+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

Del Sen. Miguel Romo Medina, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta al titular de la Secretaría de Salud a realizar campañas de evaluación y seguimiento a los centros de tratamiento de adicciones, en lo referente al cumplimiento de los requisitos médicos, legales y éticos correspondientes a su acreditación.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE SALUD.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA al TITULAR DE LA SECRETARÍA DE LA SALUD, A TRAVÉS DE LA COMISIÓN NACIONAL CONTRA LAS ADICCIONES Y EL CENTRO NACIONAL PARA LA PREVENCION Y EL CONTROL DE LAS ADICCIONES, A QUE REALICEN CAMPAÑAS DE EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO A LOS CENTROS DE TRATAMIENTO DE ADICCIONES, EN LO REFERENTE AL CUMPLIMIENTO DE LOS REQUISITOS MÉDICOS, LEGALES Y ÉTICOS CORRESPONDIENTES A SU ACREDITACIÓN.

El que suscribe, Miguel Romo Medina, Senador de la República de la LXIII Legislatura e integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 67 numeral 1 inciso b) de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, así como en lo dispuesto por los artículos 8, numeral 1, fracción II, y el artículo 276 del Reglamento del Senado de la República, somete a la consideración del Pleno de esta Soberanía el presente Punto de Acuerdo por el que se exhorta al Titular de la Secretaría de la Salud, a través de laComisión Nacional Contra las Adicciones y el Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones, a que realicen campañas de evaluación y seguimiento a los centros de tratamiento de adicciones, en lo referente al cumplimiento de los requisitos médicos, legales y éticos correspondientes a su acreditación, al tenor de los siguientes:

ANTECEDENTES

El consumo de drogas ilegales es un hecho social que tiene aparejado un cúmulo de problemáticas políticas, económicas y, principalmente, un déficit en la salud pública. Las significaciones y consecuencias adversas que provoca el consumo de drogas ilícitas en nuestro país, traspasan las fronteras disciplinarias que hasta ahora han brindado el ámbito público y privado.

Nos encontramos ante una problemática global y generalizada, la cual se ha visibilizado dentro de las agendas políticas nacionales e internacionales, como un factor determinante para el desarrollo social y democrático de los pueblos. Los Organismos Internacionales, las Organizaciones de la Sociedad Civil y los Estados Soberanos, se muestran decididos a confrontar el consumo de drogas ilícitas.

Los efectos nocivos que deja a su paso el consumo de drogas ilícitas crean una laceración en la representación social y un menoscabo en el desarrollo individual de las personas, especialmente los jóvenes, así como disfuncionalidad en las familias. Ante este complejo escenario, la prevención de adicciones y la rehabilitación de los consumidores se convierten en los principales factores en la lucha contra la drogadicción.

El tratamiento profesional de las adicciones es la piedra angular para evitar las recaídas en estos padecimientos y la reincidencia en el consumo, así como uno de los principales frentes para frenar la propagación de las drogas ilícitas y, con ello, las demás problemáticas sociales que acarrean.

Los problemas de adicciones, como padecimiento de la salud mental, históricamente han sido reducidos o disminuidos frente a otros padecimientos de la salud física. Esto ha dado como consecuencia una incorrecta interpretación y una inadecuada ejecución de las acciones en materia de rehabilitación. Hoy en día, sabemos que la salud mental es crucial para asegurarnos el bienestar general de los individuos, sociedades y países. Por ello, la OMS la define como: “El estado de bienestar que permite a los individuos realizar sus habilidades, afrontar el estrés normal de la vida, trabajar de manera productiva y fructífera, y hacer una contribución significativa a sus comunidades.”

Las adicciones deben ser atendidas como un problema de salud mental correspondiente a las ciencias médicas. Es una problemática de salud social que le compete a la psiquiatría desde un abordaje interdisciplinario, que permita conocer y tratar cada caso de drogodependencia desde la complejidad social e individual en la que está inmersa cada persona. Los especialistas médicos y personal de apoyo durante el proceso de rehabilitación deben ser conscientes que su labor necesita emplearse desde los más amplios estándares éticos y valores humanos posibles.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ha exhortado a los Estados a desmitificar y abandonar los estereotipos respecto del tratamiento contra la drogadicción como un castigo a una conducta inmoral o socialmente recriminable. Hablamos de una problemática que debe ser atendida por la función pública con acciones que contribuyan a soslayar las condiciones adversas en las que se ven inmersas las personas en tratamiento de drogadicción.

El aumento de la dependencia a drogas ilícitas ha sido constante tanto a nivel nacional como internacional. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito nos dice que existe “una prevalencia anual de consumo de drogas de 208 millones y un consumo de drogas problemáticas de 26 millones […].” En la misma sintonía se encuentran las cifras arrojadas en México a través de la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, la cual nos dice que la prevalencia del consumo de drogas ilegales cambió del 0.8% en 2008 al 1.5% en 2011, lo que significa un incremento en dependientes.

Ante los datos estadísticos, es menester realizar acciones concretas que contribuyan a combatir la drogadicción en dos vertientes: 1. La educación sobre la prevención de consumo de drogas ilícitas, y 2. La mejora continua de los centros de rehabilitación y tratamiento de adicciones, haciendo hincapié en esta última, como política de salud pública y como un mecanismo que garantice el acceso a un tratamiento eficaz, comprobable y evaluable mediante indicadores científicos comprobados.

Disminuir la recaída o reincidencia en el consumo de drogas ilícitas depende en gran medida del tratamiento médico-profesional recibido. Las cifras indican que solamente un tercio de las personas con problemas de adicción acude a recibir tratamiento, cuestión que se ve reducida cuando el paciente es sometido a un tratamiento deficiente que le impide tener una recuperación integral.

La inadecuada operación de tratamientos de drogadicción se ha ido incrementando debido:

[…] al empobrecimiento de las acciones diagnóstico-curativas, la negligencia de una clínica que no usa instrumento de tamizaje, ni hace diagnósticos adecuados. Además, las irregularidades en el uso de expedientes, la pobre resocialización de los pacientes por falta de supervisión, la nula evaluación de programas, la mala calidad de la psicoterapia y la deficiente farmacoterapia empleada […]

Las investigaciones científicas dedicadas al estudio de la drogadicción, nos indican que un alto porcentaje de los centros de tratamiento de adicciones privados no cumplen con las normativas mínimas para garantizar la efectividad de su terapia. Aunado a ello, nos encontramos ante la presencia de centros que no cuentan con las acreditaciones y certificaciones necesarias para llevar a cabo tales funciones, lo que además de no garantizar un tratamiento adecuado, expone gravemente la integridad de los pacientes al ser violentados en su integridad física y psicológica por supuestos tratamientos que recriminan y castigan su conducta, en lugar de rehabilitar y resocializar a los pacientes.

El tratamiento de drogadicción debe cumplir con los requerimientos mínimos establecidos por las normas jurídicas aplicables. La Secretaría de Salud a través, de la Comisión Nacional Contra las Adicciones (CONADIC) y el Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones (CENADIC), tiene como atribuciones colaborar y promover, en coordinación con las instancias competentes, la acreditación y certificación de unidades de atención y tratamiento de adicciones, tanto de los sectores públicos como de los privados. Dicha acreditación debe cumplir con las determinaciones contenidas en la Norma Oficial Mexicana NOM-028-SSA2-1999, la cual determina las formas de diagnosticar, dar tratamiento conforme a técnicas científicas, así como valorar y evaluar los modelos y metodologías del tratamiento de adicciones. Asimismo, determina las condiciones mínimas de seguridad personal, respeto a la identidad y a la dignidad y los derechos humanos de las personas que se encuentran en tratamiento ambulatorio o bajo internamiento.

El tratamiento de adicciones debe cumplir con las disposiciones legales que tienen por objeto determinar los estándares objetivos y científicos sobre la eficacia de los métodos empleados para la rehabilitación de adicciones. La atención médico-profesional empleada en el tratamiento de adicciones debe guiarse en todo momento bajo el más estricto alcance ético y el respeto a la integridad física y psicológica de las personas, garantizando en todo momento sus derechos humanos.

En mérito a todo lo anterior, es plena la facultad de la Comisión Nacional Contra las Adicciones (CONADIC) y del Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones (CENADIC) para verificar, en coordinación con las instituciones públicas estatales correspondientes, que los centros de tratamiento de adicciones se dirijan conforme a derecho y bajo los estándares médicos-profesionales adecuados; toda vez que, la correcta rehabilitación de drogodependientes consiste en un factor de salud general que permea en otros círculos sociales que son trascendentales para el desarrollo democrático, económico y social del país.

Por lo anteriormente expuesto, se solicita a esta Soberanía sea aprobada la siguiente:

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO

Primero. -Se exhorta al Titular de la Secretaría de la Salud, a través de laComisión Nacional Contra las Adicciones y el Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones, a que realicen campañas de evaluación y seguimiento a los centros de tratamiento de adicciones, en lo referente al cumplimiento de los requisitos médicos, legales y éticos correspondientes a su acreditación.  

Miguel Romo Medina

Fuentes Consultadas:

Ley General de Salud.

Norma Oficial Mexicana NOM-028-SSA2-1999.

Encuesta Nacional de Adicciones 2011.

Sousa y Machorro, Mario, “Las adicciones en México: una visión terapéutica de sus mitos y metas”, en la Revistade la Facultad de Medicina de la UNAM, Vol. 57, Número 2, UNAM, 2014.

Sousa y Machorro, Mario, “Fundamentos del tratamiento profesional de las adicciones”, en la Revista mexicana de Neurociencias, Año 10, Número 3, Academia Mexicana de Neurología, 2009.

Sousa y Machorro, Mario, “Fundamentos del tratamiento profesional de las adicciones”, en la Revista mexicana de Neurociencias, Año 10, Número 3, Academia Mexicana de Neurología, 2009, p. 203.

Sousa y Machorro, Mario, “Las adicciones en México: una visión terapéutica de sus mitos y metas”, en la Revistade la Facultad de Medicina de la UNAM, Vol. 57, Número 2, UNAM, 2014, p. 19.

Encuesta Nacional de Adicciones 2011, p. 26.

Sousa y Machorro, Mario, “Las adicciones en…, ob. cit., p. 22.