+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Consulta de: Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones


De la Sen. María Guadalupe Saldaña Cisneros, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con punto de acuerdo que exhorta a la Comisión Reguladora de Energía, así como a diversas autoridades a atender de inmediato el problema de las altas tarifas de energía eléctrica en Baja California Sur; y a integrar una mesa de trabajo con la participación de los tres órdenes de gobierno y sociedad civil, a fin de dar respuesta a las inconformidades ciudadanas contra los excesivos aumentos en este rubro.


SENADOR MARTÍ BATRES GUADARRAMA
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
DE LA CÁMARA DE SENADORES
P R E S E N T E.

La suscrita, Senadora MARÍA GUADALUPE SALDAÑA CISNEROS, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en esta LXIV Legislatura, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8 numeral 1 fracción II y 276 del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta Soberanía, la siguiente PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA A LA Comisión Reguladora de Energía, así como a diversas autoridades, a atender de inmediato el problema de las altas tarifas de energía eléctrica en baja california Sur, así como PARa que se INTEGRE una Mesa de Trabajo con la participación de los tres órdenes de gobierno y sociedad civil, a fin de dar respuesta a las INCONFORMIDADES ciudadanas CONTRA LOS EXCESIVOS AUMENTOS EN ESTE RUBRO, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

Los elevados aumentos que en los recientes meses sufrieron las tarifas eléctricas de uso comercial en el Estado de Baja California Sur, han afectado profundamente a la población sudcaliforniana. Aunque es un problema que no es privativo de nuestra entidad, somos la entidad que ha sufrido uno de los mayores aumentos tarifarios.

No obstante, nuestras circunstancias y aislamiento geográfico, como Estado fuimos lesionados severamente con la reforma fiscal del 2013; después por el incremento derivado de los gasolinazos y la liberalización de los precios del gas LP. Este año 2018 los habitantes de la entidad recibimos otro duro golpe a los bolsillos al enfrentar un excesivo aumento a las tarifas eléctricas.

Es decir, sumando esos aumentos generalizados, Baja California Sur ha tenido que enfrentar en los últimos meses el grave problema de una elevación desproporcionada de las tarifas eléctricas, lo cual provocó que muchas empresas estén siendo cerradas, ya que no han podido resistir estos aumentos y con ello el despido de cientos de trabajadores por esa causa.

Además, todo parece indicar que Baja California Sur será el Estado de la región fronteriza que no se beneficiará con el nuevo régimen fiscal promovido para la franja fronteriza a partir del 2019, con el cual se resarcirá para esa franja el error provocado por la tóxica reforma fiscal del 2013.

El alza desproporcionada de las tarifas a nivel nacional las recordamos en la historia reciente como fuertes golpes a la economía de los mexicanos. Sólo de enero de 2016 a enero de 2017 la tarifa industrial se incrementó hasta en 53 por ciento, la comercial hasta en un 37.4 por ciento y la Doméstica (DAC) el 25.2 por ciento; sin contar que de 2015 a 2016 las tarifas para uso industrial habían aumentado entre 25 y 30%, al sector comercial entre 17 y 23% y a la de alto consumo doméstico (DAC) un 17%.

Este tipo de aumentos por encima de la inflación representan un duro impacto para el sector productivo y la sociedad en general, que se han visto afectados en términos de competitividad y con ello se generan impactos negativos a la economía, sobre todo a los grupos más vulnerables de nuestra sociedad, porque finalmente son a ellos a quienes más afectan tales aumentos.

Para terminar de lesionar la economía de nuestra entidad, la nueva fórmula tarifaria en materia de servicio de energía eléctrica, aprobada en este 2018 por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y ejecutada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), afectó de manera directa la productividad y competitividad de todos los sectores de Baja California Sur, principalmente al comercial e industrial.

Con una completa falta de sensibilidad, se aplicaron incrementos desmesurados a las tarifas eléctricas, que lejos de apoyar a las familias de la entidad, afectaron severamente la economía estatal. Como sudcalifornianos nos sumamos a la indignación por esta injusta escalada de aumentos a las tarifas de energía eléctrica, que vino a sumarse a los de las gasolinas, y a la liberalización de los precios del gas LP.

Los sectores más perjudicados por las nuevas disposiciones relativas a los costos de energía de la Comisión Reguladora de Energía son el ramo hotelero y turístico, las empresas medianas y pequeñas, restaurantes, por citar solo algunos. En Baja California Sur, sin considerar a los usuarios residenciales, según datos de la CFE para 2016, el resto de los usuarios de electricidad se encuentran en su gran mayoría (82%) en tarifas comerciales.

En este sector tarifario se encuentran pequeños comercios, así como restaurantes, es decir, muchas de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), las cuales generan el 82% de los ingresos, tienen al 83% del personal ocupado y representan a más del 99% de las unidades económicas. Este tipo de usuarios ha sido de los más afectados por los incrementos en las tarifas eléctricas durante 2018 en nuestro Estado.

Al mismo tiempo, los pequeños establecimientos comerciales son también los que tienen menor capacidad de crédito (por ejemplo, para invertir en energía renovable), menor capacidad financiera (para hacer mejoras en eficiencia energética), menor capacidad para afrontar imprevistos debido a sus flujos de efectivo y también tienen un acceso limitado a asesoría y consultoría especializada en temas de energía.

El resultado de esto es que con el alza en las tarifas eléctricas se está afectando directamente a los generadores de empleo en Baja California Sur, obligando a algunos establecimientos a despedir personal e incluso a cerrar sus operaciones. Para entender lo que ha sucedido durante 2018 hay que considerar dos puntos:

  1. El perfil de consumo eléctrico en la entidad tiene una fuerte tendencia estacional debido al clima predominante en el Estado. Como resultado se tienen consumos bajos en los primeros meses del año y con la llegada del verano los consumos se incrementan significativamente, pudiendo llegar a ser del doble, triple o más veces que los de invierno.
  2. Entre enero y septiembre de 2018, las tarifas se fueron incrementando consistentemente de manera que los meses más caros del año fueron los de verano. Durante este periodo, y se observaron incrementos en las tarifas de incluso más del 100%. 

Aunque se habían tenido tarifas altas en años anteriores, estas sucedieron durante los meses de consumo bajo. En contraste, en 2018 se combinaron los meses de mayor consumo (verano) con las tarifas más altas, ocasionando facturas eléctricas elevadas desproporcionalmente en comparación con otros años.

El incremento en las facturas eléctricas eleva los costos de las empresas, lo cual va acompañado de externalidades negativas que podrían desencadenar una inflación generalizada, pérdida de competitividad frente a otros estados y países (por ejemplo, en el turismo), reducción de ingresos de las empresas, pérdida de empleos e incluso el cierre de empresas, afectando al ingreso y bienestar familiar, seguridad social, calidad de vida y la (in)seguridad, entre otros factores.

De acuerdo con el investigador de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, Dr. Alfredo Bermúdez Contreras, la razón del incremento en Baja California Sur viene principalmente del componente de “generación” en el cálculo de las tarifas finales del suministro básico (TFSB), ya que la combinación del aislamiento geográfico y eléctrico de la entidad con los procesos y combustibles empleados para la generación de electricidad resultan en altos costos, lo cual es reflejado por la nueva metodología de cálculo y ajuste de TFSB.

Ante esta situación, los usuarios del suministro básico han buscado reducir sus consumos eléctricos implementando medidas de gestión, ahorro y uso eficiente de la energía eléctrica incluyendo la sustitución de equipos. Sin embargo, estas medidas no han sido suficientes para mitigar de manera importante los incrementos de las facturas eléctricas.

Adicionalmente, según el mencionado Investigador, otra opción que tendrían los usuarios es generar su propia electricidad mediante fuentes renovables tales como la energía solar. Sin embargo, debido a las restricciones para la generación distribuida derivadas del Manual de Interconexión de Centrales de Generación con Capacidad Menor a 0.5 MW (DOF 15/DIC/2016, SENER) y el subsecuente Acuerdo A/066/2017 (18/DIC/2017, CRE), la posibilidad de instalar equipos de energía renovable es en algunos lugares ya imposible debido a que la capacidad autorizada está agotada.

Por esta razón, la situación en Baja California Sur es muy dramática, porque las empresas se encuentran atadas de manos sin posibilidad de tomar acciones por su cuenta que les permitan sortear de manera favorable las presiones de las facturas eléctricas.

Las tarifas son determinadas caso por caso por la CFE a partir de la metodología que establece y aprueba la CRE, órgano regulador que tiene como atribución emitir las disposiciones administrativas de carácter general que establezcan las condiciones de prestación del suministro eléctrico.

El 18 de febrero de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la RESOLUCIÓN por la que la CRE expide las  disposiciones administrativas de carácter general que establecen las condiciones generales para la prestación del suministro eléctrico, en la cual se establecen diversas disposiciones sobre las tarifas, que deben ser revisadas y ponderadas para su justa aplicación en las diferentes zonas geográficas del país, donde las causas y necesidades de consumo son diferentes de otras.

Ante esta circunstancia se requiere del Gobierno federal una consideración especial temporal para Baja California Sur por dos vías: En lo inmediato, amortiguar el efecto de las tarifas eléctricas, ya sea mediante subsidios (SHCP) o mediante alguna provisión para Baja California Sur en la metodología de cálculo de las TFSB (CRE).

En paralelo, en el corto y mediano plazo se requiere también tomar las acciones necesarias para impulsar la generación distribuida (SENER) en Baja California Sur para ampliar significativamente o eliminar por completo las restricciones que se tienen en la actualidad, previamente mencionadas.

Por lo elevado del costo local de generación no sólo se debe plantear una política de subsidios para el suministro eléctrico en la entidad, sino buscar las otras vías señaladas anteriormente, con lo cual se lograría que en lo inmediato las empresas puedan seguir operando, manteniendo empleos, lo cual les otorgaría el tiempo adecuado para que durante los siguientes años puedan hacer las mejoras, adecuaciones e inversiones necesarias para poder hacer frente a las tarifas eléctricas que reflejen el costo real del suministro eléctrico.

Además, es necesario fomentar la generación con fuentes renovables de energía de manera local, lo cual contribuiría a solucionar los problemas de contaminación ambiental derivados de la generación convencional de electricidad en Baja California Sur (salud pública, impacto ambiental, impacto económico). Igualmente, como destino turístico, la energía renovable puede contribuir de manera importante a la promoción de un destino más sustentable.

Ante el reclamo social generalizado sobre el impacto del alza de las tarifas, el gobernador del Estado, Carlos Mendoza Davis, ha realizado diversas gestiones ante autoridades federales para solicitar que la entidad sea incluida en otra clasificación para el pago del consumo de energía eléctrica, planteando la evolución al alza de las tarifas eléctricas y la necesidad de reconsiderarlas, a fin de mantener e impulsar el desarrollo de las actividades económicas y apoyar la economía de las familias.

De estas reuniones se estableció una mesa de trabajo en la que participaran las partes interesadas, para hacer más transparente y justa la metodología que emplea la Comisión Reguladora de Energía en la determinación de las tarifas, con el propósito de buscar una respuesta a las peticiones de los ciudadanos, empresarios, prestadores de servicios y organizaciones,  a fin de reconsiderar las tarifas que se aplican al Estado y se busquen cobros más bajos por el consumo de energía eléctrica, tomando en cuenta su situación geográfica y los costos adicionales que ello representa, así como la condición climática extrema que lo caracteriza.

Derivado de estas gestiones, las autoridades federales han ofrecido una reducida disminución de las tarifas, que, aunado a la temporada invernal, hará que se refleje una leve disminución, lo cual no implica que el problema se haya resuelto.

La solución de fondo de este problema en Baja California Sur es compleja y requiere la participación, voluntad y acciones concretas de las partes que tienen competencia en este proceso: la CRE, la Secretaría de Energía, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la CFE, con el apoyo de gobiernos locales y la sociedad en general.

Los incrementos desmedidos exigen que la CRE, como órgano regulador coordinado encargado de establecer las tarifas eléctricas, revise y rectifique las reglas aplicables de fórmulas empleadas para el cálculo de dichas tarifas, porque al margen de sus obligaciones legales no puede mantener tarifas fuera de toda proporción.

La Secretaría de Energía deberá participar de diversas formas, sobre todo ahora que el Congreso de la Unión aprobó recientemente una reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, para establecer que dicha Dependencia coordinará con la CRE, la determinación de las tarifas reguladas de los servicios establecidos en la Ley de la Industria Eléctrica.

Además, deberá revisar las restricciones impuestas en el Estado para la instalación de equipos de energías renovables porque en algunos lugares ya no es posible debido a que la capacidad que ésta ha autorizado se encuentra agotada, con lo cual se podría impulsar la generación distribuida.

El pasado sábado 8 de diciembre, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, presentó el Programa Nacional de Electricidad, del cual aún no se conoce su contenido íntegro, en el que ofreció que se revisará lo relativo al servicio de energía eléctrica que consumen los mexicanos, lo cual incluye una auditoría técnica y administrativa a la CFE, con lo cual expresa un replanteamiento de la política en materia eléctrica del país.

En tal sentido el Director General de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, manifestó que, en atención al clamor social, el Presidente López Obrador instruyó impedir el incremento a las tarifas eléctricas por encima de la inflación y que se impulsarán las energías renovables.

Derivado de lo anterior, le hacemos un llamado al nuevo Gobierno federal y a la CRE en particular, a que se revise este aumento desproporcionado y excesivo de las tarifas y proceda a elaborar una propuesta que fomente la inversión, genere crecimiento y proteja el bolsillo de las familias sudcalifornianas, al amparo de las Disposiciones Administrativas de Carácter General que establecen las condiciones generales para la prestación del suministro eléctrico, así como para que con los gobiernos locales y la sociedad civil se analicen de manera conjunta las propuestas de solución a esta demanda ciudadana.

Por lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de esta Soberanía, la siguiente Proposición con:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- La Cámara de Senadores, del H. Congreso de la Unión exhorta a la CRE a hacer más transparente y justa la metodología que se emplea para determinar las tarifas de consumo de energía eléctrica del Estado de Baja California Sur, mediante la revisión y modificación de la RESOLUCIÓN por la que la CRE expide las  disposiciones administrativas de carácter general que establecen las condiciones generales para la prestación del suministro eléctrico y del esquema técnico empleado para calcular dichas tarifas.

SEGUNDO.- La Cámara de Senadores, del H. Congreso de la Unión exhorta a las Secretarías de Hacienda y Crédito Público y la de Energía del Gobierno federal, así como a la CRE y la CFE, en el ámbito de sus respectivas atribuciones, a atender de inmediato la solución al problema de las altas tarifas, sobre todo en el caso de las de uso comercial, a fin de fortalecer la productividad y competitividad de las empresas sudcalifornianas.

TERCERO.- La Cámara de Senadores, del H. Congreso de la Unión, exhorta la Secretaría de Energía a que conforme una Mesa de Trabajo en la que participen la CRE, la CFE, el Gobierno del Estado y los gobiernos municipales de Baja California Sur, investigadores, así como organizaciones de la sociedad civil, a fin de analizar la situación del problema y dar respuesta a las peticiones de los ciudadanos, empresarios, prestadores de servicios y organizaciones de la sociedad civil, para que se reconsideren las tarifas que se aplican en el Estado por el consumo de energía eléctrica, tomando en cuenta su situación geográfica, los costos adicionales que ello representa y la condición climática extrema que lo caracteriza, así como para que se promueva la utilización de soluciones alternativas a corto y mediano plazo.

Atentamente,

Sen. María Guadalupe Saldaña Cisneros.

Dado en el Salón de Sesiones de la H. Cámara de Senadores, en la Ciudad de México, a 13 de diciembre de 2018.