+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

Del Sen. Joel Padilla Peña, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, para incorporar en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos los derechos integrales de las personas mayores en condiciones de igualdad.

SE TURNó A LAS COMISIONES UNIDAS DE PUNTOS CONSTITUCIONALES; DE DESARROLLO Y BIENESTAR SOCIAL; Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS SEGUNDA.


La iniciativa tiene como propósito adicionar diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con el objetivo de crear leyes, políticas y programas que permitan proteger integralmente y revalorizar a los adultos mayores.

SENADOR MARTÍ BATRES GUADARRAMA
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA 

DEL SENADO DE LA REPÚBLICA
P R E S E N T E

El suscrito Senador de la República, Joel Padilla Peña, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, de la LXIV Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 71 fracción II y 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 8, numeral 1, fracción I, 164 numeral 1 y 2, y demás relativos del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se  adicionan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de derechos de las personas mayores, con base en la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Desde 1990, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 1 de octubre como el Día Internacional de las Personas de Edad, el cual se conmemora anualmente y tiene como objetivo reconocer la contribución de los adultos mayores al desarrollo económico y social, así como resaltar las oportunidades y los retos asociados al envejecimiento demográfico.

La transformación de la pirámide poblacional cobra cada vez mayor importancia a nivel internacional y nacional. Por primera vez en la historia de la humanidad, en 2050 en el mundo habrá más personas mayores de 60 años que niños. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) entre 1950 y 2010, la esperanza de vida en todo el mundo ha aumentado de los 46 a los 68 años, y está previsto que aumente hasta los 81 años para fines del siglo. [*]

En México, de conformidad con el Consejo Nacional de Población (CONAPO), actualmente habitan 12 millones 973 mil 411 personas de 60 y más años, lo que representa poco más del 11% del total de la población nacional. Las proyecciones estadísticas señalan que este grupo etario aumentará al 14.8% en 2030 y que para el 2050 conformará poco más del 20% de la población total. Se espera que para 2035 el número de adultos mayores sea igual al de niños.

La esperanza de vida de las mujeres es mayor que la de los hombres. A nivel mundial en la franja de edad de las personas de 60 años o más, el número de mujeres supera el de hombres en unos 66 millones; entre las personas con 80 años de edad o más, el número de mujeres prácticamente duplica el de hombres; y, entre las personas centenarias, hay entre cuatro y cinco veces más mujeres que hombres, por ello se habla de la feminización del envejecimiento.

A principios del siglo XXI los esfuerzos de los Estados por atender el cambio demográfico se centraron en la creación de políticas, planes de acción e incluso algunas medidas legislativas para hacer frente a los problemas a que se enfrentan las personas de edad, sin embargo, estas fueron creadas desde una visión asistencialista que identifica a las personas mayores como receptoras pasivas de programas sociales y deja en segundo plano el reconocimiento a su valía, sus aportaciones a la sociedad y su independencia.

La Organización de las Naciones Unidas ha señalado que las personas mayores constituyen uno de los sectores más vulnerados en sus derechos, la pobreza es el problema más apremiante para su bienestar, repercute negativamente en sus condiciones de vida y en el ejercicio de sus derechos. La carencia de una vivienda, la falta de servicios con accesibilidad, la malnutrición, las enfermedades crónicas sin tratar, la falta de acceso al agua potable y el saneamiento, a la educación, a los medicamentos y tratamientos a precios accesibles y la inseguridad de sus ingresos son solo unos pocos de los problemas más críticos relacionados con los derechos humanos a que se enfrenta cada día un gran número de personas mayores. [*]

Las personas de edad se enfrentan a la falta de oportunidades de empleo estable y bien remunerado, así como al acceso a una pensión digna lo que vulnera otros de sus derechos, como la toma de decisiones a nivel personal y familiar pues son una población que termina condicionada por las formas en cómo las familias asumen su manutención y bienestar. Esta situación se traduce en distintas formas de abandono, abusos, maltrato y violencia que pocas veces son denunciadas por quienes las sufren. El 43.3% de las personas mayores, sobre todo mujeres de más de 70 años han sido víctimas de algún tipo de violencia y abuso.

De acuerdo con las Estadísticas a propósito del Día Internacional de las Personas de Edad, publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) hay una gran cantidad de personas que llegan a la vejez trabajando o buscando trabajo. Durante el primer trimestre de 2017, la tasa de participación económica de la población de 60 y más años, fue del 34%; en los hombres es de 50.9% y en las mujeres de 19.6%.

Dentro de las características particulares por las que se distingue a la población ocupada que tiene 60 y más años, es que casi el 50% labora por cuenta propia; el 4.4% no recibe remuneración alguna por su trabajo; el 61.8% labora sin contar con un contrato por escrito; el 60.8% no tiene acceso a instituciones de salud por su trabajo; el 47.7% no cuenta con prestaciones; de hecho el 73.2% de los adultos mayores que trabajan lo hacen de manera informal. [*]

Una publicación del Instituto Nacional de las Mujeres señaló que un 77.7% de los hombres y 82.6% de mujeres adultas mayores perciben difícil o imposible recurrir a alguien para conseguir un empleo. [*]

Ante estas condiciones tan precarias de empleo, se considera que un aspecto que vulnera a los hogares con al menos un adulto mayor es que su único ingreso proviene de una o varias personas que tienen 60 y más años. En México el 37.1% de estos hogares cumple con dicha condición.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), refiere que el apoyo económico de familiares fuera del hogar o instituciones gubernamentales resulta ser de gran valía en los gastos que realizan los integrantes del hogar donde reside un adulto mayor. De acuerdo con la información de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016, del total de adultos mayores, 6.7% recibe remesas, 28.8% recibe donativos de otros hogares e instituciones públicas, mientras que 49.2% recibe apoyos por programas gubernamentales.

La misma encuesta referida da cuenta que en el país existen 33.5 millones de hogares, en el 30.1% de estos reside al menos una persona de 60 y más años.

En México hay 1.6 millones de personas de 60 y más años que viven solas, de ellas el 63% son mujeres, lo que las coloca en una situación de vulnerabilidad ante cualquier emergencia o necesidad que no puedan satisfacer por ellas mismas.

El derecho a la educación a las personas adultas mayores es otro de los pendientes que tenemos con este sector de la población. El nivel educativo de las personas adultas mayores es bajo, en gran parte porque la expansión del sistema educativo no benefició a esas generaciones. Según datos del Censo de Población y Vivienda 2010, el promedio de escolaridad de la población adulta mayor se estimó en 4.6 años. La situación es de mayor desventaja para las personas de edad más avanzada; mientras el promedio de escolaridad de quienes tienen entre 60 y 69 años es de 5.5 años, para las de 80 años y más se reduce a sólo 3.0. En todos los casos, las mujeres tienen menor escolaridad que los hombres. El 28.7% de las mujeres y 19.9% de los hombres adultos mayores no saben leer o escribir, situación que empeora en zonas rurales donde 53.2% de las mujeres y 37.1% de los hombres son analfabetas.

El derecho a la salud de los adultos mayores tampoco ha podido ser garantizado a plenitud por el Estado mexicano. El coste del acceso a la atención de la salud y los medicamentos sigue siendo prohibitivo para muchos de los hombres y mujeres de edad más marginados. Las personas de edad tienden a acudir a los centros de atención de la salud cuando su enfermedad se encuentra en una etapa avanzada. Con frecuencia, ello se debe a la falta de acceso a la atención de la salud, entre otras cosas por la distancia y el costo de trasladarse hasta las instalaciones, especialmente en las zonas rurales, así como por falta de políticas públicas que atiendan los diversos determinantes sociales de salud y enfermedad.

El deterioro funcional debido a la edad avanzada afecta la salud y la calidad de vida de las personas, con consecuencias físicas, psíquicas y sociales, se traduce en dificultades para realizar por sí mismas algunas actividades cotidianas, lo que incrementa las posibilidades de dependencia de cuidado, así como de sufrir trastorno depresivo. Genera un gran impacto en el sistema de salud y desafíos en la organización familiar, así como jornadas adicionales de trabajo de cuidados, en especial para las mujeres, quienes realizan tradicionalmente este trabajo.

El Instituto Nacional de las Mujeres, señala que mujeres y hombres viven de forma diferente el proceso de envejecimiento, así como el impacto en su salud. Las mujeres padecen enfermedades incapacitantes más graves y por más largo tiempo, ello se ve reflejado en que 3 de cada 10 adultas mayores tiene dificultad para realizar alguna tarea de la vida diaria como comer, bañarse, caminar, preparar o comprar alimentos, entre otras, frente a 2 de cada 10 hombres. Adicionalmente, en el caso de las mujeres, los cambios biológicos propios del ciclo reproductivo, las condiciona a un riesgo adicional de padecer enfermedades crónicas como hipertensión arterial y diabetes mellitus, por lo que es imperativo que la atención a los adultos mayores se atienda con perspectiva de género. [*]

La incorporación tardía del tema de la vejez a la agenda pública, la visión fragmentada de la vejez y del envejecimiento, ha repercutido en una baja protección a los derechos humanos de las personas mayores, en una inadecuada coordinación interinstitucional e intersectorial, razón por la cual los adultos mayores se han quedado atrás, sufriendo marginación y discriminación.

La vulnerabilidad en la que se encuentran las personas mayores y los grandes retos epidemiológicos que presenta el envejecimiento de la población hacen necesario que el Estado Mexicano se replantee la forma de acercarse a la población adulta mayor. El Poder Legislativo tiene la imperativa tarea de diseñar un nuevo marco normativo constitucional en materia de personas mayores que permita implementar programas y políticas públicas con enfoque de derechos humanos, de género y sin discriminación, de forma que la Ley sea capaz de ayudar a crear condiciones que permitan que los adultos mayores superen su situación de desventaja y mejoren su calidad de vida.

Esta reforma constitucional contribuirá a la creación de leyes, políticas y programas que permitan una transformación sociocultural encaminada a revalorizar a los adultos mayores lo cual es de suma importancia.

Bajo este contexto la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha señalado que “la situación de vulnerabilidad que enfrenta un importante número de personas adultas mayores en el país no deriva en sí misma del proceso biológico del envejecimiento, sino del concepto que sobre éste se construye socialmente, el cual, generalmente, asocia la vejez con la disminución de las capacidades físicas y cognitivas del ser humano y la eventual pérdida de autonomía para decidir, opinar, y participar en las actividades cotidianas de las familias y la comunidad. [*]

Debido a lo anteriormente señalado es que la presente iniciativa de ley propone adicionar un párrafo al artículo 4º constitucional para establecer que:

Toda persona mayor tiene derecho a una protección integral. El Estado garantizara, en condiciones de igualdad, el pleno goce y ejercicio de los derechos humanos de las personas mayores en respeto irrestricto a su dignidad humana. A fin de contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad, la Ley establecerá la forma en que el Estado, la sociedad y la familia concurrirán para la protección y la asistencia de las personas mayores. La participación, la perspectiva de género, la no discriminación, la autorrealización, la autonomía y la valorización de la persona mayor, su papel en la sociedad y contribución al desarrollo, son principios que deben guiar el diseño de los programas y políticas públicas dirigidas a este sector de la población.

Teniendo presentes los grandes desafíos en materia de seguridad social, salud, educación, vivienda, empleo, cuidados paliativos, acceso al crédito, atención integral, prestación de servicios con accesibilidad y diseño universal, se hace imperativo que el Congreso de la Unión pueda emitir legislación secundaria en materia de protección a los derechos de las personas mayores, incorporando un paradigma garantista del envejecimiento, reconociendo el carácter de sujetos plenos de derechos a las personas mayores, razón por la cual esta iniciativa también propone adicionar una fracción al artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para facultar al Congreso de la Unión a expedir leyes que establezcan la concurrencia de la Federación, las entidades Federativas y los Municipios, en materia de derechos de las personas mayores.

Esta reforma permitirá que a la brevedad el Congreso de la Unión expida la Ley General sobre la Protección de los Derechos de las Personas Mayores, misma que deberá armonizarse con la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos de las Personas Mayores y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas enfocados en ese grupo etario, como lo son: poner fin a la malnutrición; garantizar la seguridad en el ingreso y en el acceso a los servicios de salud; incrementar sus oportunidades de empleo y aprendizaje; lograr la igualdad de género; proveerles viviendas y transportes seguros; y eliminar la violencia en su contra.

Por lo anteriormente fundado y motivado, me permito someter a la consideración de esta Honorable Asamblea el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONAN DIVERSAS DIPOSICIONES DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS EN MATERIA DE DERECHOS DE LAS PERSONAS MAYORES.

ARTÍCULO ÚNICO. - Se adicionan: un párrafo doce al artículo 4º recorriéndose los actuales párrafos doce y trece en su orden subsecuente; una fracción XXX al artículo 73, recorriéndose en su orden subsecuente las actuales fracciones XXX y XXXI, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

Art. 4º.- …

Toda persona mayor tiene derecho a una protección integral. El Estado garantizara, en condiciones de igualdad, el pleno goce y ejercicio de los derechos humanos de las personas mayores en respeto irrestricto a su dignidad humana. A fin de contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad, la Ley establecerá la forma en que el Estado, la sociedad y la familia concurrirán para la protección y la asistencia de las personas mayores. La participación, la perspectiva de género, la no discriminación, la autorrealización, la autonomía y la valorización de la persona mayor, su papel en la sociedad y contribución al desarrollo, son principios que deben guiar el diseño de los programas y políticas públicas dirigidas a este sector de la población.

Toda persona tiene derecho al acceso a la cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en la materia, así como el ejercicio de sus derechos culturales. El Estado promoverá los medios para la difusión y desarrollo de la cultura, atendiendo a la diversidad cultural en todas sus manifestaciones y expresiones con pleno respeto a la libertad creativa. La ley establecerá los mecanismos para el acceso y participación a cualquier manifestación cultural.

Toda persona tiene derecho a la cultura física y a la práctica del deporte. Corresponde al Estado su promoción, fomento y estímulo conforme a las leyes en la materia.

Art. 73.- …

I. a XXIX-Z. …

XXX. Para expedir leyes en materia de derechos de las personas mayores, estableciendo las bases generales de coordinación de las facultades concurrentes entre la Federación, entidades federativas, los Municipios y Alcaldías de la Ciudad de México, en el ámbito de sus respectivas competencias, así como la participación de los sectores social y privado;

XXXI. Para expedir la legislación única en materia procesal civil y familiar; y

XXXII. Para expedir todas las leyes que sean necesarias, a objeto de hacer efectivas las facultades anteriores, y todas las otras concedidas por esta Constitución a los Poderes de la Unión.

TRANSITORIOS

Primero. El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Segundo. En un plazo de 360 días, a partir de la entrada en vigor del presente Decreto, el Congreso de la Unión deberá emitir la Ley a que hace referencia el presente Decreto.

Tercero. En un plazo de 540 días, a partir de la entrada en vigor del presente Decreto, las Legislaturas de las entidades federativas deberán adecuar sus constituciones y ordenamientos legales conforme a lo dispuesto en este Decreto.

Cuarto.  El Congreso de la Unión y las Legislaturas de las entidades federativas, deberán prever los recursos necesarios para garantizar el pleno ejercicio de los derechos de los adultos mayores. Las partidas para tales propósitos deberán señalarse en los presupuestos de egresos correspondientes

Salón de sesiones del Senado de la República a 13 días del mes de noviembre de 2018

Sen. Joel Padilla Peña


[*] Asamblea General de las Naciones Unidas (2011). Seguimiento de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento. p. 3-4Recuperado de https://undocs.org/es/A/66/173

[*] Ibid. p. 5

[*] INEGI (2017). Estadísticas a propósito del Día Internacional de las Personas de Edad. Recuperado de http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2017/edad2017_Nal.pdf

[*] INMUJERES (s. f.) Situación de las personas adultas mayores en México. Recuperado de http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/101243_1.pdf

[*] Ibid.

[*]   Comisión Nacional de los Derechos Humanos (2017) Llama la CNDH a consolidad el paradigma de protección a los Derechos Humanos de las personas adultas mayores para garantizar su participación activa en los procesos públicos y privados de toma de decisiones que conciernan a su vida y bienestar, p. 1. Recuperado de http://www.cndh.org.mx/sites/all/doc/Comunicados/2017/Com_2017_240.pdf