+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Desechada Ficha Técnica

Del Sen. Sofío Ramírez Hernández, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, la que contiene proyecto de decreto por el que se adiciona un Capítulo III Bis al Título Tercero de la Ley General de Turismo.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE TURISMO Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA.


Establece que la Secretaría de Turismo impulse y promueva el turismo rural sustentable, el cual comprende todas las actividades turísticas desarrolladas sustentablemente por actores locales, con el propósito de mejorar la calidad de vida de las poblaciones rurales.

La Secretaría de Turismo elaborará la normativa que establezca los procedimientos de registro y clasificación de los servicios de turismo rural sustentable tomando en cuenta la legislación de áreas protegidas.

Señala que los establecimientos que presten servicios de turismo rural, deberán inscribirse obligatoriamente en el Registro Nacional de Turismo para obtener la autorización que les permita operar en dicha modalidad. Asimismo, el Registro Nacional de Turismo clasificará los establecimientos según el tipo de actividades de acuerdo a las siguientes modalidades: Agroturismo; Ecoturismo; Talleres Gastronómicos; Turismo de Aventura; Turismo Cultural; Turismo Deportivo; Turismo Educativo; Turismo Étnico y vivencial; Turismo y Eventos; Turismo de Naturaleza; Turismo Religioso; Turismo Salud; Turismo Técnico Científico; Turismo Rural Comunitario; Turismo Vivencial; Vivencias Místicas; y Posadas Rurales

La Secretaría de Turismo, con la participación de las distintas dependencias y entidades promoverá la suscripción de acuerdos con prestadores de servicios turísticos para el cumplimiento de los objetivos de este capítulo.



INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO EN MATERIA DE TURISMO RURAL SUSTENTABLE

El suscrito,Sofío Ramírez Hernández, Senador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y 8, fracción I, 164, párrafos 1 y 2, 169, 172, párrafo 1, del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de la Asamblea la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONA UN CAPITULO III BIS AL TITULO TERCERO DE LA LEY GENERAL DE TURISMO REFERENTE AL TURISMO RURAL SUSTENTABLE, bajo la siguiente:

Exposición de Motivos

El campo mexicano viene arrastrando viejos problemas y al mismo tiempo enfrenta el desafío de la globalización, que implica la expansión de los espacios económicos, culturales y de información, donde las fronteras nacionales se vuelven relativas y aparecen nuevas formas de producir, de consumir, de comerciar, de comunicarse y de organizar el trabajo, por mencionar algunos de los cambios que, para las familias campesinas, representan fenómenos complejos y situaciones inéditas.

Como resultado de la apertura comercial, las condiciones necesarias para participar competitivamente se han polarizado, la agricultura comercial y de exportación se ha fortalecido mientras que la agricultura de autoconsumo y la producción de alimentos básicos se ha deteriorado.

La política agraria que se ha impulsado en México durante las últimas décadas ha provocado el incremento de la pobreza en la población rural. Hoy, mil 251 municipios mexicanos están clasificados con muy alta y alta marginación.

El desequilibrio socioeconómico provoca que los campesinos migren en busca de oportunidades a las grandes ciudades o al extranjero, donde generalmente viven en condiciones precarias, muchas veces inaceptables para cualquier ser humano, dejando tras de sí una familia desintegrada y comunidades semipobladas.

En un país donde existen 52 millones de personas en extrema pobreza, de los cuales el 60 por ciento se encuentra en el campo1, se vuelve obligación buscar una alternativa de ingresos no agrícolas con el fin de impulsar el desarrollo de las zonas rurales. Es en este escenario donde las actividades turísticas representan un catalizador de las economías regionales.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en las consideraciones que emite sobre el sector rural de América Latina ha enfatizado la importancia del Empleo Rural No Agrícola. El sector turismo es una oportunidad de desarrollo hasta ahora desaprovechada.

El turismo rural sustentable comprende todas las actividades turísticas desarrolladas por actores locales con el propósito de mejorar la calidad de vida de las poblaciones rurales. México es un país con poco desarrollo de esta actividad y paradójicamente uno de los que cuenta con mayor riqueza cultural e histórica.

Según datos de la Secretaría de Turismo, México recibió cerca de 190 millones de turistas durante el 2011. Si el turismo rural captara el 5% del gasto turístico nacional, el turismo rural se convertiría en la cuarta actividad en orden de importancia dentro del sector agropecuario.

La demanda de mano de obra que genera la oferta de servicios en el campo, sea la producción artesanal de alimentos o la atención de turistas, es generalmente mucho mayor que las actividades agropecuarias tradicionales.

El turismo rural asigna valor a los recursos locales, es decir, a los activos que se encuentran en manos de pequeños productores, en su mayoría en áreas ejidales organizados en cooperativas o asociaciones comunales. La posibilidad de ofertar un servicio turístico al mercado partiendo de las potencialidades endógenas es lo que permitiría dinamizar la economía local.

Como ejemplo, una ruta gastronómica genera empleos vinculados a la instalación de una oficina de informes, transportes, estancia y consumo de productos de la región tales como alimentos y artesanías locales. Esta nueva relaciónproductor-turista-consumidor genera condiciones adecuadas para implementar estrategias de calidad entre los productores primarios, los que anteriormente estaban muy alejados en la cadena de distribución de los consumidores finales.

A partir de la puesta en valor turístico de los productos y actividades agropecuarias, se logra ampliar las actividades turísticas y diversificar e incrementar los ingresos del sector rural y turístico. Por otro lado, al existir un nuevo recurso, se ofrecen nuevos atractivos para que el turista elija ese destino y/o amplíe su estadía en la localidad.

Este tipo de turismo surge como política de desarrollo en la década de los setentas en Europa. En Francia las políticas públicas de apoyo al turismo rural favorecieron múltiples actividades entre las cuales, destacan las pequeñas haciendas agrícolas que recibieron un crédito complementario. En Austria las disposiciones legales para el agroturismo fijan el número de puestos para dormir en un máximo de 10 haciendas y utilizan personal perteneciente a la hacienda. En Alemania se habla de vacaciones en haciendas agrícolas, y es una alternativa para las familias ante las dificultades en el campo. En Dinamarca, el turismo rural se concentra en el alquiler de departamentos donde los turistas pueden cocinar para ellos mismos y el alquiler de una habitación con pensión completa o media pensión. También brinda la posibilidad de realizar otras actividades: pesca, ciclismo, tenis, equitación y natación. Holanda basa su turismo rural en los agro-camping. En Bélgica existen tres formas de turismo en el campo: alojamiento en la hacienda, habitación en la hacienda para el hospedaje incluida la comida y el agro-camping. En Portugal, el turismo en el ambiente rural presenta cuatro modalidades: turismo organizado por el agricultor, agroturismo, turismo rural, y zonas turísticas de caza.

La planeación de esta actividad en nuestro país ha pasado por diferentes etapas. Durante la década de los setentas se inició la construcción de los primeros hoteles ejidales, se generaron fideicomisos para poder integrar las tierras ejidales y comunales al turismo, donde los ejidatarios tenían un papel importante en la toma de decisiones y manejo de estos complejos turísticos.

El Fondo Nacional de Apoyo a Empresas Sociales (FONAES) fue el pionero real del turismo rural en México y durante los años noventas apoyó en forma directa a once Estados de la república, la mayoría de ellos con elevados índices de población indígena con un alto grado de pobreza. Este tipo de turismo generó, 769 empleos permanentes y 1,040 temporales en un total de 30 proyectos.2

La promoción del turismo rural en México actualmente se da en dos vertientes, la primera es a través de la inversión del gobierno federal en programas de desarrollo turístico de carácter general, en el cual involucra de manera marginal al turismo rural. En 2005 el gobierno federal transfirió a los gobiernos de los Estados un monto de $14.548.666 dólares. El 54,9 por ciento se destinó a infraestructura y equipamiento; 25,5 por ciento para el mejoramiento de la imagen urbana y señalización en diversos destinos; 12,4 por ciento para sistemas de información y 7,2 por ciento para el Programa de Pueblos Mágicos.3

La segunda vertiente se basa  en los inmuebles de las antiguas haciendas porfirianas, las que han iniciado la operación con grandes presupuestos de remodelación y rescate de las antiguas propiedades. En esta vertiente también se busca la incorporación de zonas con potencial turístico, como pueden ser los ejidos y diversas comunidades rurales que cuentan con algunos recursos para invertir, aunque sea de manera modesta.

En el 2004, el gobierno mexicano invirtió 33 mil millones de pesos, donde el 5,4 por ciento se destinó para apoyar la elaboración y el desarrollo de proyectos eco turísticos en áreas naturales protegidas y 1,8 millones de dólares apoyaron 39 propuestas. En este mismo año el gobierno invirtió 1,6 millones de dólares para impulsar el ecoturismo a través del desarrollo de la infraestructura y equipamiento en sistemas de comunicación, señalización y módulos de información entre otros servicios. En el 2005 se programó realizar 24 diagnósticos estatales, con un presupuesto de 200 mil dólares4

Estos datos revelan que el turismo rural en México es incipiente y por consiguiente marginal, que recibe pocos apoyos económicos en comparación con el turismo de los grandes centros.

El turismo rural se puede desarrollar con base en la diversidad biológica, variedad de ecosistemas, flora y fauna endémica, así como en la cultura de grupos étnicos autóctonos. México cuenta con 127 Áreas Naturales Protegidas declaradas y 57 grupos étnicos, en donde es factible desarrollar el ecoturismo, turismo de aventura, etnoturismo, turismo rural, cinegético, náutico y deportivo, apegados a programas de manejo y conservación

Un gran número de municipios rurales en nuestro país reúnen todas las condiciones para favorecer el desarrollo económico y social a través del Turismo Rural, inclusive en las zonas menos favorecidas, asegurando a los visitantes una experiencia única, vivencial y participativa, además de incentivar una mejor utilización y valoración del patrimonio natural, cultural y arquitectónico. Un ejemplo de esto es el Estado de Guerrero, donde se puede practicar caminatas, canotaje, ciclismo, descenso en río, eco arqueología, escalada en roca, excursionismo, espeleología, montañismo, rappel, surfing, vuelo en parapente, presenciar migración animal en la zona de la montaña, observar aves de temporada y formaciones geológicas y volcánicas, además de visitar comunidades nahuas, mixtecas y tlapanecas.

Específicamente se busca desarrollar el potencial turístico de los pueblos indígenas. El crecimiento del turismo rural significa una importante fuente de ingresos para pequeñas localidades cuya principal forma de vida ha sido la agricultura, propiciando el acercamiento entre el visitante y la comunidad.

En la medida en que el turismo rural sustentable se convierta en el sector que logre la redistribución de ingresos y beneficios generados entre la mayor cantidad de actores locales, funcionará como un mecanismo de inclusión y eje generador del desarrollo de economías regionales.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO

ARTICULO ÚNICO. Se adiciona un Capitulo III Bis al Titulo Tercero de laLey General de Turismo referente al Turismo Rural Sustentable,para quedar como sigue:

CAPÍTULO III BIS

DEL TURISMO RURAL SUSTENTABLE

Artículo 17 Bis 1. La Secretaría impulsará y promoverá el turismo rural sustentable, el cual comprende todas las actividades turísticas desarrolladas sustentablemente por actores locales, con el propósito de mejorar la calidad de vida de las poblaciones rurales.

Las dependencias de la Administración Pública Federal, en coordinación con los gobiernos locales y municipales, impulsarán acciones para la promocion, fomento y desarrollo del turismo rural sustentable, a fin de contribuir junto con los habitantes de las comunidades en el aprovechamiento de los recursos naturales como eje estratégico complementario para el desarrollo local integral.

Artículo 17 Bis 2. La Secretaría, en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Social, los gobiernos locales y municipales, diseñarán y ejecutarán los programas necesarios para el estímulo de iniciativas relativas al turismo rural sustentable que promuevan la generación de empleo, valoricen y respeten la cultura y cumplan las normas y regulaciones ambientales.

Artículo 17 Bis 3. La Secretaría elaborará la normativa que establezca los procedimientos de registro y clasificación de los servicios de turismo rural sustentable tomando en cuenta la legislación de áreas protegidas.

Artículo 17 Bis. 4Los establecimientos que presten servicios de turismo rural, deberán inscribirse obligatoriamente en el Registro Nacional de Turismo para obtener la autorización que les permita operar en dicha modalidad. Así mismo, el Registro Nacional de Turismo clasificará los establecimientos según el tipo de actividades de acuerdo a las siguientes modalidades:

  1. Agroturismo;
  2. Ecoturismo;
  3. Talleres Gastronómicos;
  4. Turismo de Aventura;
  5. Turismo Cultural;
  6. Turismo Deportivo;
  7. Turismo Educativo;
  8. Turismo Étnico y vivencial;
  9. Turismo y Eventos;
  10. Turismo de Naturaleza;
  11. Turismo Religioso;
  12. Turismo Salud;
  13. Turismo Técnico Científico;
  14. Turismo Rural Comunitario;
  15. Turismo Vivencial;
  16. Vivencias Místicas; y
  17. Posadas Rurales

Artículo 17 Bis 5.La prestación de los servicios turísticos rurales se realizará respetando las características del espacio y de sus valores sociales y medioambientales.

Artículo 17 Bis 6. Los prestadores de servicios turísticos rurales deberán implementar las medidas necesarias con el fin de promover la educación ambiental de las personas usuarias, alcanzando el equilibrio entre el disfrute de los recursos turísticos y la conservación y mejora del medio rural.

La misma obligación tendrán las autoridades respecto de los templos, centros ceremoniales y lugares sagrados con afluencia turística.

Artículo 17 Bis 7. La Secretaría, con la participación de las distintas dependencias y entidades promoverá la suscripción de acuerdos con prestadores de servicios turísticos para el cumplimiento de los objetivos de este capítulo.

Las instituciones, dependencias y entidades del sector público del Ejecutivo Federal, de los Estados, Municipios y del Distrito Federal, promoverán entre sus trabajadores el turismo rural sustentable.

TRANSITORIO

Único.- El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SUSCRIBE

SENADOR SOFÍO RAMÍREZ HERNÁNDEZ


1Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2011

2De la Torre, Gerardo (1999) Turismo de aventura en la Tarahumara. México, SEDESOL –FONAES.

3Amaya, Carlos M. (2005). “Desafíos y oportunidades del turismo rural en México”

4Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (2005) Acciones de gobierno para el desarrollo integral de los pueblos indígenas (Informe 2003-2004).