+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

Del Sen. Salomón Jara Cruz, del Grupo Parlamentario Morena, con punto de acuerdo que exhorta a diversas autoridades a fortalecer las acciones encaminadas a reducir la mortalidad materna.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA SEGUNDA COMISIóN.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE LA COMISIÓN PERMANENTE DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN EXHORTA A DIVERSAS AUTORIDADES A FORTALECER LAS ACCIONES ENCAMINADAS A REDUCIR LA MORTALIDAD MATERNA.

El abajo suscrito, Senador Salomón Jara Cruz, integrante del Grupo Parlamentario de MORENA a la LXIV Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 58 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, y demás disposiciones aplicables, someto a la consideración de esta H. Asamblea, la presente Proposición con Punto de Acuerdo al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) [*] , cada día mueren en todo el mundo unas 830 mujeres por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto. Tan solo en el último año se estimaron unas 303 mil muertes de mujeres durante el embarazo y el parto o después de ellos. Prácticamente todas estas muertes se produjeron en países de ingresos bajos y la mayoría de ellas podrían haberse evitado.

Un 99% de la mortalidad materna corresponde a los países en desarrollo. La mortalidad materna es mayor en las zonas rurales y en las comunidades más pobres. En comparación con otras mujeres, son las jóvenes adolescentes quienes corren mayor riesgo de complicaciones y muerte a consecuencia del embarazo. La atención especializada antes, durante y después del parto puede salvarles la vida a las embarazadas y a los recién nacidos.

En razón de lo anterior, una de las metas más relevantes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es precisamente la de reducir la razón de mortalidad materna mundial (RMM) a menos de 70 por 100 mil nacidos vivos entre 2016 y 2030, lo que permitiría lograr que ningún país tenga una mortalidad materna que supere el doble de la media mundial.

El alto número de muertes maternas en algunas zonas del mundo refleja las inequidades en el acceso a los servicios de salud y subraya las diferencias entre ricos y pobres. La casi totalidad (99%) de la mortalidad materna corresponde a los países en desarrollo: más de la mitad al África subsahariana y casi un tercio a Asia Meridional. Más de la mitad de las muertes maternas se producen en entornos frágiles y contextos de crisis humanitaria.

La razón de mortalidad materna ratio en los países en desarrollo en 2015 es de 239 por 100 000 nacidos vivos, mientras que en los países desarrollados es tan solo de 12 por 100 000.

Según la OMS, hay grandes disparidades entre los países, pero también en un mismo país y entre mujeres con ingresos altos y bajos y entre la población rural y la urbana. El mayor riesgo de mortalidad materna corresponde a las adolescentes de menos de 15 años. Las complicaciones del embarazo y el parto son una de las causas de muerte principales de las adolescentes en la mayoría de los países en desarrollo. 

Por término medio, las mujeres de los países en desarrollo tienen muchos más embarazos que las de los países desarrollados, por lo que tienen mayor riesgo de muerte relacionada con el embarazo a lo largo de la vida. El riesgo de muerte relacionada con la maternidad a lo largo de la vida (es decir, la probabilidad de que una mujer de 15 años acabe muriendo por una causa materna) es de 1 en 4900 en los países desarrollados y de 1 en 180 en los países en desarrollo. En los países clasificados como estados frágiles el riesgo es de 1 por 54, lo cual demuestra las consecuencias de la descomposición de los sistemas de salud.

Muchas mujeres mueren de complicaciones que se producen durante el embarazo y el parto o después de ellos. La mayoría de esas complicaciones aparecen durante la gestación y la mayoría son prevenibles o tratables; otras pueden estar presentes desde antes del embarazo, pero se agravan con la gestación, especialmente si no se tratan como parte de la asistencia sanitaria a la mujer. Las principales complicaciones, causantes del 75% de las muertes maternas, son4:

  • las hemorragias graves (en su mayoría tras el parto); 
  • las infecciones (generalmente tras el parto); 
  • la hipertensión gestacional (preeclampsia y eclampsia); 
  • complicaciones en el parto; 
  • los abortos peligrosos (realizados clandestinamente, en condiciones no adecuadas y por personal no capacitado). 

Las demás están asociadas a enfermedades como el paludismo o la infección por VIH en el embarazo o causadas por las mismas. La Organización Mundial de la Salud es enfática al reiterar que la mayoría de las muertes maternas son evitables. Las soluciones sanitarias para prevenir o tratar las complicaciones son bien conocidas. Todas las mujeres necesitan acceso a la atención prenatal durante la gestación, a la atención especializada durante el parto, y a la atención y apoyo en las primeras semanas tras el parto.

La salud materna y neonatal están estrechamente relacionadas. De acuerdo con el organismo internacional, alrededor de 2,7 millones de recién nacidos murieron en 2015 y otros 2,6 millones nacieron muertos. Por ello, insiste en que es particularmente importante que todos los partos sean atendidos por profesionales sanitarios capacitados, dado que la atención y el tratamiento a tiempo pueden suponer para la mujer y el niño la diferencia entre la vida y la muerte.

Las hemorragias graves tras el parto pueden matar a una mujer sana en dos horas si no recibe la atención adecuada. La inyección de oxitocina inmediatamente después del parto reduce el riesgo de hemorragia. Las infecciones tras el parto pueden eliminarse con una buena higiene y reconociendo y tratando a tiempo los signos tempranos de infección.

La preeclampsia debe detectarse y tratarse adecuadamente antes de la aparición de convulsiones (eclampsia) u otras complicaciones potencialmente mortales. La administración de fármacos como el sulfato de magnesio a pacientes con preeclampsia puede reducir el riesgo de que sufran eclampsia.

La OMS concluye que para evitar la muerte materna también es fundamental que se eviten los embarazos no deseados o a edades demasiado tempranas. Todas las mujeres, y en particular las adolescentes, deben tener acceso a la contracepción, a servicios que realicen abortos seguros en la medida en que la legislación lo permita, y a una atención de calidad tras el aborto.

En este contexto, las mujeres pobres de zonas remotas son las que tienen menos probabilidades de recibir una atención sanitaria adecuada. Esto es especialmente cierto en regiones con pocos profesionales sanitarios cualificados, como el África subsahariana y Asia Meridional, o en entidades como Oaxaca y Guerrero en países como el nuestro.

Aunque la atención prenatal ha aumentado en muchas partes del mundo durante el último decenio, solo el 51% de las mujeres de los países de ingresos bajos se benefician de una atención especializada durante el parto. Esto significa que millones de partos no son asistidos por un médico, una matrona o una enfermera diplomada.

En los países de ingresos elevados, prácticamente todas las mujeres realizan como mínimo cuatro consultas prenatales, son atendidas durante el parto por profesionales sanitarios capacitados y reciben atención posnatal. En 2015, solamente el 40% de las embarazadas de países de ingresos bajos realizaron las consultas prenatales recomendadas. Entre otros factores detectados por la OMS que impiden que las mujeres reciban o busquen atención durante el embarazo y el parto se encuentran:

  • la pobreza; 
  • la distancia; 
  • la falta de información; 
  • la inexistencia de servicios adecuados; 
  • las prácticas culturales. 

Para mejorar la salud materna, la OMS propone identificar y eliminar los obstáculos al acceso a servicios de salud materna de calidad en todos los niveles del sistema sanitario.

Por ello, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2015, celebrada en Nueva York, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon presentó la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente 2016-2030.

La Estrategia es una hoja de ruta para la agenda posterior a 2015, tal como se describe en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y tiene como meta acabar con todas las muertes evitables de mujeres, niños y adolescentes, además de crear un entorno en el que estos grupos de población no solo sobrevivan, sino que además se desarrollen y vean transformarse sus entornos, su salud y su bienestar. Como parte de la Estrategia mundial para acabar con la mortalidad materna prevenible, la OMS está colaborando con los países asociados para:

  • resolver las desigualdades en la calidad de los servicios de atención de la salud reproductiva, materna y neonatal y en el acceso a ellos; 
  • lograr una cobertura sanitaria universal para una atención integral a la salud reproductiva, materna y neonatal; 
  • abordar todas las causas de mortalidad materna, de morbilidad [*] reproductiva y materna, y de discapacidades conexas; 
  • reforzar los sistemas de salud para recopilar datos de alta calidad a fin de que respondan a las necesidades y prioridades de las mujeres y niñas; y 
  • garantizar la rendición de cuentas con el fin de mejorar la calidad de la atención y la equidad. 

En México, se acuerdo con el reporte publicado en enero de 2019 por la Dirección General de Epidemiología (DGE) de la Secretaría de Salud [*] , la Razón de Mortalidad Materna (RMM) calculada es de 30.2 defunciones por cada 100 mil nacimientos estimados.

Las principales causas de defunción son: Hemorragia obstétrica (23.2%), Enfermedad hipertensiva, edema y proteinuria en el embarazo, parto y puerperio (21.7%) y Aborto (8.7%). Los Estados que notifican mayor número de defunciones maternas son: Chiapas (77), Edo. de México (73), Veracruz (38), Jalisco (36) y Oaxaca (31).

Adicionalmente, es oportuno destacar que las entidades federativas que presentan una RMM mayor a la nacional son: Campeche, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Durango, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas y Yucatán.

De acuerdo con el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) [*] , la muerte materna en México es, además de un problema de salud pública, un problema de discriminación, pues afecta especialmente a mujeres que viven en extrema pobreza, en comunidades alejadas de las ciudades, que no cuentan con seguridad social y a las más jóvenes (10 a 14 años de edad).  De esta forma, dicha organización afirma de manera contundente que la muerte materna es la máxima expresión de la violencia obstétrica y un fiel reflejo de las múltiples violaciones a derechos humanos que enfrentan las mujeres en nuestro país.  

Ahora bien, en Oaxaca, entidad a la que represento, el combate a la mortalidad materna sigue siendo uno de los grandes pendientes del gobierno estatal en materia de salud. “La falta de mejoras en el acceso y la calidad de los servicios de salud reproductiva en Oaxaca se refleja de manera cotidiana en la vida de las mujeres” [*] .

De acuerdo con el Observatorio de Mortalidad Materna en México (OMM), tan solo en lo que va del año 13 mujeres embarazadas perdieron la vida, antes, durante o después del parto. Mientras que, en 2018, Oaxaca reportó 31 muertes maternas, es decir, el 4.6 por ciento de las 667 que ocurrieron en el país durante las 52 semanas de ese año, con un fallecimiento, prevenible y evitable, cada 11.5 días. 

Con estas cifras, solo después de Chiapas, el Estado de México, Veracruz y Jalisco, Oaxaca se ubicó en 2018 en el quinto lugar a nivel nacional en mortalidad materna. Un año antes, durante el 2017, Oaxaca reportó 33 muertes maternas de las 654 que se registraron en el país y desde entonces se ubicaba ya en las primeras ocho entidades con mayor incidencia de este fenómeno.

Por su parte, durante 2016, ocurrieron 37 defunciones de mujeres embarazadas o dentro de los 42 días posteriores al término de un embarazo, ubicando la Razón de Mortalidad Materna (RMM) en 45.9 fallecimientos por cada cien mil nacimientos vivos. De esta manera, es posible apreciar un patrón constante que confirma el diagnóstico de la OMS y la conjugación de las variables vigentes a nivel internacional.

De conformidad con la investigación de Nadia Altamirano Díaz, publicada por el portal Noticias, Voz e Imagen de Oaxaca [*] , de las mujeres que perdieron la vida en la entidad, 64.9 por ciento contaba con Seguro Popular, mientras que 16.2 por ciento no tenía seguridad social ni protección a la salud; y únicamente el 13.5 por ciento contaba con seguro en salud del IMSS, ISSSTE, PEMEX, SEDENA o SEMAR.

De igual forma, se informa que la hemorragia, en 37.8 por ciento de los casos, sigue siendo la principal razón de esas 37 muertes maternas en Oaxaca, seguida de enfermedades hipertensivas del embarazo en el 21.6% y causas obstétricas indirectas en la misma proporción. El otro 8.1 por ciento de los fallecimientos fue por aborto. En el 56.8 por ciento su parto fue atendido en una clínica y hospital de servicio federal o estatal de salud, mientras que el 67.6 por ciento murió en una unidad de ese tipo o de instituciones de seguridad social.

Ante el escenario anteriormente descrito, es importante señalar que el gobierno de la república encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha establecido como prioridades para garantizar el derecho de acceso a la salud, las siguientes:

  • Garantizar el acceso, en condiciones de igualdad, a los servicios de salud para todos los mexicanos. 
  • Que los programas de salud contribuyan a reducir la desigualdad social. 
  • Que los programas de salud se enfoquen a la educación, promoción y protección de la salud, así como a la prevención de enfermedades. 

Para quienes impulsamos el proceso de trasformación de la república, resulta absolutamente inaceptable que las carencias y deficiencias del sistema de salud sean la causa de la muerte mujeres, niñas y niños por razones obstétricas. A nivel mundial las estrategias de intervención para reducir la mortalidad materna se han realizado con base en las recomendaciones mundiales, así como en el análisis y el perfil de las defunciones maternas y se han orientado a 4 ejes rectores:

-Prevenir embarazos en condiciones de riesgos a través de elevar la protección en grupos con rezago o en riesgo.

-Prevenir las complicaciones graves durante el embarazo, parto y puerperio.

-Fortalecer la atención oportuna y efectiva de las urgencias obstétricas.

-Disponer de un sistema de información en mortalidad materna, confiable, oportuno y que permita el monitoreo hasta el nivel de unidad médica.

La respuesta del sistema de salud ante el reto de la muerte materna, por tanto, debe derivar de una visión integral y transversal que conjugue la igualdad, la calidad y el compromiso financiero del Estado con un enfoque basado en el acceso pleno a derechos, la integralidad y la transparencia. Por lo anterior, someto a la consideración de esta asamblea la siguiente Proposición con

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a la Secretaría de Salud a fortalecer y profundizar las acciones encaminadas a combatir las causas estructurales de la mortalidad materna en el país, de conformidad con los compromisos asumidos por el Estado mexicano en el marco de los Objetivos y Metas de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

SEGUNDO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a las autoridades de salud de los estados de Chiapas, Edo. de México, Veracruz, Jalisco y Oaxaca, entidades con mayor número de muertes maternas, a emprender las acciones necesarias, desde el ámbito de sus competencias, para fortalecer los servicios de salud y generar las condiciones que permitan reducir la mayoría de este tipo de fallecimientos prevenibles.

Salón de Sesiones de la H. Comisión Permanente a los 07 días del mes de agosto de 2019.

Suscribe

Senador Salomón Jara Cruz


[*] A diferencia de la mortalidad, la OMS define a la Morbilidad como el índice de personas enfermas en un lugar y tiempo determinado. El índice o la tasa de morbilidad es un dato estadístico útil para estudiar los procesos de evolución y control de las enfermedades. La Organización Mundial de la Salud la define también como “toda desviación subjetiva u objetiva de un estado de bienestar”.

[*] Nadia Altamirano. Portal Noticias, Voz e Imagen de Oaxaca.