+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

Del Sen. Marco Antonio Blásquez Salinas, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con punto de acuerdo por el que se requiere al Presidente de la Comisión Federal de Competencia Económica proceda a investigar si la persistencia de las altas comisiones por parte de las administradoras de fondos para el retiro responde a prácticas que distorsionan el mercado.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE COMERCIO Y FOMENTO INDUSTRIAL.


El senador MARCO ANTONIO BLÁSQUEZ SALINAS, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la LXIII Legislatura, en ejercicio de la facultad que confieren los artículos 8 numeral 1 fracción II, 108, 109 y 276 del Reglamento del Senado de la República, somete a consideración de esta Asamblea la siguiente proposición con punto de acuerdo por el que se requiere, con toda atención, al presidente de la Comisión Federal de Competencia Económica proceda a investigar si la persistencia de las altas comisiones por parte de las Administradora de Fondos para el RetiroAFORES responde a prácticas que distorsionan el mercado, con base en las siguientes,

C O N S I D E R A C I O N E S

Las distorsiones en las Afores.

La creación a fines del siglo pasado de las Administradora de Fondos para el Retiro (en adelante Afores) ha sido ampliamente cuestionada. Su desempeño es considerado principalmente por los trabajadores como abusivo. Es un lugar común la percepción de que estas empresas anteponen sus propios intereses económicos por encima de su objeto social que es la preservación y multiplicación de los ahorros de los trabajadores. Es así que, con frecuencia, nos percatamos a través de los medios de comunicación de que los ahorros de los trabajadores sufren pérdidas mientras que las ganancias de las Afores se disparan. Lo anterior en razón de que las empresas realizan inversiones en las que finalmente se registran mermas importantes. Alejadas de las buenas prácticas y sin mostrar prudencia alguna al seleccionar el portafolio de inversiones, las empresas depositan los ahorros de los trabajadores en fondos accionarios que si bien están permitidos por la ley representan riesgos que las casas de bolsa por lo general no asumen. El incentivo de hacer inversiones equilibradas conciliando el nivel de riesgo con el volumen del rendimiento es bajo pues las empresas igual reciben su comisión.

La ineficacia de las sociedades de inversión se pretende solapar recurriendo al viejo y gastado argumento de que las pérdidas en las inversiones a la baja se compensan en el largo plazo con el fruto de los valores que sí resultan productivos. Bajo este panorama, los trabajadores y sus familias se encuentran en el peor de los escenarios: las empresas son incapaces de obtener dividendos que permitan mantener el poder adquisitivo de los ahorros y, al mismo tiempo, en razón de probables prácticas oligopólicas, están condenados a pagar altas comisiones por la inadecuada administración de sus ahorros. En México los trabajadores pagan comisiones superiores en mucho a las que prevalecen en Chile, Colombia, Perú y Costa Rica. Entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), nuestro país se encuentre en lugar 12 entre las 19 naciones con las mayores comisiones.

En este orden de ideas, el propósito original que se tuvo para impulsar y aprobar la reforma en las pensiones no está cumpliendo la finalidad que se ofreció a los trabajadores y sus familias así como a las organizaciones sindicales que consintieron en su creación. En efecto, numerosos estudios apuntan a la conclusión de que, a pesar de haber entregado los fondos pensionarios a empresas particulares que se supone expertas en el manejo de valores e inversiones, nos encontramos ante el riesgo serio y grave de que el trabajador no cuente con la pensión mínima garantizada. Éste panorama ominoso nos debe llamar a la reflexión ya que los fondos que los trabajadores con las aportaciones del patrón y del gobierno entregan a las empresas son ahorro, esto es, trabajo materializado en numerario. Cuando las empresas reportan pérdidas en las inversiones de los trabajadores lo que se evapora no son cifras, estados de cuenta o estadísticas. Másbien se trata de trabajo llevado a cabo por el obrero,campesino o el empleado que simplemente desaparece.

Las empresas que administran el ahorro de los trabajadores tienen la obligación de operar con la máxima eficacia en pos de los rendimientos no sólo por motivos de justicia social sino por el volumen de los fondos que manejan. En efecto, con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro al cierre de octubre de 2015 resulta que los recursos administrados por las Afores ascienden a la cantidad de 2, 543, 714 millones de pesos producto de los movimientos de 53.9 millones de cuentas administradas por dichas empresas. Los recursos se destinan a inversión en renta variable nacional en un 6.60%; inversión en renta variable internacional 16.22%, inversión en mercancías 0.16%; inversión en deuda privada nacional 19.84%; inversión en deuda internacional 0.98%;e inversión en valores gubernamentales por un porcentaje del 53.01%.

Por la colocación de estos recursos, las Afores han cobrado a los trabajadores las comisiones vigentes siguientes durante el 2015: PENSIONISSSTE el 0.92% que es la comisión más baja. Banorte 1.04%, Banamex 1.05% e Inbursa 1.08% que constituyen la Comisión media. Sura y Profuturo GNP aplican el 1.11 por ciento, Principal el 1.17%, MetLife el 1.18 por ciento  e Invercap la misma tasa, Azteca el 1.19 por ciento y Coppel el 1.20%. En este orden de ideas el promedio simple de comisiones vigentes es del 1.11 por ciento (es el promedio aritmético de las comisiones sobre saldos vigentes que se cobran a las Siefores básicas), y el promedio ponderado asciende a 1:14% (es el promedio ponderado de las activos por los activos netos de cada Afore, de las comisiones sobre saldos vigentes que se cobran a las Siefores básicas).

Si se toma en cuenta el monto de la masa de dinero puesto en las arcas de las Afores, se hace evidente que aún la pensión más baja que cobra PENSIONISSSTE es del todo desproporcionada. En cualquier segmento de la actividad económica la Comisión cobrable a empresas de la iniciativa privada no sobrepasa el 0.25%. La permanencia de estas tasas no guardan congruencia alguna con las condiciones del mercado surgiendo así un indicio serio y grave de que entre las Afores existe algún tipo de colusión para mantener artificialmente dichos cobros, razón por la cual se hace no solo indispensable sino urgente la intervención de la Comisión Federal de Competencia Económica,ya que los estragos los sufren los trabajadores y sus familias pero también la Nación en su conjunto pues el propósito de las Afores se ha desviado en vista de que en lugar de asegurar una digna vejez a las personas adultas mayores, se ha convertido en un vicio que agudiza la desigualdad social a consecuencia de una inequitativa distribución de la riqueza.

En este orden de ideas, la disfuncionalidad que se observa en las Afores no sólo perjudica a los trabajadores y sus familias. La ineficacia de las empresas para lograr la pensión mínima garantizada se proyecta en perjuicio de miles de trabajadores y sus familias que serán protagonistas de una inminente inversión demográfica en México. En efecto, todas las tendencias, enfatizadas por estudios y proyecciones de carácter actuarial, revelan que en pocos años nuestro país se convertirá en un territorio de personas adultas mayores. La multiplicación de este segmento de la población requiere que al menos las y los adultos mayores que cuentan con pensión logren su autonomía económica y financiera. De otra manera, se corre el peligro de caer en un colapso principalmente del Sistema Nacional de Salud que no pueda atender las múltiples necesidades de las personas adultas mayores, la mayoría sin pensión o con pensióninsuficiente.

El Poder Legislativo de la Federación no ha sido insensible al tema de la debilidad de las pensiones en nuestro país. En los últimos años se han presentado iniciativas, sometidas a estudio y debatidas y, finalmente, aprobadas para fortalecer el esquema pensionario. Las medidas legislativas han sido variadas desde fortalecer las mejores prácticas para lograr inversiones productivas con el ahorro de los trabajadores hasta buscar propiciar mayor competencia entre las empresas para de este modo inducir la baja en las tasas de las comisiones. Se nos ha dicho reiteradamente que las comisiones bajarán producto de la adopción paulatina de condiciones más competitivas a lo largo de los años. Sin embargo, nos damos cuenta que en otros países de Latinoamérica las comisiones se han reducido significativamente en periodos más cortos. El caso de Chile es paradigmático. Es por ello que resulta impostergable que el organismo competente para conocer de prácticas oligopólicas o distorsiones en el mercado tome cartas en el asunto para esclarecer si la persistencia crónica de las altas tasas en las comisiones que cobran las empresas encargadas de los fondos pensionarios de los trabajadores obedece a prácticas por encima del desarrollo normal de este sector de la industria financiera.

En relación con el contenido de esta proposición, es importante destacar que la Comisión Federal de Competencia Económica cuenta con la atribución de garantizar la libre concurrencia y competencia económica; prevenir, investigar y combatir los monopolios, las prácticas monopólicas, las concentraciones y demás restricciones al funcionamiento eficiente de los mercados, en términos del artículo 12, fracción I de la Ley Federal de Competencia Económica. Asimismo, de conformidad con el artículo 66 del mismo ordenamiento, la Comisión se encuentra debidamente facultada para iniciar con el carácter de oficio la investigación de prácticas que distorsionen el mercado, catálogo de atribuciones que complementan el punto de acuerdo aquí propuesto.

PUNTO DE ACUERDO
UNICO.- Se exhorta, con toda atención, a la Comisión Federal de Competencia Económica por conducto de su presidente para que en ejercicio de sus atribuciones se sirva investigar si la persistencia de las altas comisiones en las Afores son producto de prácticas oligopólicas o de algún acuerdo para distorsionar el mercado.
México, Distrito Federal a 10 de noviembre de 2015.

SENADOR MARCO ANTONIO BLÁSQUEZ SALINAS.