+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Ficha Técnica

De la Sen. Verónica Martínez García, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados a que, en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019, se incrementen los recursos económicos que se otorgan a Proagro Productivo de SAGARPA; asimismo, se revisen las reglas de operación del programa, con el fin de hacerlas más accesibles y cumplan con el cometido de impulsar la productividad de las unidades económicas rurales agrícolas en el país.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO, EXHORTAR A LA COMISIÓN DE PRESUPUESTO Y CUENTA PÚBLICA DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN, CON LA FINALIDAD DE QUE EN EL PRESUPUESTO DE EGRESOS DE LA FEDERACIÓN PARA EL EJERCICIO FISCAL 2019, SE INCREMENTEN LOS RECURSOS ECONÓMICOS QUE SE OTORGAN A PROAGRO PRODUCTIVO DE SAGARPA, ASIMISMO, SE REVISEN LAS REGLAS DE OPERACIÓN DEL PROGRAMA CON EL FIN DE HACERLAS MAS ACCESIBLES Y CUMPLAN CON EL COMETIDO DE  IMPULSAR LA PRODUCTIVIDAD DE LAS UNIDADES ECONÓMICAS RURALES AGRÍCOLAS EN EL PAÍS.

La suscrita, VERÓNICA MARTÍNEZ GARCÍA Senadora de la República, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la LXIV Legislatura, con fundamento en los artículos 8 numeral 1, fracción II, 95, numeral 1, fracción II, 108 y 276, y demás relativos del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración del Pleno del Senado de la República la presente, PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO, al tenor de la siguiente:

Exposición de Motivos

El sector agropecuario en México es pilar fundamental de la economía, ocupamos el tercer lugar en producción agropecuaria en América Latina y tenemos comercio activo en productos agroalimentarios con más de 150 países.

Durante el 2017, el país registró un valor de la producción de 587.2 mil millones de pesos, que representó, a precios corrientes, 14.3% más en comparación con lo obtenido en 2016, con una superficie sembrada de 21.6 millones de hectáreas.

En los primeros seis meses de este año el campo agrícola mexicano obtuvo resultados positivos al alcanzar 91.5% de la superficie sembrada y obtener 24.3 millones de toneladas de productos agroalimentarios.

Todo esto es gracias a una política en pro de apoyar al sector, con el fin de incrementar la producción interna, esta política dio inicio en los años ochenta con la incorporación de México en el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio, con ello dio un gran paso hacia apertura comercial en busca de tener mayores opciones comerciales.

Este proceso marcó la pauta sobre la política agrícola que el país tendría que seguir, ya que se reglamentaron los precios de garantía de los productos básicos a través de ASERCA y se redujeron los aranceles de las importaciones con el propósito de dar una mayor orientación al libre mercado.

Posteriormente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte aceleró el cambió de estrategia en el sector, el Gobierno Federal dejó de participar en el proceso de producción y distribución de insumos, y con la intención de incrementar la productividad de las unidades de producción, se promovió una nueva política hacia cultivos de mayor rentabilidad, dando prioridad al crecimiento del sector de frutas y hortalizas, y se restó importancia a la producción de granos básicos.

Los programas públicos se revisaron y actualizaron para que los productores agrícolas pudieran competir con los países desarrollados, buscando tener mayor inversión en el campo, así como incentivar la participación privada en el sector.

Con esto se dio pie a la implementación de un nuevo programa denominado Programa Nacional de Modernización para el Campo, el cual estuvo vigente durante el periodo 1990-1994, teniendo como principal objetivo incrementar el bienestar de la población rural a través del mejor uso de los recursos, al reducir las regulaciones.

El Programa de Apoyos Directos al Campo (PROCAMPO) se instrumenta a finales de 1993, se diseña con el propósito de transferir apoyos económicos como un mecanismo de transferencia de recursos para compensar a los productores nacionales con el fin de competir con los subsidios que reciben sus competidores extranjeros, esto en sustitución del esquema de precios de garantía de granos y oleaginosas; su objetivo fue apoyar a los productores de granos básicos para mejorar el nivel de ingreso de las familias rurales, principalmente de aquellos productores, que destinan su producción al autoconsumo y desaparecería en 2008 con la apertura total de las importaciones.

El PROCAMPO otorgaba un apoyo por hectárea o fracción de ésta a la superficie elegible, inscrita en su directorio, y que estuviera sembrada con cualquier cultivo lícito, se entregaba a los productores que acreditaran ser propietarios o poseedores de buena fe o en posesión derivada (en arrendamiento, usufructo, aparcería) de predios con superficies elegibles en aprovechamiento inscritos en el PROCAMPO.

Para lo cual los productores del país debían inscribirse en el padrón, independientemente del tamaño del predio, tipo de tenencia de la tierra, régimen hídrico, modo de producción o filiación política, así como cumplir los requisitos emitidos en las Reglas de Operación del PROCAMPO publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 20 de febrero de 2002, según información proporcionada por SAGARPA para 2008, el apoyo por hectárea para el ciclo otoño-invierno fue de $963 por hectárea.

En 2003, surge el PROCAMPO capitaliza, el cual permite la capitalización de los productores mediante proyectos productivos, bajo este  sistema de garantías y acceso anticipado a pagos futuros del PROCAMPO, sus beneficiarios podían acceder a la contratación de un crédito, en el que los apoyos del programa, representaban la fuente del pago del mismo, hasta por el resto de su vigencia, para la realización de proyectos productivos que fueran técnicamente viables y financieramente rentables con la finalidad de capitalizar sus unidades de producción.

El decreto que reguló al PROCAMPO tenía un periodo de vigencia de 15 años, y operarían hasta 2008; no obstante, el éxito del programa hizo que el mismo tuviera una prorroga hasta 2013.

Posteriormente PROCAMPO se convirtió en PROAGRO Productivo. El cual, de enero de 2014 a junio de 2018, otorgó 51 mil millones de pesos en beneficio de un promedio de 1.9 millones de productores cada año

A pesar de los programas desarrollados, el campo mexicano, ha tenido un crecimiento lento, presenta signos de agotamiento que estancan la productividad.

Esto se explica por qué solo se cultiva alrededor del 85.0% de las hectáreas disponibles, de las cuales únicamente el 28.0% cuenta con sistemas de riego y el 72.0% se cultiva solo en temporal, aun cuando el 60.0% del valor de la producción se genera en las áreas de riego.

Esto se debe a la falta de inversión en equipamiento e infraestructura, lo cual evita la incursión de nuevas tecnologías; de igual manera la débil organización y la baja escala productiva de los minifundios son obstáculos para acceder a créditos, ya que cerca del 80.0% de los productores agrícolas poseen predios menores a 5 hectáreas, y su producción se orienta a la subsistencia alimentaria para las familias, por lo que no se vinculan a la cadena productiva.

Se tienen más de 5.3 millones de unidades económicas rurales, sin embargo, el 72.6% de ellas, equivalentes a 3.9 millones, son solo de subsistencia y obtienen ingresos anuales netos menores a 17 mil pesos.

El presupuesto aprobado para este apoyo ha sido el siguiente:

Para el año 2013 se destinaron en Presupuesto de Egresos de la Federación $14,000 mdp asignados al aun programa denominado PROCAMPO; para 2014 se destinaron $13,558.8 mdp ya contando con la denominación de PROAGRO productivo, para 2015 se aprobaron $14,151.4 mdp, en 2016 fueron $12,609.0 mdp., para el año pasado hubo una disminución y solo se destinaron $8,944.8 mdp y para este año a pesar que se destinaron $9,462.94 mdp  este presupuesto ha sufrido una reducción de $302.91 mdp que representan un 3.20% menos.

Si bien el presupuesto ha tenido disminución, durante este sexenio se ha tratado de revertir esta situación, en el 2016, se revisaron y reformaron las reglas de operación, con lo que se logró que el programa sea menos regresivo porque se logró acotar los apoyos a los grandes productores mediante topes.

Sin embargo, aún falta incorporar en los padrones a muchos de los pequeños productores sobre todo del centro y del sur del país que son los más desfavorecidos desde que se crearon estos subsidios, así como incrementar el monto del programa para apoyar a los mismos.

De igual manera proponemos que en la revisión de las reglas de operación se considere el apoyo por igual, para todos los cultivos lícitos por hectárea, a fin de incentivar a los productores que se dieron de baja por la poca rentabilidad en el programa de manera voluntaria, forzada por las circunstancias, así como poner especial énfasis en los excesivos requisitos, para adquirir las coberturas de los diferentes cultivos en ASERCA, (SAGARPA).

Por ultimo buscar implementar mecanismos para otorgar créditos a minifundistas a través de alguna institución gubernamental, cumpliendo con las reglas de operación.

Por lo antes expuesto es que, me permito someter a la consideración del Pleno, la siguiente:

Proposición con Punto de Acuerdo

Primero. El Senado de la República exhorta a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, con la finalidad de que en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2019, se incrementen los recursos económicos al Programa PROAGRO Productivo, como una medida que reforzará la política de contribuir a la seguridad alimentaria de los sectores más vulnerables.

Segundo. El Senado de la República exhorta para que el proceso en que se revisen las reglas de operación del programa PROAGRO Productivo se flexibilicen los criterios y los requisitos para facilitar el procedimiento para la obtención de los recursos de este programa, se considere la incorporación de los pequeños productores no inscritos, se incorpore el apoyo para todos los cultivos lícitos por hectárea, así como la incorporación de créditos a minifundistas a través de alguna institución gubernamental.

Dado en el Senado de la República, a 23 de octubre del 2018.

Atentamente