+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Sen. Mariana Gómez del Campo Gurza, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, la que contiene proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 81 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE PUNTOS CONSTITUCIONALES, DE GOBERNACIÓN, DE REFORMA DEL ESTADO, DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, SEGUNDA.


Propone la segunda vuelta electoral presidencial, esto es, si ningún candidato obtiene más de la mitad de los votos, se realizará una segunda votación en la que únicamente participarán los dos candidatos que hayan obtenido el mayor número de votos respecto del total de los sufragios emitidos. En este caso, será electo Presidente el que obtenga la mitad más uno de los sufragios válidamente emitidos.

La primera votación se celebrará el primer domingo de julio del año que corresponda. La segunda votación, en su caso, se realizará el segundo domingo de agosto, debiendo estar resueltas todas las impugnaciones que se hubiesen presentado respecto de la primera votación para elegir al Presidente de la República.






SEN. MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO GURZA

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE REFORMA EL ARTÍCULO 81 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS.

CC. SECRETARIOSDE LA MESA DIRECTIVA DE LA
CÁMARA DE SENADORES DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN
EN LA LXII LEGISLATURA.

La que suscribe, MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO GURZA, senadora a la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los artículos:71 fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; así como por los artículos 8° fracción I, 164 numeral 1, 169,164 numeral 3, 171 y 172 del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta soberanía, la presente: INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE REFORMA EL ARTÍCULO 81 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El ex presidente de la República Felipe de Jesús Calderón Hinojosa durante el mes de diciembre del año 2009 envió al Congreso de la Unión una propuesta de Reforma Política, en la que entre otros aspectos relevantes incluyó la propuesta de una segunda vuelta comicial para la elección del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Por desgracia esta propuesta no fue incluida en la Reforma Política consensada durante la LXI Legislatura, por lo que los senadores delGrupo Parlamentario del Partido Acción Nacional hemos decidido retomarla con el propósito de impulsar propuestas que fortalezcan nuestra democracia y legitimen en mayor medida a las instituciones.

La República Mexicana a lo largo de estas últimas décadas ha vivido una profunda transformación democrática atribuida a movimientos y reclamos sociales que se tradujeron posteriormente en reformas electorales; la nación ha pasado durante el último cuarto de siglo de ser un sistema de partido hegemónico a uno con mayor dispersión de fuerzas políticas sin mayoría absoluta en el Congreso de la Unión y una creciente competencia en la arena electoral.

Las reformas electorales que ha vivido nuestro país han sido benéficas, actualmente contamos con un Instituto Electoral Federal independiente, con reglas claras, con Tribunales Electorales eficaces, con institutos electorales estatales cada vez más profesionales y con mecanismos que aseguran que la decisión tomada por los ciudadanos en las urnas sea respetada.Todo esto se ha traducido en elecciones más justas y transparentes.

Un hecho suficientemente ilustrativo es que en los últimos procesos electorales para elegir al titular del Poder Ejecutivo Federal, el margen de diferencia entre los contendientes cada vez ha sido más estrecho, lo que ha permitido que exista una verdadera competencia democrática por el acceso al poder público del Gobierno de la República.

En las últimas cuatro elecciones presidenciales hemos observado que la decisión de los electores ha propiciado un gobierno dividido, es decir, una situación tal que ningún partido ha alcanzado por sí solo en el Congreso de la Unión la mayoría absoluta, ni tampoco algún candidato a la presidencia obtuvo el respaldo de más de la mitad de la población que acudió a las urnas; además de ello, la diferencia porcentual entre el candidato ganador y el segundo lugar se ha reducido generando cuestionamientos políticos provocando dudas en la población acerca de la legitimadad de quienes resultan electos como Presidente de la República. Un dato revelador es que, desde hace 19 años, la mayoría de los electores ha votado por una opción diferente a la que ha resultado como la triunfadora.

En este sentido, lo estrecho de los resultados junto con la vigencia del principio de mayoría relativa incrementa el riesgo de cuestionamientos hacia la legitimidad; hoy en día, nuestro sistema reconoce como triunfador a quien cuente con tan sólo un sufragio más que el contendiente más próximo sin requerir que el ganador cuente con el respaldo popular mayoritario. Tal situación fomenta que el periodo postelectoral se encuentre dominado por la incertidumbre, el radicalismo y el encono social.

Actualmente, el pueblo de nuestro país paulatinamente comienza a acceder a una mayor cantidad de información y comienza a ser una sociedad que despierta ante una realidad política que exige compromiso y transparencia, es tiempo de terminar con las épocas de las dudas y los cuestionamientosque nacen a razón de la sombray la opacidad.

El respaldo popular mayoritario hacia eltitular del Poder Ejecutivo Federal, debiera ser la piedra angular querija a todos los gobiernos, para así contar con una debida legitimidad y una corresponsabilidad social irreprochable.

Por ello, la implementación de un sistema como la segunda vuelta electoral en la elección Presidencial en nuestro país puede ser un instrumento benéfico para generar mayor estabilidad política que incluso puede llegar a traducirse en acuerdos de índole parlamentaria.

Este sistema consiste en que una vez llevada a cabo la primera vuelta electoral en la que participan los candidatos postulados por los distintos partidos políticos; si ningún candidato obtuviese el cincuenta por ciento más uno de los votos emitidos, se efectuará una segunda vuelta electoral en la que sólo participan los dos candidatos que hayan obtenido el mayor número de votación popular, desplazando a los demás lugares de forma definitiva.

Así de esta forma, se avala que el candidato que obtenga el triunfo en la segunda vuelta electoral, cuente con el respaldo de la mayoría absoluta de los ciudadanos que votaron en la elección presidencial.

Es preciso tomar en cuenta la visión de especialistas en ingeniería institucional como el politólogo italiano Giovanni Sartori que distingue entre otras virtudes de este mecanismo electoral, las siguientes:

  1. La segunda vuelta garantiza que quien resulte electo no sea un "perdedor Condorcet", término que en la ciencia política designa a la alternativa que perdería con todas las demás en competencias binarias, es decir, a la menos preferida en un enfrentamiento uno a uno pero que, en cambio, en una elección múltiple puede resultar vencedora.
  2. La segunda vuelta permite que los electores revelen no sólo sus primeras preferencias sino también sus segundas preferencias, y puedan votar por ambas, en primera vuelta y en segunda vuelta respectivamente, sin tener que descartar ninguna. Es decir, en primera vuelta el elector votará por su opción más deseada y en segunda vuelta podrá volverlo a hacer (si su candidato está entre los finalistas) u optar por su segunda preferencia. Actualmente, sin segunda vuelta, suele ocurrir queel votante se encuentre ante el dilema del voto útil o estratégico, es decir, de votar no por su opción preferida, sino por su segunda preferencia con tal de evitar que gane el candidato que menos desea. De esta manera, con segunda vuelta el votante satisface plenamente su orden de preferencias, aumentando su libertad de elección y expresión y reduciendo su nivel de frustración política.
  3. La segunda vuelta fortalece el mandato del Presidente electo, que recibe el apoyo de más de la mitad del electorado, evitando polarizaciones o crisis de legitimidad democrática. Este sistema puede reforzar la victoria de aquél que quedó en primer lugar en la primera vuelta electoral, elevando la legitimidad de su triunfo; o más importante aún, este sistema puede revertir el resultado de la primera vuelta, revelando que el sistema de mayoría relativa hubiera permitido la llegada al poder de un candidato impopular, opuesto a las preferencias de la mayoría absoluta de la población.
  4. El balotaje propicia la negociación entre las distintas fuerzas políticas y la formación de alianzas electorales para la segunda vuelta, las cuales suelen traducirse en coaliciones legislativas de largo aliento que permitan la gobernabilidad y la construcción de mayorías parlamentarias. Es decir, los dos candidatos que pasan a la siguiente ronda pueden buscar el apoyo electoral de aquellas fuerzas que no consiguieron colarse a esta última fase; este apoyo meramente electoral puede traducirse en coaliciones estables en el Congreso que eviten la parálisis legislativa y faciliten la gobernabilidad, integrando intereses diversos en torno a una candidatura exitosa. Las coaliciones que pudieran surgir de dicho proceso son producto de negociaciones, que permitirían meter en la agenda del ganador temas y posturas de los partidos que no ganaron, pero que brindaron su apoyo en la segunda vuelta para conseguir el triunfo.
  5. La segunda vuelta favorece a posturas políticas más centradas, moderadas y cercanas al votante mediano. Las posturas más radicales y minoritarias, que ciertamente tienen derecho a existir en un régimen democrático y pluralista, encuentran su justa dimensión en la primera vuelta, mientras que en la segunda vuelta los dos candidatos finalistas acercarán sus propuestas al punto del espectro político en donde se encuentra la mayoría de la población.

Precisamente por las ventajas que conlleva la implementación del sistema electoral de mayoría absoluta con segunda vuelta, éste ha sido adoptado por la gran mayoría (67%)[1] de los países en los que el Presidente es electo directamente (Francia, Austria, Brasil, Rusia, Chile, Polonia, entre otros).[2] En América Latina, por ejemplo, casi todos los países (excepto México, Panamá, Paraguay y Honduras) han abandonado el método de elección por mayoría simple y han adoptado sistemas electorales que contemplan mayorías absolutas u otros umbrales (del 40% por ejemplo) que evitan que se ponga en duda la legitimidad de aquel candidato que resulte electo.

Existe una vasta literatura académica que muestra que las instituciones que un país adopta tienen importantes implicaciones y consecuencias en la vida de los ciudadanos; el economista Douglas C. North define a las instituciones como "las limitaciones ideadas por el hombre que dan forma a la interacción humana." Así, las instituciones electorales definen, en gran medida, quién ocupa un cargo de elección popular, moldean las preferencias de los electores, determinan con qué nivel de legitimidad cuenta el candidato electo, y repercuten en la vida democrática de una nación. Por ello, es importante que en México se revise qué impacto están teniendo las instituciones que nos rigen y que se propongan alternativas para mejorar el desempeño de éstas.

En este caso, hemos visto que el sistema electoral de mayoría relativa ha consolidado la transparencia y los procesos que conllevan a que los votos realmente cuenten y definan a los ganadores, sin embargo, el aumento en la competencia y los cada vez más estrechos márgenes para definir al ganador hacen urgente una reforma de este tipo.

Acción Nacional siempre ha apostado por reformas que pongan a la vanguardia nuestro sistema electoral y el sistema de partidos, reformas que confeccionan los métodos político-electorales mexicanos desde el marco del control y contrapeso del poder y la legitimidad del gobierno en turno, comprendida a partir de la certidumbre y seguridad de los ciudadanos en el mismo.

En tal virtud, la inserción de la segunda vuelta electoral busca obtener un mayor grado de legitimidad y aprobación en entre la sociedad mexicana primordialmente cuando el resultado de la elección Presidencial se da en circunstancias de votación sumamente estrechas donde la confianza en la regla de la mayoría se ve considerablemente disminuida.

En mérito de lo antes expuesto, someto a la consideración de esta soberanía la presente iniciativa con el siguiente proyecto de:

DECRETO

ÚNICO. Se reforma el artículo 81 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los siguientes términos:

Artículo 81.-….

Será electo Presidente por mayoría absoluta el candidato que obtenga la mitad más uno del total de los sufragios emitidos.

Si ningún candidato obtiene más de la mitad de los votos, se realizará una segunda votación en la que únicamente participarán los dos candidatos que hayan obtenido el mayor número de votos respecto del total de los sufragios emitidos. En este caso, será electo Presidente el que obtenga la mitad más uno de los sufragios válidamente emitidos.

La primera votación se celebrará el primer domingo de julio del año que corresponda. La segunda votación, en su caso, se realizará el segundo domingo de agosto, debiendo estar resueltas todas las impugnaciones que se hubiesen presentado respecto de la primera votación para elegir al Presidente de la República.

TRANSITORIOS

PRIMERO. El presente decreto entra en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO. El Congreso de la Unión adecuará la legislación electoral dentro del plazo de seis meses contados a partir de la entrada en vigor del presente Decreto.

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República, en la Ciudad de México, Distrito Federal,a los veinte días del mes de diciembre del año dos mil doce.

ATENTAMENTE

SEN. MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO GURZA.


1 

2 

Documentos Relacionados:

Iniciativas de Ciudadanos Legisladores