+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Del Sen. David Monreal Ávila, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, la que contiene punto de acuerdo por el que se exhorta a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a que, en coordinación con las dependencias encargadas de la seguridad nacional, diseñen e impartan a los servidores públicos de dichas dependencias un programa exhaustivo de educación, divulgación y respeto a los derechos humanos.

Se turnó a la Comisión de Derechos Humanos.


PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA A LA CNDH, PARA QUE EN COORDINACIÓN CON LAS DEPENDENCIAS ENCARGADAS DE LA SEGURIDAD NACIONAL, DISEÑEN E IMPARTAN A LOS SERVIDORES PÚBLICOS DE DICHAS DEPENDENCIAS, UN PROGRAMA EXHAUSTIVO DE EDUCACIÓN, DIVULGACIÓN Y RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS.

DAVID MONREAL ÁVILA, integrante de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 8, fracción II del Reglamento del Senado de la República, presento ante esta Honorable Asamblea la siguiente proposición con punto de acuerdo, al tenor de la siguiente:

                                                 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS                     

La mal lograda “guerra contra el narcotráfico” iniciada por la administración panista en el año 2006, ha destruido el tejido social de nuestro país, lejos ha quedado ya aquellas épocas en que se respiraba tranquilidad y confianza.

La hipótesis central del informe de la administración federal apela a “recuperar la paz y la tranquilidad de los mexicanos, así como prevenir la violencia y construir los cimientos de una seguridad auténtica y duradera…”; lo anterior, en teoría se escucha muy bonito, pero el contexto mexicano es totalmente otro, a continuación unas cifras que lo demuestran:

  • Más de 70 mil muertos, es el fruto de la guerra contra el crimen organizado iniciada por Calderón.  
  •  En el año 2012 en comparación con el 2006, la tasa de asesinatos se elevó de 8 a 18 asesinatos violentos por cada 100 mil habitantes. 
  • Amnistía Internacional reveló que tan sólo en el presente año el número de personas desaparecidas ascendió a 3 mil. 
  • Existen 12,806 compatriotas, que han solicitado asilo político en los países del norte de México. 
  • Aproximadamente 600 mil mexicanos, tuvieron que cambiar su lugar de residencia por motivos de seguridad.  

Lo anterior tristemente sucede en México, bajó el eslogan de “para vivir mejor”; no obstante, una de las tantas patologías que sufren los mexicanos derivado de la “estrategia” para erradicar el narcotráfico, son las constantes violaciones de los derechos humanos por parte de elementos encargados de la seguridad nacional (ejército, marina y policía federal).

Es importante señalar, que al sacar al ejército y marina a patrullar las calles de México se violó flagrantemente el artículo 129 Constitucional, el cual a la letra dice:

Artículo 129. En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar. Solamente habrá Comandancias Militares fijas y permanentes en los castillos, fortalezas y almacenes que dependan inmediatamente del Gobierno de la Unión; o en los campamentos, cuarteles o depósitos que, fuera de las poblaciones, estableciere para la estación de las tropas.

A pesar de lo que señala nuestra Carta Magna, hoy en día 66 mil elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y la Marina, se encuentran realizando labores de seguridad pública y combate al crimen organizado: 49 mil elementos militares y 16 mil 925 marinos en todo el territorio nacional. [1]

Al encargar a dichas dependencias el cuidado de las calles, se ha provocado que se incrementen la denuncias por violación de los derechos humanos; la tortura, las ejecuciones, los cateos ilegales, las desapariciones forzadas y el abuso de la fuerza pública son algunos quebrantamientos a las garantías individuales, que de ninguna manera se pueden justificar.

Porque reconozcámoslo, la milicia, está capacitada y adiestrada para el combate bélico, no para cuidar de la seguridad pública ni a la sociedad civil.   

Un dato para sustentar lo anterior es que, hasta el 31 de agosto del presente año, la CNDH había emitido 106 recomendaciones por violaciones a los derechos humanos contra la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y 18 recomendaciones contra la Secretaría de la Marina (SEMAR). [2]

La actual administración federal será recordada como un sexenio de violaciones a los derechos humanos,  por un aumento exponencial de quejas en esta materia.

Tan es así, que Amnistía Internacional ha revelado que la CNDH afirmó haber recibido en 2006, 182 quejas contra la SEDENA; en 2007, 367; en 2008, 1,230; y durante los seis primeros meses de 2009 la cifra ya ascendía a 559. [3]

Lo anterior es una radiografía de lo que desgraciadamente sucede en México en materia de violación de derechos humanos, es inaceptable que las instituciones encargadas de velar por la seguridad nacional, sean las que violen flagrantemente las garantías individuales; pareciera que estamos cayendo en un Estado de naturaleza, el cual según Tomas Hobbes, se caracteriza por una guerra de todos contra todos, (dicho status es un artificio teórico que demuestra la vida del hombre en ausencia del estado).

Es importante señalar que la finalidad de fundar un Estado, es garantizar la vida y la libertad de sus ciudadanos, así como la protección de sus bienes, aspectos que no se están dando en nuestro país, de lo contrario, cómo podemos explicarnos que haya más de 70 mil muertos en menos de seis años, y que los ciudadanos no se sientan libres de salir a las calles.

Lo anterior es una terrible patología que tiene la sociedad mexicana, ya que los derechos humanos siempre apelan a la libertad, la cual, es inalienable de la naturaleza humana.  

El Estado debe de garantizar la vida, la paz y la defensa común; condiciones que no se están presentando en nuestro país, de lo contrario cómo podemos explicar que la inseguridad en nuestro país parece no tocar fondo, cada vez se está apoderando de nuestro territorio, plazas públicas, comunidades, aunado a esto tenemos que las instituciones encargadas de la salvaguardia de los ciudadanos, están violando los derechos humanos.

El Senado de la República no puede permanecer ajeno ante esta realidad, por ende como representantes del pueblo mexicano, debemos proteger y salvaguardar la integridad de todo el pueblo mexicano. 

Derivado de lo anterior, someto a consideración de esta honorable soberanía el siguiente:

                                       PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- Esta H. Asamblea exhorta respetosamente al titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Raúl Plascencia Villanueva, para que en coordinación con los Titulares de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna; Defensa Nacional, General Guillermo Galván Galván; y de Marina, Almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza; diseñen e impartan a los servidores públicos de las dependencias de seguridad nacional un programa exhaustivo y preciso de educación, divulgación y respeto a los derechos humanos.

SEGUNDO.-  Esta H. Asamblea exhorta a los Titulares de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna; Defensa Nacional, General Guillermo Galván Galván; y de Marina, Almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza; a que dentro de los 30 días posteriores a la implementación del programa de educación, divulgación y respeto a los derechos humanos impartido en sus respectivas dependencias, envíen un informe detallado donde se acredite el cumplimiento y acreditación de dicho programa.

TERCERO.- Que en los operativos de patrullaje, prevención, aprehensión o de contacto directo que realizan las fuerzas armadas, se incluya de manera permanente un visitador, un especialista o un observador en materia de derechos humanos, previamente certificado por las comisiones nacional o estatales respectivas, que desempeñe la función de testigo social o garante de que dichas operaciones se apegan a los protocolos de protección y respeto a los derechos humanos. 

Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República, el día 2 de Octubre de 2012.


[1] Zermeño Jesica “Ejército y Marina: parte de guerra” en el periódico Reforma disponible en http://www.reforma.com/enfoque/articulo/672/1342792/
Consultado el día 25 de septiembre de 2012.

[2] Ibídem.

[3] “México nuevos informes de violaciones de derechos humanos a manos del ejército”, publicado por Amnistía Internacional; pp. 9.