+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

Del Dip. Jesús Valdés Palazuelos, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta al titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social a definir en el catálogo de las actividades que integran los sectores agrícola, forestal, de aserradero, silvícola, de caza y pesca, cuáles actividades son peligrosas o insalubres y cuáles no lo son, a efecto de que los jornaleros agrícolas mayores de 15 y menores de 18 años de edad puedan trabajar en labores no peligrosas o insalubres en los campos agrícolas.

SE TURNÓ A LA TERCERA COMISIÓN.


Proposición con Punto de Acuerdo por el que se exhorta al Titular de las Secretaría de Trabajo y Previsión Social a que defina dentro del catálogo de las actividades que integran los sectores agrícola, forestal, de  aserradero, silvícola, de caza y pesca, cuáles actividades son peligrosas o insalubres y cuáles no lo son, a efecto de que los jornaleros agrícolas mayores de 15 y menores de 18 años de edad puedan trabajar en labores no peligrosas o insalubres en los campos agrícolas; y, a la Titular de la Secretaría de Desarrollo Social a que  salvaguarde los derechos humanos de niños y adolescentes que han dejado de laborar como jornaleros,mediante una estrategia de atención especial y focalizada que facilite el acceso a los servicios básicos de educación y salud, así como apoyos monetarios suficientes para que los jóvenes tengan medios para continuar su formación escolar y al mismo tiempo satisfacer sus necesidades básicas y las de sus dependientes económicos. 

El que suscribe, Diputado Jesús Valdés Palazuelos, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, y de conformidad con lo previsto en los artículos 78 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 42 numeral 1, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, y 58, 59 y 60 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a consideración de esta Honorable Asamblea proposición con Punto de Acuerdo, con base en los siguientes:

CONSIDERANDOS

En México, cada año, aproximadamente 3.28 millones de jornaleros agrícolas emigran de  comunidades rurales de muy alta y alta marginación a Sonora, Sinaloa, Baja California y Tamaulipas, con la finalidad de trabajar entre 6 y 8 meses del año.

Esta población jornalera, generalmente se desplaza en compañía de toda su familia, ya sea porque en la comunidad de origen no cuentan con medios ni personas para el cuidado de los niños, jóvenes y adultos mayores; o bien, porque varios de los miembros de la familialaboran en los campos para completar el ingreso familiarcon el propósito de que, una vez terminado el ciclo agrícola, puedan vivir los restantesmeses del año.

Ahora bien, las recientes reformas a la Ley Federal del Trabajo, aprobadas por el Congreso de la Unión el 30 de abril de 2015, que entraron en vigor el 13 de junio pasado, establecen, en concordancia con los convenios de la Organización Internacional del Trabajo,ratificados por México, que no se pueden contratar jornaleros agrícolas que no cuenten con la educación básica completa si se trata de mayores de 15 y menores de 18 años de edad, debido a que la Ley en su Artículo 176 establece que la agricultura es una labor peligrosa o insalubre.

Artículo 176.- ….

  1. ….
  2.  
  1. Labores:
  2.  

….

….

….

….

…..

….

….

….

8. Agrícolas, forestales, de aserradero, silvícolas, de caza y pesca.

Lo cierto es que al momento de aprobar la reformacientos de jóvenes mayores de 15 y menores de 18 años de edad ya se encontraban trabajando en los campos agrícolas, porque tienen a su cargo mujer e hijos a quienes deben proveer un sustento.

La Ley Federal del Trabajo sólo enumera las labores que se consideran peligrosas o insalubres, sin hacer distinciones entre aquellas que son numerosas y diversas como es el caso de las actividades agrícolas, que van desde la preparación del terreno hasta la cosecha y el empaque del cultivo,

En tanto que el Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo, define en su artículo 3, fracción VI, las Condiciones Peligrosas.

Condiciones Peligrosas: Aquellas características inherentes a las instalaciones, procesos, maquinaria, equipo, herramientas y materiales, que pueden poner en Riesgo la salud, la integridad física o la vida de los trabajadores, o dañarlas instalaciones del Centro de Trabajo.

Es más, la Norma Oficial Mexicana que regula la seguridad de las actividades agrícolas (NOM-007-STPS-2000, Actividades agrícolas-Instalaciones, maquinaria, equipo y herramientas-Condiciones de Seguridad), tampoco distingue cuáles labores son peligrosas o insalubres y cuáles no.

Por ello consideramos necesario que las autoridades responsables de la seguridad en el trabajo, la salud y la agricultura, definan un catálogo de actividades peligrosas o insalubres, para poder establecer en cuáles sí pueden trabajar los jóvenes jornaleros agrícolas sin poner en riesgo su integridad física, su salud e incluso su vida. Una vez establecido el catálogo, dichas autoridades deberán expedir un instrumento de tipo administrativo que contengan los lineamientos que hagan posible la incorporación y reincorporación de jornaleros mayores de 15 y menores de 18 años de edad a las labores agrícolas.

Queremos destacar que entre las labores agrícolas hay tareas que no pueden considerarse como "peligrosas o insalubres" ysí pueden realizar los mayores de 15 y menores de 18 años de edad;éstas son principalmente labores manuales con herramientas mínimasque van desde la siembra directa, siembra en charolas, poner estacón, regar por gravedad, mantenimiento de riego por goteo, transplante de plantas, poner hilo, poner ganchos, poner anillos, amarres, acomodo de plantas, desbrotes, podas, cosecha, selección de productos, empaque, palletizado, retirar estacón, retirar soca, quitar ganchos, quitar acolchados, quitar cintas, levantar mallas e hilar ganchos entre muchas otras, dependiendo del tipo de cultivo y si éste se hace a campo abierto o en invernadero; igual si el empaque se hace en el campo o en una instalación de empaque.

Bajo ninguna circunstancia se debe permitir a estos jóvenes preparar terrenos o ponercinta de goteo o acolchados, cuando se maneje maquinaria pesada, como tampoco manipular productos químicos usados para combatir las malas hierbas, las plagas y las enfermedades de los cultivos.

Es importante garantizar los derechos de niños y adolescentes en cada etapa de su vida, pero no se debe dejar de reconocer que los jornaleros dejan sus comunidades debido a que viven en pobreza extrema por falta de empleo y medios para producir, además de carecer de servicios de salud y educación básica. Por lo anterior, es que sus familias califican para programas como PROSPERA; sin embargo, debido a su constante movilidad pierden derechos por la falta de corresponsabilidad con el programa. De tal suerte que su mejor alternativa sigue siendo trabajar en los campos agrícolas para su sustento.

Del total de jornaleros agrícolas, se calcula que el 36.6% tiene 15 años y el 32.7% está entre los 16 y 30 años de edad. Datos de la ENOE indican que del total de la Población Económicamente Activa Ocupada, el 2.4% son jóvenes entre 15 y 17 años de edad. Del total de jóvenes ocupados entre 15 y 17 años, el 3.7% están ocupados en la rama agropecuaria y pese a su juventud, 9% de ellos está casado o vive en unión libre y 5% ya tiene un hijo a su cargo. El 52.75% de estos jóvenes trabaja jornadas menores a 34 horas semanales y sólo el 58% cursó estudios de secundaria, hay un 28% que estudió hasta el nivel primaria, el 0.1% tiene carrera técnica y los demás, o sea, el 13.9% no tiene instrucción o cursó preescolar. De tal manera que prácticamente hay un 42% de jóvenes jornaleros entre 15 y 17 años que no han terminado la educación básica.  

Con estos datos es difícil cumplir con las recientes reformas a la Ley Federal del Trabajo y al mismo tiempo dar plena satisfacción a los derechos humanos y económicos de las personas. La educación básica de los jornaleros agrícolas no se dará de manera automática,ya que precisamente trabajan porque no han tenidorecursos para estudiar y dedicarse a actividades propias de su edad.

A partir de la entrada en vigor de las reformas, los jóvenes mayores de 15 y menores de 18 años de edad ya no pueden trabajar en los campos agrícolas, agravando su condición de precariedad y pobreza alimentaria; más aún cuando se da la circunstancia de que muchos de ellos ya son padres de familia.

El problema es tambiénpara los jóvenes que acompañan a sus padres, porque justamente estos no tienen recursos para subsistir, mucho menos para sufragar los gastos escolares. Para este tipo de familias es casi imposible destinar parte de sus ingresos a la educación de los jóvenes que ya no podrán trabajar, pues esto mermaría el dinero que tienen para subsistir el resto del año.

En estas condiciones, se necesitan alternativas de política social para atender a esta población flotante y evitar que los jóvenes caigan presas de vicios, de la mendicidad o de medios de vida ilegales.

En tanto no se reforme de nuevo la Ley Federal del Trabajo, para dejar a salvo las labores no peligrosas o insalubres que pueden realizar los jornaleros mayores de 15 y menores de 18 años de edad, que no tienen la educación básica completa,se hace necesaria una estrategia especial y focalizada de la Secretaría de Desarrollo Social, para que a través de  programas presupuestarios se provean los apoyos monetarios suficientes para que los jóvenes tengan medios para continuar estudiando y, al mismo tiempo, satisfacer sus necesidades básicas y las de sus dependientes económicos. 

Por las consideraciones anteriormente expuestas someto a esta soberanía la siguiente proposición con Punto de Acuerdo.-

PRIMERO.-Se exhorta a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, para que en coordinación con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y la Secretaría de Salud, definan dentro del catálogo de las actividades que integran los sectores agrícolas, forestal, de  aserradero, silvícolas, de caza y pesca, cuáles labores son peligrosas o insalubres, y cuáles no lo son, a efecto de que se brinde oportunidad a los jóvenes mayores de 15 y los que no han cumplido los 18 años de edad, de continuar laborando en estas actividades y poder contribuir al gasto familiar, sin menoscabo de continuar con su educación básica.

SEGUNDO.-Se exhorta a la Titular de la Secretaría de Desarrollo Social para que salvaguarde los derechos humanos de niños y adolescentes que han dejado de trabajar  en los campos agrícolas de los estados de Sonora, Sinaloa, Baja California y Tamaulipas como jornaleros, a través de una estrategia de atención especial y focalizada para que cuenten con los apoyos monetarios suficientes para que los jóvenes tengan medios para completar su educación básica y, al mismo tiempo, satisfacer sus necesidades primordiales y las de sus dependientes económicos.

Información obtenida a partir de los microdatos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI,  para el primer trimestre de 2015.