+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Desechada Ficha Técnica


De los Senadores Zoé Robledo Aburto y Mario Delgado Carrillo, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 230 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE COMUNICACIONES Y TRANSPORTES; DE RADIO Y TELEVISIÓN Y CINEMATOGRAFÍA; Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.


La iniciativa propone modificar el artículo 230 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, con la finalidad de combatir una de las múltiples barreras que impiden la real convergencia de cosmovisiones.

The initiative proposes to amend Article 230 of the Federal Telecommunications Law and Broadcasting, in order to combat one of the many barriers to real convergence of worldviews.

Los  suscritos, ZOÉ ROBLEDO ABURTO y MARIO DELGADO CARRILLO, senadores integrantes del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática de la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, en ejercicio del derecho que nos confieren los artículos 71 fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como los artículos 8, fracción I, 164, párrafos 1 y 2, 169, 171, fracción I y 172, párrafo 1 del Reglamento del Senado de la República, sometemos a la consideración de esta H. Cámara de Senadores la presente INICIATIVA CON PROYECTODE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA EL ARTÍCULO 230 DE LA LEY FEDERAL DE TELECOMUNICACIONES Y RADIODIFUSIÓN,al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Pensar en la importancia del lenguaje, es pensar que este surgió como la necesidad biológicade expresarse con un otro, por la necesidad irreprimible que tiene el ser humano de pensar y comunicarse.

Pero también, es pensar en que es una encarnación viva e indispensable de la historia, las visiones del mundo, las imágenes y las pasiones de un pueblo.

Por lo que no reconocer y valorar nuestra propia riqueza lingüística, es poner una cortina a todo lo que nos integra como nación. Puesto que de las lenguas que denominamos indígenas, resaltan costumbres, historias y enseñanzas que han, a lo largo de los años, integrado todo aquello que hoy llamamos México.

De las 364 variantes lingüísticas existentes en México y que corresponden a 68 agrupaciones lingüísticas derivadas de 11 familias lingüísticas indoamericanas, que según el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas conforman la riqueza plurilingüística de las lenguas indígenas de nuestro país [1] , se desprende un legado milenario que México como nación ha dado a toda la humanidad, el cual es de un valor incalculable. Además, representa las diversas cosmovisiones de un país, que ha sufrido distintas metamorfosis a lo largo de 500 años, al relatar las formas tan diversas del pensar y del ser del indígena.

Pero reconocer su supervivencia no es suficiente, en tanto que no se respete su importancia como elemento de cohesión social y riqueza educativa. Puesto que ceñirnos a pensar en la supremacía de una lengua (que consideramos general), solo ha provocado un acotamiento del pensamiento, dado que hemos instauradouna sola forma de ver y entender el mundo. Limitando así nuestro campo de saber y nuestra posibilidad de generar consenso, olvidando que “sin el lenguaje no habría habido entre los hombres ni república, ni sociedad, ni contrato, ni paz” (Thomas Hobbes).

Pero la imposibilidad del reconocimiento pareciera ser en su mayoría práctica y en una menor medida teórica/reglamentaria; puesto que el Artículo 2º de nuestra Constitución está dedicado a consagrar una serie de derechos fundamentales de los pueblos indígenas, y establece en tal sentido en su apartado A, fracción IV, el derecho a “preservar y enriquecer sus lenguas, conocimientos y todos los elementos que constituyan su cultura e identidad”.

Además nuestro país se ha caracterizado por ser proponente o firmante de distintos tratados internacional, que velan por el reconocimiento plurilingüístico , entre los que destaca el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el cual fue signado y ratificado por el Estado Mexicano, y que establece en su artículo 27 que:

“En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas, no se negará a las personas que pertenezcan a dichas minorías el derecho que les corresponde, en común con los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión y a emplear su propio idioma.” [2]

Así mismo nuestra carta magna, reconoce la pluriculturalidad de nuestro país, y en tal sentido consagra el derecho de los pueblos indígenas a preservar y enriquecer sus lenguas originarias. Además, tanto nuestra Constitución como los tratados internacionales establecen claramente que el Estado tiene el deber de adoptar las medidas necesarias para garantizar los derechos lingüísticos de los pueblos indígenas.

Derivado de este avance técnico, así como de una constante presión de organizaciones de defensa de los derechos indígenas (los Acuerdo de San Andrés en 1996, por ejemplo). Fue expedida la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas, con el objeto de “regular el reconocimiento y protección de los derechos lingüísticos, individuales y colectivos de los pueblos y comunidades indígenas, así como la promoción del uso cotidiano y desarrollo de las lenguas indígenas”.  

Esta Ley establece en su Artículo 4º que tanto el castellano o español como las lenguas indígenas son todas lenguas “nacionales”.

Además, en el Artículo 6º se establece que el Estado tiene el deber de adoptar las medidas necesarias para que los medios masivos de comunicación reflejen la realidad plurilicultural de nuestro país:

“Artículo 6. El Estado adoptará e instrumentará las medidas necesarias para asegurar que los medios de comunicación masiva difundan la realidad y la diversidad lingüística y cultural de la Nación Mexicana. Además, destinará un porcentaje del tiempo que dispone en los medios de comunicación masiva concesionados, de acuerdo a la legislación aplicable, para la emisión de programas en las diversas lenguas nacionales habladas en sus áreas de cobertura, y de programas culturales en los que se promueva la literatura, tradiciones orales y el uso de las lenguas indígenas nacionales de las diversas regiones del país.”

Es en este tenor que la legislación nacional en materia de telecomunicaciones y radiodifusión, que el 14 de julio de 2014 se publicara por el decreto por el que se expidió la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, misma que entrara en vigor el 13 de agosto de 2014;no debe privilegiar la difusión de la lengua castellana por encima de las lenguas indígenas en los medios masivos de comunicación, y menos aún considerar que el castellano es “el idioma nacional”, lo que contraviene los principios constitucionales y los tratados internacionales antes considerados.

Pero como fue expresado anteriormente la imposibilidad del reconocimiento pareciera ser en su mayoría práctica y en una menor medida teórica/reglamentaria. Ejemplo de esta innecesaria ambigüedad entre norma y accionar, es el caso de la solicitud de amparo y protección de la justicia federal mediante escrito presentado ante la Oficina de Correspondencia Común de los Juzgados de Distrito y Tribunales Colegiados en Materia Administrativa Especializados en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones. Ello, en contra del primer párrafo del artículo 230 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión:

“Artículo 230. En sus transmisiones, las estaciones radiodifusoras de los concesionarios deberán hacer uso del idioma nacional. Lo anterior, sin perjuicio de que adicionalmente las concesiones de uso social indígena hagan uso de la lengua del pueblo originario que corresponda. (…)”

El quejoso manifestó solicitar el amparo en ejercicio de sus derechos individuales y de los derechos colectivos de las comunidades indígenas. Luego, invocó como derechos fundamentales violados en su perjuicio, los reconocidos en los artículos 1, 2, 6 y 7 de la Constitución, 1, 12, 13 y 24 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14 de su Protocolo Adicional, 19, 26 y 27 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; 28 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

Este ejemplo representa, en buena medida el día a día de muchos individuos que integran las distintas comunidades indígenas en nuestro país y el cómo,constantemente uno de sus derechos se encuentran subyugado ya sea por una mala interpretación de la ley, una omisión de ella o una falta de especificación de la misma.

Es en este tenor que propongo se modifique el ya citado Artículo 230 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, con la finalidad de combatir una de las múltiples barreras que nos impiden la real convergencia de cosmovisiones.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a la consideración de esta Cámara el siguiente:

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA EL ARTÍCULO 230 DE LA LEY FEDERAL DE TELECOMUNICACIONES Y RADIODIFUSIÓN

ARTÍCULO ÚNICO.- Se reforma el párrafo primero del artículo 230 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión para quedar como sigue:

Artículo 230. En sus transmisiones, las estaciones radiodifusoras de los concesionarios deberán hacer uso de un idioma o lengua nacionalen términos de la legislación aplicable. Lo anterior, sin perjuicio de que las concesiones de uso social indígena harán uso preferente de la lengua del pueblo originario que corresponda.

En caso de que las transmisiones sean en idioma extranjero, deberá utilizarse el subtitulaje o la traducción respectiva al españolu otra lengua nacional. En casos excepcionales, la Secretaría de Gobernación podrá autorizar el uso de idiomas extranjeros sin subtitulaje o traducción de conformidad con las disposiciones reglamentarias.

T R A N S I T O R I O S

PRIMERO.- El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO.- Se derogan todas las disposiciones que se opongan al presente Decreto.

Atentamente,

     

SEN. ZOÉ ROBLEDO ABURTO

 

SEN. MARIO DELGADO CARRILLO

Dado en el Salón de Sesiones del H. Senado de la República, el día 10 del mes de marzo del 2016.

[1] Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales, Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, Diario Oficial de la Federación, 23 de febrero de 2016, http://www.inali.gob.mx/pdf/CLIN_completo.pdf

[2] Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Resolución 2200 A (XXI), del 16 de diciembre de 1966, tomado el 23 de febrero de 2016, de: http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CCPR.aspx