+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Dictámenes a Discusión y Votación

De las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores y de Relaciones Exteriores, Organismos Internacionales, el que contiene punto de acuerdo por el que se ratifica el nombramiento del ciudadano Dionisio Arturo Pérez Jácome Friscione, como Representante Permanente de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, con sede en París, Francia.

INTERVINO LA SEN. GABRIELA CUEVAS BARRÓN, POR LAS COMISIONES, PARA PRESENTAR EL DICTAMEN.
FUE APROBADO. LOS FUNCIONARIOS RINDIERON SU PROTESTA DE LEY.


HONORABLE ASAMBLEA

Con fecha 23 de abril de  2013, la Mesa Directiva de esta H. Cámara de Senadores  turnó a las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores y de Relaciones Exteriores, Organismos Internacionales, para su estudio y elaboración del dictamen correspondiente, el expediente relativo al nombramiento que el Presidente de la República, en uso de las facultades que le confiere la Fracción III del Artículo 89 constitucional, hace a favor del ciudadano Dionisio Arturo Pérez Jácome Friscione, como Representante Permanente de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Las Comisiones que suscriben, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 94 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, así como por los artículos 239 fracción IV, 240 numeral 1, 242, 243 y demás aplicables del Reglamento del Senado de la República, someten a la consideración de esta Soberanía el presente dictamen al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

1. Después de haber analizado el nombramiento sujeto a dictamen, así como los documentos que integran el respectivo expediente, estas Comisiones señalan que, de acuerdo con la copia del acta de nacimiento presentada, el ciudadano Dionisio Arturo Pérez Jácome Friscione, nació en Jalapa, Veracruz el 23 de mayo de 1967. En tal virtud, reúne los requisitos de nacimiento y edad mínima requeridos para el cargo al que fue designado y, de igual manera, que está en pleno goce de sus derechos civiles y políticos según lo establecido en el Artículo 20 de la Ley del Servicio Exterior Mexicano.

En el perfil curricular que la Secretaría de Gobernación envió a esta Soberanía se asume que el C. Arturo Pérez Jácome Friscione es Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México; cuenta con una Maestría en Negocios Internacionales por el mismo Instituto y una Maestría en Políticas Públicas en la Universidad de Harvard.

El C. Arturo Pérez Jácome Friscione ha desempeñado los siguientes cargos en el ámbito público:

  • 2011-2012 Secretario de Comunicaciones y Transportes.
  • 2008-2011 Subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
  • 2006-2008 Coordinador de Asesores de la Oficina de la Presidencia de la República.
  • 2000-2005 Presidente de la Comisión Reguladora de Energía.
  • 1999-2000 Director Ejecutivo del Comité Directivo Gubernamental para la Capitalización de las Empresas Paraestatales Petroquímicas no básicas de la Secretaría de Energía.
  • 1997-2000 Jefe de la Unidad de Promoción de Inversiones de la Secretaría de Energía.
  • 1995-1997 Asesor de Política Social de la Oficina de la Presidencia.
  • 1991-1992 Consejero Agropecuario y Forestal de México en Canadá, dependiente de la Secretaría de Agricultura.
  • 1991 Tercer Secretario adscrito a la Embajada de México en Canadá.

En el ámbito privado, ha desempeñado los siguientes cargos:

  • 2006 Socio Director de la Oficina en México de Mercer Management Consulting.
  • 1994 y 1990 Asociado de Consultores en Decisiones Gubernamentales
  • Asesor Económico de la Mexico-US Chamber of Commerce.

2. En la carpeta de trabajo que remite el C. Dionisio Arturo Pérez Jácome Friscione, se dan a conocer aspectos relacionados con las implicaciones del ingreso de México en 1994 a la OCDE, así como de los compromisos derivados de nuestra pertenencia a dicha Organización.

Señala el documento que el ingreso de México a este foro compromete al país, al igual que al resto de los miembros, a mantener el grado de liberalización que se ha alcanzado en la economía y a avanzar en este proceso. Ello se refleja en dos instrumentos jurídicamente vinculantes: los Códigos de Liberalización de Movimientos de Capital, y de Operaciones Corrientes Invisibles.

El objetivo de estos instrumentos es continuar los esfuerzos de la Organización para reducir o suprimir los obstáculos a los intercambios de bienes y servicios y a los pagos corrientes, y por mantener y ampliar la liberalización de los movimientos de capitales. Los principios que rigen a ambos códigos son los mismos: trato nacional y no discriminatorio, así como liberalización progresiva.

De acuerdo a la información proporcionada, el avance y cumplimiento de los compromisos de liberalización asumidos por México dependen de que las condiciones económicas, políticas, sociales y jurídicas del país así lo permitan. Lo que no implica que se tengan que armonizar las políticas de México con los demás países miembros ni que exista, en éste u otros ámbitos, una posición de bloque obligatoria, ya que cada país es libre de adoptar la posición individual que más le convenga de acuerdo a sus principios e intereses y asociarse con grupos regionales y posiciones afines en la forma en que cada uno juzgue pertinente.

Estima el citado documento que México obtiene importantes beneficios de su membrecía en la OCDE, ya que la interacción con los demás países miembros, los procesos de evaluación mutua y análisis comparativo y la divulgación transparente de sus indicadores, redunda positivamente en la percepción de los mercados, en la clasificación de nuestra deuda y en la atracción de Inversión Extranjera Directa.

Asimismo, se señala que la participación de México en la Organización le ha permitido promover mejoras en los marcos regulatorios y en la aplicación de políticas públicas en diversas áreas de acción, entre las que destacan: competencia, ciencia y tecnología, desarrollo territorial, administración tributaria, salud, educación, combate a la corrupción y lavado de dinero.

Algunos de los resultados concretos del fortalecimiento institucional que ejemplifica cómo México se ha beneficiado de los insumos analíticos y mejores prácticas de los países miembros de la OCDE, incluyen: la creación de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria; la fundación del Instituto Nacional para Evaluación de la Educación y el enfoque de calidad en la educación; la reforma constitucional en materia de gasto público y fiscalización; y la promulgación de la Ley Federal Anticorrupción.

En tanto que, como resultados de la participación de México en la OCDE se señala que ésta ha contribuido ha contribuido al establecimiento de estrategias y planes de acción con alcance global para el desarrollo de nuevos paradigmas en asuntos tales como: salud pública (uso eficiente de recursos públicos, estilos de vida saludable, prevención de enfermedades y reducción de gastos); educación (crisis económica y el presupuesto educativo, nuevos enfoques educativos y la formación del profesorado y la mejora en la calidad de la enseñanza); gobernanza (estructuras de gobierno abierto, transparente e innovador en el contexto de la crisis financiera y económica); política social (políticas dirigidas a la familia y la infancia con énfasis en la recuperación económica); empleo (crecimiento, innovación y desarrollo de capacidades); crecimiento verde y empoderamiento económico de las mujeres.

La membresía de México en la OCDE conlleva el acceso de nuestro país a la coordinación y el intercambio de experiencias sobre las mejores prácticas de políticas públicas, con base en rigurosos análisis y, en consecuencia, recomendaciones sólidamente sustentadas.

Se establece que la participación de México en la agenda ambiental de la OCDE ha buscado: a) asegurar el aprovechamiento de los recursos de la Organización en el diseño de las políticas públicas de nuestro interés; b) propiciar que las prioridades del gobierno mexicano se vean reflejadas en las políticas y programas de la OCDE y, c) aprovechar las experiencias hacia la integración de políticas (transversalidad de las políticas públicas).

En particular, México ha colaborado en la Estrategia de Crecimiento Verde de la OCDE, la Plataforma de Conocimiento de Crecimiento Verde (GGKP, por sus siglas en inglés), la Tercera Evaluación de Desempeño Ambiental y la Prospectiva Ambiental de la OCDE al 2050.

En materia de buen gobierno, México ha participado en diversos trabajos, principalmente en: presupuesto público (en 2008-2009, por solicitud de México, se llevó a cabo el análisis de su presupuesto, identificando retos en la definición de funciones y responsabilidades que corresponden a cada una de las instituciones); Centros de Gobierno (México presidió la reunión de la Red de Altos Funcionarios de los Centros de Gobierno en el año 2008); y Política Regulatoria (el programa de manifestación de impacto regulatorio de México es reconocido como uno de los más avanzados de la OCDE).

Por otra parte, se menciona en el citado documento que México le ha dado especial seguimiento a los trabajos de la OCDE sobre desarrollo territorial, ya que a través de las recomendaciones que hace, se han podido hacer adecuaciones a las políticas territoriales que se reflejan en el “Programas de Desarrollo Urbano y de Ordenación del Territorio”, del “Plan Nacional de Desarrollo 2001 – 2006 y 2007-2012”, cuya finalidad es dar un mayor impulso a proyectos que vinculan la creación de empresas para promover el desarrollo de las economías regionales, fomentando la administración sustentable de los recursos naturales.

En lo que respecta al tema de agricultura y cambio climático, México se ha sumado a la iniciativa de varios países de proponer al Secretariado no sólo estudiar el tema de mitigación, sino incluir también adaptación en busca de un balance en estos temas. México apoya la continuidad del estudio de administración de riesgos para afrontar riesgos catastróficos (epidemias, sequías e inundaciones).

Se destaca la cooperación entre México y la OCDE en el diseño políticas de la gestión del gasto público. En este sentido, en México se desarrollaron reformas institucionales con el propósito de dinamizar y fortalecer el quehacer gubernamental. Así, en mayo de 2008 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma constitucional en materia de gasto público y fiscalización, la cual forma parte de la Reforma Hacendaria por los que Menos Tienen (aprobada por el H. Congreso de la Unión en 2007).

También se subraya que la participación de México en el Comité de Inversión tiene como objetivo fortalecer sus políticas de atracción de la inversión. Nuestra participación ha coadyuvado a la creación de un entorno favorable y atractivo a la inversión internacional en el país; ha facilitado la apertura de los mercados de nuestros principales socios comerciales en favor de los inversionistas mexicanos; nos ha colocado en una posición negociadora estratégica frente a los países exportadores de capital; ha fomentado el diálogo con los diversos actores involucrados en los asuntos de inversión, y se ha fortalecido la posición de México en la Organización.

México apoya consistentemente los trabajos de la OCDE sobre competencia, puesto que generan un alto valor agregado para las autoridades; también se ha participado como examinador en el capítulo de competencia de varios estudios sobre reforma regulatoria en países miembros, así como ponente en los foros globales. La Comisión Federal de Competencia (CFC) ha mantenido una participación activa al más alto nivel en este comité y trabaja en constante coordinación con la OCDE, lo que ha contribuido a identificar las áreas con potencial de mejora que han contribuido a validar las propuestas de reformas a la Ley de Competencia.

México ha tenido un papel fundamental en el tema de Salud. Ello se refleja de varias formas: 1) El Secretario Julio Frenk presidió la reunión ministerial que lanzó el Grupo; 2) Eduardo González Pier, Director General SSA, fue Vicepresidente y miembro activo del Buró del GS; 3) México contribuyó regularmente con importantes contribuciones voluntarias para sostener el GS; 4) El sistemas de salud de México fue evaluado en 2005.

En cuanto al perfil de México en materia de empleo, problemas sociales, de integración a la mujer y de migración, se señala que nuestro país se distingue del país típico-OCDE, que por lo general es europeo. Ello en parte explica que México no siempre mantenga una posición de alto  perfil en los trabajos de la OCDE y que esta posición sea fluctuante e irregular.

Asimismo, la carpeta remitida por el C. Dionisio Arturo Pérez Jácome Friscione, señala que para México, es prioritario mejorar la calidad de los servicios educativos, incrementar los niveles de logro académico y reducir las tasas de deserción. Con el propósito de abordar estos temas, el gobierno mexicano a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP) estableció indicadores de mejora para el aprendizaje de los alumnos tal como son medidos por la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) y el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE (PISA, por sus siglas en inglés). Para impulsar el proceso de reforma educativa, el gobierno mexicano estableció en 2008 la Alianza por la Calidad de la Educación con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

En el mismo año, la SEP y la OCDE establecieron el Acuerdo para Mejorar la Calidad de la Educación de las Escuelas en México que complementa y fortalece, desde la perspectiva de la Organización, los 5 ejes de acción de la reforma educativa en nuestro país: I) gestión escolar, II) profesionalización de los maestros, III) incentivos, IV) estímulos, y V) evaluación.

En 2010 se presentaron los resultados del Acuerdo que constan de 15 recomendaciones.  En noviembre de 2011, la SEP acordó con la Organización, revisar los avances alcanzados. Se registraron avances en áreas como formación docente, evaluación, gestión escolar, reformas institucionales y trabajo con los estados mexicanos en la puesta en marcha de las reformas educativas.  En enero de 2012 se presentó el reporte que contiene el análisis de los resultados referidos y los retos que en este proceso aún deben enfrentarse.

Desde 1994, México participa como observador en el Comité de Asistencia al Desarrollo (CAD). Nuestro país ha apoyado indirectamente al CAD jugando un papel constructivo como mediador entre ambos grupos de donantes: tradicionales y emergentes; entre otras formas, introduciendo el concepto de responsabilidades comunes pero diferenciadas, por medio del cual los nuevos cooperantes del Sur asumen abiertamente su compromiso de asistir a países más pobres. Y desde la creación de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), México se ha acercado al CAD para fortalecer las capacidades institucionales y estadísticas de la Agencia, con el fin de reforzar su perfil como oferente de cooperación.

Asimismo, México ha promovido el ingreso de países latinoamericanos al Centro de Desarrollo (Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, República Dominicana y Perú) a fin de promover el diálogo entre la OCDE y la región, particularmente en las siguientes áreas de políticas públicas: a.- empleo formal e informal y protección social; b.- habilidades y desarrollo productivo y; c.- política fiscal para el desarrollo, que forman parte de la “Iniciativa de la OCDE para América Latina y el Caribe”

La información remitida a las Comisiones Dictaminadoras, establece que es preciso reconocer que México participa en la OCDE de manera desigual y que enfrenta el gran reto de lograr un mejor aprovechamiento de su membresía. Hay Comités, grupos de trabajo y foros, en los que la presencia de nuestro país es constante y activa. Hay otros en los que está prácticamente ausente.

Señala el C. Dionisio Arturo Pérez Jácome Friscione que México precisa impulsar la redefinición de temas prioritarios por parte de la organización, buscando propiciar un proceso de transformación sustancial del enfoque tradicional de los trabajos del foro, que permita una mayor orientación hacia una visión más influyente e integral de los principales temas de la agenda nacional e internacional, tanto para los países miembros, como para los que no lo son. Ello conlleva mayores niveles de corresponsabilidad por parte de los países de la OCDE para atender los problemas de desarrollo y una mayor preocupación por mantener un equilibrio adecuado entre el enfoque económico y el social para el tratamiento de los diversos temas que se cubran en la Organización.

Asimismo, se señala que en la actualidad la OCDE cuenta con 34 países miembros: América (4): Canadá, Chile, Estados Unidos y México; Asia y Oceanía (5): Australia, Corea del Sur, Israel, Japón y Nueva Zelanda; Europa (24): Alemania, Austria, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, República Eslovaca, Suecia, Suiza; y Turquía.

3. Las Comisiones de Relaciones Exteriores y de Relaciones Exteriores, Organismos Internacionales, citaron al C. Dionisio Arturo Pérez-Jácome Friscione a una reunión el 24 de abril, con el objeto de analizar el plan de trabajo a implementar en la Representación Permanente de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, el cual consta en forma resumida, de los siguientes puntos:

I. Identificar e impulsar la atención de los temas prioritarios para el Gobierno de México en materia de políticas públicas, en las que existe capacidad institucional para una interacción productiva, y donde el análisis técnico, acervo informativo, e intercambio de mejores prácticas de la OCDE tenga un alto valor agregado para nuestro país.

II. Desarrollar y promover la adopción de un marco de coordinación interno e interinstitucional al interior del Gobierno Federal, que asegure la oportunidad, términos y calidad de los estudios contratados, e incorpore consideraciones adicionales sobre la aplicabilidad de los diagnósticos, así como mayor flexibilidad para realizar la contratación de consultores mexicanos.

III. Incidir en la definición de la agenda de trabajo de la OCDE promoviendo la incorporación de temas y perspectivas afines al nivel de desarrollo de nuestro país, a través de una participación activa y coordinada en el Consejo, como máximo órgano de decisión, así como en los diferentes Comités y Grupos de Trabajo.

IV. Fortalecer el papel de la Representación como vínculo entre la OCDE y el Gobierno de México, dando puntual seguimiento a los trabajos en los diferentes Comités y Grupos de Trabajo, difundiéndolos entre las dependencias del Ejecutivo responsables de los temas que atañen a la Organización, así como la coordinación de la participación de los funcionarios mexicanos provenientes de capital.

V. Incidir en las discusiones sobre el proceso de ampliación de la OCDE, apoyando la estrategia de “socios clave” y atendiendo los criterios de relevancia, beneficio mutuo y una distribución justa y equitativa de los costos de la ampliación. Asimismo, se apoyarán los esfuerzos de nuestro país por servir de contacto y vínculo para promover y facilitar la adhesión a la Organización de otros países de América Latina.

VI. Promover la participación de legisladores mexicanos en el Foro de Parlamentarios de la OCDE. Se fortalecerá la diseminación de estudios y diagnósticos entre legisladores que resulten relevantes para el trabajo de las comisiones técnicas del Congreso, y se propiciará su participación en las reuniones parlamentarias.

VII. Consolidar la homologación y optimización del intercambio de información estadística de México con la OCDE, a través del INEGI, con objeto de centralizar la información y completar la serie de datos estadísticos sobre nuestro país, asegurando su calidad y validez, y permitiendo su comparabilidad con parámetros internacionales y garantizando la actualización oportuna de los indicadores.

VIII. Incrementar la presencia de nacionales mexicanos en puestos permanentes y de adscripción temporal al Secretariado de la OCDE, así como de funcionarios públicos mexicanos en las presidencias y vicepresidencia de sus comités y grupos de trabajo, buscando que la estructura de personal de la Organización refleje adecuadamente la contribución relativa de México al presupuesto regular.

IX. Acercar a los gobiernos subnacionales y otros actores relevantes al trabajo y productos ofrecidos por la OCDE, facilitando los contactos y el aprovechamiento de estudios y diagnósticos en temas de su interés (e.g. en el caso de gobierno subnacionales, los temas de desarrollo territorial, innovación, medio ambiente, educación y gestión pública). Asimismo, contribuir a un mayor conocimiento por parte de académicos, comunicadores, el sector privado, organizaciones sindicales y de la sociedad civil mexicanas, sobre las recomendaciones, estudios y herramientas de diagnóstico desarrolladas por la OCDE.

X. Fortalecer los vínculos de la Representación Permanente con el Centro de la OCDE en México, y promover conjuntamente la diseminación del trabajo de la Organización por medios electrónicos y foros públicos.

XI. Revisar y fortalecer la organización interna y los sistemas administrativos de la Representación.  Asegurar una adecuada distribución de responsabilidades en línea con las capacidades de los funcionarios y empleados locales, garantizando el ejercicio del gasto bajo estrictos criterios de racionalidad y austeridad.

Estos objetivos buscan aprovechar al máximo la membresía de nuestro país en la OCDE y afianzar nuestra presencia e influencia en la Organización, y se enmarcan en tres líneas estratégicas de acción:

1. Reflejar en la agenda de trabajo de la OCDE la perspectiva de México.

  • Para aprovechar plenamente nuestra membresía, resulta necesario fortalecer los vínculos entre los objetivos del Gobierno Federal y las actividades de la OCDE, atendiendo los siguientes criterios: i) que sean temas cuyo tratamiento tenga un valor agregado, ii) que la capacidad institucional del gobierno de México sea adecuada para aprovechar las mejores prácticas y lecciones aprendidas que puede ofrecer la Organización, y, iii) que la capacidad de reacción permita una interacción OCDE-Gobierno de México que resulte adecuada y oportuna.
  • Incidir en el trabajo de los comités:

a)   Apoyando los temas y perspectivas de interés de México, y nuestras prioridades, particularmente en el Comité de Presupuesto;

b)   Favoreciendo una política activa e incluyente para la vinculación con no miembros y;

c)   Facilitando la adopción de una política más activa de México en el tema de la asistencia al desarrollo.

2. Aprovechar la asesoría técnica de la OCDE para mejorar el diseño de las políticas públicas nacionales.

  • Buscar sinergias que permitan mejorar la coordinación interna e intersecretarial para poder dar un seguimiento adecuado a los temas de la OCDE.
  • Establecer un mecanismo eficaz para consensuar una posición única del Gobierno Mexicano, que asegure consistencia en las intervenciones de nuestros delegados en los distintos comités y grupos de trabajo, dada la diversidad de los temas y multiplicidad de los actores gubernamentales que participan,
  • Mejorar los vínculos con los gobiernos estatales, el poder legislativo, las instituciones académicas, los medios de comunicación y otros actores relevantes de la sociedad civil, la comunidad empresarial y las organizaciones sindicales.
  • Incrementar el acercamiento de los gobiernos subnacionales con el trabajo de la OCDE por ejemplo en temas de interés local como  el desarrollo territorial, el impacto de la migración en comunidades, la integración entre regiones, el manejo de recursos hídricos.
  • Construir una relación entre la Organización y las entidades federativas. El papel de la Misión es fundamental en esta tarea: la programación de reuniones entre funcionarios OCDE y comitivas estatales; la diseminación de los foros parlamentarios organizados por la OCDE; la promoción de los estudios sobre colectividades locales, son algunos de los ejemplos del trabajo que es necesario fortalecer.
  • Aprovechar plenamente las herramientas tecnológicas y los foros públicos para que los sectores interesados estén conscientes de los beneficios que pueden obtener de la Organización.
  • Continuar impulsando la Red informal de funcionarios OCDE que trabajan sobre México, o interesados en nuestro país y otra de mexicanos en la OCDE, con el fin de articular de manera más efectiva, todos los trabajos que se llevan a cabo sobre México, y para enriquecer las discusiones sobre nuestro país en el seno de la Organización.
  • Consolidar la plataforma de datos estadísticos y los compromisos de intercambio de información que tiene México a través del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

3. Participar en el proceso de transformación interno de la OCDE

  • México apoya las aspiraciones de Colombia, Costa Rica y Perú, países que a su juicio cumplen con los tres criterios de ingreso adoptados por la Organización:

a)   Relevancia económica global;

b)   Principios compartidos de la economía de mercado, desarrollo sostenible y democracia plural (“likemindedness”) y;

c)   Beneficios mutuos en el intercambio de información sobre políticas públicas y en el diseño de mejores prácticas.

4. Una vez concluido el intercambio de ideas entre el ciudadano designado como Representante Permanente de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y los miembros de las comisiones dictaminadoras, se pudo constatar que el ciudadano Dionisio Arturo Pérez Jácome Friscione reúne las cualidades necesarias para desempeñar eficazmente el cargo para el que fue designado por el Presidente de la República; por lo que sometemos a la consideración de los Senadores integrantes de esta Honorable Asamblea la aprobación del siguiente:

ACUERDO

ÚNICO. La Cámara de Senadores del H. Congreso de la Unión, en ejercicio de la facultad que le confiere la fracción II del artículo 76 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ratifica el nombramiento expedido por el Titular del Poder Ejecutivo Federal a favor del ciudadano Dionisio Arturo Pérez Jácome Friscione, como Representante Permanente de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, con sede en París, Francia.