+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Ficha Técnica

De la Senadora Nuvia Mayorga Delgado, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo relativo al recorte de la calificación de la deuda y a la perspectiva negativa de Pemex, realizada recientemente por la calificadora internacional Fitch Ratings.


CON PUNTO DE ACUERDO RELATIVO AL RECORTE DE LA CALIFICACIÓN DE LA DEUDA Y A LA PERSPECTIVA NEGATIVA DE PEMEX, REALIZADA RECIENTEMENTE POR LA CALIFICADORA INTERNACIONAL FITCH RATINGS.

La suscrita, Senadora NUVIA MAYORGA DELGADO, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional del Senado de la República de la LXIV Legislatura, con fundamento en los artículos 8, numeral 1, fracción II, 276 y demás relativos y aplicables del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta honorable Asamblea, la siguiente proposición con punto de acuerdo al tenor de las siguientes:

Consideraciones

Hace unos días, el pasado 29 enero de 2019, una de las agencias internacionales de calificación crediticia  con mayor prestigio a nivel mundial, Fitch Rating, bajo la escala crediticia de PEMEX a nivel internacional dos escalones, es decir, la colocó de BBB+ a BBB-, mientras que en escala nacional de largo plazo de AAA a AA.

Lo anterior implica que la empresa estatal más importante de nuestro país y que aporta una gran cantidad de recursos al erario, está a un paso de entrar a la categoría de baja calidad especulativa y, por lo tanto, obtener un bajo grado de inversión, lo cual agravaría aún más la situación de la empresa petrolera.

Las calificaciones que emiten estas agencias a nivel internacional son una opinión respecto la habilidad y la voluntad de pago que tiene una empresa, para afrontar sus obligaciones financieras o deuda en tiempo y forma. Es decir, una calificación baja, convierte a una empresa en un emisor poco confiable para los inversionistas.

En términos más claros, una calificación crediticia, es el puntaje que una agencia internacional, neutra y sin intereses particulares en los países, otorga a personas, empresas y, desde luego, a gobiernos. Esa calificación es emitida respecto de las deudas o créditos que tienen esas personas físicas o morales, con la finalidad de determinar las probabilidades de que los créditos sean pagados o no.

Esa calificación, deriva de un análisis profundo estimativo que hace la calificadora con base en diversos aspectos como el historial crediticio y la capacidad de devolver el préstamo en función de los activos y pasivos que tenga. Además, con base en dicho análisis, se determina la capacidad de la empresa o gobierno para generar flujos financieros, beneficios, volumen de endeudamiento y, en el caso de los gobiernos de los países, el crecimiento a mediano o largo plazo proyectado.

La forma en que se llegan a esas conclusiones, en concreto a esas calificaciones, implica una metodología estandarizada con la finalidad de evitar sesgos. Esa metodología, de hecho, es conocida por inversionistas, empresas y gobiernos bajo un principio básico de transparencia.

Esta información emitida por las calificadoras, entonces, se convierte en un parámetro para que los inversionistas (en mayor medida, instituciones financieras), determinen si conceden un crédito o no a empresas o gobiernos. Sobretodo, es una herramienta para que los inversionistas decidan el monto del interés cobrado a un emisor. En razón de ello, es común que a menor calificación, el interés aumenta para compensar el riesgo de financiar a una empresa o gobierno que tiene una alta perspectiva de impago.

Atendiendo a lo anterior, lo relevante de este tema radica no sólo en la calificación emitida por Fitch Rating, sino que, además, existe una perspectiva negativa respecto a la situación de PEMEX. Esto quiere decir que la calificación podría seguir empeorando “si el gobierno mexicano continúa extrayéndole cantidades importantes de fondos, lo cual resulta en flujos generados por operaciones débiles, un negativo flujo de efectivo después de pago de intereses, cambios en capital de trabajo, inversiones de capital y pago de dividendos, así como un apalancamiento creciente”.

Incluso, Fitch señaló que “el respaldo del gobierno mexicano hacia Pemex es moderado y se ha evidenciado por aportaciones modestas de capital, apoyo en obligaciones por pensiones y reducciones impositivas marginales. Este soporte ha sido hasta el momento moderado, especialmente al compararlo con el nivel de transferencias que realiza la compañía al gobierno”, además de calificar como “lenta”, la reacción gubernamental.

Lamentablemente, la respuesta del Gobierno, lejos de emitir una solución o enfocarse en la implementación de un plan para PEMEX, se reduce a llamar a la calificadora como “muy hipócrita” y a otorgarle culpa por permitir un saqueo, lo cual, desde luego, es un despropósito en atención a que la única función que tienen estas agencias es emitir calificaciones tal y como ya lo explicamos.

De forma concreta, el titular de PEMEX, Octavio Romero Oropeza, se limitó a decir que está en “desacuerdo” con la calificación, sin embargo, es importante recordar que esta situación se da, apenas 20 días después, de la desastrosa gira de funcionaros de la empresa paraestatal a Nueva York, para presentar a inversionistas su plan de negocios, en donde evidenciaron contradicciones en sus estimaciones y proyectos inviables que mermaron la confianza de empresarios.
En esa gira a la que acudieron ejecutivos de PEMEX, acompañados por el Secretario de Hacienda y Crédito Público, se buscaba informar a inversionistas y miembros de la comunidad financiera internacional, el plan de PEMEX para fortalecer sus finanzas y hacerlas más rentables. Sin embargo, lo que realmente sucedió, fue propiciar la desconfianza de los inversionistas y tenedores de bonos.

Uno de ellos, Jim Craige, cotitular de inversión de Stone Harbor Investment Partners, firma poseedora de bonos de PEMEX, dijo en entrevista para Bloomberg que, el recién nombrado Director Corporativo de Finanzas de la empresa estatal  “no mostró entendimiento de la compañía y no impresionó para nada” y, además de señalar "falta de claridad en el programa de financiamiento, falta de claridad sobre cómo alcanzan los objetivos de producción y falta de claridad sobre futuras subastas de concesiones. Si (Velázquez) es la conexión con las agencias calificadoras, entonces podemos esperar rebajas". Por esto último, podemos inferir lo mucho que contribuyó esta pésima presentación para que, al día de hoy, Fitch haya bajado la calificación de PEMEX. De forma concreta, el rendimiento de los bonos de Pemex por 5 mil 400 millones de dólares a vencerse en 2027 subió más de 40 puntos base como consecuencia de esa gira a Nueva York.
 
La propia Secretaria de Energía, reforzó el discurso descalificador sosteniendo una supuesta hipocresía de Fitch, señalando además que se han emprendido acciones como el combate al huachicoleo y que eso saneará las finanzas de la empresa petrolera.

Lo cierto es que la calificadora considera muchas variables y, al hacerlo, no encuentra en el Gobierno de nuestro país una estrategia sólida, veraz y efectiva para revertir esta situación. De ahí es que surge una negativa en la calificación y en la prospectiva.

La realidad es que si existe una baja en la calificación es porque:

  • Ha disminuido dramáticamente la extracción de petróleo.
  • No existe un rumbo claro en la dirección de la empresa.
  • El Gobierno lamenta que no haya inversión extranjera y al mismo tiempo se descalifica la colaboración de empresas extranjeras suspendiendo rondas de licitación en materia de hidrocarburos y energías limpias.

Esta lamentable situación impactó directamente al tipo de cambio y a las propias empresas de nuestro país, quienes, a través del Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, señalaron que temen que esta situación de PEMEX y otros conflictos puedan contaminar la economía mexicana en general.

El estimado de esta calificación negativa implica que, anualmente, haya un costo financiero adicional de casi 30 mil millones de pesos, debido al aumento de intereses de la deuda que tiene PEMEX.
El primer paso para revertir la situación es, además de atender todos los problemas sociales de manera frontal, aceptar que existe un problema delicado que se podría agravar y, con base en ello, establecer un plan profundo que se dirija a mejorar la calificación crediticia de PEMEX.

Consideramos que desconocer la calificación o, peor aún, descalificar a las propias agencias, no lleva a ninguna parte, máxime cuando en tan poco tiempo existen problemáticas enfocadas en la materia que han generado una desconfianza mayor en la empresa. El mal planeado combate al huachicoleo, el desabasto de gasolina y la negativa a invertir de forma inteligente, pueden orillar a que la situación se agrave.

Se trata pues de un claro desconocimiento e incapacidad del Gobierno actual para manejar la empresa estatal más importante en México durante décadas.

En este contexto y para el Grupo Parlamentario del PRI, es fundamental que el Gobierno Federal, informe a esta soberanía y a la población en general, respecto a las medidas que tomará para afrontar esta problemática.

Por lo expuesto y fundado, se somete a consideración del pleno de esta honorable asamblea el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO. El Senado de la República cita a comparecer respetuosamente a los titulares de Petróleos Mexicanos, Secretaría de Hacienda y Crédito Público y Secretaría de Energía, a fin de que informe a esta soberanía sobre la situación actual de la empresa donde se refleje el impacto de la baja calificación emitida por la calificadora Fitch Ratings, así como las medidas a implementar a fin de sanear financieramente a la empresa y revertir la calificación negativa.

Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República a los 07 días del mes de febrero de 2019.

SUSCRIBE

SENADORA NUVIA MAGDALENA MAYORGA DELGADO