+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

De la Sen. Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre a nombre del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, por el que se solicita a esta Honorable Cámara de Senadores exhorte al Secretario General del Consejo Nacional de Población, Dr. Carlos Javier Echarri Cánovas, para que comparezca ante esta asamblea y rinda un informe de resultados de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA).

SE TURNó A LA COMISIóN DE GOBERNACIóN.


De senadoras y senadores del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, por el que se solicita a esta Honorable Cámara de Senadores exhorte al Secretario General del Consejo Nacional de Población Dr. Carlos Javier Echarri Cánovas, para que comparezca ante esta asamblea y nos rinda un informe de resultados de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA).

Exposición de Motivos

La falta de apoyo, información y orientación en materia de salud reproductiva, orientación y educación sexual para niñas y adolescentes, ha ocasionado que el índice de embarazos en esta etapa de la vida se considere como un problema de salud pública, así como un problema psicosocial.

Dentro de las afectaciones en materia de salud se puede mencionar que muchas adolescentes embarazadas presentan malnutrición, mayor incidencia de aborto, partos prematuros o bebés con bajo peso al nacer debido a que el útero de la mujer está físicamente inmaduro. A nivel mundial las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las adolescentes de 15 a 19 años.

La procreación prematura también aumenta la mortandad infantil. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que, en los países de ingresos bajos y medianos, los bebés de madres menores de 20 años se enfrentan a un riesgo un 50% superior de mortalidad prenatal o de morir en las primeras semanas de vida que los bebés de mujeres de 20 a 29 años. Cuanto más joven sea la madre, mayor el riesgo para el bebé. (2014)

Entre este grupo poblacional cada año se practican unos 3 millones de abortos peligrosos lo que contribuye a la mortalidad materna y a problemas de salud prolongados. (OMS, 2014)

El embarazo en adolescentes va más allá del problema de salud pública, debido a que sus consecuencias se extienden al desarrollo económico y social en general, afectando a la mujer adolescente embarazada, a su hijo o hija, a su pareja, su familia y a la comunidad misma a la cual pertenece. Es común observar que el embarazo en la adolescencia se traduzca en deserción escolar, mayor número de hijos, desempleo, fracaso en la relación con la pareja e ingresos inferiores de por vida, riesgo de violencia, escasas posibilidades de desarrollo social, económico y cultural.

Se debe destacar que la deserción escolar provoca que las adolescentes tengan una escasa educación, la que se traduce en menos aptitudes y oportunidades para encontrar un trabajo bien remunerado, lo que contribuye a perpetuar el ciclo de la pobreza y a la feminización de la pobreza. La comunidad también reciente el costo del embarazo adolescente, ya que se pierden los impuestos a los ingresos anuales que hubiera ganado una mujer joven a lo largo de su vida de no haber quedado embarazada. Asimismo, la mujer adolescente pasa a formar parte de los programas sociales, que, en su caso, tienen los gobiernos para madres adolescentes o madres jefas de familia, lo que implica una erogación para su país.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 16 millones de mujeres entre 15 y 19 años, y aproximadamente 1 millón de niñas menores de 15, dan a luz cada año. En este escenario, México tiene el primer lugar a nivel mundial.

Asimismo, tres millones de adolescentes entre 15 y 19 años se practican abortos inseguros o clandestinos en el mundo para interrumpir un embarazo no deseado, acción que pone en riesgo su salud, dijo en entrevista Claudia Díaz Olavarrieta, investigadora de la Facultad de Medicina de la UNAM.

En nuestro país, en los últimos 15 años, la fecundidad y la proporción de nacimientos entre adolescentes se han mantenido en niveles altos y prácticamente sin cambios.

Más de la mitad de estos embarazos no son planeados y se reportan 77 nacimientos por cada mil jóvenes entre 15 y 19 años. Los embarazos conocidos como muy tempranos, es decir, en el grupo de edad de 10 a 14 años también van en aumento, con casi 27 por ciento de todos los nacimientos.

La Dra. Díaz, quien labora en el Programa de Prevención del Embarazo Adolescente a cargo de Rosalinda Guevara de la Facultad de Medicina, mencionó que, en 2009, la necesidad insatisfecha de anticonceptivos entre mujeres adolescentes fue del 24.8 por ciento. “Es el grupo más alto del país, aún por encima de las mujeres hablantes de lengua indígena, cuya cifra es de 21.7 por ciento”.

El embarazo en adolescentes no solo es un grave problema de salud pública que pone en riesgo la vida e integridad de las adolescentes, además, constituye un obstáculo para su progreso personal, social y profesional y limita el libre desarrollo de sus competencias y habilidades. Para revertir esta situación y a fin de ampliar las oportunidades de las y los adolescentes, el Gobierno de la República diseñó la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA), respuesta multisectorial de gran alcance, que reúne a las dependencias e instituciones estratégicas en el Grupo Interinstitucional para la Prevención de Embarazo Adolescente (GIPEA). [*]

La Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA), presentada en enero de 2015, por el Gobierno Federal está centrada totalmente en un problema que ya no puede soslayarse.

Con el objetivo de, en un plazo de 15 años, erradicar los nacimientos en niñas de 10 a 14 años de edad, y reducir en 50% la tasa de fecundidad de las adolescentes de 15 a 19 años, la ENAPEA se formula como una respuesta multisectorial ante un problema que no sólo atañe a la salud pública; pues en no pocas ocasiones, el embarazo se convierte en un obstáculo al desarrollo personal, social y profesional de las adolescentes. [*]

 En este punto, la perspectiva de género y el enfoque de derechos humanos, en un contexto de desigualdades estructurales, cobran vital importancia pues, aunque se entienden los embarazos a temprana edad como resultado de la falta de información o de hábitos saludables; es indispensable considerar también la diversidad de condiciones y situaciones que experimentan las niñas, niños y adolescentes en nuestro país. Desde la falta de oportunidades que desdibujan la posibilidad de formular un proyecto de vida, hasta la discriminación y la violencia basadas en el género, la edad, etnia o cualquier otra categoría.

En este sentido, evidenciar el impacto de un embarazo no planeado o no deseado en la vida de las y los adolescentes, implica analizar un problema que parte desde los derechos que han sido vulnerados antes de que se produjera dicho embarazo; y que se extiende y retroalimenta con nuevas vulneraciones a los derechos de las madres adolescentes, así como de sus familias. [*]

De acuerdo con el Censo de 2010, en México había 18.8 millones de adolescentes entre 12 y 19 años de edad; de ellas y ellos, 2 463000 no estudian ni trabajan; y la mayoría son mujeres (1.6 millones). De este último grupo, más de una cuarta parte tenía hijas o hijos y una de cada tres vivía en pareja. [*] Para evidenciar la magnitud del fenómeno en términos poblacionales, la Enapea destaca cifras de Tuirán y Ávila, de acuerdo con las cuales, entre las menores de 15 años que tuvieron un hijo o hija en 2011, 9% ya había tenido un hijo o hija previamente. Y entre las de 15 a 19 años, 23% ya había tenido uno/a o más hijos/as previamente. [*]

De igual forma, la ENAPEA retoma el análisis de Valencia y Schiavon sobre el Sistema de Información sobre Nacimientos (SINAC), encontrando que, del total de 8, 263,020 de nacimientos registrados entre 2008 y 2011, 18.9% se produjeron en adolescentes de 15 a 19 años. [*]

No sólo refleja la prevalencia del embarazo en las adolescentes mexicanas, sino que evidencia la reproducción de patrones y roles de conducta tradicionales en las y los jóvenes, al dar cuenta del hecho de que muchas de estas jóvenes madres se encuentran fuera de la escuela; no utilizan métodos de anticoncepción y, pese a las dificultades que pudieran enfrentar antes y después del nacimiento de sus hijas o hijos, vuelven a embarazarse rápidamente. [*]

De ahí que el embarazo no sólo puede ser resultado de las brechas sociales y de género ya patentes en la vida de las adolescentes; sino que contribuye a profundizarlas y ampliarlas, al interrumpir –temporalmente en el mejor de los casos– los proyectos y las actividades que dichas jóvenes venían desarrollando o pudieran desarrollar para mejorar sus condiciones de vida.

Lo anterior deviene en problema cuando la vida, la salud y los derechos de las adolescentes se ven comprometidas por un sistema social, político y jurídico que se resiste a reconocerlas, en primer lugar como sujetas de derechos –como sucede en general con toda la población menor de 18 años–; pero en el caso de las mujeres, se les niega también dicho reconocimiento en condiciones de plena igualdad con los hombres; contraviniendo tanto los compromisos internacionales adquiridos por el Estado Mexicano como el marco jurídico nacional. [*]

Por lo anterior expuesto y debido al grave problema que de salud pública se refiere, presentamos ante esta honorable asamblea el siguiente:

Punto de Acuerdo: Por el que el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, solicita a esta Honorable Cámara de Senadores exhorte al Secretario General del Consejo Nacional de Población Dr. Carlos Javier Echarri Cánovas, para que comparezca ante esta asamblea y nos rinda un informe de resultados de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA).

SUSCRIBE

Presentado en el Salón de Sesiones de la Honorable Cámara de Senadores del Congreso de la Unión a los doce días de dos mil diecinueve.

Senadoras y senadores del Grupo Parlamentario del

Partido del Trabajo


[*] http://www.unamglobal.unam.mx/

[*] Gobierno de la República, Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (Enapea). Informe Ejecutivo,
México, enero de 2016, disponible en del_GIPEA_2015_versi_n_definitiva.pdf>

[*] www//revistametodhos.cdhdf.org.mx/” Embarazo adolescente en México: un problema de desigualdad que no se resuelve con una estrategia”

[*] Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, Gobierno Federal, México, p. 21

[*] Rodolfo Tuirón y José Luis Ávila, “Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son? ¿Quiénes son? ¿Qué hacen?”, citados en Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, México, 2014, p. 21.

[*] Valencia y Schiavon, “Adolescentes invisibles: embarazo en mujeres de menos de 15 años en México”, citadas en Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, p. 25.

[*] Métodhos, Revista Electrónica de Investigación Aplicada en Derechos Humanos de la cdhdf, núm. 11 pag. 11

[*] Métodhos, Revista Electrónica de Investigación Aplicada en Derechos Humanos de la cdhdf, núm. 11 pag.12