+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Desechada Ficha Técnica


De los Senadores René Juárez Cisneros y Roberto Albores Gleason, con aval del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto por el que se reforma la fracción V y se adicionan las fracciones VI y VII, recorriéndose la subsiguiente en su orden, todas del artículo 3 de la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE ASUNTOS INDÍGENAS Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.


La iniciativa propone que la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas dentro de sus principios busque incluir:

• El enfoque de género en las políticas, programas y acciones de la Administración Pública Federal para la promoción de la participación, respeto, equidad y oportunidades plenas para las mujeres indígenas.

• Establecer en las políticas y programas de la Administración Pública Federal dirigidos a los pueblos y comunidades indígenas, con pleno respeto a sus culturas y costumbres, acciones ejecutivas específicas con metas y objetivos verificables que promuevan el desarrollo integral de los jóvenes indígenas de entre 15 y 29 años;

• Establecer un Fondo para el Apoyo de los Proyectos de los Jóvenes Indígenas destinado al financiamiento de las iniciativas de las personas menores de 29 años de edad de carácter productivo, cultural y de mejoramiento social.

• Consultar a pueblos y comunidades indígenas cada vez que el Ejecutivo Federal promueva reformas jurídicas y actos administrativos, programas de desarrollo o proyectos que impacten significativamente sus condiciones de vida y su entorno.

The Initiative proposes that the National Commission for the Development of Indigenous Peoples in their early look include:

• A gender perspective in policies, programs and actions of the Federal Government to promote participation, respect, equity and full opportunities for indigenous women.

• Establish policies and programs of the Federal Government aimed at indigenous peoples and communities, with full respect for their cultures and customs, specific executive actions with verifiable goals and objectives that promote the integral development of indigenous young people between 15 and 29 years;

• Establish a Fund for the Support of the Indigenous Youth Projects aimed at financing initiatives persons under 29 years of productive, cultural and social improvement character.


• Consultation of indigenous peoples and communities whenever the Federal Executive promote legal reforms and administrative measures, development programs or projects that significantly impact their lives and their environment.

El suscrito senador René Juárez Cisneros, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la LXIII Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, en ejercicio de la facultad que me confiere el artículo 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; así como por los artículos 8 numeral 1, fracción I, 164 numeral 1, 169, y demás relativos del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente Iniciativa con Aval de Grupo que contiene Proyecto de Decreto por el que se reforma la fracción V y se adicionan las fracciones VI y VII, recorriéndose la subsiguiente en su orden, todas del artículo 3 de la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, conforme a la siguiente:

Exposición de Motivos

El indigenismo mexicano es un proceso histórico, político, económico y cultural que aún no termina y cuyo propósito fundamental consiste en alcanzar la justicia social plena para nuestras etnias, no solo reconociendo sus derechos constitucionales, sino abriendo espacios para que tengan una mejor inserción en el desarrollo, respetando sus formas de vida.

En nuestra historia ha habido tres grandes movimientos indigenistas: el primero desarrollado en la Colonia por órdenes monásticas y religiosos como Bartolomé de las Casas y Vasco de Quiroga. Fue un movimiento paternalista, de protección y defensa de los indios con la promoción de leyes y ordenanzas y con diversas enseñanzas para la vida productiva.

No obstante ello, durante la Colonia e Independencia se impuso un sistema de dominación que condenó a los indígenas mexicanos a una vida de sumisión y de miseria al consolidarse el dominio del clero secular y la concentración de la propiedad territorial y la riqueza en manos del propio clero y de españoles y criollos que terminó hasta la promulgación de las Leyes de Reforma en el siglo XIX.

El segundo movimiento indigenista fue resultado de la Revolución Mexicana con dos procesos relevantes: la implantación de la educación popular y las misiones culturales, y la reforma agraria para la restitución de las tierras de que los indígenas habían sido despojados, además de los movimientos regionales a favor de diferentes etnias que conformaron un movimiento que se tradujo en el indigenismo como una política gubernamental.

El tercer movimiento indígena fue derivado del movimiento zapatista de Chiapas de 1994, que permitió reconocer en el Artículo 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que la Nación tiene una composición pluricultural, sustentada originalmente en los pueblos indígenas que descienden de poblaciones que habitaban el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus instituciones sociales, económicas, culturales y políticas o parte de ellas.

La Constitución reconoce y garantiza los derechos de los pueblos y comunidades indígenas, entre otros, la libre determinación y la autonomía para decidir sus formas de convivencia y organización, su sistema normativo respetando las leyes nacionales, la preservación y el enriquecimiento de sus lenguas, la conservación e integridad de sus tierras, así como la posibilidad de elegir representantes en los ayuntamientos y programas para su mejoramiento económico y social.

Este marco jurídico y programático ha permitido que se realicen nuevas acciones a favor de los grupos indígenas, pero aún son insuficientes para una masa de población que todavía vive en condiciones de vulnerabilidad.

El 7 de agosto de 2014, el CONEVAL presentó el libro “La pobreza en la población indígena de México, 2012,” [*] en el que destaca que en el año 2000 la población indígena estimada en México, ascendía a 10.8 millones (11 por ciento de la población censada en el país). Por otra parte y de acuerdo con las estimaciones derivadas de la conciliación demográfica elaborada por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), en el periodo 2000-2010, la población total habría experimentado un crecimiento de 13.2 por ciento, al pasar de 100.9 a 114.3 millones de personas. De acuerdo con el Censo de Población 2010, el volumen de la población indígena habría aumentado poco menos de setenta por ciento, al llegar a 18.1 millones, dieciséis por ciento de la población total.

Conforme al Censo de Población y Vivienda 2010, las diez entidades con mayor proporción de población en hogares indígenas, respecto a su población total, son Yucatán (51.4 por ciento), Oaxaca (45.9), Chiapas (33.4), Quintana Roo (32.7), Campeche (21.3), Hidalgo (21.2), Guerrero (18.1), Puebla (18.1), San Luis Potosí (13.9) y Veracruz (13.5). Entre las principales lenguas indígenas habladas en el país se encuentran el náhuatl, maya, mixteco, tzeltal, zapoteco, tzotzil, otomí, mazateco, totonaco y chol.

A partir del análisis de la situación de pobreza de los municipios de acuerdo con la presencia de población indígena se muestra que, efectivamente, existe una relación directa y positiva entre la pobreza y el volumen de la población indígena.

Mientras que en los municipios con escasa presencia indígena, cuatro de cada diez habitantes se encuentran en pobreza, en los municipios indígenas esta situación alcanza a casi toda la población: nueve de cada diez personas son pobres. De la misma manera, en municipios donde la población indígena es mayor, la mitad de ésta experimenta una extrema pobreza.

En este contexto, en julio de 2013, el Coneval informó que para el cierre de 2012 el 45.5% de los habitantes del país estaba en condiciones de pobreza, esto es, 53.3 millones de personas.

Derivado del mismo estudio Coneval indicó que la pobreza en la población indígena era del 72%, lo que equivalía a 8.2 millones de ciudadanos.

De ese 72%, el 45.4% corresponde a indígenas en pobreza moderada y el 26.6% a indígenas en pobreza extrema. Estas cifras contrastan con las de población no indígena, para la cual la pobreza moderada es del 35.5% y la pobreza extrema del 7%.

Con relación a las condiciones de bienestar de los hogares en los que nacen y crecen los adolescentes indígenas, la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) señala que en términos generales, sus hogares se caracterizan por presentar situaciones de mayor precariedad y desventaja que los hogares no indígenas.

En este sentido, estudios del Coneval subrayan que un indicador sobre la precariedad que caracteriza las condiciones de vida de la población indígena es el rezago social, índice que sintetiza carencias en materia de educación, salud, servicios básicos y espacios en la vivienda.

Al respecto destaca que la población indígena tiene 50% menos posibilidad de acceder a la alimentación que el resto de los mexicanos.

Asimismo, resalta que uno de cada tres indígenas mexicanos tiene rezago educativo, lo que contrasta con los indicadores para la población no indígena donde uno de cada seis sufre esa carencia.

De acuerdo con el Censo de Población en 2010,del total de la población indígena, 3.0 millones eran jóvenes entre 15 y 29 años. El 50.7% de ellos vivía en las áreas urbanas y el 49.3% en las rurales. Hay una tendencia creciente a que los jóvenes indígenas migren a las ciudades y una parte importante de ellos intente trasladarse a la frontera norte de México, específicamente de regiones atrasadas de Oaxaca, Guerrero y Chiapas.

De acuerdo con las proyecciones de población de CONAPO, para el año 2015 habría en el país 2, 677 millones de hogares indígenas, de los cuales 2,139 tendrían un jefe de hogar del género masculino y los restantes 538 mil del género femenino. Aplicando promedios nacionales, los hogares indígenas juveniles podrían ser alrededor de 350 mil, 274 mil de ellos, con una cabeza de hogar del género masculino y 76 mil del género femenino.

El gobierno mexicano atiende a este importante conglomerado social a partir de la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y del Programa Especial de los Pueblos Indígenas 2014-2018, así como mediante acciones transversales de las diferentes dependencias federales de la administración pública y de entidades descentralizadas.

Sin embargo, los esfuerzos en materia de decisiones administrativas y de inversión a favor de los indígenas son insuficientes como lo muestran las evidencias empíricas, especialmente entre los estratos de los jóvenes que pertenecen a las etnias. Por ello, se propone fortalecer la normatividad respectiva para que en el ámbito programático haya acciones afirmativas que garanticen el cumplimento de leyes y programas para los indígenas.

De conformidad con la anterior exposición de motivos someto a consideración de esta Honorable Asamblea la presente iniciativa con el siguiente:

Proyecto de Decreto

Artículo único.- Se reforma la fracción V y se adicionan las fracciones VI y VII, recorriéndose la subsiguiente en su orden, todas del artículo 3 de la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, para quedar como sigue:

Artículo 3. …

I a IV. …

V. Incluir el enfoque de género en las políticas, programas y acciones de la Administración Pública Federal para la promoción de la participación, respeto, equidad y oportunidades plenas para las mujeres indígenas;

VI. Establecer en las políticas y programas de la Administración Pública Federal dirigidos a los pueblos y comunidades indígenas, con pleno respeto a sus culturas y costumbres, acciones ejecutivas específicas con metas y objetivos verificables que promuevan el desarrollo integral de los jóvenes indígenas de entre 15 y 29 años;

VII. Establecer un Fondo para el Apoyo de los Proyectos de los Jóvenes Indígenas destinado al financiamiento de las iniciativas de las personas menores de 29 años de edad de carácter productivo, cultural y de mejoramiento social.

VIII. Consultar a pueblos y comunidades indígenas cada vez que el Ejecutivo Federal promueva reformas jurídicas y actos administrativos, programas de desarrollo o proyectos que impacten significativamente sus condiciones de vida y su entorno.

Transitorio.

Único.-El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República a los 17 días del mes de febrero de 2016.

S u s c r i b e,

Sen. René Juárez Cisneros


[*] Consultar en: http://www.coneval.gob.mx/Informes/Coordinacion/INFORMES_Y_PUBLICACIONES_PDF/POBREZA_POBLACION_INDIGENA_2012.pdf