+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Sen. Lorena Cuéllar Cisneros, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con proyecto de decreto por el que se modifica el artículo 324 de la Ley General de Salud.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE SALUD Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.


Con la reforma propuesta a la Ley General de Salud, se pretende que para proceder a la donación de órganos o tejidos, la persona donante debe haber manifestado a través de un documento firmado y avalado por la Secretaría de Salud o a través de cualquier otra identificación que para este fin determine la ley su deseo de donar. En estos casos no será necesario el consentimiento de los familiares.

De la misma manera, se estipula que en el caso de las personas que no desean convertirse en donadores, podrán manifestarlo por medio de un escrito simple de carácter personalísimo, o hacerlo constar en alguno de los documentos públicos que para este propósito determine la Secretaría de Salud.

Y pretende que cuando no se cuente con algún documento que manifieste la voluntad de la persona fallecida, la Secretaría de Salud se encargará de informar a los familiares sobre las ventajas de la donación de órganos. Se podrá proceder a la donación siempre y cuando se obtenga el consentimiento de alguna de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante; conforme a la prelación señalada.

Finalmente, propone que la Secretaría de Salud deberá garantizar que la población esté plenamente informada acerca de los beneficios de la donación de órganos y facilitar los mecanismos para que puedan manifestar su disposición u oposición a donar sus órganos.

With the proposed reform to the General Health Law, intended to proceed with the donation of organs or tissues, the person must have manifested donor through a document signed and supported by the Secretariat of Health or through any other identification for this purpose by law their wish to donate. In these cases the consent of the family is not necessary.

Similarly, it stipulates that in the case of people who do not wish to become donors may be manifest by means of a simple written personal nature, or be mentioned in any of the public documents for this purpose determined by the Secretariat of Health.

And when not intended to have obtained a document expressing the will of the deceased, the Secretariat of Health is responsible for informing the families about the benefits of organ donation. It may proceed with the donation provided the consent of any of the following people for: the spouse, concubine, concubine, descendants, ascendants, brothers, the adoptee or the adopter; according to the designated priority.


Finally, it proposes that the Secretariat of Health must ensure that people are fully informed about the benefits of organ donation and facilitate mechanisms for them to express their willingness or opposition to donate their organs.

La suscrita, LORENA CUÉLLAR CISNEROS, Senadora de la República e integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, en ejercicio del derecho que me confieren los artículos 71 fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como la fracción I del artículo 8 del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta Soberanía,  la presente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE MODIFICA EL ARTÍCULO 324 DE LA LEY GENERAL DE SALUD EN MATERIA DE CONSENTIMIENTO DE DONANTES Y FAMILIARES PARA LA REALIZACIÓN DE TRASPLANTES DE ÓRGANOS, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El trasplante de órganos se refiere al procedimiento quirúrgico para implantar un órgano o tejido sano a un paciente con el fin de sustituir el órgano o tejido enfermo que no funciona para mejorar o incluso salvar la vida de la persona.

Afortunadamente,los avances en la medicina han permitido que el trasplante de órganos aumente en número y se presente como una alternativa cada vez más viable y segura para salvar vidas.

Durante todo el siglo pasado se dieron grandes avances en cuanto a realización de trasplantes de órganos, llegando en 1967 al primer trasplante de corazón en el mundo.

Apartir de la década de los 80´s se perfeccionany desarrollan los trasplantes de hígado, páncreas, riñón y corazón, llegando a contabilizarse en 1990,200.000trasplantes de riñón en todo elmundo(García Marcos, 2001/2).

A lo largo de 25 años más,  estas cifras han aumentado y los avances médicos han permitido tasas de sobrevida cada vez más altas gracias a los tratamientos con inmunosupresores.   Además se han ido sumando poco a poco a la lista de órganos y tejido posibles de ser trasplantados, abarcando  el reemplazo de córnea, el trasplante de hueso, de médula ósea, de riñón, corazón, pulmón, hígado, páncreas, mano o miembros.

En México, la historia delos trasplantes de órganosinició en 1963 en el que fuera el Centro Médico Nacional, hoy, el hospital Siglo XXI,y para la década de los ochenta nuestro país ya había realizado con éxito múltiples trasplantes de Hígado, Corazón y Páncreas, mejorando la vida de los pacientes y otorgándoles una calidad de vida superior a la prevista en un pasado. 

De acuerdo con información difundida por el Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA), actualmente en México casi 20 mil personas esperan un órgano o un tejido. Si bien se prevé que en el 2015 el número de trasplantes en el país tenga un aumento del 10% en relación al año pasado, importantes especialistashan manifestado la importancia de fomentar la donación cadavérica de órganos.

Desafortunadamente en México han hecho falta campañas de sensibilización social y conciencia de la situación, por lo que prevalece una actitud de reticencia por la mayor parte de los mexicanos hacia la donación de órganos después de la muerte.

La negativa generalizada actual ante la extracción y donación de órganos es comprensible y tiene que ver con hábitos culturales respecto a la disposición de los cadáveres de los seres queridos o de uno mismo, que no facilitan la aceptación y el consentimiento para la extracción de órganos.

Sin duda, en estos temas tan sensibles el Estado no puede imponer medidas coercitivas y las instituciones médicas deben atenerse a pautas de comportamiento respetuosas de la sensibilidad popular, sus creencias  y estilos culturales.

Es así que cuando se busca implementar mecanismos para la extracción y donación de órganos con fines de trasplante, debemos siempre acompañarlo con una adecuada campaña de sensibilización e información que brinde certidumbre al indeciso y respete la decisión de quienes por razones religiosas decidan manifestar su reticencia a esta práctica médica.

En este sentido, cuando revisamos el artículo en su forma actual, encontramos quehabrá consentimiento tácito del donante cuando no haya manifestado su negativa a que su cuerpo o componentes sean utilizados para trasplantes, siempre y cuando se obtenga también el consentimiento de alguno de sus familiares.

Esta redacción ha tenido como resultado una cantidad muy reducida de trasplantes, ya que el consentimiento de los familiares se obtiene en muy pocas ocasiones y no existen mecanismos adecuados para asegurar que las familias estén informadas sobre los alcances de la donación de órganos.

Esta iniciativa considera que, respetando las recomendaciones que ha hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a este tema, las cuales señalan como principio rector número uno, al consentimiento de una persona, esto como la piedra angular ética de toda intervención médica,  estableciendo a las autoridades nacionales para definir, de conformidad con las normas éticas internacionales, el proceso de obtención y registro del consentimiento relativo a la donación de células, tejidos y órganos, es necesario llevar a cabo acciones contundentes que nos ayuden a mejorar la situación actual de miles de pacientes.

Por ello debe llevarse a cabo una prácticaen donde se respete la voluntad de las personas que desean donar, procediendo a la donación en todos los casos en los que lapersona haya manifestado a través de un documento firmado y avalado por la Secretaría de Salud o a través de cualquier otra identificación que para este fin determine la ley su deseo de donar.

En estos casos no será necesario el consentimiento de los familiares, a diferencia de lo que sucede actualmente, ya que a pesar de que alguien haya manifestado por escrito su aprobación, los familiares son quienes deciden como disponer de los órganos y tejidos de la persona. 

En contraparte, las personas que no desean convertirse en donadores, podrán manifestarlo por medio de un escrito simple de carácter personal, o hacerlo constar en alguno de los documentos públicos que para este propósito determine la Secretaría de Salud.

Desafortunadamente, muchas personas perderán la vida antes de haber manifestado su voluntad en cuanto a la disposición de su cuerpo, razón por la cual se incluye el supuesto de que cuando no se cuente con algún documento que manifieste la voluntad de la persona fallecida, la Secretaría de Salud se encargará de informar a los familiares sobre las ventajas de la donación de órganos.

Es importante que se informe a los familiares de las ventajas, ya que con una buena campaña de difusión y explicando de forma sensible a las familias que han perdido un familiar, se podrá facilitar que se brinde el consentimiento para disponer de los órganos de su ser querido.

En estos casos específicos, en los que no se cuente con algún documento, para que se pueda proceder a la donación será necesario que se obtenga el consentimiento de alguna de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante; conforme a la prelación señalada.

Por lo tanto, se modifica el artículo 324 de la Ley General de Salud para quedar de la siguiente manera:

REDACCIÓN ACTUAL

INICIATIVA

ARTÍCULO 324.- Habrá consentimiento tácito del donante cuando no haya manifestado su negativa a que su cuerpo o componentes sean utilizados para trasplantes, siempre y cuando se obtenga también el consentimiento de alguna de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante; conforme a la prelación señalada. El escrito por el que la persona exprese no ser donador, podrá ser privado o público, y deberá estar firmado por éste, o bien, la negativa expresa podrá constar en alguno de los documentos públicos que para este propósito determine la Secretaría de Salud en coordinación con otras autoridades competentes. Las disposiciones reglamentarias determinarán la forma para obtener dicho consentimiento.

Artículo 324.-

Para proceder a la donación de órganos o tejidos, la persona donante debe haber manifestado a través de un documento firmado y avalado por la Secretaría de Salud o a través de cualquier otra identificación que para este fin determine la ley su deseo de donar. En estos casos no será necesario el consentimiento de los familiares.

En el caso de las personas que no desean convertirse en donadores, podrán manifestarlo por medio de un escrito simple de carácter personalísimo, o hacerlo constar en alguno de los documentos públicos que para este propósito determine la Secretaría de Salud.

Cuando no se cuente con algún documento que manifieste la voluntad de la persona fallecida, la Secretaría de Salud se encargará de informar a los familiares sobre las ventajas de la donación de órganos. Se podrá proceder a la donación siempre y cuando se obtenga el consentimiento de alguna de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante; conforme a la prelación señalada.

La Secretaría de Salud deberá garantizar que la población esté plenamente informada acerca de los beneficios de la donación de órganos y facilitar los mecanismos para que puedan manifestar su disposición u oposición a donar sus órganos.


Esta modificación en el artículo permitiría que se pudieran poner a disposición de médicos y hospitales una mayor cantidad de órganos, lo cual permitiría salvar miles de vidas.

En  los muchos foros en los que he participado en relación con el tema de la insuficiencia renal,  expertos nefrólogos me han manifestado su preocupación por incentivar la donación cadavérica, específicamente en lo que respecta a donación de riñones, ya que debido a las características de la población mexicana, que tiene un alto índice de hipertensión y diabetes, se coloca a los familiares donadores en un riesgo innecesario que podría subsanarse si se puede disponer a partir de la donación después de la muerte.

Esta modificación busca atender esta demanda de médicos y pacientes, pero siempre atendiendo a los principios de derechos humanos, por lo que la Secretaría de Salud tendrá que garantizar que la población esté plenamente informada acerca de los alcances de la donación de órganos y de que disponga de un medio fácil para manifestar su disposición u oposición a donar sus órganos.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO

ARTÍCULO ÚNICO.- Se modifica el artículo 324 de la Ley General de Salud, quedando redactado de la siguiente manera:

Artículo 324.-

Para proceder a la donación de órganos o tejidos, la persona donante debe haber manifestado a través de un documento firmado y avalado por la Secretaría de Salud o a través de cualquier otra identificación que para este fin determine la ley su deseo de donar. En estos casos no será necesario el consentimiento de los familiares.

En el caso de las personas que no desean convertirse en donadores, podrán manifestarlo por medio de un escrito simple de carácter personalísimo, o hacerlo constar en alguno de los documentos públicos que para este propósito determine la Secretaría de Salud.

Cuando no se cuente con algún documento que manifieste la voluntad de la persona fallecida, la Secretaría de Salud se encargará de informar a los familiares sobre las ventajas de la donación de órganos. Se podrá proceder a la donación siempre y cuando se obtenga el consentimiento de alguna de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante; conforme a la prelación señalada.

La Secretaría de Salud deberá garantizar que la población esté plenamente informada acerca de los beneficios de la donación de órganos y facilitar los mecanismos para que puedan manifestar su disposición u oposición a donar sus órganos.

Transitorio

ÚNICO.-El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República, a los 24 días del mes de septiembre de 2015.

Suscribe,