+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica







De las Senadoras Cristina Díaz Salazar, Diva Gastélum Bajo, Hilda Flores Escalera, Lilia Merodio Reza, Leticia Herrera Ale, Itzel Ríos de la Mora y María Elena Barrera Tapia, con proyecto de decreto por el que se adiciona la fracción IV bis al artículo 73 de la Ley General de Salud.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE SALUD Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.


Con las reformas a la Ley General de Salud se busca que para la promoción de la salud mental, la Secretaría de Salud, las instituciones de salud y los gobiernos de las entidades federativas, en coordinación con las autoridades competentes en cada materia, fomenten y apoyen entre otras acciones las de fortalecer la capacidad de respuesta del sistema de salud dirigidos a lograr la atención de calidad para las demencias.

With the reform wing General Health Law that seeks to promote mental health, the Secretariat of Health, health institutions and the governments of the states, in coordination with the competent authorities in each subject, encourage and support each other actions to strengthen the responsiveness of the health system aimed at achieving quality care for dementia.

Las que suscriben, CRISTINA DÍAZ SALAZAR, DIVA HADAMIRA GASTÉLUM, HILDA FLORES ESCALERA, LILIA MERODIO REZA,  LETICIA HERRERA ALE, ITZEL SARAÍ RÍOS DE LA MORA Y MARÍA ELENA BARRERA TAPIA, Senadoras de la República, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional y Partido Verde Ecologista de México de la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en los artículos 8, numeral 1, fracción 1; 164, numeral 1; 169 y demás relativos del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente: INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE  ADICIONA  LA FRACCIÓN IV BIS AL ARTÍCULO 73 DE LA LEY GENERAL DE SALUD, EN MATERIA DE DEMENCIAS,conforme a la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La población mundial está envejeciendo aceleradamente, lo que se debe en gran parte a la mejoría en la atención de la salud durante el último siglo, traducida en vidas más largas y saludables. Sin embargo, este logro también ha tenido como resultado un aumento en el número de personas con enfermedades no transmisibles, incluida la demencia. Las proyecciones de prevalencia e incidencia indican que el número de personas con demencia continuará creciendo –particularmente entre los más ancianos- y que los países en proceso de transición demográfica son los que experimentarán el mayor aumento de casos. Se ha estimado que, a nivel global, en 2010 vivían 35.6 millones de personas con demencia, y se prevé que esta cifra se duplicará cada 20 año, alcanzando 65.7 millones en 2030 y 115.4 millones en 2050. Anualmente, el número total de nuevos casos de demencia en el mundo es de casi 7.7 millones, lo que significa un nuevo caso cada cuatro segundos.

Actualmente 35.6 millones de personas viven con demencia en el mundo y en dos décadas la cifra se duplicará con 65.7 millones de casos, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El informe, publicado conjuntamente con la organización Alzheimer’sDisease International, calcula que la situación ya es para muchos países, principalmente los de medianos y bajos ingresos, una bomba de tiempo.

Y el problema es particularmente preocupante en regiones como América Latina, donde la población ahora vive más y en la que según el informe, actualmente 8.5% de la población mayor de 60 años vive con demencia, una de las prevalencias más altas del mundo.

El drástico incremento en el número de casos de la enfermedad, afirma la OMS, impondrá una enorme carga en los servicios de salud.

Tratar y cuidar a los pacientes con demencia cuesta actualmente 604,000 millones de dólares al año, calcula la organización.

El Alzheimer también denominado demencia senil de tipo Alzheimer, es la causa más frecuente de demencia entre las personas mayores de 65 años y, probablemente, la patología cerebral más estudiada desde el punto de vista químico y genético.

Es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como un deterioro cognitivo y trastornos conductuales que se caracterizan, de forma más frecuente, por la pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y se atrofian diversas zonas del cerebro.

Después del diagnóstico, la enfermedad suele tener una duración media aproximada de diez años, aunque puede variar dependiendo de la severidad del daño y el cuidado que se dé al paciente.

Los especialistas coinciden en que es muy difícil diagnosticarla ya que su comienzo es lento, casi imperceptible, y con frecuencia se confunde con otras enfermedades. Afecta el cerebro y borra el conocimiento adquirido a través de los años. Se olvidan nombres, fechas, lugares; las tareas más simples, como decir la hora o el propio nombre, utilizar los cubiertos, ir al baño, asir las tijeras para cortar un pedazo de papel, etc.; estas actividades se convierten en algo imposible, señalan los investigadores. En efecto, los principales síntomas de quienes padecen este mal son, a saber: pérdida de memoria, desorientación en el tiempo, lugar y persona, repetición continua de lo que se dice, extravío de objetos o colocación de estos en lugares equivocados, desconocimiento de familiares o lugares y cambios de comportamiento y personalidad; quienes sufren esta enfermedad se tornan agresivos o pasivos. El deterioro cognitivo que causa la demencia, como el olvido de los acontecimientos recientes y la dificultad para aprender cosas nuevas. Es muchas veces difícil de definir y detectar en la población en general. Conforme va progresando la enfermedad, se manifiestan dificultades en el habla y movimientos e incapacidad para realizar actividades de la vida diaria, como el aseo personal, la habilidad para comer y se presenta pérdida en el control de las necesidades fisiológicas.

En México hay altos índices de morbilidad y mortalidad a causa del alzheimer, pese a ello es un problema proporcionar el tratamiento adecuado a los enfermos debido a que dicho tratamiento debe incluir el conocimiento y la participación de la familia, que en algunos casos no tiene información acerca de la enfermedad, debido a que desafortunadamente no se le ha dado la difusión adecuada pese a que cada día aumentan las cifras de pacientes que desarrollan esta progresiva y mortal enfermedad que representa grandes pérdidas económicas para la nación.

Debe tenerse presente que los pacientes diagnosticados con alzheimer siempre deberán estar bajo vigilancia médica por especialistas en la materia, con la finalidad de que los trastornos neuropsiquiátricos puedan ser controlados y el cuidador primario y la familia puedan realizar sus labores cotidianas dentro del hogar sin que el paciente represente una carga o un peligro.

La enfermedad de Alzheimer no respeta condición social, es crónica y degenerativa, desgastante para la familia y más aún para el cuidador primario, al que tampoco en nuestro medio se le presta la atención o se da seguimiento pese a que es ell mayor soporte para el enfermo.

Finalmente, aunque existen en el mundo muchas líneas de investigación en todos los sentidos para abordar esta enfermedad, generalmente las noticias, artículos y otras fuentes de difusión acerca de los avances que hay para su tratamiento nos muestran que es aún muy largo el camino por transitar antes de que lleguen la tecnología y los fármacos adecuados, de manera abierta, a toda la población afectada por el alzheimer. Es urgente que el sistema de salud pública la considera como una enfermedad crónica, progresiva y costosa; se requiere asimismo que se hagan ciertas modificaciones a las políticas de salud para que los enfermos y sus familias tengan cabida en los servicios médicos, tal como ha sucedido con otras enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes, el cáncer, las cardiopatías y muchas otras.

En este contexto es imprescindible en este momento fomentar las intervenciones destinadas a reducir los factores de riesgo, prolongar la vida independiente, retardar la dependencia asociada a las demencias y apoyar a las personas cuidadoras, así como impulsar estrategias que permitan a los sistemas de salud adaptarse y responder a estas nuevas realidades demográficas y epidemiológicas.

Es por lo anterior que la OPS ha propuesto la ejecución de una estrategia y plan de acción que promueve el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud con intervenciones de calidad para las personas con demencias o con riesgo de padecerlos que contribuyan a recuperar o mantener su capacidad funcional, prevenir o evitar la dependencia y mejorar su calidad de vida, la de sus familias y la de las personas cuidadoras.

Por lo antes expuesto y fundado me permito someter a la consideración de esta Soberanía el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO

ÚNICO.- Se adicionala fracción IV al artículo 73de la Ley General de Salud, para quedar como sigue:

Artículo 73.

I al III…

IV. Fortalecer la capacidad de respuesta del sistema de salud dirigidos a lograr la atención de calidad para las demencias.

TRANSITORIO

Único. El presente decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el salón de sesiones de la Comisión Permanente, el día 29 de septiembre de 2015.

Atentamente,

Sen. Cristina Díaz

Sen. Diva Hadamira Gastélum

Sen. Hilda Flores Escalera

Sen. Lilia Merodio Reza

Sen. Leticia Herrera Ale

Sen. Itzel Saraí Ríos De La Mora

   

Sen. María Elena Barrera Tapia