+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

Del Sen. Miguel Romo Medina, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta al titular de la Secretaría de Salud, al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a la Presidenta de Instituto Nacional de la Mujer a emprender acciones para prevenir y erradicar la violencia obstétrica.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE SALUD.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA AL TITULAR DE LA SECRETARIA DE SALUD, AL PRESIDENTE DE LA COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS Y A LA PRESIDENTA DE INSTITUTO NACIONAL DE LA MUJER A EMPRENDER ACCIONES PARA PREVENIR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA.

El que suscribe, MIGUEL ROMO MEDINA, Senador de la República de la LXII Legislatura e integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 67 numeral 1 inciso b) de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, así como en lo dispuesto por los artículos 8, numeral 1, fracción II, y el artículo 276 del Reglamento del Senado de la República, somete a la consideración del Pleno de esta Soberanía el presente Punto de Acuerdo por el que se exhorta al Titular de la Secretaria de Salud al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a la Presidenta de Instituto Nacional de la Mujer a emprender acciones para prevenir y erradicar la violencia obstétrica al tenor de los siguientes:

antecedentes

El Estado mexicano, al igual que el bloque internacional de naciones, ha trabajado y continua trabajando en la consolidación de una sociedad plural que reconozca la diferencia y la variedad de subjetividades, la cuales necesitan del reconocimiento y garantía de sus derechos fundamentales. Bajo esta tesitura, encontramos a las mujeres, que a través de los cambios legislativos nacionales, los instrumentos internacionales y principalmente por los movimientos sociales orquestados por ellas mismas, han logrado cambiar el paradigma social por medio de su empoderamiento y la búsqueda de la efectiva procuración  de sus derechos.

Las problemáticas sociales basadas en la discriminación de género, pueden llevar a causar escenas que den como consecuencia conductas o acciones violentas que transgredan la integridad física y psicológica de la mujer por su sola condición fisiológica.

Uno de estos casos de discriminación, que desemboca en conductas violentas contra la mujer, lo encontramos por parte del sector institucional de la salud, debido a su percepción sobre la fecundidad y la maternidad, lo que desafortunadamente en algunas ocasiones se materializa en una inadecuada praxis médica por parte de los operarios médicos obstetras durante el periodo de parto, a lo cual se le llama violencia obstétrica.

El Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV) define a la violencia obstétrica como “[…] el maltrato que sufre la mujer embarazada al ser juzgada, atemorizada, vejada, lastimada física y emocionalmente, también se incluye el no ser respetada en sus decisiones […]” [1]

En el mismo sentido, el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) determina que la este tipo de violencia se determina como una “[…] violación de los derechos humanos y reproductivos de las mujeres va desde regaños, burlas, ironías, insultos, amenazas, humillaciones, manipulación de la información y negación al tratamiento […]” [2]

La violencia obstétrica es reflejo de una ideologización de conceptos determinados y saberes técnicos, que se asumen como comunes y propios, pero que en realidad afectan de forma visible la integridad de la mujer y a sus derechos reproductivos. Este tipo de violencia es ejercido por parte del sector de la salud tanto público como privado durante el embarazo, parto y puerperio.

En el ámbito académico y  de las asociaciones civiles, organizaciones  como CISAV y GIRE han tenido a bien informar y estudiar sobre esta problemática social, y precisamente esta diversidad y profundidad en la información nos permite observar de manera paralela la forma en la que en el  marco normativo global se han generado diversos instrumentos Internacionales que ya referencian y vinculan a los Estados a adoptar las medidas necesarias para eliminar prácticas que violenten la dignidad de las mujeres, entre ellas la violencia obstétrica.

Dentro de las instrumentos Internacionales que establecen normas tendientes a proteger la dignidad y los derechos de la mujer encontramos a la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará) que establece los parámetros para la elaboración de protocolos de actuación por parte de los Estados miembros, para eliminar la violencia hacia la mujer dentro de las filas de lo institucional y de lo social; es decir de lo público y lo privado.

En su caso, la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) establece la importancia de reconocer la igualdad entre el hombre y la mujer, acortando las diferencias en cuanto oportunidades y el trato equilibrado apelando a la justicia social y al reconocimiento de los derechos humanos.

En cuanto a lo que refiere a la violencia obstétrica, dentro de la CEDAW destaca en su articulado el siguiente:

Artículo 12.

1. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera de la atención médica a fin de asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, el acceso a servicios de atención médica, inclusive los que se refieren a la planificación de la familia.

2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 1 supra, los Estados Partes garantizarán a la mujer servicios apropiados en relación con el embarazo, el parto y el período posterior al parto, proporcionando servicios gratuitos cuando fuere necesario, y le asegurarán una nutrición adecuada durante el embarazo y la lactancia.

Asimismo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha realizado diversos pronunciamientos sobre el servicio de atención medico obstetra, recomendado que, este tipo de atención médica, debe tener una perspectiva de género que humanice la praxis técnico profesional a fin de cuidar y proteger la dignidad de las mujeres.

Por su parte, la UNESCO ha realizado importantes investigaciones de corte teórico-pragmáticas en relación a la violencia obstétrica dentro del entorno sociocultural de América Latina. Haciendo un análisis-crítico de la construcción de la concepción moderna de la medicina ante las prácticas comunes de los pobladores latinoamericanos, la dinámica entre ambas y, las deficiencias en las cuales ha caído el conocimiento medico moderno un proceso de deshumanización. [3]

Dentro del sistema jurídico mexicano podemos encontrar en la actualidad una serie de cuerpos normativos que regulan el servicio médico obstetra.  Una de ellas es La Ley General de Salud en su Capítulo V del Título Tercero establece una serie de disposiciones en cuanto a la atención materno-infantil, destacando su artículo 61 Bis, el cual establece lo siguiente:

Toda mujer embarazada, tiene el derecho a obtener servicios de salud en los términos a que se refiere el Capítulo IV del Título Tercero de esta Ley, y con estricto apego de sus derechos humanos.

También encontramos la NOM-007-SSA2-1993, que define a la atención medico obstetra como una servicio de salud, y establece la reglamentación en cuanto a los procedimientos  técnicos-metodológicos para el apropiado servicio médico de esta materia.

En la LXII Legislatura del Congreso de la Unión hemospropuesto y aprobado en los últimos meses una serie de iniciativas que conceptualizan y sancionan a la violencia obstétrica, reformando diversos ordenamientos legales tales como: la Ley General de la Salud y la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

La supervisión de la correcta atención obstétrica en nuestro país si bien encuentra una plena correspondencia con las facultades de la Secretaría de Salud, debe de ser entendida como una acción que puede ser atendida en diferentes vertientes al reconocerse como una problemática de género que vulnera los derechos humanos establecidos en  nuestra Carta Magna.

La correcta aplicación del marco Jurídico que en estos momentos se está gestando por parte del Poder Legislativo sólo puede ser correctamente atendido si contamos con una sociedad informada sobre la igualdad y no discriminación de género, así como también, el pleno reconocimiento de aquellas acciones que son propias de la violencia obstétrica no sólo para ser reconocidas en caso de padecerlas sino además para que se evite su realización por negligencia y desconocimiento.

Por lo anteriormente expuesto, se solicita a esta Soberanía sea aprobado la siguiente:

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO

Primero.- Se exhorta respetuosamente al Titular de la Secretaria de Salud para que conforme a sus atribuciones legales, realice en coordinación con el Instituto Nacional de la Mujer y la Comisión Nacional de los Derechos humanos, campañas de capacitación dirigidas al personal de las diferentes Instituciones dedicadas al cuidado de la salud, con el objeto de concientizar y sensibilizar al respecto de la atención obstétrica conforme a la perspectiva de género y el respeto a la dignidad y los derechos fundamentales de la mujer

Segundo.-.  Se exhorta  respetuosamente al Titular de la Secretaria de Salud, al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a la Presidenta de Instituto Nacional de la Mujer a realizar una campaña de promoción, a fin de que  las mujeres víctimas de daños psicológicos a causa de violencia obstétrica  interpongan quejas y denuncias ante las autoridades correspondientes.

MIGUEL ROMO MEDINA

Senador de la República

Fuentes:

Castellanos, Alin, “Centro de Investigación Social Avanzada”, ¿Sabes en qué consiste la violencia obstétrica?, Consultado en la página web: http://cisav.mx/violencia-obstetrica/, en fecha 15/09/2014.

F. Belli, Laura, “Revista Red/bioética UNESCO”, La violencia obstétrica: otra forma de violación a los derechos humanos, Año 4, Publicación Enero – Junio 2013,  Consultado en página web: http://www.unesco.org.uy/shs/red-bioetica/fileadmin/shs/redbioetica/Revista_7/Art2-BelliR7.pdf, en fecha 15/09/2014.

Facio Motejo, Alda, Cuando el Género suena cambios trae (una metodología para el análisis de género del fenómeno legal), San José, ILANUD, 1992.

Grupo de Información en Reproducción Elegida, Consultado en la página web: http://www.gire.org.mx/nuestros-temas/violencia-obstetrica en fecha 15/09/2014.

Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará)

Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, Consultada en la página web: http://ensanut.insp.mx/doctos/FactSheet_ResultadosNacionales14Nov.pdf.

Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW)


[1]Alin Castellanos, “Centro de Investigacion Social Avanzada”, ¿Sabes en qué consiste la violencia obstétrica?, Consultado en la página web: http://cisav.mx/violencia-obstetrica/, en fecha 15/09/2014.

[2] Grupo de Información en Reproducción Elegida, Consultado en la pagina web: http://www.gire.org.mx/nuestros-temas/violencia-obstetrica en fecha 15/09/2014.

[3] Laura F. Belli, “Revista Red/bioética UNESCO”, La violencia obstétrica: otra forma de violación a los derechos humanos, Año 4, Publicación Enero – Junio 2013,  Consultado en página web: http://www.unesco.org.uy/shs/red-bioetica/fileadmin/shs/redbioetica/Revista_7/Art2-BelliR7.pdf, en fecha 15/09/2014.