+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Consulta de: Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De las Senadoras y los Senadores del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo sobre las políticas migratorias del estado mexicano y las acciones en torno a la caravana migrante.

SE TURNó A LA COMISIóN DE ASUNTOS FRONTERIZOS Y MIGRATORIOS.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO SOBRE LAS POLÍTICAS MIGRATORIAS DEL ESTADO MEXICANO Y LAS ACCIONES EN TORNO A LA CARAVANA MIGRANTE.

Los que suscriben, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la LXIV Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8 numeral 1 fracción II y 276 numeral 1 del Reglamento del Senado de la República, sometemos a la consideración del pleno la siguiente Proposición con Punto de Acuerdo, al tenor de la siguiente:

Exposición de Motivos:

Es fundamental reconocer que el problema de la migración internacional es cada vez más visible y preocupante para la estabilidad de las naciones. El tema migratorio en el mundo se ha convertido en un fenómeno global que supone retos de carácter humanitario, ya que millones de personas se ven obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de los conflictos bélicos, la violencia, la persecución y las crisis económicas.

En el año 2015 Europa fue el escenario de una crisis humanitaria como consecuencia del creciente número de refugiados, solicitantes de asilo y migrantes económicos que llegaron o intentaron ingresar a los estados miembros de la Unión Europea, a través de peligrosas travesías en el mar Mediterráneo y el sudeste de Europa, procedentes de países de Oriente Medio, África, los Balcanes Occidentales y Asia del Sur.
Países de América Latina viven hoy en día el fenómeno de migración más grande en toda su historia motivada por la grave crisis social y económica que golpea a Venezuela.

Ahora, la región centroamericana ocupa el epicentro del fenómeno migratorio. En este sentido, México enfrenta grandes desafíos por lo que es importante preservar la soberanía de la nuestra Nación pero sin afectar la protección de las personas independientemente de su condición migratoria.

Los desplazamientos de población entre las naciones latinoamericanas y caribeñas son facilitados por la proximidad geográfica y cultural, especialmente por el idioma común. Esta migración se orienta a los países con mayor desarrollo económico y se le vincula a coyunturas de expansión y contracción económicas y a situaciones de origen sociopolítico.

Lo anterior ha dado lugar a que México haya vivido a lo largo de la historia los retos de la migración al ser un país de origen, tránsito, destino y retorno de personas. Es innegable el derecho que tiene toda persona a emigrar y, en ese sentido, la política migratoria mexicana ha procurado siempre un trato justo tanto para los connacionales que deciden salir del país en búsqueda de mejores condiciones de vida, pero actuando también en reciprocidad hacia aquellos que por alguna razón emigran a nuestro país.

De ahí la importancia de que México permanezca sensible a este fenómeno y actué en congruencia con nuestra larga tradición en favor de la protección de los trabajadores migratorios y sus familias, así como de los refugiados y personas en busca de asilo, siempre en el marco de las leyes nacionales y atendiendo el derecho internacional.

Desafortunadamente, en algunos países se ha pretendido ubicar a la migración en la agenda de la seguridad nacional asociándola a la delincuencia y al terrorismo. Y si bien, en la actualidad las fronteras se han convertido en zonas de tráfico de armas y territorios de inseguridad con alta presencia del crimen organizado, no debemos hacer a un lado el hecho de que esencialmente las fronteras han sido y deben de seguir siendo, espacios de colaboración, de comercio y de convivencia pacífica entre las naciones.

Por tanto, el fenómeno migratorio requiere ser visto como un fenómeno global que supone oportunidades pero que también implica retos humanitarios, especialmente para los países de tránsito y destino. Hay que insistir en que los migrantes no son delincuentes ni terroristas; son personas que necesitan trabajo y buscan mejorar la condición de vida para sí mismos y sus familias.

Lamentablemente y por su condición de vulnerabilidad, el migrante se ha convertido  en el personaje más olvidado en materia de derechos humanos. Lo anterior, por el cúmulo de garantías violadas que van desde el derecho a la vida, la no discriminación, la integridad física y psíquica, el derecho al debido proceso legal y a la protección consular.

En la frontera sur se identifica a la región costera de Chiapas con Guatemala como la zona más dinámica respecto a las relaciones comerciales y de movilidad poblacional entre México y nuestros vecinos centroamericanos. Esto provoca que se produzcan diversos flujos migratorios a través de la línea fronteriza. La mayoría de migrantes que utiliza esta frontera como mecanismo de paso tiene como principal destino el territorio estadounidense y, en algunos casos, Canadá. En los últimos cinco años se ha registrado una evolución galopante de la migración centroamericana que requiere de la máxima atención de parte del Gobierno Federal.

Este es el contexto general en el que se inscribe la Caravana Migrante, a través de la cual, el pasado viernes 19 de octubre miles de migrantes, la mayoría hondureños y guatemaltecos, saltaron la valla del control fronterizo en la ciudad guatemalteca Tecún Umán, y caminaron sobre el puente fronterizo que conduce a Ciudad Hidalgo perteneciente al Municipio de Suchiate en el Estado de Chiapas.

Una vez traspasada la valla de control del lado guatemalteco los migrantes trataron de realizar la misma maniobra e ingresar ilegalmente y por la fuerza a nuestro país. Estas personas forman parte de una caravana compuesta por aproximadamente cinco mil migrantes centroamericanos que el pasado sábado 13 de octubre salió de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, tras una convocatoria divulgada por redes sociales. En su recorrido caminaron seiscientos cuarenta kilómetros durante seis días.

Los migrantes centroamericanos aseguran huir de la pobreza y la violencia en sus países de origen y exigen el paso franco por nuestro territorio en su empeño por llegar a los Estados Unidos de América (EUA). Lo anterior, a pesar de las amenazas del presidente estadounidense Donald Trump de enviar a la patrulla fronteriza y al ejercito de su país para cerrar la frontera sur con México, además de cortar las ayudas económicas a Honduras, Guatemala y El Salvador.

En este punto vale la pena mencionar que el Gobierno mexicano ha actuado con dignidad y total independencia frente a las amenazas de Donald Trump que se ha atrevido llamar a los migrantes delincuentes. Las autoridades mexicanas han buscado en todo momento manejar la situación dentro del marco legal respetando los derechos humanos y sin descuidar cada uno de los compromisos internacionales asumidos a nivel internacional.

Cabe mencionar que, a su llegada a la zona fronteriza con México, la caravana se topó con la presencia de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y  cuatrocientos efectivos de la Policía Federal (PF). Tras la insistencia de los migrantes por atravesar nuestra frontera por la fuerza, la tensión aumentó y fue entonces que los cuerpos de seguridad tuvieron que realizar un operativo de contención para evitar la entrada masiva de migrantes.

Es importante señalar que los policías federales nunca portaron armas y que actuaron siempre en estricto apego al protocolo establecido. Después de que se contuvo la trifulca el Comisionado General de la Policía Federal, Manelich Castilla Craviotto, informó que se había restablecido el orden en el puente fronterizo y que se procedería a ingresar a los migrantes de forma ordenada tal y como se había acordado son antelación con los propios migrantes.

Tras lo ocurrido, en un primer momento, alrededor de quinientos migrantes manifestaron voluntariamente su interés por regresar a sus lugares de origen y decidieron tomar el camino de regreso a Guatemala y a Honduras, para lo cual se les facilitaron autobuses para su traslado.

Los migrantes que decidieron permanecer en el lugar de los hechos quedaron varados sobre el puente internacional Dr. Rodolfo Robles entre México y Guatemala. Cabe mencionar que algunos hombres que forman parte de la caravana, sobre todo los más jóvenes, saltaron del puente para caer al río intentando nadar a la orilla o ser rescatados por balseros para ingresar ilegalmente a territorio mexicano. Muchos de ellos logaron el cometido por lo que se internaron de forma irregular a territorio mexicano.

En un comunicado, las secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación advirtieron que aquellos que cruzaron por el río serán sujetos a procesos administrativos instruidos por la legislación mexicana y, en su caso, repatriados a su país de origen.

En la caravana de migrantes centroamericanos viajan menores de edad, adultos mayores, personas con discapacidad y mujeres, esto nos da una clara dimensión de la crisis humanitaria que se vive en la frontera sur de México.

Para evitar el hacinamiento en el puente fronterizo el mismo sábado 20 de octubre las autoridades mexicanas permitieron el paso de seiscientos cuarenta personas por la garita migratoria, dando prioridad a grupos familiares en particular con niños, niñas y adolescentes, a mujeres, en especial a las embarazadas, así como a los  adultos mayores y discapacitados, con el objetivo de aliviar la dura espera y atender humanitariamente a los grupos más vulnerables.

Estas personas fueron registradas debidamente y pernoctaron en la estación migratoria de Ciudad Hidalgo, Chiapas, para ser conducidas posteriormente a un albergue en la ciudad de Tapachula de esa misma entidad federativa, aproximadamente a unos 40 kilómetros de la frontera sur. Estos migrantes expresaron su interés de solicitar refugio y han sido atendidos debidamente por el personal del Instituto Nacional de Migración (INM) para el logro de este objetivo.

Es importante aclarar que como medida precautoria las autoridades mexicanas antes de la llegada de la caravana a nuestra frontera, habían llegado a un acuerdo con los representantes de los migrantes centroamericanos para que éstos entraran de manera ordenada en grupos de entre 50 y 100 personas a fin de ser atendidos por personal del Instituto Nacional de Migración (INM). Sin embargo y pese a las facilidades otorgadas, los migrantes incumplieron el acuerdo e irrumpieron en estampida buscando ingresar a nuestro territorio por la fuerza y de manera violenta.

En su intento, arrojaron piedras a los agentes migratorios y a los policías federales que participaban del operativo de contención lastimando a varios de ellos e hiriendo incluso a varios de los migrantes centroamericanos que formaban parte del contingente. Esto motivo que la Policía Federal (PF) repeliera con gases lacrimógenos a los agresores para cuidar de su propia integridad y de las personas que se encontraban en medio del conflicto.

Fue el domingo 21 de octubre cuando la caravana de migrantes centroamericanos llegó a Tapachula, Chiapas, después de un largo recorrido de seis horas en el que soportaron un intenso calor aunque contaron con la ayuda de las autoridades y de los pobladores, que les ofrecieron agua y comida.

Durante el recorrido y frente a lo extenuante de la jornada, autoridades de la Policía Federal (PF) y del Instituto Nacional de Migración (INM) les ofrecieron a los migrantes autobuses para trasladarse a un albergue habilitado en Tapachula, así como todas las facilidades para solicitar asilo o refugio, sin embargo rechazaron la oferta por su temor a ser deportados.

Respecto a los dos mil personas que permanecían en el puente fronterizo hasta el sábado pasado, el Gobierno mexicano instruyó al personal de la Embajada de México en Guatemala y del Consulado de México en Tecún Umán para acercarse con los migrantes varados para reiterarles la información y requisitos para su ingreso a México, además de brindarles auxilio para su hidratación y atención médica.

La última información recibida fue que la mitad del grupo de hasta cinco mil migrantes que el viernes llegó a la frontera sur de México decidió volver a Guatemala y Honduras. Esto fue confirmado por los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández y el presidente de Guatemala, Jimmy Morales Cabrera.

A las 17:00 horas del día domingo 21 de octubre, el grueso de la caravana de migrantes se encontraba en el parque central de Tapachula, en el Estado de Chiapas, donde recibieron agua y comida en espera de trasladarse al albergue de la Expo Tapachula con capacidad para seis mil personas por invitación de las autoridades mexicanas y, para su desplazamiento, se les ofrecieron autobuses nuevamente.

Hay que decir que en México nunca se había presentado una caravana de este tamaño y que solicitara de manera simultánea refugio. Este hecho inédito que representa un gran desafío para nuestro país motivó la inmediata intervención del Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray Caso. Fue así que de forma inmediata se solicitó ayuda a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), con la idea de gestionar la llegada de los migrantes de forma ordenada y para que se verificara durante el trascurso de los acontecimientos el respeto a sus derechos humanos.

Asimismo, el Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, frente a las declaraciones agresivas del presidente estadounidense Donald Trump enfatizó que la política migratoria del Gobierno Federal se basa en los derechos humanos y, en ese sentido, afirmó que nuestro país apoyaría a los centroamericanos que iniciaron su travesía desde Honduras y que se les brindaría la mayor protección y ayuda humanitaria para su ingreso a nuestro país.

Por su parte, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, tras reconocer la gran vulnerabilidad de los migrantes centroamericanos que buscan atravesar el territorio mexicano para llegar a los Estados Unidos de América (EUA), afirmó en su calidad de Jefe de Estado que, México, como país soberano, no permitiría el ingreso de personas extranjeras a nuestro territorio de manera irregular y, mucho menos, de forma violenta.  

Asimismo, se pronunció en contra de cualquier acto de violencia hacia los migrantes y giró instrucciones para que se activaran todos los protocolos que permitieran hacer prevalecer el respeto a su dignidad como personas, dejando en claro además, que solo entrarían a territorio mexicano aquellas personas que contaran con una visa o aquellos que solicitaran por la vía legal el apoyo como refugiados.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, se comprometió también a promover con sus homólogos de Honduras, Guatemala y El Salvador, una migración segura, regular y ordenada, tal y como lo mandata el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular.

Después de esta relatoría de hechos se deduce que las autoridades mexicanas han actuado en todo momento dentro del marco legal. En este mismo sentido, la bancada del Partido Revolucionario Institucional en el Senado de la República estará atenta para que todas las partes involucradas actúen con responsabilidad y que las actuaciones por parte de las autoridades mexicanas siga transcurriendo en estricto apego a derecho.

Dejamos de manifiesto nuestra absoluta solidaridad con la caravana de migrantes que se encuentra transitando por nuestro país, e instamos al Gobierno mexicano a mantener una relación de respeto y cooperación con aquellos que la integran, con los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador; con los gobiernos de las entidades federativas involucradas por el paso de la caravana en su territorio; con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR); con el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR); a fin de brindar una solución de carácter humanitaria apegada al marco legal y respetuosa de los derechos humanos, y para que el tránsito de los migrantes centroamericanos trascurra de una manera segura, ordenada y regular.

Solicitamos además, tanto al Gobierno Federal como al presidente electo y su futuro gabinete, atender las causas estructurales de la migración centroamericana promoviendo la prosperidad en la región a través de la cooperación para el desarrollo, impulsando actividades productivas y de inversión en la región para la creación de empleos.

Estamos seguros de que con la implementación adecuada de políticas públicas nacionales, la cooperación internacional, el respeto irrestricto a los derechos humanos de los migrantes y la observancia de la ley, México logrará atender de manera adecuada esta coyuntura migratoria y enfrentar con éxito los desafíos permanentes que conllevan los fenómenos que atañen a la migración.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, sometemos a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente proposición con

Puntos de Acuerdo:

Primero.- El Senado de la República hace un llamado a las secretarías de Gobernación y de Relaciones Exteriores y a los gobiernos de los estados fronterizos del sur, a que trabajen con sus contrapartes de Centroamérica para optimizar una movilidad y un tránsito migratorio seguro, ordenado y regular.

Segundo.- El Senado de la República exhorta a los tres órdenes de Gobierno a que brinden un trato de respeto y apegado a los derechos humanos a las personas que componen la caravana de migrantes centroamericanos principalmente hondureños, así como a supervisar que los albergues de ayuda a migrantes cuenten con las instalaciones y los suministros necesarios para su estancia, y a vigilar que el personal que los atiende lo realice respeto irrestricto a los derechos humanos en observancia al respeto y dignidad de las personas y poniendo especial cuidado a quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad (niñas, niños y adolescentes, adultos mayores, personas con discapacidad y mujeres). Al mismo tiempo, hace un llamado a los integrantes de la Caravana Migrante, para que mantengan una comunicación permanente y atiendan las indicaciones de las autoridades correspondientes.

Tercero. El Senado de la República exhorta respetuosamente a la Cámara de Diputados del Poder Legislativo Federal a que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 incremente el presupuesto destinado al Instituto Nacional de Migración y a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, a fin de que puedan aumentar sus capacidades para gestionar de mejor manera la política migratoria y de refugiados.

Cuarto.- El Senado de la República en el ámbito de colaboración entre poderes, exhorta respetuosamente a los tres órdenes de gobierno para que sean atendidas las medidas de protección y cautelares emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que tienen por objeto garantizar el acceso de las personas migrantes a una asistencia humanitaria.

Quinto.- El Senado de la República expresa su solidaridad con los integrantes de la caravana migrante constituida principalmente por nacionales de Honduras.

Sexto.- El Senado de la República hace un reconocimiento al Gobierno de México por el dialogo y la cooperación constantes que ha sostenido con los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador (Triangulo Norte); con los gobiernos de las entidades federativas involucradas por el paso de la caravana en su territorio; con la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Organización de las Naciones Unidas a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados; con el Instituto Nacional de Migración y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, a fin de brindar una solución de carácter humanitaria apegada al marco legal tanto nacional como internacional y respetuosa de los derechos humanos.

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República, a los 23 días del mes de octubre  2018.

S u s c r i b e n,

Las y los senadores del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional de la LXIV Legislatura.

Consultar en: https://refugeesmigrants.un.org/sites/default/files/180711_final_draft_0.pdf