+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

De la Sen. María Guadalupe Saldaña Cisneros, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con punto de acuerdo sobre el reparto de libros de texto alternativos en el estado de Michoacán.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA SEGUNDA COMISIóN.


SENADOR MARTÍ BATRES GUADARRAMA
PRESIDENTE DE LA COMISIÓN PERMANENTE
DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN
P R E S E N T E

La suscrita, Senadora MARÍA GUADALUPE SALDAÑA CISNEROS, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en esta LXII Legislatura, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8 numeral 1 fracción II y 276 del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta Soberanía, la siguiente PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO SOBRE EL REPARTO DE LIBROS DE TEXTO ALTERNATIVOS EN EL ESTADO DE MICHOACÁN, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

En nuestro país los libros de texto gratuito tienen una historia que data desde 1959, como una propuesta del entonces Secretario de Educación, Jaime Torres Bodet, a fin de que el gobierno editara y distribuyera libros para todos los alumnos de educación básica en todo el territorio nacional, con el objeto de asegurar una base cultural uniforme para la niñez mexicana, a través de la gratuidad y la obligatoriedad de los textos.
El mismo Jaime Torres Bodet, advertía que el texto del artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos consagraba el derecho de las personas a la educación y su gratuidad, así como la obligación del Estado garantizarla.
Al respecto señalaba que no era posible hablar de educación gratuita y obligatoria mientras se siguiera exigiendo a los alumnos que adquirieran libros mediocres a precios elevados. Por lo que, en 1954, se creó la Comisión Revisora de Libros de Texto y de Consulta de la Secretaría de Educación como la instancia encargada de seleccionar los textos para los seis años de educación primaria y fijar los precios. En esa virtud, es que se propuso al Presidente López Mateos que el Estado editara y distribuyera los libros de texto y cuadernos de trabajo para todos los niños que cursaran la educación elemental.
Cuando se creó la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg), se destacó que la intervención del Estado en la producción de libros de texto respondía a una doble finalidad. En primer término, se trataba de hacer extensiva la educación a todos los sectores sociales otorgando a todos los alumnos de enseñanza primaria, los medios indispensables para el aprendizaje. Y, en segundo, asegurar una base cultural uniforme para la niñez mexicana. Para lograr ambos propósitos dos eran los conductos: la gratuidad y la obligatoriedad de los textos.
El artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, dispone en el párrafo décimo lo siguiente: “Los planteles educativos constituyen un espacio fundamental para el proceso de enseñanza aprendizaje. El Estado garantizará que los materiales didácticos, la infraestructura educativa, su mantenimiento y las condiciones del entorno, sean idóneos y contribuyan a los fines de la educación.”
Por su parte la Ley General de Educación, en el artículo 12, fracciones III y IV, disponen, respectivamente, que corresponde exclusivamente a la autoridad educativa del orden federal:
(…)
III. Elaborar, mantener actualizados y editar, en formatos accesibles, los libros de texto gratuitos y demás materiales educativos, mediante procedimientos que permitan la participación de los diversos sectores sociales involucrados en la educación.
Al inicio de cada ciclo lectivo, la Secretaría deberá poner a disposición de la comunidad educativa y de la sociedad en general los libros de texto gratuitos y demás materiales educativos, a través de plataformas digitales de libre acceso;
IV. Autorizar el uso de libros de texto para la educación preescolar, la primara y la secundaria; (…)
Es claro el mandato constitucional y legal que tiene el Ejecutivo Federal, a través de la Secretaría de Educación; ésta debe ser la instancia que vele porque en todo el territorio nacional la educación sea homogénea, debe estar atenta a los contenidos de los libros de texto que se utilizan en las aulas, en beneficio de todos los educandos.
Los libros de texto gratuitos al pasar del tiempo se han visto inmersos en varias discusiones, algunas veces por su contenido, por faltas de ortografía, por algunas ilustraciones, por tener información equivocada y recientemente por la dificultad de que estos sean entregados en su totalidad a tiempo, antes del inicio del ciclo escolar 2019-2020.
Con todo y esas críticas y los inconvenientes a lo largo del tiempo que ha recibido la producción, contenido y distribución de los libros de texto gratuitos, este ha sido calificado por los maestros y por diversos especialistas como una herramienta eficaz y coadyuvante en el aprendizaje de los alumnos, a los docentes les ha sido de utilidad porque les sirven de guía y de material de apoyo para el desarrollo de sus cátedras.
Hoy una vez más vemos como lo que dice nuestra Ley Fundamental y nuestra Ley General de Educación, aún vigente, para el Gobierno federal es letra muerta, porque ahora la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), está distribuyendo “libros de texto alternativos” en el Estado de Michoacán, sin que la autoridad educativa nacional haya hecho algún tipo de pronunciamiento al respecto, por eso es importante que nos informe si realizó las revisiones a esos textos que se están repartiendo a los alumnos.
De acuerdo a diversos medios de comunicación, la CNTE sustituirá en Michoacán los libros de texto gratuitos que produce la Conaliteg por materiales de sus programas alternativos de educación y que son fotocopias engargoladas. Los dirigentes de dicha organización han señalado que no se permitirá el reparto de libros oficiales en las zonas donde la CNTE tiene presencia.
Estos medios de comunicación señalan también que el contenido de dichos “libros de texto alternativos” son críticas al neoliberalismo, biografías de “El Che Guevara” y de Fidel Castro, están escrito con faltas de ortografía y sintaxis. Destacan también que el libro de sociedad para el sexto año de primaria comprende una sección dedicada a cómo el expresidente Carlos Salinas de Gortari acabó con la soberanía del país y la continuidad del modelo neoliberal en los sexenios de Ernesto Zedillo y Vicente Fox.
Un caso más es el del Estado de Oaxaca, en donde sí se utilizan los libros de texto gratuitos como material complementario más no como prioritario.
De acuerdo al artículo 30 del Reglamento de la Secretaría de Educación Pública, corresponde a la Dirección General de Materiales Educativos elaborar los contenidos, mantener actualizados y editar los libros de texto gratuitos, realizar los análisis técnicos o pedagógicos relacionados con la edición, producción y adquisición de libros y materiales didácticos para la educación inicial, básica y especial y en caso de que corresponda emitir opiniones técnicas al respecto; proponer criterios y recomendaciones en materia de edición, producción y adquisición de libros y materiales didácticos para la educación inicial, básica y especial; analizar y resolver las solicitudes de autorización para el uso de libros de texto y emitir lineamientos para el uso de otros materiales, entre otras atribuciones previstas en ese ordenamiento.
La naturaleza de los libros de texto gratuitos que son repartidos año con año por el Estado, obedece a la necesidad de que no haya diferencias en la educación de los alumnos, que sea un material homogéneo para todos, para educandos de las escuelas públicas, privadas, rurales, urbanas, que su contenido sea adecuado para el grado que cursan, que este mismo haya sido sujeto a evaluaciones pedagógicas, que haya sido revisado acuciosamente por especialistas y que no contenga errores ortográficos.
Cabe señalar también que la propia Ley General de Educación vigente, establece en el artículo 75, fracción IV que son infracciones de quienes prestan servicios educativos no utilizar los libros de texto que la Secretaría de Educación Pública autorice y determine para la educación primaria y secundaria. Infracción que a todas luces se comete en las escuelas públicas que están bajo el control de la CNTE.
Es preciso que la autoridad educativa nacional, nos diga si esos “libros alternativos”         que reparte la CNTE en Michoacán cumplen con lo señalado en el párrafo 4º de artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que dice lo siguiente:
“La educación se basará en el respeto irrestricto de la dignidad de las personas, con un enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva. Tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria, el respeto a todos los derechos, las libertades, la cultura de paz y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia; promoverá la honestidad, los valores y la mejora continua del proceso de enseñanza aprendizaje.”
En ese contexto, con fundamento en todos los dispositivos legales enunciados, queremos saber por qué la Secretaría de Educación Pública ha permitido que se entreguen libros alternativos en esa entidad; si ha realizado a través de la Dirección General de Materiales Educativos alguna recomendación sobre el contenido de estos; si ha emitido autorización para que la CNTE edite y distribuya entre los educandos de Michoacán estos libros; necesitamos saber si los libros que se están repartiendo cuentan con un análisis técnico o pedagógico.
Uno de los riesgos más severos es que este modelo de ideologización que se pretende imponer en Michoacán se replique después en otras entidades federativas, porque este tipo de acciones pueden polarizar aún más al país, en detrimento de la necesaria unidad nacional.  Al parecer esta organización ya no se conforma con la exigencia de plazas, ingresos, nómina y promociones, sino que también desean definir los contenidos de los libros de texto.
Es preocupante que el propio Gobierno federal no se haya expresado en contra de este atentado a la educación nacional, y que en realidad esté contemplado que su reforma educativa contenga esta situación de control, porque es una realidad el papel protagónico que se les está concediendo en la elaboración de la legislación secundaria en materia educativa.
Por lo expuesto, someto a la consideración de esta H. Asamblea, la siguiente Proposición con:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO. La Comisión Permanente del Honorable Congreso de la Unión hace un enérgico extrañamiento a la Secretaría de Educación Pública del Gobierno federal por no pronunciarse en contra de la edición y reparto de libros de texto alternos en el Estado de Michoacán.
SEGUNDO. La Comisión Permanente del Honorable Congreso de la Unión cita a comparecer al titular de la Secretaría de Educación Pública del Gobierno federal para que informe a esta Soberanía si se otorgó a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación autorización para que distribuya en el Estado de Michoacán libros de texto alternos y si el contenido de estos fue supervisado por esa Dependencia federal.
TERCERO. Se exhorta a la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión, para que en el proceso de análisis y dictaminación de la legislación secundaria en materia educativa, se incluya la prohibición de editar y repartir libros de texto alternos, sin que estos sean autorizados por la Secretaría de Educación Pública.

Atentamente,

Sen. María Guadalupe Saldaña Cisneros.

Dado en el Salón de Sesiones de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, en la Ciudad de México, a los veinticuatro días del mes de julio de 2019.

Bazán Rodríguez, Aldo, Rodríguez Urrutia, Vania, Monroy Castillo, Alisma, Farfán Mejía, Enrique, Análisis de la estructuración de contenidos del libro de texto gratuito de español, de quinto grado de primaria. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (México) [en línea] 2007, XXXVII (Sin mes): [Fecha de consulta: 19 de julio de 2019] Disponible en: ISSN 0185-1284 

Greaves Laine, Cecilia, Política educativa y libros de texto gratuitos. Una polémica en torno al control por la educación. Revista Mexicana de Investigación Educativa [en línea] 2001, 6 (mayo-agosto): [Fecha de consulta: 19 de julio de 2019] Disponible en: ISSN 1405-6666 

Ídem.