+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica









De las Senadoras Lisbeth Hernández Lecona, Angélica del Rosario Araujo Lara, Hilda Esthela Flores Escalera, Ivonne Liliana Álvarez García, Lilia Guadalupe Merodio Reza, Juana Leticia Herrera Ale, Margarita Flores Sánchez, Ma. del Rocío Pineda Gochi y Mely Romero Celis, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, la que contiene proyecto de decreto por el que se reforman las fracciones II y IV del artículo 38 de la Ley General de Desarrollo Social.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE DESARROLLO SOCIAL Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA.


Propone reformar el artículo 38 de la Ley General de Desarrollo Social para fomentar la economía solidaria mediante cooperativas agrícolas y la educación de la agricultura familiar.

Para ello incorpora como objeto en el Sistema Nacional de Desarrollo Social que la colaboración entre las dependencias y entidades federativas en la formulación, ejecución e instrumentación de programas, acciones e inversiones en materia de desarrollo social, propiciará mecanismos y herramientas de inclusión entre los tres niveles de gobierno para la consecución de los trabajos planteados, mismos que serán de carácter transversal, integral y concurrente. Asimismo fomentar una educación de agricultura familiar, cooperativas agrícolas y de todos los que tengan relación con el desarrollo social del país.


DE  LAS SENADORAS LISBETH HERNÁNDEZ LECONA, ANGÉLICA DEL ROSARIO ARAUJO LARA, HILDA ESTHELA FLORES ESCALERA, IVONNE LILIANA ÁLVAREZ GARCÍA, LILIA GUADALUPE MERODIO REZA, JUANA LETICIA HERRERA ALE, MARGARITA FLORES SÁNCHEZ, MA. DEL ROCÍO PINEDA GOCHI Y MELY ROMERO CELIS, INTEGRANTES DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL, CON FUNDAMENTO EN LO DISPUESTO POR LOS ARTÍCULOS 71 FRACCIÓN II Y 133 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, 8 NUMERAL 1 FRACCIÓN I, 164 NUMERALES 1 Y 2, 169 Y DEMÁS RELATIVOS Y APLICABLES DEL REGLAMENTO DEL SENADO DE LA REPÚBLICA, SOMETEMOS A CONSIDERACIÓN DEL PLENO LEGISLATIVO INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA EL ARTÍCULO 38 FRACCIONES II y IV DE LA LEY GENERAL DE DESARROLLO SOCIAL, BAJO LAS SIGUIENTES:

G E N E R A L I D A D E S

[1]“Necesitamos nuevas formas de pensamiento para resolver los problemas creados por las antiguas formas de pensamiento”

ALBERT EINSTEIN

Indudablemente que la consecución de toda actividad del gobierno debe estar concatenada con la presencia de todos y cada uno de los sectores de la sociedad, sean públicos, privados y de carácter social, incluyendo a todo órgano de la sociedad y a la académica que son grupos importantes, entre otros, para la ejecución de las tareas a favor de la sociedad. Cuando las actividades se desarrollan de forma integral, concurrente y transversal los resultados tienden a ser eficaces y eficientes, sobre todo cuando el propósito es el de llevar a cabo acciones de desarrollo social para nuestro país.

El término transversal se refiere a la ubicación que se pretende ocupen dentro de los planes y los programas de desarrollo social considerados como socialmente relevante dentro del Sistema Nacional, esto es, es una necesidad que el gobierno federal, estatal y municipal, trabajemos de forma transversal y en equipo, de un modo interdisciplinario, y de manera reiterada, a fin de que los objetivos que nos planteamos para mejorar la calidad de vida y social de las personas tengan un viable funcionamiento de nuestra organización en el país.  Todos y cada uno de los nuevos problemas y demandas que surgen, no  solamente afectan a un solo sector de nuestra población sino al conjunto de la organización, a toda una nación y debemos precisar actuaciones integrales, mediante las cuales nos permitan desenvolvernos en tres grandes rubros, la colaboración, coordinación y cooperación, esto traerá como acto concomitante aprovechar las distintas sinergias de todos los sectores y así, optimizar los recursos existentes y que den mayor calidad al resultado.

De tal forma que el éxito de la mayoría de los programas y actuaciones transversales que se presenten y ejecuten, las fundamentemos y motivemos, más en el sobreesfuerzo y voluntarismo de todos los que de forma incluyente debemos intervenir, convirtiendo nuestro accionar en un buen trabajo transversal beneficioso para quienes han participado en el mismo y para la ciudadanía especialmente.

El desarrollo de esa “cultura diferente” implícita en la idea de “transversalidad” supone intervenir sobre la organización, potenciando valores ligados a la participación, a la coordinación horizontal, al trabajo en equipo y a la interdisciplinaridad.

[2]Tenemos que tener en cuenta que el planteamiento será más potente o más débil en función del nivel de elaboración del discurso que realicemos. Y será más innovador o más continuista, según marque o no puntos de inflexión y reorientaciones respecto de concepciones anteriores. Desde esta perspectiva, no cabe duda que la transversalidad nos reclama una mayor articulación de todos, tanto de la Federación, Estados Y municipios, que reflexionen y actúen sobre las mismas dinámicas de los distintos niveles de población para conseguir objetivos más amplios y rentabilizar todas las posibilidades de la propia nación. En este contexto, se tienen que crear estructuras que permitan absorber los cambios del nuevo paradigma. Los imperativos actuales reclaman exigentemente formas más planas y flexibles, y a eso no se accede sólo con redes dinámicas en las que el flujo de trabajo tenga lugar, sino propiciando “la cultura”, los conocimientos y las compensaciones correspondientes a través de las cuales se origina la verdadera transformación de un país.

E X P O S I C I Ó N     DE    M O T I V O S

I.-  DE LAS ACCIONES TRANSVERSALES, INTEGRALES Y CONCURRENTES.

El Sistema Nacional de Desarrollo Social es un mecanismo e instrumento  permanente de concurrencia, colaboración, coordinación y concertación del Gobierno Federal, de las entidades federativas, de los municipios y de los sectores social y privado, que tiene por objeto integrar su participación en el cumplimiento de los objetivos, estrategias y prioridades de la Política Nacional de Desarrollo Social, así como fomentar la participación de las personas, familias y organizaciones en el desarrollo social, entre otros; inclusive, corresponde a éste mismo dichas actividades a través de la Secretaría de Desarrollo Social con la concurrencia de las dependencias, entidades y organismos federales, de los gobiernos municipales y de las entidades federativas, así como de las agrupaciones civiles y sociales, 

En ese sentido, es necesario asumir un enfoque integral que conjunte los esfuerzos que en materia de desarrollo social llevan a cabo los tres órdenes de gobierno, a fin de salvaguardar el derecho constitucional en materia alimentaria de todas las mexicanas y mexicanos.

[3]Bajo esa perspectiva, las estrategias que se emprendan requieren de acciones transversales, concretas y coordinadas en otros rubros que igualmente inciden en el problema de carencia alimentaria, como son la educación, salud, seguridad social, vivienda e ingreso de las familias, pues en todo caso, el derecho constitucional a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad no se satisface en la distribución de alimentos, sino que requiere de acciones integrales que coadyuven de manera amplia al abatimiento de la pobreza.

[4]Por ello, es necesario contar con mecanismos que permitan, desde una perspectiva ciudadana, dar seguimiento a las acciones que se emprendan en los tres órdenes de gobierno para erradicar el hambre y combatir la pobreza.

[5]Ahora bien, en los estudios y diagnósticos elaborados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, la población objetivo de los programas de desarrollo social para abatir y erradicar el hambre se conforman por aquellas personas que se encuentran en situación de pobreza extrema y presentan carencias de acceso a la alimentación, cuya contabilización se encuentra en permanente actualización por parte de las instancias competentes, por lo que, es uno de los objetivos fundamentales de cualquier gobierno el de garantizar el acceso al derecho universal de la alimentación y, por ello, es preciso que los recursos y programas que se implemente por conducto del Estado lleguen de manera directa y sin condicionante alguna a la población.

[6]Recordemos que el firme propósito del Gobierno de la República actual es dar resultados en el corto plazo para garantizar a la población el derecho a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, a través de acciones coordinadas, eficaces, eficientes y transparentes con un alto contenido de participación social; siendo prioridad que ningún mexicano padezca hambre.

II.- DE LA AGRICULTURA FAMILIAR.

Hoy en día, existen en el mundo dos figuras de suma trascendencia, la agricultura familiar y las cooperativas agrícolas, así, debe ser también objeto preponderante del Sistema Nacional de Desarrollo Social, darle mayor relevancia a tan indispensables vertientes. Se entiende por Agricultura Familiar a la producción agrícola, pecuaria, forestal, pesquera y acuícola que, pese a su gran heterogeneidad entre países y al interior de cada país, la proyección de ésta, posee características tales como:

  • Uso preponderante de fuerza de trabajo familiar, siendo el(la) jefe(a) de familia quien participa de manera directa del proceso productivo; es decir, aún cuando pueda existir cierta división del trabajo, el(la) jefe(a) de familia no asume funciones exclusivas de gerente, sino que es un trabajador más del núcleo familiar, 
  • La actividad agropecuaria/silvícola/pesquera/acuícola es la principal fuente de ingresos del núcleo familiar, que puede ser complementada con otras actividades no agrícolas que se realizan dentro o fuera de la unidad familiar (servicios relacionados con el turismo rural, beneficios ambientales, producción artesanal, pequeñas agroindustrias, empleos ocasionales, etc.). 

La misma FAO ha propuesto el siguiente objetivo de cooperación para la agricultura familiar, el cual, consiste en colaborar con los países de América Latina y el Caribe en la formulación y adopción de políticas y programas para aumentar la producción de bienes y servicios provenientes de la Agricultura Familiar de manera sostenible y, con ello, contribuir al bienestar de las familias rurales de la Región.

[7]La agricultura familiar produce más del 70% de los alimentos de Centroamérica, a pesar de que sufre de baja productividad, por ejemplo; los agricultores familiares en Centroamérica representan entre el 80 y el 90% de los productores de maíz y frijol. [8]Sin embargo, en América Central la mayoría de los hogares que producen granos básicos vive en pobreza y seis de cada diez de estos hogares rurales sufren inseguridad alimentaria.

[9]En la agricultura familiar es donde reside el mayor potencial para incrementar la productividad y dinamizar el sector agrícola de América Central, contribuyendo a una mayor estabilidad del abastecimiento y de los precios de los alimentos. Por ello se trata de un sector clave para avanzar hacia la erradicación del hambre, no sólo debido a que produce una gran cantidad de alimentos para el consumo interno, sino porque muchos de los agricultores familiares son públicos vulnerables.  La agricultura familiar debe recibir mayor apoyo de los gobiernos de la región: no podemos tolerar que quienes producen con sus propias manos la comida que nos alimenta, sufran a su vez hambre o pobreza.

[10] Así, el desarrollo de la agricultura familiar es la principal vía para mejorar los medios de vidas rurales en Centroamérica. Apoyar el desarrollo de la agricultura familiar es luchar contra el hambre y la pobreza. Varios países en la subregión han revalorado el papel de la agricultura familiar en la seguridad alimentaria y nutricional y en la economía rural, diseñando políticas, programas y proyectos diferenciados para apoyar al sub-sector, como El Salvador, Costa Rica, Guatemala y Nicaragua. La FAO, a través de la oficina de América Central en Panamá, está apoyando los esfuerzos de los Gobiernos para desarrollar el sector, fortaleciendo las capacidades de los servicios de extensión y de generación de tecnología productiva.  La FAO también apoya el fortalecimiento de la capacidad técnica de las unidades de desarrollo pecuario, la formación y consolidación de grupos, el potenciamiento de las capacidades productivas, administrativas, gerenciales y comerciales y la integración sostenible de los pequeños productores a las cadenas de valor.

III.- DEL ARTÍCULO 4 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS  Y DE LOS INSTRUMENTOS INTERNACIONALES EN MATERIA DE ALIMENTACIÓN Y COMBATE A LA POBREZA.

Inclusive, existen aparte de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, existen otros instrumentos internacionales de los que el Estado Mexicano es parte, en los que se establece la necesidad de erradicar el hambre y por ende, la pobreza, tales como:  El artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece el deber que tiene el Estado de implementar las medidas necesarias para garantizar el derecho de toda persona a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad;  el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del cual nuestro país forma parte desde 1981, establece que los Estados Parte reconocen el derecho fundamental de toda persona a estar protegida contra el hambre, debiendo adoptar las medidas necesarias para mejorar los métodos de producción, conservación y distribución de alimentos; el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas, emitió la Observación General Número 12, en la que establece que el derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla; el Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del que nuestro país es parte desde 1995, establece que toda persona tiene derecho a una nutrición adecuada que le asegure la posibilidad de gozar del más alto nivel de desarrollo físico, emocional e intelectual; la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que el derecho a la alimentación es indispensable para asegurar el acceso a una vida digna y para ello, no solo se debe atender a la entrega de alimentos, sino que es necesario valorar su accesibilidad, disponibilidad y sostenibilidad, con objeto de determinar si cumple los requerimientos básicos; finalmente desde el 16 de octubre de 1945, México suscribió la Constitución de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, por virtud de la cual las naciones se comprometieron a promover el bienestar común, con el fin de elevar los niveles de nutrición y las normas de vida de los pueblos bajo su respectiva jurisdicción, así como lograr una mayor eficiencia en la producción y distribución de los productos alimenticios y agrícolas.

[11]En ese sentido, el Estado mexicano ha desplegado en años anteriores recursos cuantiosos para atender la problemática alimentaria del país y, a pesar de ello, ha persistido en México una alta incidencia de personas que experimentan situaciones de hambre, particularmente entre la población más pobre, lo cual tiene efectos negativos en el desarrollo físico y mental de las personas y limita notablemente la calidad de vida de las mismas, afectando en la práctica el acceso generalizado a los derechos sociales y a la justicia social; y en pleno siglo XXI, a pesar de haber logrado avances importantes en diversos ámbitos, resulta inaceptable que millones de personas padezcan hambre.

IV.- DE LAS COOPERATIVAS AGRÍCOLAS.

  [12]Los datos demuestran que las cooperativas y organizaciones de productores fuertes están en condiciones de superar estas dificultades y de mitigar los efectos negativos de las crisis alimentarias y de otra índole. Es por eso que el propósito es el de promover la creación de cooperativas como estrategia para erradicar el hambre e incrementar la seguridad alimentaria.

De acuerdo a las investigaciones de la FAO se ha demostrado que las personas que actúan colectivamente en organizaciones productivas, en comparación a pequeños productores que actúan por su cuenta, tienen mejores oportunidades para contrarrestar los efectos negativos de la crisis alimentaria y la volatilidad de los precios en los alimentos. Con la amenaza de una nueva crisis alimentaria es muy importante apoyar e invertir en estas instituciones sociales como un medio para que las comunidades terminen con su hambre y pobreza.

En el comunicado oficial de la FAO se advierte que: “Las cooperativas agrícolas alimentan al mundo” y se ha elegido este tema para destacar el papel de estas organizaciones para mejorar la seguridad alimentaria y contribuir a la erradicación del hambre.

[13]Los pequeños campesinos obtienen grandes beneficios de las cooperativas agrícolas, incluyendo la capacidad de negociación y el compartir recursos, que ayudan a millones de ellos a alcanzar la seguridad alimentaria y reducir su pobreza.

[14]La importancia de las cooperativas agrícolas para mejorar las vidas de pequeños campesinos y sus familias no debe menospreciarse. Fortalecidos al ser parte de un grupo más numeroso, los pequeños campesinos pueden negociar mejores condiciones en los contratos agrícolas y precios más reducidos para insumos como semillas, fertilizantes y equipos. Además, las cooperativas ofrecen perspectivas que los campesinos no pueden alcanzar de forma individual, pues les ayudan a asegurarse el derecho a la tierra y tener mejores oportunidades en los mercados.

Desde las asociaciones a pequeña escala a los negocios multimillonarios a nivel mundial, las cooperativas operan en todos los sectores de la economía, cuentan con más de 800 millones de socios y suponen 100 millones de empleos en todo el mundo, un 20 por ciento más que las firmas multinacionales. En 2008, las 300 cooperativas más grandes del mundo tuvieron un volumen de negocios total de 1,1 billones de dólares EEUU, comparable con el producto interior bruto (PIB) de muchos países grandes.

El sector agrícola, que incluye agricultura, silvicultura, pesca y ganadería, es la principal fuente de empleo e ingresos en las áreas rurales, en donde viven la mayoría de los que sufren hambre y pobreza en el mundo. Las cooperativas agrícolas desempeñan un papel importante para apoyar a los pequeños productores -hombres y mujeres- y grupos marginados, mediante la creación de empleo rural sostenible.

Las cooperativas de productores ofrecen a los pequeños campesinos oportunidades de mercado, junto a servicios como una mejor formación en gestión de recursos naturales y acceso a la información, tecnologías, innovaciones y servicios de extensión agraria. En muchos países, la FAO aporta semillas de calidad y fertilizantes a los campesinos y cooperativas agrícolas, y trabaja con ellos en la aplicación de prácticas agrícolas más productivas y sostenibles.

A través de iniciativas como esta, los pequeños campesinos pueden alcanzar medios de subsistencia sostenibles, mejorar la seguridad alimentaria en sus comunidades y desempeñar un papel más destacado en cubrir la creciente demanda de alimentos en los mercados locales, nacionales e internacionales.

En Brasil, por ejemplo, las cooperativas fueron responsables del 37,2 por ciento del PIB agrícola y del 5,4 del PIB total en 2009, con cerca de 3 600 millones de EEUU de dólares en exportaciones. Las cooperativas suponen más del 60 por ciento de la producción nacional en el sector de los cultivos alimentarios y en Kenya las cooperativas de ahorro y crédito cuentan con activos por valor de 2 700 millones de dólares EEUU, lo que supone el 31 por ciento de todo el ahorro nacional bruto.

Es un desarrollo prominente entender mejor las cooperativas y evaluar su impacto en el desarrollo socioeconómico, y para aumentar la concienciación sobre su papel y efectos en la vida de los pequeños campesinos. Apoyar a las cooperativas para formar redes que permitan a los pequeños productores reunir sus activos y competencias para superar las barreras de los mercados y otras limitaciones, como la falta de acceso a los recursos naturales, es momento que todos y cada uno de los que estamos en el gobierno y sobre todo en ésta Cámara de Senadores y que somos los responsables de las políticas a diseñar e implementar políticas, leyes y regulaciones y proyectos que tengan en cuenta las necesidades y preocupaciones de los pequeños campesinos -hombres y mujeres- vamos creando un ambiente adecuado para el crecimiento de las cooperativas agrícolas, y fortalezcamos el diálogo y la cooperación entre los gobiernos, cooperativas agrícolas, la comunidad internacional de investigadores y los representantes de la sociedad civil para analizar las mejores condiciones para el desarrollo de las cooperativas especialmente en nuestro país.

Compañeras Senadoras y Senadores, las cooperativas suponen un modelo de negocio sólido y viable, adaptado a las necesidades de las comunidades rurales en los países en desarrollo como lo es nuestro país.

Una de las medidas necesarias para lograr la seguridad alimentaria es prestar apoyo a las cooperativas, organizaciones de productores y otras instituciones rurales e invertir en ellas. Numerosas experiencias positivas en todo el mundo han demostrado que instituciones rurales como las organizaciones de productores y las cooperativas contribuyen a la seguridad alimentaria al ayudar a los pequeños agricultores, los pescadores, los criadores de ganado, los silvicultores y otros productores a acceder a la información, las herramientas y los servicios que necesitan. Esto les permite aumentar su producción de alimentos, comercializar sus bienes y generar empleo, a la vez que mejoran sus medios de vida y aumentan la seguridad alimentaria en el mundo.

Asimismo, tomemos en cuenta la recomendación de la FAO que hace hincapié en la necesidad de potenciar y respaldar el crecimiento y la sostenibilidad de las cooperativas agrícolas y alimentarias y de que los gobiernos y autoridades establezcamos, una legislación transparente, incentivos y oportunidades de diálogo, por ser todas estas condiciones indispensables para el desarrollo y crecimiento de las cooperativas y organizaciones de productores.

Todos los sectores proporcionan a nivel mundial más de 100 millones de empleos, un 20 % más que las empresas multinacionales. Esta cifra comprende a los   miembros de las cooperativas y a los trabajadores de las empresas que les proporcionan bienes y servicios. Se estima que, en todo el mundo, los miembros de las cooperativas son en total 1000 millones.

JUSTIFICACIÓN DE LA INICIATIVA

Las cooperativas agrícolas ayudan a mejorar la calidad de vida de las comunidades donde están establecidas, contribuyen a fortalecer las economías regionales, generan empleo y desarrollo y, además, coadyuvan a la integración laboral de las mujeres rurales y de otros grupos en riesgo de exclusión social.

Las cooperativas agrícolas son un pilar fundamental para garantizar la seguridad alimentaria y la producción de alimentos. Las Agencias de Naciones Unidas, entre ellas la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), son conscientes de su importancia y por ello llevan a cabo diversos programas de fortalecimiento de las capacidades de estas organizaciones de productores.

La FAO ha manifestado que las  cooperativas agrícolas son la clave en el esfuerzo para eliminar el hambre que sufren millones de personas y responder a los numerosos desafíos del mundo de hoy.

Al implementarse las Cooperativas agrícolas se dará pauta a una cultura de agricultura familiar.

Para ello, en México Debe Existir Una Reforma Agraria Integral que se entienda como una medida con la que afrontar la crisis social, fomentando las cooperativas, la agricultura familiar y la economía solidaria: La aceleración del proceso de reforma agraria, la creación de proyectos y programas de recuperación de los asentamientos humanos son indispensables para aumentar el trabajo en la agricultura y proporcionar la seguridad alimentaria a los obreros y sus familias. 

Los beneficios que traería consigo la agricultura familiar y la implementación y auge de cooperativas agrícolas son innumerables, tales como:

  • 1.- Favorece la soberanía económica, política y cultural de los pueblos.  
  • 2.- Reconoce una agricultura con campesinos, indígenas y comunidades pesqueras, vinculada al territorio; prioritariamente orientada a la satisfacción de las necesidades de los mercados locales y nacionales; que considera central al ser humano; que preserva, valora y fomenta la multifuncionalidad de los modos campesinos e indígenas de producción y gestión del territorio rural.  
  • 3.- Supone apreciar las ventajas económicas, sociales, ambientales y culturales de la agricultura en pequeña escala, de las agriculturas familiares campesinas e indígenas.  
  • 4.- Incluye el reconocimiento de la multietnicidad de las naciones y valora las identidades de los pueblos originarios. Esto implica, además, el impulso del control autónomo de sus territorios, recursos naturales, sistemas de producción y gestión del espacio rural, semillas, conocimientos y formas organizativas.  
  • 5.- Contiene la obligación ineludible de los Estados a garantizar el acceso a una alimentación sana y suficiente para todas las personas, principalmente para los sectores más vulnerables. El acceso a la alimentación no debe ser considerado como una compensación asistencialista de los gobiernos o una caridad de entidades públicas o privadas, nacionales o internacionales.  
  • 6.- Exige la puesta en marcha de procesos de Reforma Agraria adaptados a las condiciones de cada país y región. Reformas Agrarias que permitan a los campesinos e indígenas, considerando a las mujeres en igualdad de oportunidades, el acceso equitativo a la tierra, el agua y los bosques, así como a los medios de producción, financiamiento, capacitación y gestión necesarios. 

Por lo antes expuesto y fundado, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, Iniciativa con:

PROYECTO DE DECRETO

ARTÍCULO PRIMERO: Se reforma el artículo 38 fracción II y IV  para quedar como siguen:

Artículo 38.- El Sistema Nacional es un mecanismo permanente de concurrencia, colaboración, coordinación y concertación de los gobiernos; federal, los de las entidades federativas y los municipales, así como los sectores social y privado, que tiene por objeto:

I…

II.- Establecer la colaboración entre las dependencias y entidades federativas en la formulación, ejecución e instrumentación de programas, acciones e inversiones en materia de desarrollo social, propiciando mecanismos y herramientas de inclusión entre los tres niveles de gobierno para la consecución de los trabajos planteados, mismos que serán de carácter transversal, integral y concurrente.

III…

IV.- Fomentar una educación de agricultura familiar y la participación de las personas, organizaciones, cooperativas agrícolas y, en general, de los sectores social, privado y de todos los que tengan relación con el desarrollo social del país.

ARTÍCULO SEGUNDO. El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el Senado de la República el día dieciséis de abril del año dos mil trece.

ATENTAMENTE

LISBETH HERNÁNDEZ LECONA
ANGÉLICA DEL ROSARIO ARAUJO LARA

HILDA ESTHELA FLORES ESCALERA
IVONNE LILIANA ÁLVAREZ GARCÍA
JUANA LETICIA HERRERA
LILIA GUADALUPE MERODIO REZA

MARGARITA FLORES SÁNCHEZ
MA. DEL ROCÍO PINEDA GOCHI

MELY ROMERO CELIS


[1] Albet Einstein.

[2] http://www.femp.es/files/120-9-CampoFichero/Transversalidadvitoria.pdf

[3] Cruzada Nacional contra el Hambre, México 2013.

[4] IDEM.

[5] IDEM.

[6] Decreto Por el que se establece el Sistema Nacional para la Cruzada Contra el Hambre. Diario Oficial de la Federación 22-01-13.

[7] FAO.

[8] Deep Ford, Representante Sub-regional de la FAO para América Central.

[9] IDEM

[10] FAO.

[11] Diario Oficial de la Federación 22-01-13.

[12] Secretario general de la FAO José Graziano da Silva

[13] Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) con ocasión del lanzamiento en Nueva York del Año Internacional de las Cooperativas 2012 (IYC, por sus siglas en inglés).

[14] Organismos de Naciones Unidas con sede en Roma.