+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica


De la Sen. Cora Cecilia Pinedo Alonso, a nombre de la Sen. Geovanna Bañuelos de la Torre y, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con punto de acuerdo que exhorta al titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales; a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente; y se cite a sus titulares maestra Josefa González Blanco Ortiz Mena y a la doctora Blanca Alicia Mendoza Vera, respectivamente, a una reunión de trabajo en la Tercera Comisión, para atender la imperiosa problemática de la tala y deforestación, así como la caza ilegal de especies amenazadas y en peligro de extinción, en el municipio de Monte Escobedo, Zacatecas.

SE TURNó A LA TERCERA COMISIóN DE TRABAJO.


Punto de acuerdo con el que la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhortar al titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y cite a sus titulares maestra Josefa González Blanco Ortiz Mena y doctora Blanca Alicia Mendoza Vera, respectivamente, a reunión de trabajo en la Tercera Comisión, para atender la imperiosa problemática de la tala y deforestación, así como la caza ilegal de especies amenazadas y en peligro de extinción, en el municipio de Monte Escobedo, Zacatecas. De las senadoras Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre y Cora Cecilia Pinedo Alonso integrantes del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 58 y 59 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, sometemos a consideración del pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión de la XLIV Legislatura, la presente proposición con punto de acuerdo con la imperiosa necesidad de atender la problemática de la tala y deforestación, así como la caza ilegal de especies amenazadas y  en peligro de extinción como el símbolo nacional, el águila real, y el emblemático jaguar, en el municipio de Monte Escobedo, Zacatecas.

Consideraciones

Vivimos tiempos donde el ser humano empieza a comprender que el daño al medio ambiente, a la flora, a la fauna, es en perjuicio para sí mismo en particular y para la especie humana en general, resultando una afectación irreparable. Tenemos la imperiosa necesidad de repensarnos en el biocentrismo. Debemos entender que los derechos humanos  dependen de los derechos de la naturaleza.

Nuestro texto constitucional, en su artículo cuarto, señala que toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar; que el Estado garantizará el respeto a este derecho y que, además, el daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque. Pero debemos ir más allá, más a fondo. Debemos comprender que es una responsabilidad compartida, que nos involucra a todas las personas. El centro no debe ser la persona sino el medio ambiente, o más bien, las personas en armonía con el medio ambiente. Cuidándolo. Protegiéndolo. Resarciendo lo que le hemos provocado. Nuestro derecho, que está sustentado en el antropocentrismo, paulatinamente se impregna del Derecho Ambiental; nuestra Constitución sigue ese mismo cauce a una Constitución Ecológica.

La Carta de la Tierra, en su Preámbulo, refiere:

“Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y grandes promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que, en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino común. Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz. En torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad unos hacia otros, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras.”

Contrario a esto, en el municipio de Monte Escobedo, Zacatecas, viene sucediendo un ecocidio desmesurado. La tala desproporcionada y sin control y la caza ilegal están poniendo al borde de la extinción a animales tan significativos, tan emblemáticos, como la mítica águila real –que valga decir que fue precisamente en este municipio donde el 22 de julio de 1995 se liberó una majestuosa águila real: Cuitláhuac, dando paso a la protección de ésta por los habitantes del municipio– y aquel sagrado animal para las culturas mesoamericanas como lo es el jaguar. No se limita la caza ilegal a estas dos especies, el venado cola blanca, la zorra, el puma, el coyote, la víbora de cascabel, entre otros, también corren peligro. Ni decir de los bosques, la tala desproporcionada de especies como encinos, pinos, pitahayo, modroños, robles, ha ocasionado un deterioro por demás espantoso. Bastará adentrarse unos metros del camino para ver el exterminio atroz de nuestros bosques. Despojados de su hogar, los animales también mueren.

A decir de Monte Escobedo

Este municipio recibe su nombre por ser una zona bastante boscosa; Escobedo en honor a los señores Escobedo, dueños y fundadores de la Hacienda de Santa Teresa, a la cual pertenecía este territorio. Antiguamente se llamó San Andrés del Astillero.

Se localiza al suroeste del estado de Zacatecas, sus coordenadas son al norte el paralelo 22º 43' al sur 22º 5' su longitud está comprendida entre los 20' y los 42' del meridiano de Greenwich su altura varía entre los 1500 y 2500m S N del M, en la cabecera municipal es de 2219 m.s.n.m. Limita al norte con municipio de Valparaíso, Zacatecas; al sur con Totatiche, Jalisco; a oriente por Huejúcar, Jalisco y Tepetongo, Zacatecas; al poniente por Mezquitic, Jalisco. Noreste, Jerez y Susticacan, Zacatecas; sureste por Colotlán. La distancia aproximada a la capital del Estado es de 155 kilómetros.

La superficie es de 1,610.86 Km2 equivalente al 2.12% de la superficie total del Estado. Su orografía está marcada por un sistema montañoso muy accidentado derivado de la sierra madre occidental, originando en medio de las serranías, valles, cañadas, mesetas, y desfiladeros. Lugar adecuado para la anidación del águila real, donde encuentra las especies de las que se alimenta este superdepredador.

El municipio es atravesado de norte a sur por el río Santa Teresa y el de Patos o San Nicolás, en el norte del Municipio nace el río Ojoloac además hay varios arroyos que corren únicamente en temporada de lluvias. Tiene un clima frío en las sierras altas, caluroso en las barrancas y templado en las llanuras, la temperatura media es de 16ºC.

Existen 24,000 hectáreas de área forestal, 8,500 Hectáreas de siembra de temporal, 302 Hectáreas de riego de cultivos básicos maíz, 160 hectáreas de pastos nativos y 30 hectáreas de pastos inducidos.

La vegetación de esta zona es variada. En los bosques hay encinos, pinos, modroños, robles, cedro y táscate, mientras que en las partes bajas huizache, guamúchil, pitahayo, temachaco, etc. En las llanuras hay buenos pastizales. 

Entre la fauna presente en el municipio se cuenta el venado, pavo silvestre, gato montés, leoncillo, jaguar, coyote, zorra, liebre, ardilla, víbora de cascabel, alicante chirrionera y el Águila Real.

Águila Real en Monte Escobedo, Zacatecas

Hablar del águila real es hablar de mito, de asombro, por una majestuosa ave que siempre nos ha cautivado. A través de la historia este asombro ha colocado al águila real en el mismo nivel que los dioses: recordemos que en la mitología griega, Zeus, en constantes avatares, se transfigura en águila real; aquí en México, Huitzilopochtli, dios de la guerra, se convierte en águila real y, también, el águila real es símbolo del Sol. Portadora en sus plumas de la luz llameante; en sus garras, el poder y la victoria.

Dice el dios Huitzilopochtli a los aztecas: “De verdad os iré conduciendo, a donde habéis de ir, apareceré como águila, allí deberán asentarse y desde allí conquistarán a todos; allí fundarán su poblado México-Tenochtitlán, el lugar de gritar del águila, el lugar donde se despliega, el lugar de comer el águila.”

De ahí que sea nuestro símbolo nacional.

El águila real (Aquila Chrysaetos) es una especie que llega a medir 2.20 metros de punta a punta de sus alas y 93 cm, de pico a cola, llega a pesar más de seis kilos, siendo la segunda ave más grande del mundo, y puede vivir más de 30 años. Es un superdepredador. Tiene la mejor vista del reino animal, puede ver un conejo a 2 kilómetros de distancia y alcanza velocidades en picada de 220 kilómetros por hora.

Esta especie es exclusiva del hemisferio septentrional de la cual se identifican seis subespecies. La población mundial de esta ave se estima por encima de los 120,000 individuos: en Europa hay aproximadamente 10,000 y en Norteamérica 50,000. En México el Águila Real se encuentra mayoritariamente en el norte de nuestro país.

De acuerdo a las estimaciones realizadas por las autoridades de nuestro país se estima que la población actual de águila real en México es de tan solo de 70 parejas. Con base en la NOM-059-SEMARNAT-2010 , que tiene por objeto identificar las especies o poblaciones de flora y fauna silvestres en riesgo en la República Mexicana, el águila real es una especie que se encuentra actualmente en la categoría de especie amenazada.

Dicha categoría define a aquellas especies que podrían llegar a encontrarse en peligro de desaparecer a corto o mediano plazo, si siguen operando los factores que inciden negativamente en su viabilidad, al ocasionar el deterioro o modificación de su hábitat o disminuir directamente el tamaño de sus poblaciones

El estado de Zacatecas ha sido pionero en investigación y conservación del águila real. Actualmente es el segundo estado con mayor población de esta especie de águila, con una población de treinta y tres parejas. Y es en el municipio de Monte Escobedo donde se encuentra la mayor parte de ellas, ya que habitan este territorio 18 parejas de Águila Real .

El águila real es un ave que suele anidar en acantilados o árboles y tiene de una a dos crías por año, dado que forma parte de un eslabón cumbre en las cadenas tróficas, su presencia en un territorio indica que existen buenas condiciones del ecosistema, lo que ayuda a la preservación de todas las especies presentes en dichos ecosistemas.

Es importante señalar que se han realizado esfuerzos para la conservación del hábitat del Águila Real en el pasado. Entre los años de 2013 al 2015 la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) aplicó 7 millones de pesos en Monte Escobedo, Zacatecas, municipio considerado la “Cuna del Águila Real”. En esta localidad se realizaron obras de restauración integral, empleo temporal y programas de manejo forestal maderable, así como con saneamientos forestales. Para el año de 2018 la CONAFOR entregó apoyos por un millón 200 mil pesos del Programa Nacional Forestal (PRONAFOR), apoyos de Compensación Ambiental y de Pago por Servicios Ambientales mediante Fondos Concurrentes a cuatro beneficiarios de los municipios de Moyahua de Estrada, Monte Escobedo, Pinos y Benito Juárez.

Sin embargo, este tipo de apoyos para actividades productivas de conservación, han sido insuficientes, principalmente, debido a la falta de continuidad en su otorgamiento, lo que ha provocado el abandono de labores de conservación dentro de los territorios con recursos forestales en la región.

La tala ilegal e indiscriminada de la zona de Monte Escobedo

En declaraciones a la prensa el titular de Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) en el estado de Zacatecas, Julio César Nava de la Riva, afirmó que esta actividad es un problema grave debido al daño ambiental que genera. Ya que tanto la tala de árboles legal, como la ilícita, se presenta principalmente en las sierras entre Tlaltenango y Nochistlán, así como Monte Escobedo y Valparaíso.

Además, informó que la SEMARNAT es la instancia que otorga los permisos de desmonte y aprovechamiento de madera, en los espacios que previamente analiza. Y que es la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) la encargada de sancionar a las empresas y personas físicas que realizan la tala de árboles ilegalmente.

El daño es inderteminable. La tala desproporcionada ha provocado que las especies huyan a otros lugares y en el peor de los casos, ya sin refugio, sean víctimas de cazadores furtivos o mueran por no encontrar alimento. A decir del águila real, cada pareja vive y se reproduce en un territorio determinado que defiende constantemente; sin éste, los días de la majestuosa águila real están contados. De ahí la urgencia de encontrar soluciones para esta grave crisis ecológica.

La amenaza de la caza furtiva: el caso de jaguar en Monte Escobedo

El jaguar, el felino más grande de América y el tercero a nivel mundial, símbolo del dios Tezcatlipoca, encuentra en los seres humanos su muerte.

El viernes 3 de mayo de 2019 la delegada en el estado de Zacatecas de la PROFEPA, Rocío Salinas Godoy, confirmó que en el área del municipio de Monte Escobedo habita el Jaguar, y que lamentablemente un ejemplar de esta especie fue cazado, esto, a pesar de que está prohibida su caza a nivel nacional, por encontrarse clasificado como especie “en Peligro de Extinción”.

La insensibilidad de algunas personas ha provocado que incluso, dando  muerte a especies en peligro, sean subidos videos o fotografías a redes sociales, posando con los animales muertos. Algo alarmante que debemos frenar. Accione que detengan la caza furtiva.

Reunión de Trabajo por caza ilegal y Tala en Monte Escobedo

A principio del mes de mayo del año en curso, se realizó en el Congreso local de Zacatecas una reunión de trabajo en donde participaron representantes de la SEMARNAT; PROFEPA; SECAMPO, la Comisión Legislativa de Agua, Ecología, Medio Ambiente y Cambio Climático, así como el Secretario General del Congreso Local de Zacatecas; la Senadora Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre, Coordinadora del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la Cámara de Senadores, el Secretario estatal del Agua y Medio Ambiente; el diputado del décimo distrito que integra al Municipio de Monte Escobedo; la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas, junto con autoridades Municipales de Monte Escobedo y representantes de las dependencias protectoras del medio ambiente.

El motivo de la reunión fue para analizar la problemática de la tala indiscriminada y posiblemente ilegal, así como de la caza ilegal de especies cinegéticas y otras protegidas en la región.

La destrucción de la flora y la fauna, así como la tala irracional, al parecer fuera de control, que se ha realizado en el municipio de Monte Escobedo ha sido catalogada como ecocidio, ya que genera un daño severo y de gran impacto negativo al medio ambiente.

Aunado a lo anterior, se presenta de manera natural un malestar social colectivo ante el evidente daño que se está causando al ambiente y a la fauna de la región sin que las autoridades competentes realicen acciones de alto impacto para contrarrestar dichos efectos ni para garantizar a la población el ejercicio del derecho humano a vivir en un medio ambiente sano.

Reconociendo la problemática social y ambiental que se ha presentado en los últimos años en este Municipio de Monte Escobedo, Zacatecas, materializadas principalmente en la tala indiscriminada de árboles y en la caza ilegal de especies de animales que habitan en esta área, consideramos necesario presentar con carácter urgente un punto de acuerdo que exhorte a las autoridades competentes a realizar las acciones que les correspondan para atender y solucionar de manera inmediata los temas que aquí se han manifestado.

Monte Escobedo, como otrora lo hizo con el polluelo de águila real, Cuitláhuac, debe proteger la vida. La tala desproporcionada y la caza furtiva debe acabar. Los zacatecanos han sabido convivir con su entorno ambiental y sobre todo, protegerlo. Hoy, ante todo, debemos procurar nuestro medio ambiente.

Recordemos las palabras de la bióloga Julia Carabias al recibir la medalla Belisario Domínguez que este Senado otorga: “un país que no mantiene sus ecosistemas y recursos naturales sanos es un país que se empobrece, vulnera su soberanía y no tiene futuro. México, siendo un país megadiverso, ubicado entre los cinco de mayor diversidad biológica del mundo, tiene una enorme responsabilidad con sus habitantes y con el mundo para conservar su riqueza natural y, a partir de ella, consolidar el futuro.”

Por las consideraciones anteriormente expuestas, presentamos la  siguiente proposición con Punto de Acuerdo:

ÚNICO. La Comisión Permanente del Congreso de la Unión de la XLIV Legislatura, exhorta a:

Primero. – Al Titular del Poder Ejecutivo Federal, para que gire sus instrucciones a todas las autoridades competentes a fin de realizar la declaratoria de Área Natural Protegida y santuario del águila real, al Municipio de Monte Escobedo, en el estado de Zacatecas.

Segundo.- Se cite a la maestra Josefa González Blanco Ortiz Mena, Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales a fin de que cancele la emisión de permisos, y suspenda los permisos otorgados para la tala de árboles maderables de todas las especies en la zona del Municipio de Monte Escobedo, en el estado de Zacatecas, derivada de la tala desproporcional e indiscriminada, hasta en tanto se verifique la vigencia de los permisos y su legalidad.

Tercero.- A la doctora Blanca Alicia Mendoza Vera, Procuradora Federal de Protección al Ambiente, para que, en el caso del Águila Real, con base en la evidencia sobre las afectaciones al hábitat en la zona del Municipio de Monte Escobedo, Zacatecas, aplique el modelo de Evaluación de Riesgo de Extinción de Especies Silvestres; y con base en ello reconsidere la categorización actual del Águila Real como especie amenazada y la posibilidad de clasificarla como en peligro de extinción.

Asimismo, para que, con relación al jaguar, especie que actualmente se clasifica como en la categoría de “En Peligro de Extinción”, se apliquen medidas urgentes para su protección en la zona del Municipio de Monte Escobedo, Zacatecas.

Cuarto.- Se exhorte a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente para que realice en lo inmediato visitas de inspección ocular en la zona del Municipio de Monte Escobedo, en el estado de Zacatecas, con el objetivo de determinar el grado de deforestación, los posibles daños y el impacto ambiental negativo de la tala legal e ilegal de árboles. Asimismo, para que presente un informe a este respecto a la Cámara de Senadores.

Quinto.- A la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente para que lleve a cabo la verificación de los permisos existentes para la tala de árboles maderables, de todas las especies, en la zona del Municipio de Monte Escobedo en el estado de Zacatecas; y evalúe que la actividad autorizada de tala de árboles que se ha realizado se encuentre dentro del marco de los permisos.

Sexto.- A la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente para que presente a la Cámara de Senadores, en un plazo no mayor a tres meses de la aprobación del presente dictamen, un informe respecto de los dos puntos anteriores.

ATENTAMENTE

Sen Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre

Sen. Cora Cecilia Pinedo Alonso


Dado en el recinto de la Comisión Permanente, en el Senado de la República, a los quince días del mes de mayo de 2019.

Véase en: http://cartadelatierra.org/descubra/la-carta-de-la-tierra/ (fecha de consulta: 12/05/2019).

Eccardi, Fulvio, Águila real, símbolo de México, México, CONACULTA, 2010, pág. 28.

NORMA Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, Protección ambiental-Especies nativas de México de flora y fauna silvestres-Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio-Lista de especies en riesgo. http://dof.gob.mx/nota_detalle_popup.php?codigo=5173091

La norma clasifica las especies mediante la integración de las listas correspondientes, así como de los criterios de inclusión, exclusión o cambio de categoría de riesgo para las especies o poblaciones, mediante un método de evaluación de su riesgo de extinción. Es decir, a través de una justificación técnica-científica, determina la categoría de riesgo de acuerdo a un Método de Evaluación de Riesgo de Extinción de Especies Silvestres en México. Esta norma describe 2,606 especies, entre anfibios, aves, hongos, invertebrados, mamíferos, peces, plantas y reptiles. Las cuatro categorías en que la norma clasifica las especies son:
1) Sujetas a protección especial: Aquellas que podrían llegar a encontrarse amenazadas por factores que inciden negativamente en su viabilidad, por lo que se determina la necesidad de propiciar su recuperación y conservación o la recuperación y conservación de poblaciones de especies asociadas.
2) Amenazadas:
3) En peligro de extinción: Aquellas cuyas áreas de distribución o tamaño de sus poblaciones en el Territorio Nacional han disminuido drásticamente poniendo en riesgo su viabilidad biológica en todo su hábitat natural, debido a factores tales como la destrucción o modificación drástica del hábitat, aprovechamiento no sustentable, enfermedades o depredación, entre otros
4) Probablemente extinta en el medio silvestre: Aquella especie nativa de México cuyos ejemplares en vida libre dentro del Territorio Nacional han desaparecido, hasta donde la documentación y los estudios realizados lo prueban, y de la cual se conoce la existencia de ejemplares vivos, en confinamiento o fuera del Territorio Mexicano.

Véase en: https://www.nexos.com.mx/?p=35090 (fecha de consulta: 13/05/2019).