítulo III. Del Poder Ejecutivo

Artículo 80. Se deposita el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo de la Unión en un solo individuo, que se denominará "Presidente de los Estados Unidos Mexicanos”, quien fungirá como jefe de Estado, jefe de gobierno y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas. 

Artículo 89. Las facultades y obligaciones del Presidente, son las siguientes: 

VI. Ejercer el mando de la fuerza armada permanente de tierra, mar y aire para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación. En los términos que establece esta Constitución.

Tena Ramírez, Felipe, “Leyes Fundamentales de México”, Ed. Porrúa 1957/2008, México. Pp. 80-81.

Ibid. Págs. 182-183.

Ibid. Pág. 226.

Ibid. Págs. 414-415 y 418-419.

Ibid. Pág. 610.

Ibid. Pág. 621.

Ibid. Págs. 625-626.

Ibid. Págs. 834, 845-850, 854-855, 869 y 870.

Constitución de 1857. Con sus adicciones y reformas. Biblioteca de la Cámara de Diputados. Pág. 204.

RESUMEN Realizado por el Departamento de Documentación Legislativa - SIID INICIATIVA: Proyecto Constitucional del Primer Jefe del Ejército Constitucionalista PRESENTADA POR: Venustiano Carranza FECHA DE PRESENTACIÓN: 06-12-1916, Periodo ÚNICO TURNADA A LA(S) COMISIÓN(ES) DE: Reformas a la Constitución, Corrección de Estilo FECHAS DE DICTAMEN: 1a. Lectura: 16-01-1917 2a. Lectura: 18-01-1917 DECLARATORIA: 05-02-1917 OBSERVACIONES: Se aprueba en lo general y en lo particular por unanimidad de 142 votos.- Se aprueban las modificaciones hechas por la Comisión de Corrección y Estilo el 27 de enero de 1917. CONTENIDO: El presente artículo forma parte del Título Tercero, Capítulo III, denominado "Del Poder Ejecutivo". Enumera las facultades y obligaciones del Presidente de la República.

Diario Oficial de la Federación. 05/02/1917. Págs. 155-156.

RESUMEN Realizado por el Departamento de Documentación Legislativa - SIID INICIATIVA: Decreto que modifica los artículos 32, 73, fracción XIV, 76, fracción II y 89, Fracciones IV, V y VI de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos PRESENTADA POR: Diputados a la XXXVIII Legislatura FECHA DE PRESENTACIÓN: 22-09-1942, 1er. Período Ordinario, III año Legislativo TURNADA A LA(S) COMISIÓN(ES) DE: Puntos Constitucionales FECHAS DE DICTAMEN: 1a. Lectura: 06-10-1942 DECLARATORIA: 10-02-1944 OBSERVACIONES: Reforma las fracciones IV, V y VI.- Se dispensa la 2a. Lectura.- Sin debate se aprueba por 90 votos.- Pasa al Senado.- Se aprueba el Proyecto de Declaratoria por unanimidad de 75 votos.- Pasa al Ejecutivo. CONTENIDO: Tiene por objeto designar las facultades y obligaciones del Presidente: Nombrar, con aprobación del Senado, los Coroneles y demás oficiales superiores del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Nacionales, y los empleados superiores de Hacienda.

DECRETO por el que se adiciona la fracción XXIX-M al artículo 73 y se reforma la fracción VI del artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Presidencia de la República. VICENTE FOX QUESADA, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes sabed: Que el Honorable Congreso de la Unión, se ha servido dirigirme el siguiente DECRETO "EL CONGRESO GENERAL DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, EN USO DE LA FACULTAD QUE LE CONFIERE EL ARTÍCULO 135 DE LA CONSTITUCIÓN GENERAL DE LA REPÚBLICA Y PREVIA LA APROBACIÓN DE LA MAYORÍA DE LAS HONORABLES LEGISLATURAS DE LOS ESTADOS, DECLARA ADICIONADA LA FRACCIÓN XXIX-M AL ARTÍCULO 73 Y REFORMADA LA FRACCIÓN VI DEL ARTÍCULO 89 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. ARTÍCULO ÚNICO.- Se adiciona una fracción XXIX-M al artículo 73 y se reforma la fracción VI del artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:
https://www.insp.mx/transparencia/XIV/leyes_federales/refcns/pdfsrcs/89.pdf

A. Hamilton, J. Madison y J. Jay., “El Federalista”, Ed. FCE., 1780 (Inglés) México, 1994. Págs. 316-318. 

A. Hamilton, J. Madison y J. Jay., “El Federalista”, Ed. FCE., 1780 (Inglés) México 1994. Págs. 316-318.