+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Desechada Ficha Técnica

De la Sen. Lorena Cuéllar Cisneros, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con proyecto de decreto por el que se adiciona un artículo 52 Bis a la Ley General de Salud.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE SALUD Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.


Propone adicionar un artículo 52 bis a la Ley, para que se incorpore el derecho de acompañamiento, en el centro hospitalario, para ello la iniciativa señala que toda persona hospitalizada tiene derecho a tener el mayor contacto posible con su familia, a través de programas que permitan la presencia permanente de un familiar, acompañante o, en su caso, de contacto diario por un tiempo no menor a dos horas distribuidas en dos segmentos de mañana y tarde.

Puntualiza que este derecho no podrá ser cancelado o suspendido por ningún motivo, excepto en casos de epidemia, afectaciones graves al orden interno de la unidad de salud, o bien cuando el contacto con los familiares ponga en riesgo la integridad física, psicológica o afecte el tratamiento indicado para el paciente.

Finalmente establece que la autoridad hospitalaria vigilará lo establecido en el presente artículo con especial atención en menores y personas con algún tipo de discapacidad.

Proposes adding an Article 52 bis to the law, for the right accompaniment is incorporated in the hospital, for this initiative establishes that every hospital has the right to have the largest possible contact with his family through programs allow the permanent presence of a family member, companion, or, where appropriate, of daily contact by not less than two hours time on two segments of morning and evening.

Points out that this right may not be suspended or canceled for any reason, except in cases of epidemic, serious internal order of the health unit or damages when contact with relatives jeopardize the physical, psychological integrity or affect the suitable treatment for the patient.

Finally it states that the hospital authority will monitor the provisions of this Article with a focus on children and people with disabilities.

La suscrita, Lorena Cuéllar Cisneros, Senadora de la República en la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión e integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con fundamento en lo dispuesto por la fracción II del artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y la fracción I del artículo 8 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Soberanía, la siguienteINICIATIVACON PROYECTO DE DECRETOPOR EL QUE SE ADICIONA UN ARTÍCULO 52 BIS A LA LEY GENERAL DE SALUD, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

En todo el mundo se ha velado por homologar los procedimientos médicos y los protocolos sanitarios con el fin de garantizar el acceso a la salud sin perjudicar los derechos que tienen las personas que están recibiendo algún tipo de servicio, pasando a denominarse “pacientes” y a crear pequeñas relaciones con los médicos y el personal durante sus estadías que puedan ser armónicas y benéficas tanto para quienes reciben la atención, como de las personas que la prestan.

Sin embargo, la situación se torna más compleja de lo que pudiera suponer de primera instancia, ya que durante el tiempo que un paciente reciba atención, también se creará la necesidad de mantener comunicación y contacto presencial con los allegados del mismo, manteniendo así, un circulo que integra a personas involucradas directa e indirectamente con la situación que “comparten” en común todos los que conforman este micro círculo social temporal, en la mayoría de los casos.

Para controlar esta situación, los hospitales y las instituciones médicas han optado por establecer visitas familiares con políticas de acceso a sus instalaciones severamente restrictivas sin que existan fundamentos objetivos que justifiquen estas acciones e incluso, en muchas ocasiones, la gravedad de las medidas termina perjudicando más al paciente y a sus familiares que estableciendo orden, ya que sucede que en múltiples casos, los horarios de visita se fijan dentro de las horas que comprende la jornada laboral de los parientes, situación que muchas veces hace que los pacientes no puedan ver a sus conocidos porque no pudieron llegar a tiempo, además de crear grandes aglomeraciones fuera y dentro de los hospitales por parte de los visitantes que esperan, hecho que suele entorpecer el tránsito de los médicos, el personal que labora ahí e incluso el de las ambulancias y los servicios de emergencia.

En un principio, muchas de las reglas para visitas se establecieron desde la década de los 60 cuando se empiezan a crear las unidades de cuidados intensivos neonatales con el fin de evitar el contacto de enfermedades con sistemas inmunológicos sin madurar y de esta manera reducir la propagación de patologías  contagiosas entre la población más vulnerable, que incluía menores, adultos mayores y muchos enfermos que estaban internados y contaban con “defensas” bajas.

Por otra parte, las medidas que se fijaron para el acceso a las visitas, respondían al interés por proteger a los pacientes del estrés que supondría tener exceso de visitantes tanto propios como de los compañeros de cuarto o habitación que tuviera cerca, lo cual, presumía una alteración a su tranquilidad durante su estadía o incluso, una violación a su privacidad.

Pero a pesar de esta argumentación, estas reglas nunca contaron con un sustento científico o un protocolo universal, por lo tanto, responden más a la costumbre y recomendación del personal que labora en el lugar. La situación es tan confusa, que si bien el derecho médico ha intentado establecer patrones internacionales básicos para la atención de los pacientes, aún no se encuentra un parámetro que precise recomendaciones para las visitas familiares y solo algunos países tienen normatividad jurídica en la materia.

En los últimos años se ha demostrado que muchas de estas prácticas suelen carecer de razones válidas para su implementación, entre las investigaciones más relevantes, encontramos una realizada en el año 2009,  en Canadá que constaba de 3 estudios experimentales, 8 estudios descriptivos y 4 pre-post que revelaron, entre otros resultados, que la liberación del horario de visitas no aumenta las complicaciones sépticas siempre y cuando se establezcan las medidas de higiene necesarias. Por otra parte, también se logró determinar que la generación de políticas de visitas abiertas y flexibles, aumenta la satisfacción de los pacientes y visitantes, al disminuir la ansiedad, brindar apoyo emocional, reducir el aburrimiento del paciente e incluso mejorar su estado anímico, mismo que a su vez se contagia a sus familiares y crea efectos positivos en ambas partes, dando como resultado un factor muy importante que les ayuda a sobrellevar de mejor manera la situación.

Otro estudio realizado en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que se efectuó mediante una serie de encuestas a 2 225 enfermeras integrantes de una asociación (The American Society of PeriAnesthesia Nurses) indica que muchos de los pacientes quirúrgicos se encuentran en un estado muy dependiente y vulnerable después de la operación demostrando que la presencia de un familiar los reconforta en gran medida.

En este contexto, es increíble que una herramienta tan poderosa como lo es el acompañamiento del paciente, no se use ni siquiera como arma terapéutica que beneficia a todos los involucrados, al mejorar el estado emocional del paciente, la satisfacción de la visita por parte de los allegados y la finalidad del médico, que es preservar la salud del enfermo.

En todo el planeta, la implementación de nuevas reglas para flexibilizar las visitas familiares y el reconocimiento de los derechos humanos ha logrado que el paciente pueda ejercer la libertad de elegir si desea contar con la presencia de sus allegados o no, misma voluntad que no podrá restringirse a menos de que represente un riesgo grave para su salud, de lo contrario deberá cumplirse su determinación, denominándose como derecho de acompañamiento, el poder realizar esta acción, incluyéndose en los derechos del paciente que empiezan a homologarse en el marco internacional.

En nuestro país, los esfuerzos por parte del Estado mexicano para garantizar servicios de salud de calidad y establecer protocolos específicos en las unidades que prestan estas atenciones a la población, dio como resultado que en diciembre del 2001, se publicará la Carta de los Derechos Generales de los Pacientes , elaborada por la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED), la Subsecretaría de Innovación y Calidad, la Comisión Nacional de Bioética, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Federación Nacional de Colegios de

Profesión Médica del IMSS, la Subdirección General Médica del ISSSTE, la Comisión Interinstitucional de Enfermería y la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Salud, en la que se estipulan las prerrogativas de cualquier persona cuando en su calidad de paciente, recibe atención médica.

En este documento se plasman 10 derechos fundamentales, entre los que están; recibir atención médica adecuada, recibir trato digno y respetuoso, recibir información suficiente, clara oportuna y veraz, decidir libremente sobre su atención, otorgar o no su consentimiento válidamente informado, ser tratado con confidencialidad, contar con facilidades para obtener una segunda opinión, recibir atención médica en caso de urgencia, contar con un expediente clínico y ser atendido cuando se inconforme por la atención médica recibida. Sin embargo nunca se menciona el importante derecho de acompañamiento, mismo que ha resaltado su importancia en las investigaciones y estudios más recientes, por lo que la carta que se usa de eje en México para hablar de derechos de pacientes se encuentra un poco obsoleta, al contar con 14 años de antigüedad, a pesar de que el derecho médico, como cualquier rama del derecho, evoluciona para atender las demandas de la población y enfrentar los nuevos retos que se presentan.

En el contexto latinoamericano, países como Chile están a la vanguardia y hoy en día cuentan con un marco jurídico vigente que fundamenta esta derecho desde el 2012 en la Ley no. 20.584 en su artículo sexto, que versa sobre el derecho a tener compañía y asistencia espiritual .

Por lo tanto, se puede concluir que durante los tratamientos terapéuticos no solo se debe hablar del paciente y el médico, sino también considerar a la familia, ya que sin recibir atención médica directa, juega un papel determinante en el apoyo de quien si está en tratamiento, además de que también se ve directamente afectada en todo lo que implica contar con un miembro de la misma, internado en algún hospital, ya que la presión y angustia de una enfermedad u operación es compartida por todos los seres queridos.

En atención a esta situación y considerando la evolución en los derechos que se deben reconocer a todos los pacientes por igual, se pone a consideración la presente iniciativa a fin de actualizar el marco normativo y garantizar el ejercicio del derecho de acompañamiento, fundamental en estas situaciones, cuando contar con el apoyo del núcleo familiar resulta tan importante.

Cuadro de cambios propuestos


LEY GENERAL DE SALUD

PROPUESTA DE ADICIÓN

Sin correlativo

Artículo 52 bis.- Toda persona hospitalizada tiene derecho a tener el mayor contacto posible con su familia, a través de programas que permitan la presencia permanente de un familiar, acompañante o, en su caso, de contacto diario por un tiempo no menor a dos horas distribuidas en dos segmentos de mañana y tarde.

Este derecho no podrá ser cancelado o suspendido por ningún motivo, excepto en casos de epidemia, afectaciones graves al orden interno de la unidad de salud, o bien cuando el contacto con los familiares ponga en riesgo la integridad física, psicológica o afecte el tratamiento indicado para el paciente.

La autoridad hospitalaria vigilará lo establecido en el presente artículo con especial atención en menores y personas con algún tipo de discapacidad.

Por lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de esta Soberanía, el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO

ÚNICO. Se ADICIONAunartículo 52 bis de la Ley General de Salud, para quedar de la siguiente manera:

Ley General de Salud

Artículo 52 bis.- Toda persona hospitalizada tiene derecho a tener el mayor contacto posible con su familia, a través de programas que permitan la presencia permanente de un familiar, acompañante o, en su caso, de contacto diario por un tiempo no menor a dos horas distribuidas en dos segmentos de mañana y tarde.

Este derecho no podrá ser cancelado o suspendido por ningún motivo, excepto en casos de epidemia, afectaciones graves al orden interno de la unidad de salud, o bien cuando el contacto con los familiares ponga en riesgo la integridad física, psicológica o afecte el tratamiento indicado para el paciente.

La autoridad hospitalaria vigilará lo establecido en el presente artículo con especial atención en menores y personas con algún tipo de discapacidad.

TRANSITORIOS

ÚNICO. El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el salón de sesiones de la Cámara de Senadores del H. Congreso de la Unión, a los 3 días del mes de Diciembre de 2015.

SUSCRIBE

SENADORA LORENA CUÉLLAR CISNEROS

Smith L, Medves J, Harrison MB, Tranmer J and Waytuck B. The impact of hospital visiting hour policies on pediatric and adult patients and their visitors. Joanna Briggs Institute  Library of Systematic Reviews 2009.

DeLeskey K. Family visitation in the PACU: the current state of practice in the United States. J PerianesthNurs. 2009 Apr;24(2):81-5

http://bvs.insp.mx/local/File/CARTA%20DER.%20G.%20PACIENTES.pdf

http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1039348