+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

De la Senadora Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, iniciativa de paridad de género en órganos de gobierno del Congreso de la Unión.

SE TURNó A LAS COMISIONES UNIDAS DE PARA LA IGUALDAD DE GéNERO Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, SEGUNDA.


La iniciativa tiene como propósito establecer el principio de paridad de género al alternar la presidencia de la Mesa Directiva, de las Cámaras de Senadores y de Diputados, de manera anual entre un hombre y una mujer.

La suscrita Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre, Senadora de la República de la LXIV Legislatura del H. Congreso de la Unión, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 71 fracción II y 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 8° fracción I, 164 numeral 1, 169 numeral 1, y demás relativos del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente iniciativa de paridad de género en órganos de gobierno del Congreso de la Unión, de conformidad con la siguiente:

EXPOSICIÓN  DE MOTIVOS

Esta Legislatura es histórica. Por primera ocasión en el discurrir de la vida política de México, el Congreso de la Unión —Cámara de Diputados y Cámara de Senadores— se enaltece al hacer tangible el principio de paridad de género: con 241 legisladoras, en Cámara de Diputados, ocupando una curul, y 63 legisladoras en los escaños de esta Cámara de Senadores. ¡Qué gran avance!

            Un avance significativo en lo que respecta a la igualdad entre hombres y mujeres. El desafío que hemos afrontado las mujeres es histórico. Siempre alzando la voz por oportunidades, por espacios en la vida social, académica, laboral y pública del país. Recordemos que en este momento todas nosotras seguimos siendo un grupo en situación de vulnerabilidad y, sin embargo, representamos a las mujeres que están allá afuera siendo silenciadas de una u otra forma. Violencia de género, violencia política que no permite que podamos acceder a esos espacios de toma de decisiones.

De eso precisamente trata esta iniciativa, que las mujeres puedan llegar, por ley, a espacios donde, por decir lo menos, la visión androcéntrica lo ha restringido: LA PRESIDENCIA DE LA MESA DIRECTIVA de las respectivas Cámaras. Hoy, que nos vanagloriamos en la paridad de género, donde el Presidente de la República, Lic. Andrés Manuel López Obrador, con esa visión por demás progresista y de avanzada que le caracteriza, conformó su gabinete basado en la paridad, y teniendo a una mujer al frente de la Secretaría de Gobernación, la Dra. Olga Sánchez Cordero, el tiempo es bueno para que el Congreso de la Unión también aperture la entrada real y no simulada para que las mujeres podamos acceder a la presidencia de la Mesa Directiva de manera alternada: un año será para un hombre y otro para una mujer. La cuarta transformación de la vida política del país debe hiper visibilizar a las mujeres, es una deuda histórica que se tiene para con nosotras.

Recordemos cuán difícil ha sido el camino para que las mujeres pudieran acceder a espacios no solo de representación y de toma de decisiones, sino laborales, académicos y sociales. Un camino sofocado por la desigualdad, la discriminación, la violencia, la exclusión, el machismo, el estigma, el encono y la animadversión. Y  aun así las mujeres hemos salido avante. 

Del estado que represento, en 1824, un grupo valiente de mujeres zacatecanas envió una misiva al Congreso Constituyente manifestando su interés en participar en la toma de decisiones. [*] Fue rechazada. La lucha por la igualdad continuó, pretendiendo ganar espacios; involucrarse en la red pública del país.

En 1856, 81 mujeres solicitaron al Congreso Constituyente el reconocimiento de sus derechos políticos, argumentando que la legislación vigente no exceptuaba de manera explícita el derecho de las mujeres al voto. [*]

Francisco Zarco refiere que en la sesión del 10 de julio de 1856, el diputado Ignacio Ramírez señaló que el proyecto constitucional era omiso —o se pretendía que así lo fuera— en temas fundamentales: “…se olvida de los derechos más importantes… se olvida de los derechos sociales de la mujer, y dice: que no piensa en su emancipación ni en darle funciones políticas”. [*]

Y ni que decir por el lado de la profesión. El magisterio fue la primera profesión reconocida por la sociedad mexicana para las mujeres; en 1888, en el gobierno porfirista, se estableció la Escuela Normal de Profesoras. [*] ¡Qué avance! Pues recordemos que desde el siglo XVII, nuestra Décima Musa, Sor Juan Inés de la Cruz, el fénix de América, se mostraba como una gran defensora, peleando espacios: “Es verdad que dice San Pablo que las mujeres no enseñen; pero no manda que las mujeres no estudien para saber:” [*]

            El Estado emanado de la Revolución buscaba la transformación de la sociedad, ella no era posible sin las mujeres. El sinaloense Salvador Alvarado sabía que para hacer patria era indispensable contar con la participación de la mujer. Como gobernador de Yucatán, impulsó importantes cambios, además de proporcionar empleo a las mujeres en la administración pública, logró que el servicio doméstico fuera remunerado —una deuda pendiente que tenemos como legisladoras y legisladores—, amplió los presupuestos para la educación femenina y reformó el Código Civil estatal para que las mujeres solteras gozaran de los mismos derechos que los hombres, al permitirles abandonar el hogar paterno a los 21 años. [*]  

            Estos son solo algunos datos del camino difícil que han recorrido a través de la historia las mujeres, siempre en busca de esa utopía que es la igualdad. Por eso mismo buscamos espacios en la presidencia de la Mesa Directiva. Se lo debemos a Margarita García Flores, María Guadalupe Urzúa Flores, Paulina Ana María Zapata Portillo, Justina Vasconcelos Encinas, aquellas primeras mujeres legisladoras que, con su ejemplo, han dado buena simiente para que se vean materializados principios elementales en una democracia como lo son la igualdad, la paridad, la equidad. Diputadas precursoras del voto femenil universal, de la ardua lucha en defensa de los derechos políticos, sociales, jurídicos y labores de las mujeres. Es una deuda que, como repito, es histórica. Debemos tener siempre  presente esta carga de compromiso nosotras como legisladoras.

De igual manera, a nivel internacional, “a través de diferentes instrumentos internacionales se buscó proteger los derechos políticos de las mujeres, entre ellos la Convención Mundial sobre los Derechos Políticos de las Mujeres (1954). Posteriormente, en la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) y en la Cuarta Conferencia celebrada en Beijing  en 1995, se manifestó la urgente necesidad de implementar acciones y elaborar estrategias para promover la participación política de las mujeres y sobre todo incorporarlas a las instituciones de donde se toman decisiones. [*]

Hace veinte años, en Beijing, el mundo se comprometió a alcanzar la igualdad de género en la toma de decisiones políticas. A pesar de los avances conseguidos desde entonces, la proporción mundial de mujeres que ocupan puestos de toma de decisiones políticas se mantiene aún por debajo del objetivo de 50/50. México está por lograrlo, afortunadamente. En 2015, el mundo volvió a comprometerse para lograr la igualdad de género por medio de la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, en particular, el Objetivo 5 sobre la igualdad de género; en su cumbre de 2016, las Presidentas de Parlamentos realizaron un llamamiento a la acción para aumentar y acelerar la participación de la mujer, a fin de conseguir la igualdad de género en política y en los parlamentos para 2030. [*] Si se aprueba esta iniciativa, México se pondrá a la vanguardia en temas de igualdad y paridad de género. De ahí la necesidad.

En México, el principio de paridad y sus alcances legislativos en los últimos años lo podemos ver en la reforma político-electoral de 2014 que lo incluyen en diversos ordenamientos legales federales. De esta forma se modificó el artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y los artículos 232, 233 y 234 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, en donde se estableció la paridad de género para que las mujeres se encuentren representadas equitativamente en las candidaturas del legislativo federal.

            El carácter inclusivo y representativo de los parlamentos es la piedra angular de la democracia. Los parlamentos, como instituciones representativas, deberían ser inclusivos y reflejar la diversidad de la sociedad: hombres y mujeres de toda condición, de distinta edad, orientación sexual, de diversos antecedentes personales, profesionales y económicos, de diferente color y credo, porque en la pluralidad encontramos la grandeza y reconocimiento de la democracia. 

La cuarta transformación involucra a todas y todos los mexicanos. El Congreso no es la excepción. Estamos en tiempos de transformación, donde la igualdad, la paridad, la equidad sean ejes medulares que lleven a México a la vanguardia.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a su consideración la siguiente:

Iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan los artículos 17 y 62 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos

ARTÍCULO ÚNICO. Se reforma el numeral 1 del artículo 17 y numeral 1 del artículo 62 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos

Artículo 17

  1. La Mesa Directiva de la Cámara de Diputados será electa por el Pleno; se integrará con un presidente o presidenta, tres vicepresidentes y un secretario propuesto por cada Grupo Parlamentario, pudiendo optar éste último por no ejercer dicho derecho. Los integrantes de la Mesa Directiva durarán en sus funciones un año.  

La presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados se designará basada en el principio de paridad, por lo que se alternará de manera anual entre un hombre y una mujer.

Artículo 62

  1. La Mesa Directiva de la Cámara de Senadores se integra con un presidente o presidenta, tres vicepresidentes y cuatro secretarios, electos por mayoría absoluta de los senadores presentes y en votación por cédula.  

La presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores se designará basada en el principio de paridad, por lo que se alternará de manera anual entre un hombre y una mujer.

T R A N S I T O R I O

ARTÍCULO ÚNICO. El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el Salón de Sesiones de la Cámara de Senadores a

A T E N T A M E N T E

SENADORA GEOVANNA DEL CARMEN BAÑUELOS DE LA TORRE


[*] Galeana, Patricia. Catálogo documental. Del voto al ejercicio del poder. México, AGN, 1999, p. 10.

[*] Cano, Gabriela. “Es de estricta justicia”, un proyecto feminista en las filas del constitucionalismo, Congreso Internacional sobre la Revolución Mexicana, México, INEHRM, Gobierno de San Luis Potosí, 1991, pp. 153-172.

[*] Zarco, Francisco. Historia del Congreso Constituyente de 1857. México, INEHRM, 2009, p. 249.

[*] Cfr. Galeana, Patricia, Un recorrido histórico por la revolución de las mujeres mexicanas. En Galeana, Patricia (coord.), La revolución de las mujeres en México, INEHRM, 2014, p.16.

[*] Asbaje, Juana de. Obras completas de Sor Juana Inés de la Cruz. Comedias, sainetes y prosa. México, Fondo de Cultura Económica, 1995, p. 695.  

[*] Cfr. Esquivel, Gerardo (coord.). Cien ensayos para el Centenario. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tomo I: Estudios históricos. México, UNAM, IIJ, 2017, p. 107.

[*] Lovera López, Sara, coord., Las indispensables, recuperando la memoria, Instituto Nacional de las Mujeres, México, 2018, p. 254.

[*] Véase en documento de la 12ª Cumbre de Presidentas de Parlamento, Presidentas de Parlamentos: Trabajando para que tu voz cuente, en: https://www.ipu.org/download/3992. (Fecha de consulta: 22/01/2018)