+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Sen. Susana Harp Iturribarría, del Grupo Parlamentario Morena, con punto de acuerdo que exhorta a la Secretaría de Cultura a entregar un informe sobre la ubicación y estado que guardan las obras que integran la colección de pintura de la Residencia Presidencial de Los Pinos.

ASUNTO CON TURNO DIRECTO DE LA SESIÓN DEL JUEVES 20 DE DICIEMBRE DE 2018.

SE TURNó A LA COMISIóN DE CULTURA.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA A LA SECRETARÍA DE CULTURA A ENTREGAR UN INFORME SOBRE LA UBICACIÓN Y ESTADO QUE GUARDAN LAS OBRAS QUE INTEGRAN LA COLECCIÓN DE PINTURA DE LA RESIDENCIA PRESIDENCIAL LOS PINOS.

SEN. MARTÍ BATRES GUADARRAMA
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
PRESENTE

La que suscribe, Susana Harp Iturribarría, Senadora de la República en la LXIV Legislatura de la Cámara de Senadores e integrante del Grupo Parlamentario de Morena, con fundamento en los artículos 8, numeral 1, fracción II y 276, numeral 1, así como en el artículo 95 del Reglamento del Senado de la Republica, someto a consideración de la Asamblea la presente proposición con punto de acuerdo al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

A lo largo del tiempo, los creadores de arte y cultura de nuestro país han dejado innumerables testimonios de su amplia capacidad artística. Sus testimonios enriquecen día con día todas las disciplinas y lenguajes artísticos, los cuales constituyen una fuente inagotable de identidad y orgullo y una cualidad que nos distingue de otros pueblos y naciones. Ese amplio legado da cuenta de nuestra historia y naturaleza como nación. Contribuye a explicarnos las formas y expresiones más sensibles de los mexicanos a lo largo del tiempo y a mirar con responsabilidad crítica el presente.

Al mismo tiempo, ese enorme conjunto de manifestaciones culturales, integrado por bienes arqueológicos, históricos y artísticos, nos impone la enorme responsabilidad de protegerlo y conservarlo para las generaciones futuras. Su preservación no sólo es una responsabilidad de Estado por disposición constitucional, sino un compromiso de la sociedad con su pasado y su presente. La memoria de un pueblo es un elemento clave en el reconocimiento del tipo de Nación que se quiere constituir; un pueblo que no reconoce su pasado, está condenado a repetir sus errores y la memoria histórica es una fuente inmejorable para la reflexión crítica.

Con base en esa reflexión, muchos mexicanos notables, sobre todo, a partir del siglo XIX, han establecido diferentes políticas para preservar ese legado cultural y, entrado el siglo XX, con la finalidad de alentar la creatividad de nuestros creadores para que su percepción de la realidad se plasme en obras que dejen testimonios de los momentos relevantes de la patria.

Así fue posible constituir esa expresión tan específica del arte mexicano plasmado en los muros de innumerables edificios históricos. El muralismo es una clara expresión de la visión crítica de nuestros creadores y, como esta, muchas más en las artes plásticas, la literatura o el teatro. México es un país con una innegable vocación artística en todos los tiempos, alentada por la pasión de sus creadores y, en algunos casos, alentada por instituciones culturales establecidas para canalizar esa capacidad creativa.
Pero, así como existe un amplio legado cultural, también existe una política cultural interesada en la preservación. La Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, la Ley General de Bienes Nacionales o la reciente Ley Federal de Archivos, son muestra de ese interés legítimo del Estado por establecer mecanismos de protección y difusión de ese legado cultural.

Si bien, cada norma establece criterios específicos para bienes cultuales determinados, diversas instituciones públicas han establecido otras políticas que, al paralelo de las políticas de preservación de los bienes de interés nacional, ha consolidado la creación de acervos culturales de gran valía, entre ellos, el acervo de obra plástica de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por medio del mecanismo “Pago en Especie”.

En otros casos, se han creado fondos especiales de obra a partir de la adquisición directa de bienes. Tal es el caso de la compra a diferentes artistas para constituir la galería de la que fue, hasta noviembre de 2018, la casa presidencial, recinto oficial que desde la década de los años cuarenta, reunió bienes históricos y artísticos para el decorado de sus estancias y muros, los cuales, con el tiempo, fueron alimentándose de obra de gran calidad.

Este acervo se constituyó, hasta el año de 2013, por alrededor de 284 piezas de acuerdo con investigaciones de la Revista Emeequis , el cual está integrado por piezas ornamentales, muebles de distintas épocas y por obra pictórica de autores tan relevantes como David Alfaro Siqueiros o José Clemente Orozco. Esta obra estaba distribuida en los diferentes recintos que integraban la institucional presidencial y no únicamente en el inmueble denominado Los Pinos.

Es de señalarse que, durante décadas, al crecer las instalaciones de la casa presidencial, la demanda de esta institución de un mayor número de piezas artísticas para decorar sus instalaciones, fue creciendo con el tiempo. En este sentido, la fuente de muchas de estas demandas fue obra del acervo del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, la cual proporcionó, mediante contratos de préstamo o comodato, diversos bienes artísticos que, usualmente, eran cambiados con motivo del cambio de autoridades de la casa presidencial.

Un ejemplo de lo anterior, fue la obra de Diego Rivera conocida como La molendera, la cual estuvo en el despacho presidencial a partir del año de 1988 y que pudo ser retirada con motivo de la exposición México: treinta siglos de esplendor, que se presentó en el Museo Metropolitano de Nueva York y cuya propiedad estatal no era muy conocida por el tiempo que estuvo destinada a esa oficina pública.

Este no es el único caso, ni la institución presidencial es la única depositaria de obra del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura. Los murales de Pablo O´Higgins han permanecido en el Colegio de Notarios de la Ciudad de México por muchos años. Una obra de Raúl Anguiano permaneció en la embajada de México en Israel por muchas décadas, hasta que fue posible restituirla al Museo de Arte Moderno.

Aunque durante el siglo pasado hubo un periodo de interés de las instituciones del Estado por adquirir obra artística de connotados pintores mexicanos o con residencia en México, esta política fue decayendo con el tiempo y la escasez de recursos públicos. El museógrafo Fernando Gamboa, durante la década de los años cincuenta y sesenta realizó compras de obra muy relevantes, las cuales pueden ser admiradas en la colección permanente del Museo de Arte Moderno, sin embargo, esa política disminuyó con el tiempo hasta casi desaparecer, aunque hubo intentos por reestablecerla con la creación de Programa de Adquisición de Obra del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en la década de los años noventa y cuyo comité de selección estuvo integrado por Xavier Moyssen, Jorge Alberto Manrique y Teresa del Conde, entre otros.

Ante la perspectiva de que la obra artística de los museos debería permanecer en los museos y ser puesta al servicio de la visita pública, en la etapa de gobierno del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari se llevó a cabo la adquisición de obra destinada a una sala de exhibición de la casa presidencial. El 5 de noviembre de 1993, se dio a conocer la ‘‘Colección de pintura de la residencia presidencial Los Pinos”, integrada por la obra de 33 artistas nacionales, con la finalidad de crear una colección permanente y propia, que sustituyera las obras que se exhibían de manera temporal en dichas oficinas y que pertenecen al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

El acervo de esa colección se integró de 33 cuadros de los artistas: Francisco Toledo, Sergio Hernández, Irma Palacios, Gustavo Aceves, Enrique Canales, Miguel Castro Leñero, Rafael Cauduro, Alejandro Colunga, Rafael Coronel, Roberto Cortázar, José Luis Cuevas, José Chávez Morado, Beatriz Ezban, Manuel Felguérez, Julio Galán, Vicente Gandía, Luis García Guerrero, Gunther Gerzso, Lauro López, Luis López Loza, Rodolfo Morales, Luis Nishizawa, Sylvia Ordóñez, Vicente Rojo, José Luis Romo, Ignacio Salazar, Susana Sierra, Juan Soriano, Eduardo Tamariz, Humberto Urbán, Cordelia Urueta, Ismael Vargas y Germán Venegas.

Sin embargo, derivado de la apertura del museo Los Pinos, los artistas Francisco Toledo, Sergio Hernández e Irma Palacios han manifestado su preocupación por el destino y estado que guardan sus obras, de las cuales la nueva administración no ha informado si esa colección aún está integrada o fue destinada a otros recintos culturales. Por lo anteriormente expuesto, someto a consideración de esta Asamblea el siguiente Punto de Acuerdo:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO. El Senado de la República exhorta a la Titular de la Secretaría de Cultura a informar a esta soberanía sobre la ubicación y el estado que guardan las obras que integraron la Colección de pintura de la Residencia presidencial Los Pinos.

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República, a los 18 días de diciembre del dos mil dieciocho.

Atentamente

Senadora Susana Harp Iturribarría



El tesoro oculto de la Presidencia, Revista Emeequis, Número 306 del 7 de julio de 2013. Disponible en: http://www.m-x.com.mx/2013-07-07/el-tesoro-oculto-de-la-presidencia-int/